Texto y fotografías de Alberto Pla

Ha fallecido el Dr. Rao, que desde hace más de un lustro trabajaba para detectar, tratar y prevenir discapacidades de las personas afectadas por la lepra además de formar a personal sanitario local. La terrible ola de COVID que asola India en las últimas semanas ha terminado con la vida de una persona buena, de una vitalidad envidiable y de una humanidad fuera de lo común. Según la universidad de Johns Hopkins, actualmente son más 280 000 los fallecidos con más de 25 millones de casos.

El Dr. Rao atiende a un paciente de lepra en un centro rural en Chilakalapalli, Andhra Pradesh, India.  Fotografía: Alberto Pla

El Dr. Rao atiende a un paciente de lepra en un centro rural en Chilakalapalli, Andhra Pradesh, India. Fotografía: Alberto Pla

El Dr. Rao estudió desde 1957 a 1964 en las universidades de Andhra y Nagpur con una destacada trayectoria profesional ligada a enfermedades infecciosas como la tuberculosis, el VIH o la lepra. Durante los últimos 16 años fue director de la Gandhi Memorial Leprosy Foundation, en Chilakalapalli —en su día un centro de referencia en todo el país— aunque ahora castigado por la falta de fondos donde permanecen todavía enfermos de lepra con apenas recursos. El Dr. Rao nunca dejó de atenderlos y allí mantenía su oficina. Además, era presidente de la ONG MODE y desde 2014 colaboraba con la fundación valenciana FONTILLES conocida principalmente por su trabajo contra la lepra que actualmente trata de paliar los efectos del COVID entre sus beneficiarios.

Alberto Pla con el Dr Rao en la Gandhi Memorial Leprosy Foundation. Fotografía de Elena Castellanos

Alberto Pla con el Dr Rao en la Gandhi Memorial Leprosy Foundation. Fotografía de Elena Castellanos

He podido conocer al Dr. Rao a través del documental ASHA que desarrollamos para la Fundación FONTILLES. He visto de primera mano como cogía de la mano a los pacientes de lepra y golpeaba sus espaldas de manera ruda y con una medio sonrisa mientras pronunciaba alguna palabra en hindi a modo de sarcasmo. He visto como relativizaba el dolor, se sentaba junto a las víctimas y eliminaba cualquier estigma acercándose a ellos, dándoles la mano, enseñándoles como limar las heridas —literalmente— sirviendo mejor ejemplo para eliminar el estigma que todavía afecta a esta enfermedad curable debido a las supersticiones que permanecen en India.

Alberto Pla con el Dr Rao en la Gandhi Memorial Leprosy Foundation. Fotografía de Elena Castellanos

Alberto Pla con el Dr Rao en la Gandhi Memorial Leprosy Foundation. Fotografía de Elena Castellanos

El Dr. Rao podría haber sido cualquier lord inglés por su exquisito acento inglés, su elegante postura y su infinita simpatía. Pero fue un hombre bueno, ligado a las personas pobres de la india, unido a su dolor y generando esperanza. ¿A cuántas personas podría haber ayudado? Nunca olvidaré el paseo que dimos a través de los pabellones con enfermos de lepra en la Gandhi Foundation, ni las visitas que compartimos en lugares remotos por Andrah Pradesh. En la entrevista que le hice para el documental ASHA le pregunté si él era feliz. Él me dijo que era feliz allí. Ahora descansa en paz habiendo hecho feliz a tantas personas como la vida le permitió.

Buen viaje, Dr. Rao.

Alberto Pla con el Dr Rao en la Gandhi Memorial Leprosy Foundation. Fotografía de Elena Castellanos

Alberto Pla con el Dr Rao en la Gandhi Memorial Leprosy Foundation. Fotografía de Elena Castellanos