Acerca de Alberto Pla

Este autor no presenta ningún detalle.
Hasta ahora Alberto Pla ha creado 146 entradas de blog.

Día de la Mujer Africana: Cuatro voces de un colectivo y de un continente olvidado

2020-07-31T08:58:09+02:00julio 31st, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Hoy, como cada 31 de Julio, se celebra el Día de la Mujer Africana, el cual continúa una serie de jornadas conmemorativas y reivindicativas como el Día de África (25 de mayo) o el Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente (25 de julio) que nos llevan a hacer algo a lo que, desgraciadamente, estamos poco acostumbrados, como es girar nuestra mirada hacia ese continente africano que tenemos tan cerca, pero que también nos es tan desconocido.

Por eso hoy hemos querido hacer otra cosa que en sociedades como la nuestra también practicamos demasiado poco, como es la de dar la voz a esas personas llegadas de África y que tienen detrás todo tipo de historias de vida que desconocemos pese a convivir junto a ellas.

Hoy, “la voz de LAS sin voz” es la de cuatro mujeres africanas como son Ángela Nzambi, Fatin Sakri, Aminata Soucko y Mariam Konate.

Ángela Nzambi. Escritora, feminista y activista por los DDHH

Ángela Nzambi. Originaria de Guinea Ecuatorial, pero afincada en Valencia.

Ángela Nzambi, integrante de CESÁfrica, escritora, feminista y activista por los derechos humanos es originaria de Guinea Ecuatorial, pero está afincada en Valencia. Es autora de los libros «Ngulsi» (2012), «Biyaare» (2015) y «Mayimbo» (2019) y “Justo Bolekia Boleká” 2019, por el que recibió el Premio Nacional de Literaturas Africanas “Justo Bolekia Boleká” 2019. Ella destaca que, hoy, día 31 de Julio, como desde hace 55 años, “se celebra el Día de la Mujer Africana. El objetivo entre otros, de dar visibilidad y concienciar sobre el papel de la mujer en el continente africano. CESÁfrica se une a esos objetivos, reconociendo el papel fundamental de la mujer en las sociedades africanas, como pilar de las familias, las comunidades, los sectores primarios, los negocios de cercanía, las pequeñas y medianas empresas; su creciente presencia en el espacio público, las instituciones de representación social y política”.
Nzambi, alerta de que existen “muchos desafíos” todavía. Y se centra “en nuestro contexto y llamamos la atención sobre la mujer africana migrante y la que busca refugio. Hacemos una revisión del recorrido que realizan desde que salen de sus lugares de origen, las causas por las que migran, las vicisitudes en los países de tránsito y destino…”.

Precisamente, sobre estas causas de las migraciones, incide en las que tienen un carácter cultural como “la Mutilación Genital Femenina y los matrimonios tempranos”; pero también “los conflictos armados; los problemas medioambientales, principalmente en la zona del Sahel; y los efectos del Covid 19”.
En el tránsito, “ya hablamos de la situación de las mujeres en los campos de refugiados, tanto dentro como fuera del continente. Cabe mencionar el paso de las mujeres subsaharianas por los países de norte del continente, especialmente Libia, el trato vejatorio que reciben, tales como la violencia sexual y la esclavitud, debe ser abordado de forma vehemente en instancias panafricanas y defensoras de los Derechos Humanos”, incide Nzambi.
En los países de destino, finalmente, “igual que ya plantearon nuestras compañeras de AMAUV (Asociación de Mujeres Africanas Unidas de Valencia), destacamos la situación de las mujeres menores no acompañadas, las victimas de trata para la explotación sexual, las temporeras de la fresa, las empleadas del hogar y los cuidados. Asimismo, el racismo que sufren en el acceso a derechos, al empleo, la vivienda, las cuentas bancarias y más”. Por todo ello, reclama que “¡Es momento de actuar! ¡No al racismo! ¡Regularización ya!”.

Aminata Soucko y la lucha contra la mutilación femenina

Aminata Soucko, maliense, residente en Valencia.

Otra mujer africana residente en España, desde hace más de 10 años, es Aminata Soucko. Originaria de Mali, es la presidenta de la Asociación DJO Aminata. Una entidad centrada en la prevención de la mutilación genital femenina (MGF) y en el acompañamiento a las víctimas de forma multidisciplinar, precisen o no reconstrucción del clítoris. “La finalidad no solo es recuperar la función sexual, negada por el hecho de nacer mujer, sino reconstituir a través de ella y de la educación en valores de género, auto identidad de estas mujeres, y un adecuado estado de salud, así como su poder de decisión y de elección en el resto de áreas de su vida. Es un llamamiento a la libertad que pretende generar un estado de autosuficiencia, bienestar y felicidad”, destaca.
Preguntada por la importancia de este Día de la Mujer Africana, explica que “todos los días que se dediquen a visibilizar a cualquier persona o colectivo que se ha sentido ignorado o dejado de lado, es importante. En este caso es la suma de ser mujer, y ser africana. Crecer bajo ciertas creencias, costumbres, bajo las sombras de ciertos roles que te son impuestos y que sigues arrastrando en el proceso migratorio y que se transforman, pero sigues sufriendo en el país a donde llegas, es complicado”.

La campesina Derribe trabaja en el campo con el apoyo de la Misión San Pablo Apostol y la colaboración de MOSSolidaria en Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

Para ella “es importante este día para visibilizar nuestras historias, para compartirlas. Yo estoy más involucrada en el tema de la mutilación femenina, compartir mi historia, que otras mujeres quieran contar la suya, es tan importante…es tan importante hacernos escuchar, servir y crear una red de apoyo tanto para las mujeres que se encuentran por primera vez con estas nuevas ideas, como las que han convivido con ellas tanto tiempo… asegurar que sus voces, nuestras voces, se escuche porque nuestra voz importa”.
Por todo ello aprovecha para “animaros a todos y a todas que investiguéis un poco más sobre la mutilación genital femenina, que preguntéis a amigas que creéis que la han sufrido y nos preguntéis a nosotras porque el primer paso para acabar con la mutilación genital femenina es el conocimiento porque lo que no se conoce no se puede combatir”.

El Covid-19, una forma de sentir más empatía por los que sufren

En relación a los aprendizajes sacados de la pandemia derivada del Covid-19 indica que “si podemos sacar algo positivo de estos meses de encierro es la reflexión, los periodos en los que la gente se ha sentado y ha tenido planteamientos más allá de sus anteriores preocupaciones diarias, donde ha estado más receptivo a la escucha y a la comprensión. Antes de que se pierda todo aquello, somos muy de memoria a corto plazo, mandar los mensajes necesarios para que la gente conozca ciertas historias, sienta más empatía por quien ha sufrido pérdidas o historias complicadas, atípicas, diferentes, historias que nadie tendría porque vivir”.

Una joven de la comunidad de Gimbichu teje con paja un recipiente. Fotografía: Alberto Pla ío

“En el contrapunto, lo que han tenido que vivir en otros lugares, como han tenido que vivir la pandemia en ciertos países, donde la necesidad de salir a buscarte la vida cada día para poder sobrevivir, es básico… cómo ha tenido que afectar a esas rutas migratorias… o las dificultades laborales, de vivienda, burocráticas, cuando llegamos aquí… han tenido que multiplicar las dificultades de muchas personas”, agrega Aminata Soucko.

Mujer, negra y española, una cuestión todavía no resuelta

Ella, en relación a la reflexión de la sociedad española hacia las mujeres africanas, sobre todo a las que conviven en ella pero también en relación a la cooperación internacional, explica: “Yo personalmente no pierdo mi identidad. Dentro de mí, sigo siendo la negrita africana Aminata Soucko, una visión de mi misma cuando era una niña, pero con ilusiones mucho más grandes. Nuestras realidades son muy distintas por el contexto en el que hemos crecido, pero podemos compartir aspiraciones y sueños, ideas”.

Una mujer durante la ceremonia del café en Muketuri. Fotografía: Alberto Pla

“También estoy muy contenta de ver a mi hija feliz yendo al colegio porque ella también podrá tomar sus propias decisiones y tener la libertad de poder elegir su propio camino. Aun así, me preocupa que a pesar de ser española, cargue con la discriminación y el estigma por el hecho de ser negra. Es increíble que a día de hoy y a pesar de la interculturalidad, sigamos pensando que una persona nacida española no puede ser negra y que esto todavía siga marcando una diferencia a la hora de relacionarnos. Se podría decir que ella como española africana, descendiente de una mujer maliense, está creciendo con una falta de sentimiento de pertenencia. Esta creciendo en una especie de limbo, vive entre dos tierras. Aquí se siente extraña por su color de piel, allí por las ideas que ha absorbido estos años su cerebro”, asevera.
“Pero bueno, al fin y al cabo la mujer africana por naturaleza, es una mujer de esperanza, aunque vea que hay dificultades, siempre tiene esperanza de que mañana las cosas saldrán bien”, augura.

La mutilación femenina afecta a mujeres incluso después de haber emigrado

Aminata Soucko destaca que el trabajo de la Asociación DJO Aminata consiste, fundamentalmente, en “ayudar a las pacientes de Mutilación Genital Femenina en el respecto de informar y acompañar a las posibles pacientes, contándoles mi experiencia en el mismo tratamiento, con el fin de que llegado su momento, se encuentren totalmente relajadas y preparadas tanto anímicamente como personalmente. Es importante transmitirles los beneficios y mejoras entre su estado actual y los cambios posteriores a la reconstrucción del clítoris. Mi experiencia laboral en el ámbito de la población inmigrante y mi trayectoria personal, además del conocimiento amplio de lenguas autóctonas como el bambara, el mandinga, el djoula y mi dominio del francés, puedo contribuir ampliamente a estos fines y objetivos”.
Por ello resalta que su conocimiento de la Mutilación Genital Femenina y su experiencia con mujeres que han elegido afrontar una cirugía reconstructiva en Valencia. “Me gustaría llevar a cabo un entendimiento de MGF para aumentar la conciencia y dejar en claro que este es un problema que afecta a las mujeres incluso después de haber emigrado de su país de origen. De hecho, se estima que hay 3 millones de niñas en riesgo de sufrir MGF cada año”. Su iniciativa, por tanto, se centra también en organizar eventos para educar y crear un equipo de defensores anti-MGF.

Fatine Sakri y la reivindicación por la diversidad y contra el estereotipo africano

La filóloga marroquí Fatine Sakri Peres.

Fatine Sakri Peres, nació en Rabat, Marruecos, y es licenciada en Filología hispánica en la universidad Mohammed V de Rabat y Máster en Género y Políticas de Igualdad por la Universidad de Valencia. Además, es activista del colectivo Mujeres Con Voz Valencia y la unión de asociaciones Marroquíes Casa Marruecos.

Preguntada por la importancia de este Día de la Mujer Africana asegura que es útil «para visibilizar la diversidad que presenta el continente africano. para romper con el estereotipo del único modelo africano. Somos mas de 1 320 000 000 con diferentes culturas, identidades, religiones, y mas de 2000 lenguas habladas, pero desgraciadamente hay personas que hablan de África como si fuera un solo país; todavía recuerdo cuando invite a una compañera del master a mi país y me dijo: he llevado chaqueta conmigo, porque me dijeron que en África hace calor de día y frío de noche.

También veo de una parte que es una oportunidad para reivindicar nuestros derechos como africanxs y denunciar el racismo y las desigualdades que vivimos, porque al final vemos como se vulneran los derechos a las mismas personas que venimos de ex colonias, y por ello llamamos a la necesidad de acabar con la colonialidad.
 De otra parte, terminar con la idea, que vinimos a aprovechar de las ayudas y quitar puestos de trabajos, porque no es cierto. Hay que dejar claro que vinimos aquí a crear puestos de trabajo y levantar el país, seamos medicxs, obrerxs, profesorxs, vendedores ambulantes, profesionales de hogar, temporerxs etc
».

Fatine Sakri durante una charla.

Al reflexionar sobre la afectación del Covid-19, Fatine se muestra muy clara y, desde su posición como mujer africana e inmigrante asevera que «somos de las personas más afectadas». Y agrega: «Yo, en la tercera semana de estado de alarma, me echaron del trabajo, porque es ilegal pasar a una persona con contrato de practicas a ERTE, pero en ningún momento han visto ilegal hacerme trabajar 9 horas al día, sabiendo que tengo un contrato de practicas de 4 horas. Y todo con el mismo salario que aparece en el contrato de 4h. 
Esto pasa, porque no hay una ley que nos protege y ellos se aprovechan y comercializan con nuestra necesidad. Sin embargo, existe una ley que vulnera nuestros derechos y es la ley de extranjería, así que decimos «Sí a la derogación de la ley extranjería».

Finalmente, reflexiona sobre la necesidad de «acabar con el estereotipo del único modelo de mujer africana, una mujer sumisa y que no tiene libre elección y por esto necesita que otras mujeres hablen a por ella. Somos mujeres con mucho que aportar, y no necesitamos que nadie hable por nosotras o que nos de voz, simplemente, que nos dejan hablar en primera persona.
 Porque lo que hacen con este planteamiento del único modelo, es homogeneizar ese pluralismo que presentamos las diferentes mujeres africanas y de esta manera invisibilizar la existencia de otros modelos de mujer».

Mariam Konaté. La Unión de las mujeres africanas

Varias integrantes de la Asociación de Mujeres Africanas Unidas en Valencia, presidida por Mariam Konaté Sawadogo.

La unión y la solidaridad mutua son fundamentales siempre, pero más aún cuando se migra a otro país. Lo sabe bien la presidenta de la Asociación de Mujeres Africanas Unidas en Valencia, Mariam Konaté Sawadogo (Burkina Faso). Ella asevera que «el día de la mujer africana es importante porque representa el progreso de la independencia de las mujeres africanas.
Una jornada que en este 2020, marcado por el Covid-19, cobra mayor relevancia porque «las mujeres se han visto afectadas mentalmente por vivir con un hombre sin trabajo en casa, no es fácil. También se han visto afectadas físicamente por el cuidado de los niños que no han podido ir a la escuela y también por la preparación de la comida. Además, hay muy pocos hombres hombres africanos que apoyan en casa», lamenta. Ella destaca que «están también afectadas económicamente porque con la covid 19 muchos hombre perdieron su trabajo». Preguntada por a reflexión que debería hacer la sociedad española en relación con las mujeres africanas, asevera que debería «facilitar su integración permitiendolas una formación adecuada y un trabajo que las conveniera».

Abuelas y abuelos: Un amor que jamás se arruga

2020-07-26T17:47:05+02:00julio 26th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Estaban ahí mucho antes que nosotros, vivieron la Guerra Civil Española, la II Guerra Mundial, la dura y famélica postguerra, los oscuros años del franquismo, se emocionaron con la Transición e hicieron cola para votar en las primeras elecciones democráticas. Son nuestras abuelas y abuelos, esas personas que, siempre, siempre, han estado ahí para cuidarnos, para darnos valiosos consejos de vida que no siempre hemos aceptado, reconozcámoslo, como merecían.

Más común es, en cambio, dejarlos viviendo en residencias, lejos de los suyos, del mundo en el que han crecido, porque, sencillamente, nuestras «atareadas y complicadas vidas» no nos permiten cuidar de ellos, o al menos eso creemos. Son ellas y ellos los que más han sufrido los efectos del Covid-19 y no solo porque han padecido la mayor parte de las bajas, sino porque se han visto alejados de aquello que más quieren, de sus nietas y nietos, de esas personitas que las hacen ser precisamente eso; abuelas y abuelos, seres cuyo amor nunca se arruga.

El hastag #DíaDeLosAbuelos, trending Topic en Twitter

Nuestras abuelas y abuelos puede que ni siquiera sepan que hoy, como cada 26 de julio, son tendencia en redes sociales como Twitter, con  el hastag #DíaDeLosAbuelos. Pero lo son, precisamente, porque sus nietos y nietas exigen que se les ponga en el lugar que merecen, que se les trate con respeto y empatía, que se les escuche y se atiendan sus necesidades. Así que, si puedes, díselo, diles que hoy es su día, diles que les quieres y que quieres estar con ellos muchos años más. Diles que se cuiden y cuídales como ellos lo han hecho siempre.

Ellas y ellos, con sus pensiones ínfimas —recortadas unas veces y congeladas otras— sustentaron a muchas familias durante los peores años de la crisis económica desatada a partir de 2007 y es muy probable que ahora, cuando se acaben las ayudas oficiales, cuando la pandemia médica deje lugar a una económica más que previsible, sean, de nuevo, los que estén ahí para ofrecer sus humildes ingresos, pero también, y sobre todo, para dar cariño, comprensión y valiosos consejos a los que quieran escucharlos. Abuelas y abuelos como Mari Olcina, que, además de brindar siempre todo su cariño y apoyo a sus nietas, saca tiempo para dirigir una ONG como MOSSolidaria y ayudar a muchas otras personas tanto en España como en otros lugares como el Sáhara Occidental o Etiopía.

Nuestro homenaje va para todas esas abuelos y abuelas que se han ido durante esta pandemia, pero también para los que siguen con nosotros y, especialmente, para los que han sido abuelos, precisamente, durante este tiempo, pues han tenido que sufrir algo tan duro como es no poder abrazar a sus queridos nietos al poco tiempo de nacer. Han tenido que mantenerse al margen, muy a su pesar y han sustituido sus caricias y besos por frías videollamadas a través de esos teléfonos móviles a los que ahora, más que nunca, se han tenido que adaptar.

 

Paco Roca (izquierda) junto al consejero de Transportes de Madrid, Ángel Garrido, durante la inauguración de su mural en el metro de Plaza de Castilla. Foto: Metro Madrid

El homenaje de Paco Roca a los abuelos y abuelas en el Metro de Madrid

Los homenajes en este Día de los Abuelos tan especial y emotivo no se han dejado sentir tan solo en las redes sociales. El prestigioso dibujante e ilustrador valenciano, Paco Roca (premio nacional del cómic en 2008) inauguró el pasado viernes, día 24 de julio, un emotivo mural en su honor en los pasillos de la estación de Metro de Madrid de Plaza de Castilla. Un mural que se quedará ahí de forma pemamente para recordar la importancia de nuestras abuelos y abuelas y para homenajearles por todo lo que hacen por nosotros y por todo lo que están sufriendo desde que se desató la pandemía del Covid-19.

Precisamente, uno no de los cómics más reconocidos de Paco Roca, «Arrugas», está dedicado a las personas mayores y a una de las enfermedades que más sufren, el Alzheimer. Un cómic que Ignacio Ferreras convirtió en película en 2011 y que ganó el Goya a la mejor película de animación y al mejor guion adaptado.

Paco Roca, además, se implica en causas sociales siempre que puede. Una de ellas fue su participación en el cómic «Puro Perú» para la ONG CESAL, el cual fue presentado oficialmente el pasado mes de diciembre en el paraninfo de la Nau de la Universitat de València.

También cabe destacar el Doodle que Google a creado para conmemorar este Día de los Abuelos 2020 y en el que, de paso, se homenajea también a la naturaleza, tan necesaria y esencial para nuestras vidas.

El Doodle de Google por el Día de los Abuelos 2020.

Nuestro homenaje a las entidades que apoyan a nuestras abuelos y abuelas

Hoy, en el #DíaDeLosAbuelos también queremos rendir homenaje a todas esas entidades, ONG, instituciones públicas y privadas y, en definitivas, a todas esas personas voluntarias, donantes… que han estado y siguen estando al lado de nuestra personas mayores, de nuestros abuelos y abuelas. Personas que, en pleno confinamiento, dedicaban parte de su tiempo para llamar a ver cómo se encontraban, para brindarles una esencial compañía, como hacían desde la ONG Amics de la Gent Major, pero también para brindarles atención psicológica, como han estado haciendo desde Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras o para garantizar que seguían tomando sus medicinas, como Farmamundi. Personas que les ayudaban a hacer la compra, que tocaban a sus timbres para ver si necesitaban algo.

Cómo no, también rendimos homenaje a todas esas trabajadoras y trabajadores de centros de salud, hospitales y tambien de residencias como la de la Fundación Fontilles en la Vall de Laguar que, cada día, casi sin descanso, y con todos los temores y también con todas las precauciones posibles, les atendían y les atienden y tratan de que sus males, sean los que sean, les resulten lo más llevaderos posibles. Sanitarios como el doctor César Carballo o la doctora Begoña Pla a los que hemos entrevistado durante esta pandemia y nos han mostrado una visión, desde dentro, de cómo se han vivido estos momentos tan duros.

El doctor César Carballo en el hospital Ramón y Cajal. Fotografía de íñigo Sola para Agencia Alberto Pla

En este Día de los Abuelos, no nos olvidemos de ellas y ellos. Más allá de ofrecerles regalos, el mejor que podemos hacerle es, más bien, un presente. Es decir, estar ahí, a su lado, demostrarles que nos importan, que queremos que sigan con nosotros el máximo tiempo posible y que apreciamos mucho todo aquello que aún les queda por enseñarnos.

#DíaDeLosAbuelos

 

 

 

«El dominicano le ha perdido el miedo al virus, justamente cuando más extendido está»

2020-07-24T12:01:10+02:00julio 24th, 2020|

Por: Gerad Sánchez y Alberto Pla | Fotografías: Alberto Pla

La pandemia originada por el Covid-19 se extiende por todo el mundo y se agrava en zonas ya de por sí castigadas por otras enfermedades, por la pobreza, el hambre… como buena parte de Latinoamérica, África o Asia. En esta línea, desde República Dominicana nos atiende Rubén García Mulet, el director de la Fundación SOLCA-Solidaridad Calasancia. Una organización con gran presencia en toda la zona del Caribe y para la que elaboramos el documental «Un Sol para Dominicana» que cuenta con más de medio millón de visitas en Youtube.

Rubén García es uno de tantos cooperantes que ha decidido quedarse en su país de destino durante esta pandemia, pues considera que ahora, más que nunca, su aportación y cualquier ayuyda es muy necesaria. Él pide que la población cumpla con las medidas sanitarias, aunque es consciente de que gran parte de ella vive al día y «necesita estos recursos para subsistir». Además, reclama que se amplie el acceso a camas y respiradores en los hospitales, para afrontar una pandemia que todavía sigue muy presente y genera muchos peligros sanitarios, sociales y económicos.

Ruben García, director de SOLCA Solidaridad Calasancia en La Romana (República Dominicana) junto con un beneficiario del programa de salud – Fotografía: Alberto Pla

Continuamos así con nuestra serie de entrevistas a cooperantes que han decidido quedarse en sus países de destino a pesar de la pandemia ocasionada por el Covid-19. Una serie en la que ya hemos contado con el testimonio de Lourdes Larruy, responsable de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri (Etiopía), con el del presidente de la Asociación CONI, Alejandro Sebastián que, lleva ya más de 12 años desarrollando todo tipo de proyectos de cooperación en Guatemala. Así como con Ana Ferrer, la actual presidenta de la Fundación Vicente Ferrer, que lleva 50 años en India. Y también publicamos recientemente un reportaje con Psicólogos Sin Fronteras para homenajear la labor de la joven cooperante valenciana Alba Aparicio, que falleció durante la pandemia, en un accidente de avión en Bolivia.

La pandemia del Covid-19 le pilló en República Dominicana. ¿Cómo ha sido allí la afectación así como en otros países en los que trabajan?

La evolución ha sido lenta. Eso produjo un efecto de falsa seguridad en el grueso de la población que no ha respetado totalmente las medidas de seguridad.

«El dominicano vive en la calle y ese esfuerzo de quedarse en casa ha resultado difícil, además, una mayoría de la población vive al día y necesita los recursos para subsistir».

Quedarse en casa no es una opción viable en muchos casos, pero socializar por diversión está siendo irresponsable.

Rubén García en la sede de SOLCA en La Puya de Santo Domingo durante una clase de ortografía – Fotografía: Alberto Pla

Ahora que aquí en España y en Europa parece que está pasando, en Latinoamérica se intensifica. ¿Cómo es la situación actual? ¿Qué sectores de la población o zonas son las más afectadas?

Ahora mismo aquí hemos llegado al colapso sanitario. Precisamente en estos días el Presidente saliente ha solicitado 45 días de estado de emergencia que han sido aprobados por el Congreso y el Senado, y se decretó de nuevo el toque de queda por 20 días. La progresión de contagios sigue ascendente. Las zonas con más población se han visto más afectadas.

¿Qué están haciendo desde su organización para combatir esta pandemia o paliar sus consecuencias en la población?

El Fundación SOLCA aportamos educación y salud. Nuestro Programa de Salud cuenta con un equipo de Promotores de Salud que son voluntarios, en su mayoría mujeres, que atienden y supervisan a los enfermos crónicos de sus comunidades. Hemos intensificado ese seguimiento, y a través de donaciones, estamos mejorando el control sanitario y repartiendo más medicamentos.

«Nos encontramos con la dificultad que las promotoras también son población de riesgo, y tratan de vencer sus miedos para servir a los demás. Son unas verdaderas heroínas.»

En educación, estamos diseñando los planes del próximo curso con actividades que aseguren el distanciamiento, adaptadas a esta nueva realidad, dotando nuestros centros de las medidas de higiene adecuadas e introduciendo temáticas de salud e higiene en los programas educativos.

Una mujer abraza a su nieto en el Centro de Salud Padre Cabaloto en La Romana de Santo Domingo antes de la Pandemia de la COVID-19 – Fotografía Alberto Pla

¿Puede el sistema sanitario de un país como República Dominicana hacer frente a una crisis como esta con garantías?

Creo que ningún país está preparado para algo así. Los recursos sanitarios son claramente insuficientes.

El presidente Danilo Medina declaró la emergencia nacional para combatir la pandemia de coronavirus el pasado mes de marzo, una medida que implica el cierre de las fronteras y la suspensión de las clases, de las actividades comerciales y de los eventos de todo tipo. Y que se ha alargado hasta final de junio, aunque con las críticas de la oposición.

Un grupo de voluntarios costarricenses de la Fundación SOLCA visitan el barrio Sinaí en San José, Costa Rica, antes de la pandemia – Fotografía: Alberto Pla

¿Cómo se tomó la población las medidas de confinamiento?

Al principio con mucho escepticismo y ahora con algo más de conciencia. En tres meses el refuerzo fue mínimo o nulo del sistema, se confiaron en que no pasaría de ahí. Pero pronto la gente se lanzó a la calle, como dicen aquí, a hacer “coro”, socializar sin mucha protección.

«El dominicano le ha perdido el miedo al virus, justamente cuando más extendido está.»

El Gobierno puso en marcha diversos programas de atención social (FASE, Quédate en casa, Pa ti), pero lo cierto es que son insuficientes para todas las necesidades existentes, y hay mucha población con trabajos informales que ni siquiera califican para estos programas.

¿Qué problemas empezaron a surgir con estas medidas?

Sobre todo la falta de recursos. La economía no puede soportar los cierres de negocios. El turismo es la principal fuente de ingresos y se está viendo afectado por esta crisis.

En abril se conoció la noticia de que un falso remedio, a base de alcohol, mató a más de 100 personas en el país. ¿Entiende que, ante la falta de medidas o soluciones, la población tome otros caminos?

El tema del clerén (bebida alcohólica casera) no tiene una relación directa con el COVID-19, aunque haya coincidido en el tiempo. Muchas personas se intoxicaron con esta bebida, sobre todo al inicio de la pandemia, pero ya ese tema está más controlado.

En esas fechas era, con 5.749 casos confirmados y 267 fallecidos, el país con más contagiados de covid-19 de Centroamérica. Y ahora parece que, una vez relajadas las medidas de confinamiento, la pandemia vuelve a acelerarse ¿temen que se de un rebrote más fuerte que el primero?

La curva de contagios sigue en ascenso y eso es preocupante, lo que ha llevado al segundo toque de de queda. Esperamos que esta vez tenga un efecto más claro.

El 5 de julio hubo elecciones legislativas y presidenciales, tras el aplazamiento de la anterior cita –17 de mayo. ¿Teme que esto genere nuevos rebrotes y tensiones?

Se celebraron las elecciones y hay un cambio de gobierno, lo cual no sabemos cómo puede afectar a efectos de este virus. En general la población estaba muy descontenta con la gestión anterior por diversos temas de corrupción y transparencia en la gestión. Pero esperemos que la economía no se descontrole, vamos a esperar para sacar conclusiones.

¿Se planteó regresar?, ¿lo hicieron otros cooperantes que conozca?

Conozco algunos cooperantes que lo hicieron, ya que la Embajada Española facilitó este proceso a través de las compañías aéreas. La verdad es que tuve un momento de duda, pero mi vida y mi trabajo están aquí, tengo mucha gente cerca y espero poder afrontar lo que venga con positividad.

Ruben García, director de SOLCA Solidaridad Calasancia en la Ciudad Hogar Calasanz en San José, Costa Rica – Fotografía: Alberto Pla

¿Cuáles son las necesidades principales?

Ahora mismo lo fundamental sería ampliar el acceso a camas y respiradores en los hospitales, ampliar su capacidad. Y por otra parte respetar las medidas higiénicas y de distanciamiento.

¿Qué temores le expresa la población?

Sobre todo la inquietud de no saber qué va a pasar, ni hasta cuándo se podrá aguantar con esta situación.

Un sol para Dominicana, la campaña y producción audiovisual que hicimos para la Fundación SOLCA, se estrenó en octubre de 2015 en el Palacio Nacional de Bellas artes, llegó incluso a la gran pantalla dominicana y hoy el documental tiene más de medio millón de visitas. ¿Qué ha supuesto para SOLCA esta campaña cinco años después?

Viéndolo en perspectiva, esta campaña logró visibilizar el enorme trabajo que desde hace años hacemos en educación y salud en La Puya de Arroyo Hondo (Santo Domingo) y La Romana. Nos ayudó a posicionarnos en la sociedad dominicana y a poner “rostro” a los éxitos conseguidos en este tiempo. A partir de ahí surgieron otras posibilidades muy bonitas y nuevos aliados estratégicos se sumaron a nuestra labor.

«El documental Un Sol Para Dominicana nos ayudó a posicionarnos en la sociedad dominicana…a partir de ahí surgieron otras posibilidades muy bonitas y nuevos aliados estratégicos se sumaron a nuestra labor.»

De derecho a izquierda: Carlos García de las Heras, Rubén García, Aline Mataix y Alberto Pla durante el rodaje de Un sol para Dominicana en República Dominicana en 2015.

Ashley y Angelo fueron los protagonistas más jóvenes del film. ¿Qué es de ellos actualmente?

Hasta el año pasado, Angelo seguía acudiendo al Centro Cultural Calasanz La Puya. Pero ahora mismo no les estamos siguiendo la pista.

En el documental veíamos el programa deportivo, el programa de lectura y el de promotoras de salud que precisamente arrancó Beatriz, una pediatra valenciana. ¿Cómo están lidiando con la pandemia actualmente?

Como todo el mundo, con muchos miedos pero con ganas de servir. Estamos trabajando en equipo como nunca, ya que esta situación nos empuja a inventar nuevas acciones, sacar toda la creatividad y superarnos. Este año lo hemos llamado “Año de la Creatividad”, y queremos innovar en la atención a nuestros enfermos y la formación de nuevos promotores.

«Pero seguimos necesitando muchos recursos para servir mejor a nuestros beneficiarios. Hemos tenido que finalizar con el servicio de atención pediátrica en áreas muy pobres de La Romana, que esperamos poder relanzar en algún momento.»

También estamos rediseñando el proyecto educativo del Centro Cultural Calasanz La Puya y necesitamos que se sumen a nuestro trabajo todas aquellas empresas y entidades que quieran aportar transformación a través de la educación de los niños, generando alternativas a la calle.

Un niño disfruta de la lectura en el programa de educación no forman que la Fundación SOLCA mantiene en La Romana, Santo Domingo – Fotografía: Alberto Pla

¿Cree que esta crisis hará que cada país se centre en sí mismo y baje la cooperación internacional o, por el contrario, servirá para darnos cuenta de que estamos todos conectados y que lo que sucede en un lugar nos puede afectar a todos?

Yo siempre creo que se sacan oportunidades de las limitaciones. Estoy positivo. La sociedad merece ser atendida más que nunca y SOLCA es una opción muy válida para canalizar estos esfuerzos por los demás. Somos garantía del trabajo bien hecho, sólo hay que ver los resultados. La realidad ahí fuera ha cambiado, y nosotros cambiamos con ella. Posiblemente, los recursos en cooperación sean más escasos, pero también la solidaridad en tiempos difíciles es más fuerte.

Valencia conmemora el 25 de julio con un vídeo sobre la situación de la mujer afrodescendiente

2020-07-25T15:42:49+02:00julio 22nd, 2020|

Cuatro mujeres afrodescendientes hablan sobre las situaciones de discriminación que enfrentan por su condición de género y etnia, a través de un vídeo lanzado por la ONG Movimiento por la Paz-MPDL para conmemorar el 25 de julio, Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente. 

 

Las mujeres y niñas afrodescendientes se enfrentan cada día en España y en muchos otros lugares del mundo a múltiples formas de discriminación por su raza, sexo, género, nacionalidad, estatus migratorio o condición social de otro tipo.

Unas problemáticas que van desde las manifestaciones cotidianas de racismo hasta las barreras a la hora de acceder al mercado laboral o a puestos de responsabilidad en todos los ámbitos. En el contexto actual, la pandemia acentúa las formas multifacéticas y acumulativas de desigualdad y discriminación que sufren, estando por lo tanto, en situación de mayor vulnerabilidad frente a los impactos de la COVID-19.

Para visibilizar esta realidad, la organización Movimiento por la Paz-MPDL lanza un video en el que cuatro mujeres afrodescendientes hablan sobre diversas situaciones a las que se enfrentan a diario, pero también reflexionan sobre sus aportes a la sociedad, sus potencialidades y sobre el carácter resiliente de este colectivo a lo largo de la historia. Una producción audiovisual que cuenta con la financiación del gobierno valenciano, a través de la Conselleria de Participació, Transparència, Cooperació i Qualitat Democràtica de la Generalitat Valenciana.

Un vídeo que ha sido producido por el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, así como la imagen que encabeza esta información y que fue tomada en Ruzafa Studio por Alberto Pla.

Cartel oficial del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente 2020, diseñado por José Daniel Murillo.

Por otra parte, y como viene siendo habitual en las últimas ediciones de este día, el diseñador valenciano, José Daniel Murillo, ha sido el encargado de elaborar la imagen oficial que acompaña a la campaña, en esta ocasión bajo el lema “tejiendo alianzas”.

El vídeo introduce la conmemoración anual del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente, que tiene lugar cada 25 de julio. El origen de este día se remonta al año 1992, fecha en la cual 400 mujeres de 32 países de América Latina y el Caribe se reunieron en el Primer Encuentro de Mujeres Afrolatinas, Afrocaribeñas y de la Diáspora celebrado en República Dominicana para crear alianzas y afrontar la discriminación racial desde la perspectiva de género.

Esta conmemoración se enmarca, además, en el Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024), proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 68/237 y que otorga gran importancia a la promoción y protección de los derechos de las mujeres afrodescendientes.

Generar alianzas y crear conciencia

Entre los objetivos de esta celebración anual se encuentra el ampliar alianzas y crear conciencia sobre los estereotipos de género y raza que sufren las mujeres afrodescendientes en todo el mundo. Así como celebrar los logros y la resistencia de mujeres y niñas que frente a la discriminación estructural y a pesar de las barreras y la exclusión, han dejado huellas imborrables en la ciencia, el deporte, el derecho, la familia, las artes, la política, el activismo, etc.

Tercera edición en Valencia del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente

En 2019, Movimiento por la Paz-MPDL y el Equipo del Decenio Afrodescendiente en España conmemoraron este Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente en el Centre del Carme Cultura Contemporànea (CCCC), con la proyección del cortometraje Black or Latina, de la mano de su guionista y productora, la actriz colombiana Karent Hinestroza. Cerca de doscientas personas asistieron al evento, entre ellas, cuatro concejalas del ayuntamiento de Valencia: Maite Ibáñez (PSOE), Lucía Beamud y Luisa Notario (Compromís) y Paula Llobet (Partido Popular).

El acto también contó con un debate sobre la situación de derechos humanos de las mujeres afrodescendientes en España, en el que tres mujeres defensoras lanzaron recomendaciones para promover la participación igualitaria de este colectivo en la esfera pública, política, cultural y económica en la Comunidad Valenciana. Un acto que finalizó en un ambiente distendido y festivo con el concierto a cargo del grupo Mabele Percusión y Danza Africana. Posteriormente, MPDL lanzó un vídeo conmemorativo de este evento:

La primera celebración oficial del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente en España tuvo lugar en 2017 en Valencia, con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Desde entonces, diversas organizaciones realizan cada año acciones para visibilizar las reivindicaciones de mujeres de ascendencia africana en el marco de este día.

MICRO I Txema Toribio. Coordinador del área humanitaria de Psicólogos y Psicólogas sin Fronteras

2020-07-20T12:40:58+02:00julio 20th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotos: Alberto Pla

Uno de los aspectos que ha afectado a más personas desde la declaración del estado de alarma generado por el Covid-19 ha sido el psicológico. El confinamiento, la pérdida de familiares queridos, el cierre temporal o permanente de muchas empresas y sus consecuencias laborales y económicas… han acrecentado los niveles de ansiedad y estrés de la población. Una situación que, desde la ONG Psicólogos y Psicólogas Sin Fronteras han tratado de mitigar con varias iniciativas como la puesta en marcha de dos líneas de teléfono, una destinada a la población en general y otra a los profesionales que tuvieron que seguir trabajando en diferentes áreas como la sanitaria o la de los cuerpos y fuerzas de seguridad. Una ONG que, muy a su pesar, también fue noticia durante la pandemia por el fallecimiento de una de sus integrantes, la joven cooperante valenciana Alba Aparicio, que falleció en un accidente de avión en Bolivia.

Txema Toribio, Coordinador del área humanitaria de Psicólogos y Psicólogas sin Fronteras, durante un momento de la entrevista. Fotografía: Alberto Pla

«Si estás teniendo ataques de ansiedad por el contagio, necesitas que alguien te cuente cómo manejarlo, pero no el mes que viene»

Para explicarnos cómo se organizaron y cómo empezaron a actuar desde Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras para hacer frente a las consecuencias de la pandemia hemos hablado con el coordinador del área de humanitaria, Txema Toribio, quien también nos explica en qué consiste y en qué se basa esta organización: “Psicólogos y psicólogas sin fronteras es una organización humanitaria que se crea en 1994 en Valencia y nace con la idea de responder a las situaciones de emergencia. Luego la organización, con ese perfil, de emergencias, ha ido creando diferentes áreas para atender a población que está en vulnerabilidad y así pasamos a cooperación”.

Él explica que, en los países que intervenimos normalmente trabajamos con los psicólogos y psicólogas de ese país. Entonces, cuando acaba la emergencia, identificamos las situaciones de vulnerabilidad que se dan y ya no trabajamos emergencia, sino que trabajamos cooperación”.

Por otra parte, también llevan a cabo diferentes actuaciones y proyectos en España: “La última área que creamos fue la de apoyo en crisis dirigida a las familias afectadas por las hipotecas. Desde el punto de vista de la psicología, la emergencia no tiene tanto que ver con lo físico. A veces tenemos perfiles de personas que tienen los mismos problemas que tiene una persona que ha sufrido un terremoto, pero porque el banco le ha quitado la casa. Si trabajas desde otra área como bomberos, o reparto de comida, las emergencias son diferentes”, argumenta. Y añade que “Llevamos ya ocho años con la plataforma de afectados por las hipotecas y lo que nació como una idea puntual se convirtió en un programa completo y estable”.

Bolivia, uno de los proyectos con mayor trayectoria de Psicólogas y Psicólogos Sin Fronteras

Toribio pone como ejemplo de actuación en cooperación Bolivia: “Trabajamos la atención a mujeres víctimas de violencia, pero en el lugar donde trabajamos empezamos a hacerlo por unas inundaciones. Ahí conectamos con las psicólogas de la ciudad de Trinidad y ellas crearon la sede de Psicólgos Sin fronteras allí y tenemos un proyecto allí que lleva como nueve años”, proyecto del que formaba parte Alba Aparicio.

Él explica que el de Bolivia es su programa con mayor trayectoria: “Tenemos un centro de atención a mujeres víctimas de violencia de género. Para nosotros es el trabajo que se ha ido haciendo durante tantos años que es una red de promotoras, son las mujeres de los barrios, que han trabajado tantos años con nosotros, las que primero atienden a las mujeres que están en situación de maltrato y las conectan con el centro de atención que hay en Trinidad que tiene atención psicológica, abogado y asistencia social”. Un proyecto de cooperación con enfoque de género que también están aplicando ya en otros países como Senegal o Guatemala.

Txema Toribio nos explica cómo tuvieron que transformar la atención psicológica a raíz de la pandemia del Covid-19. Fotografía: Alberto Pla

La transformación de la atención a raíz de la pandemia del Covid-19

La idea de que llegara una pandemia no la teníamos en la cabeza para nada. Pero curiosamente, lo que hicimos, como teníamos a los equipos aquí, a la gente aquí, utilizamos el protocolo de humanitaria y fuimos muy ágiles en ponerlo en marcha”. Txema Toribio explica que el servicio telefónico se impulsó con la coordinación del Colegio de Psicólogos. A partir de ahí, se pusieron a atender a la ciudadanía como suelen hacerlo cuando se da una situación de emergencia, pero en este caso por teléfono o por videollamada.

“Estamos sorprendidos y muy agradecidos por la capacidad de adaptarse de la gente porque en cuatro días teníamos montado el sistema y estábamos listos para empezar a atender. El trabajo que han hecho las compañeras del servicio ha sido increíble”, destaca Toribio.

“La ansiedad va ligada al miedo y esos han ido cambiando durante la pandemia”

Toribio indica que el principal motivo de llamada para pedir atención psicológica durante estos últimos meses ha sido por ansiedad: “La ansiedad va ligada al miedo y esos miedos han ido cambiando durante la emergencia. Antes teníamos el miedo a no saber qué era el virus, qué iba a pasar, cómo nos iba a afectar y ahora tenemos el miedo a salir. A ver dónde salgo, cómo salgo, si puedo salir, eso es lo que más nos han llamado por esto. Por ansiedad, por miedo, por depresión, y el cuarto motivo, curiosamente, ha sido por conflictos familiares.  Lo que sí que hemos visto es que la emergencia por el coronavirus ha puesto a prueba a los grupos familiares”.

Estar en casa todo el tiempo, en los mismos espacios, ha tensado a todo el mundo, y muchas familias llamaban preguntando qué hago con mi hijo, los adolescentes necesitan internet y ponerles límites es difícil y se generan conflictos, los pequeños que generan miedos, cómo trabajamos esos miedos con ellos…”

El duelo y la ausencia de una despedida

Otro tema muy recurrente ha sido el ocasionado por la pérdida de familiares o seres queridos: “El tema del duelo ha estado como quinto, pero no ha sido mayoritario, duelo por el covid, o duelo por alguien ha fallecido, no por el covid, pero el protocolo que generó sanidad ha afectado a todo el mundo. La situación de no poderte despedir ni hacer el funeral es algo que a la gente le ha afectado. Quedan cosas ahí por trabajar, por haberse podido despedir de otra forma”.

Las personas en vulnerabilidad

Un sector muy afectado ha sido y está siendo el de las personas que ya estaban en una situación de vulnerabilidad. “No han sido la mayoría de atenciones, pero quizás sí las más potentes o las que les hemos dedicado más tiempo. Se sumaba que eran personas en situaciones difíciles como, por ejemplo, viviendo en casas ocupadas o familias cuya relación con los servicios sociales aún no se había establecido. Les hemos dedicado muchas intervenciones porque era urgente atenderles”, explica Toribio.

«Muchas personas llevan a cabo su trabajo, pero muchas veces las consecuencias psicológicas les vienen después»

La otra línea telefónica habilitada por Psicólogos y Psicólogas sin Fronteras iba destinada a los intervinientes, a las personas que trabajaron durante la pandemia en diferentes ámbitos: “Como ya vimos en otras emergencias, en el momento del impacto este perfil de personas no llamaba porque estaban trabajando, tenían turnos muy largos y estaban agotados. Cuando empezó a bajar, con la desescalada, es cuando empezaron a llamar”. Él explica que “para mucha gente, vivenciar lo que han visto o han pasado es algo que hacen luego. Llevan a cabo su trabajo, pero muchas veces las consecuencias psicológicas les vienen después”. Y añade que ahora tienen llamadas de personas que “les han mandado de baja porque se ha contagiado y ahora tiene miedo de volver, o lo han cambiado de unidad y no sabe cómo va a estar todo, son miedos que, normalmente no son paralizantes, pero ahora sí que necesitan el acompañamiento psicológico”.

Txema Toribio reclama que la atención psicológica se integre más en el sistema de salud público. Fotografía: Alberto Pla

Incluir la psicología en la sanidad pública de una forma efectiva

Psicólogos y Psicólogas sin Fronteras lleva muchos años reclamando que la atención psicológica cobre mayor peso en la sanidad pública. Una necesidad que afirman que ahora se ha visto, más que nunca, evidenciada: “Que la atención psicológica esté en el sistema público de salud, pero que esté de una forma que sea accesible de forma razonable o más o menos inmediata, se ha visto como fundamental. Muchas veces hemos intentado explicar esto en otros momentos, pero la gente no nos entendía mucho, ahora nos entiende”.

Toribio indica que “si estás teniendo ataques de ansiedad por el contagio, necesitas que alguien te cuente cómo manejarlo, pero no el mes que viene. Para todo el mundo esto es supe claro ahora, pero cuando lo cuentas en otros momentos, igualan la atención psicológica a una especialidad. Eso es algo que el sistema público de salud a nivel estatal y también en la Comunitat Valenciana no lo ha transformado”.

«Igual que existe una atención médica de primaria que te atiende, en el espacio de una semana, más o menos, tiene que haber una atención psicológica de primaria»

Él defiende que “igual que existe una atención médica de primaria que te atiende, en el espacio de una semana, más o menos, tiene que haber una atención psicológica de primaria. Tal y como dice la OMS la mayoría de problemas psicológicos son leves y no se agravan, como sucede con la atención médica de primaria, si te atienden pronto, pero si no es así puede derivar en otra cosa peor”.

Txema Toribio destaca que la atención psicológica debe ser para todos los casos y la psiquiátrica para algunos. Fotografía: Alberto Pla

En estos momentos solo tenemos atención psicológica terciaria. Quiere decir, hospitalaria, solo te atienden cuando ya tienes un trastorno más grave o síntomas graves. Ahora todos hemos vivido una situación de estrés y hemos visto que en estas situaciones la atención psicológica es importante”, recalca y añade que “la pandemia lo que nos ha permitido es que todo el mundo entienda que eso es urgente”.

Toribio asevera que las personas atendidas mediante su servicio telefónico de urgencia “nos han agradecido mucho el servicio. Simplemente, darle las pautas, mandarle un manual pequeño, un cuento para un niño de cómo manejar los miedos… la persona lo soluciona. Pero no me lo hagas el mes que viene, porque no sirve”.

De hecho, recuerda que “los protocolos de la OMS dicen que tiene que ser al revés, que la atención psicológica debe ser para todos los casos y la psiquiátrica para algunos casos, pero nosotros, como venimos de un modelo antiguo, en que la psicología no estaba desarrollada como ahora, tenemos atención psiquiátrica para todo el mundo, pero en un mes, pero atención psicológica en un mes y medio o dos. Eso no tiene sentido porque a nivel profesional y científico, la intervención psicológica que tarda un mes en atenderte no sirve, es como si tu te haces un esguince en un dedo y te dicen que te esperes un mes para vértelo, cuando pase el mes o se ha solucionado o se ha empeorado, pero ya no te sirve”.

El programa «Respira y Calma» para manejar el estrés

Otro servicio puesto en marcha en los últimos meses desde Psicólogos y Psicólogas sin Fronteras fue el de “respira y calma”. Se trata de una línea de apoyo social que sigue activa a través de su página web. “Se dirige a conformar grupos que se reúnen, mediante zoom, para trabajar la relajación y el manejo del estrés. Es algo más grupal y preventivo, pues a todo el mundo en estos momentos le viene bien aprender técnicas de manejo de estrés y en grupo, sobre todo durante la fase del confinamiento”, explica Toribio.

Más de 850 personas atendidas en dos meses

Txema Toribió asevera que “el servicio de llamadas telefónicas ha funcionado muy bien. Hemos atendido una media de 30 llamadas diarias, y al final hemos atendido a más de 850 personas en dos meses. Eso nos refuerza porque hemos demostrado que este tipo de servicio funciona”.

Por otra parte, hace una matización importante respecto a la atención psicológica: “La gente tiene una concepción de que es o puede ser larguísima, pero la atención psicológica en crisis la media han sido de dos llamadas, pero es una atención que se tiene que dar. Son primeros auxilios psicológicos que si no se responden de forma inmediata sí se pueden agravar”.

«El servicio ha funcionado muy bien… para nosotros es una forma de reforzarnos de que la atención psicológica tiene que estar ahí en el sistema público de salud”

“Para nosotros la valoración es que el servicio ha funcionado muy bien y que ha respondido a la ciudadanía. Por el lado de la ciudadanía el agradecimiento ha sido enorme y por el lado nuestro salimos con la sensación de que sí que se puede hacer, que este servicio es posible, también es una forma de reforzarnos de que la atención psicológica tiene que estar ahí en el sistema público de salud”.

Txema Toribio reflexiona sobre los aprendizajes conjuntos e individuales durante la pandemia. Fotografía: Alberto Pla

Los aprendizajes de la pandemia

Preguntado por qué ha aprendido la organización y él mismo de esta pandemia, Txema Toribio indica que “me quedo con lo vocacional que es la profesión. Es verdad que nuestros equipos, que era lo que teníamos más a mano, respondieron inmediatamente y nadie preguntó nada ni cuantas horas ni cómo va a ser esto. Hicieron la llamada y se organizaron los equipos para empezar a atender inmediatamente. Pero luego, la llamada de emergencias que nosotros hicimos para poder reforzar a esos equipos yo creo que respondieron más de 200 curriculums de personas que apoyarían”.

«Nos quedamos con lo vocacional y con el compromiso de la profesión”

Por tanto, es algo que “para nosotros nos dio muchísima confianza. La confianza de que la profesión es muy vocacional. Es curioso que con el poco reconocimiento que tenemos en la salud pública, sin embargo la gente, como sabe que el sistema no lo cubre, inmediatamente que hay una emergencia se ofrece. Nos quedamos con lo vocacional y con el compromiso de la profesión”.

Finalmente, en un plano más personal, Toribio se queda “con la facilidad con la que se trabaja en emergencias en la parte de psicología. Como que cuando necesitas de los profesionales están ahí y tienen una capacidad de comprometerse muy grande. Cuando hay una emergencia, su prioridad es atender a los demás”.

 

Reflexiones por un silencio permamente en los CIE

2020-07-19T09:51:08+02:00julio 19th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

El Centro de Internamientos (CIE) de Valencia, al igual que los otros siete que existen en España, permanece cerrado debido a la pandemia originada por el Covid-19. El silencio es el protagonista ahora allí, en el antiguo cuartel de la calle Zapadores. Un silencio que va en consonancia al de la realidad de lo que sucede, a diario, en estos centros en los que se encierra a personas por el solo hecho de no tener su situación administrativa en regla. A pesar de las múltiples denuncias que existen en relación a la vulneración de derechos básicos en este tipo de centros de internamiento, buena parte de la población todavía es ajena no solo a estas vulneraciones sino incluso a la existencia de los mismos.

No obstante, de tanto en tanto, los CIE saltan a la actualidad, normalmente por alguna de estas denuncias, pero también por otros casos más graves. Esto es lo que sucedió hace justo un año, el 15 de julio de 2019, cuando el joven marroquí Marouane Abouobaida se suicidó en el CIE de Zapadores de Valencia. Una muerte que, como denuncian desde la Campaña CIE NO supone “la última víctima de una larga lista de al menos 11 personas que perdieron la vida bajo la custodia del Estado en un Centro de Internamiento de Extranjeros”. Por ello, esta plataforma, integrada por asociaciones, ONG y sindicatos, reclama, en el primer aniversario del fallecimiento deMarouane, “el debido proceso de investigación, justicia y reparación negado en la totalidad de las causas anteriores; y el cierre inmediato y permanente de estos espacios, que permanecen vacíos desde el pasado 6 de mayo”.

En esta línea, desde la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, hemos recabado la opinión de algunas de las asociaciones que conforman esta plataforma como CEAR-PV, Médicos del Mundo, Intersindical Valenciana o la Associació de Veīns i Veīnes de Natzaret, e incluso la de partidos políticos como Compromís o EUPV para analizar la situación de estos CIE, ahora que permanecen cerrados y que no paran de aumentar las voces que reclaman que no se vuelvan a abrir.

Cada último martes de mes se lleva a cabo una concentración frente al CIE de Valenciapara reclamar su cierre. Fotos: Campaña CiE No

Un año del suicidio de Marourane en el CIE de Valencia

La Campaña por el cierre de los centros de internamiento para extranjeros (CIE No) publicó el pasado 15 de julio, coincidiendo con el primer aniversario de la muerte de Marouane, el informe “Cie de Zapadores, Sin derecho a tener derechos”. Un extenso documento, de 83 páginas, en el que se relata la situación de este centro, sus instalaciones y “atención infrahumanas”, así como las “principales violaciones a los derechos humanos” y también las campañas de denuncia, protesta y resistencia frente a la existencia de estos CIE.

En la nota de prensa adjunta, esta campaña denunciaba que “los CIE no solo han sido un lugar de muerte. Han supuesto, en sus 35 años de existencia, la vulneración de derechos fundamentales para miles de personas encerradas por la mera causa administrativa de estar en situación irregular, condenadas a un internamiento en condiciones injustas e indignas, y muchas veces ilegal, como en el caso de menores de edad, solicitantes de protección internacional o personas con enfermedades graves.

Homenaje a las puertas del CIE de Valencia tras el suicidio allí de Marouane el 15 de julio de 2020

También, agregan, “han significado un sufrimiento desproporcionado ante la amenaza –demasiadas veces cumplida– de romper proyectos de vida, toda vez que el encierro implica una ruptura de los procesos vitales y socioeconómicos de cada persona. Un extremo agravado en los casos en que se ha ejecutado su expulsión”.

«La pandemia nos ha brindado la oportunidad de comprobar que sin los CIE no se derrumba el modelo migratorio».

Ellos recalcan que, ahora que los CIE están cerrados, “la pandemia nos ha brindado la oportunidad de comprobar que sin los CIE no se derrumba el modelo migratorio. Cuantitativamente no son tan importantes y, por contra, son un símbolo que pone de manifiesto la dureza desproporcionada de nuestra legislación de extranjería”.

Y ponen en valor que, precisamente estas personas, “condenadas a vivir de forma irregular durante al menos tres años por las propias disposiciones de la Ley han sido fundamentales en el desarrollo de actividades esenciales para el funcionamiento de nuestra sociedad. La recogida de la fruta y las labores en el campo, el sector de los cuidados y del trabajo de hogar son solo una muestra de su aporte vital. Pero más importante aún, son nuestras vecinas y vecinos, con quienes compartimos nuestras vidas y espacios”.

Por todo ello aseveran que “nos sumamos a la campaña #RegularizacionYa que supondría comenzar a desmantelar esta situación profundamente injusta e insostenible”. Y exigen el cierre de estos CIE y otras medidas presentes en esta nota de prensa y en su informe “Cie de Zapadores, Sin derecho a tener derechos”.

El informe de Psicólogos Sin Fronteras sobre la muerte de Marouane

El informe “Sin Derecho a tener derechos” va acompañado de otro, de 17 páginas, elaborado por el área de migraciones de la ONG Psicólogos y Psicólogas Sin Fronteras bajo el título: “Reconstrucción del drama de Marouane Aboubaida vivido durante la reclusión en el CIE de Zapadores (Valencia) a partir de estudios e investigaciones psicológicas”. Un informe que se desarrolla en torno a diez momentos clave en los últimos momentos de la vida del joven Marouane:

1) el momento en que es interceptado en el mar.

2) cuando es trasladado al CIE de Valencia.

3) cuando, ya en el CIE, se le requisan la mayor parte de sus pertenencias y es renombrado como “317”.

4) cuando se ve obligado a permanecer allí contra su voluntad con las consecuencias psicológicas que eso supone y tiene que sufrir las deficientes “condiciones de habitabilidad dentro del CIE que, posiblemente, Marouane tuvo que sostener. La sobreocupación y demás condiciones del alojamiento (luz, agua, higiene, etc) han sido largo estudiadas en el campo dela psicología del trabajo y ergonomía”

5) cuando “es agredido por algunos internos en las duchas (lugar en el que no hay cámaras) y quizás estando él desvestido”.

6) el momento en que Marouane recibe atención sanitaria presumiblemente sin acceso a traductor/intérprete. “Ante tales hechos, podrían aparecer pensamientos de indefensión, incomprensión e incluso de fracaso; así como emociones de rabia, frustración, vergüenza y tristeza al intentar expresarse y ver que no se le comprende adecuadamente”.

7) “El momento en que Marouane vuelve de la atención hospitalaria y sigue conviviendo junto a sus agresores”.

8) El octavo acontecimiento destacable “es el momento en que Marouane es aislado del resto de personas, incluyendo sus agresores y quienes lo estaban sosteniendo y apoyando emocionalmente, nuevamente suponemos que los pensamientos y emociones de serían de frustración, desolación, fracaso, y temor, tristeza e ira respectivamente”.

9) “El momento en que Marouane vuelve a recibir atención sanitaria sin acceso a traductor/intérprete y por una persona distinta a la anterior”.

10) “El décimo acontecimiento destacable es el momento en que Marouane se quita la vida ahorcándose con su camiseta. En este punto, estamos hablando de la consumación de la ideación suicida porque seguramente ya habría perdido toda esperanza!”.

Sí, porque aunque siempre se dice que “la esperanza es lo último que se pierde”, no es así, porque cuando esta también falla la que se va, en muchas ocasiones, es la propia vida, como sucedió con Marouane al verse preso, agredido, solo e incomprendido en el CIE de Zapadores de Valencia.


Los partidos políticos y los representantes públicos no son ajenos a la problemática que generan los CIE y ya se han pronunciado en su contra desde diferentes partidos y ámbitos políticos. Una de las últimas manifestaciones políticas para reclamar su cierre definitivo se produjo el pasado 22 de junio cuando el alcalde de Valencia, Joan Ribó y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, enviaron una carta conjunta al Ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, en la que le solicitaban “cerrar los CIE” y “abrir paso a unas políticas de control migratorio más humanas y eficaces”. El propio Ribó compartía en su cuenta de Twitter la mencionada carta y agregaba que los CIE “ni sirven para controlar los flujos migratorios ni respetan los derechos humanos de los internos”. Por lo que agregaba que él y Ada Colau ofrecían su ayuda al gobierno de España para “poner fin a estas prácticas”.

El alcalde de Valencia Joan Ribó cerró simbólicamente el CIE en 2016.

En la misiva, Ribó y Colau, alcaldes de dos de las ocho ciudades de España que todavía cuentan con algún CIE, recordaban las denuncias que estos centros acumulan en los últimos años y citaban el informe del Defensor del Pueblo de 2019 en el que este “señalaba deficiencias en los CIE del Estado y denunciaba el internamiento de menores de edad, vulnerando los principios de interés superior del menor”. Ambos dirigentes políticos rememoraban también que ya en 2015 ambos ayuntamientos aprobaron sendas Declaraciones Institucionales “recogiendo posicionamientos muy mayoritarios por el cierre de los CIE”. Y aseveran que trabajan por construir “ciudades abiertas, mestizas y globales” en las que “no puede tener cabida el internamiento forzoso de personas extranjeras que no están allí por haber cometido un delito, sino por incurrir en una infracción administrativa, muchas veces precipitada por la pérdida de trabajo”.

Finalmente, incidían en que “ninguna persona es ilegal. Ser migrante no es un delito. En cambio, privar de libertad sin haber cometido ningún delito sí puede constituir una grave vulneración de los derechos humanos”.

CEAR PV asevera que causan un daño perfectamente evitable

Una de las organizaciones más activas en reclamar el cierre de los CIE a lo largo de los últimos años es la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR-PV). El responsable del área jurídica e incidencia de esta organización en Valencia, Jaume Durà, nos explica por qué creen que los CIE no deberían existir: “DeberÍan cerrarse porque son estructuras que privan la libertad deambulatoria entre otros a personas que no han cometido ningún delito, de manera que causan un mayor daño a estas personas que simplemente carecen de documentación regular en España, daño que es perfectamente evitable”. A lo que agrega que “son numerosos los casos de vulneraciones de derechos denunciadas en estos centros que se recogen en diferentes informes como el de la plataforma CIE No, SJM etc”.

«Cualquier persona que se preocupe por los derechos humanos tendría que estar preocupado por lo que sucede en los Centros de internamiento de extranjeros y debería de posicionarse en su contra».

Desde CEAR, como desde tantas otras organizaciones, defienden que tanto este como “cualquier otro momento seria importantes para su no reapertura y cierre definitivo”. Es más, para ellos “cualquier persona que se preocupe por los derechos humanos tendría que estar preocupado por lo que sucede en los Centros de internamiento de extranjeros y debería de posicionarse en su contra”. Finalmente, sobre el suicidio el año pasado de Mourane en el CIE de Valencia indica que “una atención médica preventiva siempre sirve para evitar o intentar evitar un daño mayor” y deriva al reciente informe, citado anteriormente, de la organización Psicólogos y Psicólogas sin Fronteras.

Metges del Món constata la vulneración del derecho a la salud, entre otros

Otra organización que pertenece a la Campaña CIE No es Metges del Món o Médicos del Mundo. Su presidenta en la Comunidad Valenciana y vocal de Cooperación Internacional, Ana María Pérez, reconoce que los CIE u otros centros similares “funcionan en todo el mundo, y su principal uso es el control migratorio. Son una medida que contempla la legislación para mantener a personas internadas antes de deportarlas (merced a una orden de expulsión)”. Pero lleva a cabo varias matizaciones: “Son una prisión en la que no se respetan derechos humanos básicos, incluso las prisiones tienen mucha mas legislación que las regula”.

También destaca que “está controlada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Las personas que están internas no han cometido delitos y por tanto deben tener otras medidas de control (en caso de que estén pendientes de orden de expulsión, que esta es tora cuestión). Existen otras formas de control judicial que no son el internamiento”.

Además, recalca que “muchas personas no son “deportables” por lo que las encierran en uno o varios CIE 60 hasta días (el máximo que permite la legislación vigente) y luego tienen que liberarlas, lo que se convierte en una forma gratuita de tortura”. Ella remarca que algunos CIE deportan al 29 % únicamente (existen múltiples informes que avalan esta situación). Por tanto, además de crueles, son ineficaces”, lamenta.

Una de las concentraciones frente a la puerta azul del CIE de Zapadores. Foto: Campaña CIE No.

Preguntada por si se respetan allí los derechos básicos, argumenta: “Claramente no, al menos no siempre. Hablamos des los derechos básicos, habitabilidad, salubridad, atención judicial, asesorameinto letrado, interpretación y traducción, social y sanitario. (De los temas de ocio y culturales, etc.. ni hablamos), resalta. Y agrega que “en cuanto al derecho a la atención sanitaria, existen casos de vulneraciones del derecho a la salud, constatados por entidades como MdM”.

«Es un buen momento para el cierre total de los CIE. Las acciones de las entidades que abogamos por el cierre de los CIE así lo exigimos».

Ella también defiende que ahora es un buen momento para que estos centro de internamiento de extranjeros no vuelvan a abrir: “Por supuesto que sí que es una buena oportunidad para ello. Las acciones de las entidades que abogamos por el cierre de los CIE así lo exigimos”. Ella explica que “los CIE son una pieza más del engranaje del estado para las deportaciones. Existen más elementos que garantizan al estado la expulsión, como los vuelos de deportación, expulsiones expres, expulsiones en caliente, etc…”.

Además, agrega, “las políticas del Ministerio del interior (que ahora parece que quiera regular a todos los migrantes) es una falacia, ya que está en consonancia con las políticas de FRONTEX (agencia europea de control de frontera) que abogan claramente por las deportaciones y la externalización de fronteras para mantener alejados a los migrantes irregulares”.

Intersindical valenciana reclama el cierre inmediato de los CIE

Desde el movimiento sindical también se aboga, claramente, por el cierre definitivo de los CIE. De este modo, el portavoz de Intersindical Valenciana, Vicent Mauri, se muestra muy claro a este respecto: “Los CIE son centros donde se priva de libertad y de los derechos más elementales a miles de personas por el solo hecho de estar en “situación irregular”. Estas personas sufren unas condiciones indignas, injustas y, en muchas ocasiones, ilegal, que produce daños irreparables, como el suicidio de Marouane Abouobaidaen en el CIE de Valencia. Por estos motivos hay que cerrarlos inmediatamente”.

«Estas personas sufren unas condiciones indignas, injustas y, en muchas ocasiones, ilegal, que produce daños irreparables, como el suicidio de Marouane».

Sobre la vulneración de derechos en los CIE, afirma: “Desde nuestro punto de vista, avalado por numerosos informes que ha elaborado la campaña CIES NO, así como otras organizaciones, se vulneran los derechos fundamentales de las personas que están encerradas”.

Y pide, como otras organizaciones, que no se reabran: “El cierre de estos centros es una reivindicación histórica del movimiento CIES No que tenía que haberse hecho hacen mucho tiempo, ahora se puede aprovechar la situación que estamos padeciendo para hacerlo de forma definitiva. No se puede entender que gobernando una coalición formada por el PSOE y Unidas Podemos no se haya procedido al cierre definitivo”, remarca.

Associació de Veīns i Veīnes de Natzaret: “Son una vergüenza y deben cerrarse”

Los vecinos y vecinas de la ciudad de València también toman partido a la hora de solicitar el cierre de los CIE. Así lo hacen, por ejemplo, desde la Associació de Veīns i Veīnes de Natzaret. Sus portavoces, Catalina y Damià Socias piden su clausura porque “son una vergüenza, encerrando a personas que no han cometido delito alguno más que querer encontrar una vida mejor huyendo de sus países por escapar de la pobreza, miseria, guerras y persecución. Además de ser unos centros ilegales por ir en contra los derechos humanos, mucho peores que las mismas cárceles y que encima no arreglan nada más que hacer sufrir a gente inocente”.

Ellos aseveran que allí los derechos humanos “no se respetan”. Y denuncian que «la policía responde de manera agresiva, empleando una celda pequeña golpeando a los internos para callarlos. Duchas de agua fría, orinar en botellas por la noche, entradas nocturnas de la Policía Nacional rompiendo el descanso y aumentando el miedo que se vive día y noche”. Y van más allá “los internos además de sufrir por el deterioro de sus instalaciones (agua helada o ardiendo, goteras, malos olores y suciedad) también por servicios deficientes, como comida escasa, asistencia sanitaria deficiente, chinches abundantes ya desde hace 3 años sin que se haga algo para remediarlo, etc”.

Cartel para conmemorar el primer aniversario de la muerte de Marouane en el CIE de Valencia.

Finalmente, valoran que “parece mentira que, en un país como España, donde hay tantas personas que defienden los derechos humanos y han luchado y por supuesto luchan por el cierre de estos Centros donde se recluyen personas sin delito alguno en condiciones inhumanas y sometidas en muchos casos a abusos y malos tratos, parece mentira que los gobiernos consientan tal escandaloso quebrantamiento de los derechos humanos de estos centros”. Por tanto, reclaman que “el cierre de estos centros debido a la pandemia, es una buena oportunidad para aprovecharla y así acabar de una vez por el cierre definitivo de estos escandalosos, ilegales y miserables CIE”.

EU Valencia: “Los CIE privan de libertad sin haber cometido ningún delito”

Desde la política, como indicábamos en la introducción de este reportaje, también se han dado múltiples manifestaciones a favor del cierre de los CIE desde diferentes partidos políticos. Uno de ellos es Esquerra Unida. Así, el responsable de políticas sociales de EU en Valencia CiudadArturo Peiró, asevera que “los CIE deberían cerrarse porque es una cárcel privativa de libertad y movimientos a personas que no han cometido ningún delito por el hecho solamente de no tener papeles. Además, esas cárceles, como el Cie de Zapadores de Valencia, no reúnen las medidas higiénicas ni de salubridad mínima para tener ahí a nadie confinado allí. Tienen los baños en las mismas celdas de los presos, eso es un nido de contaminación y de infección salvaje. Menos mal que ahora los han cerrado por la pandemia, los han mandado a casa porque eso era un nido de contagios”, resalta.

Una de las concentraciones de los últimos martes de cada mes frente al CIE de Zapadores. Foto: Francesc Calatayud.

Desde EU denuncian que “no se respetan los derechos humanos porque de entrada te privan de libertad sin haber cometido ningún delito y solo por el hecho de no llevar papeles. Te tienen ahí encerrado y aislado, con ningún derecho básico, aislado y detenido, con la única finalidad de cuándo puedan, deportarte a tu país de origen, desde el que has salido porque no tienes manera de subsistir. Cuando vienen aquí a buscarse la vida, encima le niegan el derecho a poder sobrevivir aquí”.

«Cuando no ha querido ir nadie, han tenido que echar mano de los sin papeles para que hicieran el trabajo, mientras nosotros estábamos en casa confinados”.

Por todo ello remarca que “una vez que se ha cerrado el CIE por el Covid-19, podemos aprovechar para que no se vuelva a abrir, haremos presión para eso y para que regularicen a estas personas migrantes que son las que han estado trabajando, les prometieron los papeles, esperemos que sea así. Son los que han estado trabajando en el campo recogiendo las frutas y verduras que después todos nos comemos. Cuando no ha querido ir nadie, han tenido que echar mano de los sin papeles para que hicieran el trabajo, mientras nosotros estábamos en casa confinados”.

En esta misma línea, el responsable de organización de EU en Valencia Ciudad, Francesc Calatayud, recalca que “las personas internas no tienen libertad de movimiento. Por lo tanto, si se priva de un derecho. Además, los testimonios recogidos por las ONG’s así lo corroboran y las denuncias al Defensor del Pueblo y organismos similares en comunidades autónomas son constantes. En cualquier caso, que te priven de tu libertad por no tener papeles ya es suficiente vulneración de los derechos humanos”. Él recuerda que “no tenemos que olvidar que migrar es un derecho, que tod@s somos o hemos sido migrantes y que ningún ser humano es ilegal”.

MICRO I Samuel Sebastián. Director del Festival de Cine y Derechos Humanos, Humans Fest, de Valencia

2020-07-23T11:41:42+02:00julio 10th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías y vídeos: Alberto Pla

Samuel Sebastián es una de las personas que mejor conocen el audiovisual valenciano y, especialmente aquel relacionado con su lado más social y con los derechos humanos. No en vano es director, desde julio de 2019, del Festival de Cine y Derechos Humanos, Humans Fest, de Valencia, del que ya anteriormente era programador. Un festival que está organizado por la Fundación por la Justicia. Sebastián, además, cuenta con una amplia experiencia como cineasta, guionista, dramaturgo y gestor de actividades cinematográficas y es Licenciado en Historia del Arte con premio extraordinario de carrera.

En esta entrevista para nuestra sección “MICRO” nos habla de la necesidad de un festival como este y de iniciativas como la serie “resistencias” mediante la cual emiten, cada viernes de forma online, una película documental.

Unos estrenos que este viernes, día 10 de julio, a las 12 horas, contarán con la exhibición, por primera vez de forma online, de la película documental Asha. Historias de Lepra y Esperanza, producida por nuestra Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social para la Fundación Fontilles y que se estrenó el pasado mes de enero en Ruzafa Studio.

Link para visualizar de forma online la películda documental Asha. Historias de Lepra y Esperanza, este viernes, 10 de julio

Trailer de Asha:

“Con el Humans Fest logramos poner al mismo nivel el cine y los derechos humanos”

Vivimos en una sociedad en la que las desigualdades, las injusticias son cada vez mayores. Entonces, el hecho de que exista un festival como el Humans Fest que, a través del cine utiliza el cine como esa herramienta para la reflexión me parece muy importante. Igual que es importante conseguir poner casi al mismo nivel el cine y los Derechos Humanos”, destaca Samuel Sebastián.

Samuel Sebastián durante la entrevista. Fotografía: Alberto Pla

Para lograr una mayor sensibilización resulta fundamental “aumentar la audiencia” y también que “lo que generamos en el festival que esa reflexión, debates, cultura inclusiva, cultura en el sentido más amplio de la palabra se ampliara. Para ello planteamos actividades y programas dentro del festival que pudieran ser desarrollados durante todo el año, entonces a través de entidades valencianas pero que están trabajando pues en África, Asia, Latinoamérica… comenzamos a desarrollar programas como el de mujeres del mundo o el programa de animación qué hacemos con el Máster de animación de la UPV”.

«Hemos logrado triplicar la audiencia respecto a ediciones anteriores porque sobre todo nuestro interés era llegar a ese tipo de público que podría estar interesado en un cine social, en un cine más reflexivo»

Unas iniciativas que, según destaca Sebastián, les han permitido “triplicar la audiencia respecto a ediciones anteriores porque sobre todo nuestro interés era llegar a ese tipo de público que podría estar interesado en un cine social, en un cine más reflexivo, que también fuera de autor porque una parte de nuestras programación es un cine de autor social”.

Las proyecciones online de la serie «Resistencias»

Con la pandemia originada por el Covid-19 hemos potenciado nuestras actividades online que era una cuestión pendiente. Aún existen muchos festivales que siguen siendo reticentes a la inclusión de proyecciones online en su programación, pero nosotros hemos apostado fuerte por ello creando nuestra serie “resistencias”. De este modo, todas las semanas realizamos proyecciones online con presentaciones individualizadas que muchas veces o son temas de actualidad o qué tienen que ver con la actualidad aunque sean documentales antiguo. Eso nos ha permitido que el festival se ha conocido ya a otro nivel y estamos obteniendo muy buenos resultados”, reflexiona. Y añade que es importante “poner al alcance de cualquier tipo de audiencia, de colectivos desfavorecidos, de personas en situación de exclusión social una cultura que les permita conocer la realidad, reflexionar en torno a ella”, lo cual es lo que pretenden también con esta serie de proyecciones online.

«Aún existen muchos festivales que siguen siendo reticentes a la inclusión de proyecciones online en su programación, pero nosotros hemos apostado fuerte por ello creando nuestra serie “resistencias”

La histórica visita de Pepe Mújica al Humans Fest y a Valencia

Uno de los grandes momentos del Humans Fest de este año fue la visita del expresidente de Uruguay, Pepe Múgica, y su participación en una ya célebre conferencia en el Centre del Carmen, Cultura Contemporánea, que superó todas las expectativas y dejó a alrededor de seis mil personas a las puertas del museo. Sebastián pide perdón por no haber podido atender a todas esas personas que querían presenciar el evento: “No pudimos atender a toda esa demanda, tampoco creo que Valencia estaba preparada para recibir eventos de ese calibre y prepararlos en tan poco tiempo porque al final la confirmación de la llegada de Pepe Mujica llegó menos de diez días anteriores, había que encontrar un lugar y ese fue el que encontramos”.

«La visita de Pepe Múgica fue un evento histórico. él mismo repitió varias veces que probablemente esa era la última visita que le iba a hacer a España. De hecho cumple ya 85 años y estos viajes son bastante agotadores»

A pesar de todo, Sebastián pone en valor esta visita que fue “un evento histórico. Él mismo repitió varias veces que probablemente esa era la última visita que le iba a hacer a España, de hecho cumple ya 85 años y estos viajes son bastante agotadores”. Él avanza que “lo recopilamos todo en un documental que estamos preparando no sobre su visita a Valencia y más que su visita a Valencia sobre las reflexiones que él realizó como una persona sabía que es, con conocimiento muy profundo de la vida y queríamos también que él hablará sobre cómo veía el futuro, y esperamos después del verano poder estrenarlo”.

Dirigir el Humans Fest. Un reto y una pasión a partes iguales

Samuel Sebastián confiesa que para el dirigir el Humans Fest es “un reto y una pasión a partes iguales. El reto es dedicarme a algo que siempre he querido hacer es decir combinar la gestión del cine y el cine, con los derechos humanos con la parte social qué es algo que siempre ha marcado mi trayectoria”. Por tanto, ahora se centra en aspectos como lograr llegar a más gente, conseguir mejores películas, hacer que el festival sea más atractivo sin perder esa parte reflexiva y crítica. “Creo que aún tiene una potencialidad, que puede ser más mayor y pasen todas las dificultades que pasen, cuestiones de financiación, la pandemia, etcétera siempre tenemos que seguir aspirando a más, nunca debe haber ninguna excusa para decir que no hemos hecho todo lo posible para ofrecer el mejor festival a la ciudad de Valencia”.

«Siempre tenemos que seguir aspirando a más, nunca debe haber ninguna excusa para decir que no hemos hecho todo lo posible para ofrecer el mejor festival a la ciudad de Valencia”

El apoyo clave de la Fundación por la Justicia

El Humans Fest es un Festival creado y gestionado por la Fundación por la Justicia, una cuestión que Sebastián valora especialmente: “El hecho de que un festival se gestione desde un punto de vista privado, en primer lugar, tiene una parte ventaja y es de independencia”. Además, “el Humans Fest es el proyecto de sensibilización más importante de la Fundación por la Justicia. Nos une un ideario común, estamos comprometidos en lo mismo, con derechos humanos, la sociedad, los problemas, las injusticias locales y en el mundo etcétera”.

«Contar con Fundación por la justicia es un apoyo que lo considero fundamental y que al mismo tiempo nos ofrece esa libertad de actuación que tal vez si tuviéramos una institución pública detrás sería diferente»

Por tanto, “contar con Fundación por la justicia es un apoyo que lo considero fundamental y que al mismo tiempo nos ofrece esa libertad de actuación que tal vez si tuviéramos una institución pública detrás sería diferente porque estaríamos un poco a expensas de criterios políticos que son evidentemente los que rigen las políticas públicas y qué tal vez restarían esa capacidad crítica que tenemos en el festival y esa independencia que es lo que más valoramos todas las personas que estamos en el equipo”.

La nueva concepción de los derechos humanos tras la pandemia

Preguntado por qué son para él los derechos humanos, Sebastián reflexiona: “Los derechos humanos son algo que nosotros damos por hecho en nuestra vida cotidiana que existen, pero cuando suceden situaciones de crisis nos damos cuenta de cómo son de frágiles y es lo que ha sucedido en la pandemia. Evidentemente, de repente nos hemos visto controlados, hemos visto nuestras movilidad restringida, etcétera y eso nos tiene que concienciar de que somos los privilegiados y las privilegiadas del mundo porque realmente estas restricciones que hemos vivido durante un tiempo determinado son las que existen durante toda la vida en la mayor parte del mundo”.

«Somos unos privilegiados porque estas restricciones que hemos vivido durante un tiempo determinado son las que existen durante toda la vida en la mayor parte del mundo”

Él también espera que esta pandemia sirva para ver el cine desde otra perspectiva: “La pandemia tiene que ser una forma de entender el cine de otra manera porque gracias a ella o por culpa de ella hemos vivido una situación que nunca hubiéramos podido imaginar que viviríamos desde nuestro punto de vista cómodo europeo occidental. Entonces el haber vivido una situación de restricción de libertades, de restricción de derechos por una causa solidaria en el fondo, que era por el bien común, también nos tiene que hacer ver cómo de importante es hacer ese esfuerzo, Muchas veces el cine nos habla de este tipo de temas. Este tipo de reflexión es uno de los puntos que queremos transmitir en el festival. particularmente ahora en las proyecciones online de la serie “resistencias”.

Samuel Sebastián durante la entrevista. Fotografía: Alberto Pla

La cooperación al desarrollo, más importante que nunca

Finalmente, Sebastián habla de la importancia de reforzar la cooperación internacional al desarrollo y la comunicación de la misma: “Una de las consecuencias relacionadas con la cooperación y la pandemia fue que en cuanto se declaró la pandemia mundial muchas ONGs tuvieron que repatriar o retornar a todas las personas cooperantes que habían en África, Latinoamérica, Asia, con lo cual esos países se quedan sin una ayuda que necesitan y precisamente en un momento en el que la necesitaba más que nunca”.

Pienso que puede pasar dos cosas, una es que volvamos o que se tomen las mismas recetas que se tomaron en la crisis 2008-2009 que fueron recortes sociales etcétera y que hemos visto que una de las consecuencias principales ha sido aumento de la desigualdad, poca fortaleza a la hora de asumir una nueva crisis… o que realmente se tome la idea de hay que fortalecer esa solidaridad, esa cooperación, esa ayuda no solo en el extranjero sino dentro de nuestra propia sociedad y que se tomen las medidas adecuadas”.

Hay que fortalecer esa solidaridad, esa cooperación, esa ayuda no solo en el extranjero sino dentro de nuestra propia sociedad. Si no mostramos esas realidades, nunca nadie las podrá conocer»

Él matiza que “no solo hablamos de ayuda práctica, sino este tipo de sensibilización qué es la que ayuda a que la gente sea consciente de que no vivimos de una manera tan cómoda, de que nuestros propios vecinos vecinas pueden estar en una situación muy precaria y no lo sabemos. Si no mostramos esas realidades, si a través de agencias como la vuestra, de festivales como el Humans Fest o de productoras audiovisuales dedicadas a temas sociales no se muestra esa realidad, nunca nadie la podrá conocer”, sentencia.

Asociación Sumant, el orgullo de las familias LGTB+

2020-07-06T08:16:51+02:00julio 6th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotos: Sumant y Sumando

Cuando se habla del “orgullo LGTB+” se suele pensar en las personas lesbianas, gais, trans, bi,.. pero existe otro “orgullo” igual de válido, de fuerte y de reconocible como es el de sus familiares. Precisamente, para ponerlo de manifiesto surgió en Valencia, hace ahora un año, Sumant (Asociación de Madres y Padres de LGTB+ y de una infancia diversa en expresión y/o identidad de género), la cual ya se ha expandido a Madrid bajo la denominación Sumando.
Tal y como se definen desde la propia organización, buscan ser “un grupo de referencia en la atención y acompañamiento a madres y padres de personas LGTB+ y de criaturas diversas en cuanto a su orientación afectiva, expresión e identidad de género”. Por lo que ofrecen “una voz que desmonte, en todos los ámbitos sociales, prejuicios y estereotipos para llegar a la erradicación de la LGTB+fobia”.

Del rechazo a la aceptación y al orgullo

España es, hoy por hoy, uno de los países con una legislación más avanzada en cuestiones que afectan a las personas LGTB+, no obstante, como lamenta la secretaria en Madrid de Sumando, Carmen Tomeo: “En España las leyes están muy avanzadas, pero tan solo las leyes, porque la conciencia colectiva va por otro lado”. Ella misma reconoce que ha vivido en sus carnes un proceso que fue del rechazo o la negación hacia el hecho de tener una hija lesbiana, a la aceptación y al amor más absoluto hacia ella. No obstante, lamenta que en su entorno familiar más extenso este proceso todavía está lejos de ser asumido con naturalidad. Algo que, denuncia, es más habitual en nuestro país y en nuestros días de lo que se pueda pensar.
“Para nosotros fue un proceso difícil, somos una familia de convicciones religiosas y éramos muy homófobos. Todas las personas lo somos de algún modo porque la LGTB+ fobia es una especie de piscina en la que estamos sumergidas. Es una cosa que hemos mamado, solo aquellas personas que se quieren abrir un poco o despiertan se dan cuenta de que es una gran discriminación”, reflexiona Tomeo
“Al principio tratas de echarle la culpa a todo el mundo, incluso a mi misma, pero luego te das cuenta de que no, de que ella es como es.
Una de las creencias generalizada en nuestra sociedad es que la homosexualidad es sinónimo de promiscuidad, ambientes depravados, drogas, familias desestructuradas etc. esas son las creencias que tenemos inculcadas o, mejor dicho, mal inculcadas”, resalta. Son personas como cualquier otra: hacen deporte, estudian o trabajan, van de compras, hacen tareas en casa, etc. …

Ella no oculta que pasaron por muchos psicólogos para tratar de asumir esta noticia y su nueva realidad familiar. Pero incluso ahí no encontraron más que incomprensión: “Ninguno nos entendió, nos llegaron a decir que estaba muy mimada, incluso nos pusieron como malos padres, nos dijeron que le habíamos permitido de más y cosas por el estilo…”
Ella, pasado todo este proceso, ahora tiene un discurso muy diferente: “No nos ha podido pasar mejor cosa que tener una hija lesbiana para darnos cuenta de la gran discriminación que pueden llegar a sufrir las personas LGTB+. Yo tal vez no contaba chistes homófobos, por ejemplo, pero sí me reía con ellos. Cuando alguien se metía con alguna pareja de personas LGTB+ que paseaban, por ejemplo, de la mano por el parque, no le daba más importancia, ahora salto, reacciono y lo primero que hago cuando veo algún caso de discriminación es denunciarlo al observatorio de igualdad”.

Sumant suele participar en las diferentes manifestaciones del Orgullo LGTB+

Salir del armario en familia

Al igual que el concepto de “orgullo”, el de “salir del armario” también se suele asociar solo a las personas LGTB+, no obstante, aquí también se da un proceso de salir del armario de su propia familia. Como reconoce Carmen Tomeo, “todavía es muy común que cuando una persona da a conocer su condición por orientación afectivo-sexual, digamos, distinta a la normativa, la familia lo primero que haga es meterse en el armario, no habla de esos temas, ni lo dice a otros familiares o amigos más extensos. Incluso, si tiene posibilidad, manda a sus hijos a estudiar fuera y así evita que se muestren en público a diario tal y como son. Yo misma, cuando supe que mi hija era lesbiana lo que hacía era no aparecer en público, me cruzaba de acera cuando veía algún amigo o conocido, hay un cambio de actitud”.
Es más, una vez que sí lo aceptan y lo comunican al exterior también es muy habitual que la relación de otros familiares y amigos no solo hacia la persona sino hacia la familia cambie. “Sentir el alejamiento de la propia familia es lo que más daño hace, no contar con la familia es un vacío grandísimo, pierdes todas tus referencias”, lamenta Tomeo quien, a pesar de todo, no pierde la esperanza: “Sabemos que estas personas que nos han querido y nos quieren algún día abrirán los ojos”.
Y lanza otra reflexión: “Hemos tenido que cortar con mucha gente, con personas muy queridas, pero una hija es más que todas estas personas juntas. Cuando sales del armario muchas personas desaparecen de tu vida, pero hay otras que llegan”.

Un espacio seguro de protección, amor, respeto y acompañamiento
Las personas que integran esta asociación tienen claro que la familia debe ser siempre y bajo todas las circunstancias “un espacio seguro de protección, amor, respeto y acompañamiento”. Por ello centran sus esfuerzos tanto en visibilizar otros modelos familiares existentes, como en “promover el conocimiento sobre la diversidad afectiva, de expresión e identidad de género, como realidades de la vida humana”. Y animan a madres, padres y todo tipo de familiares a “acompañar, desde la escucha activa, el respeto profundo y el buen trato a sus hijas e hijos LGTB+ y a sus criaturas diversas” y también, en la misma línea, a “posibilitarles información, recursos y espacios seguros para su desarrollo integral como personas”.

Cartel de la Gala del Orgullo 2020 en Leganés en la que participó Sumando.

La homofobia liberal persistente

Tomeo denuncia la existencia en España y en Europa de otro concepto del que no se suele hablar como es “la homofobia liberal”. Este consiste en decir o pensar algo así como “me da igual que sea gay o lesbiana, pero que no se le note. Que hagan lo que tengan que hacer, pero en su casa”. Y esto, claramente, es otra gran discriminación porque no se acepta que se muestre el amor en público de una forma natural. “Si mi hija va cogida de la mano de su chica o le da un beso en la puerta, se organiza un escándalo. Eso sigue pasando, la homofobia liberal, que no se note. Tu vístete bien, disimula, que no te confundan…. es un mensaje muy feo y negativo que se le da a un hijo actuando así”, denuncia.
Y habla de otra realidad, la exclusión laboral por tu condición afectivo-sexual: “En el trabajo es brutal. Los despidos cuando se enteran de tu condición afectivo-sexual todavía están a la orden del día, pero claro, nunca son por eso, siempre hay otro motivo. Es la mente sucia de la gente que se creen superiores”.

Un momento de la manifestación del Orgullo LGTBI de Valencia de 2019.

La exclusión social de las personas trans

Dentro del colectivo LGTB+, una de las figuras más afectadas por todo tipo de discriminación que va desde su vida personal a, sobre todo, su desarrollo profesional, son las mujeres trans. Tomeo critica que “no se les ha permitido salir de la prostitución y el espectáculo en 60 años y actualmente la tasa de paro en este grupo social es del 90%”.
Tomeo destaca el lema de la manifestación del Orgullo de este año en Madrid, que era “Sororidad y feminismo para TRANSformar” y manifiesta que, en cierta medida, la manifestación del orgullo, además de ser una reivindicación, “es un espejo, lo que la sociedad no quiere ver se le pone ahí para que lo vea, es donde nos habéis arrinconado, al espectáculo y la prostitución”. Una manifestación que estaba prevista para el sábado, día 4 de julio, pero que por la situación derivada por la pandemia del Covid-19 se tuvo que transformar en una manifestación virtual.

Una de las iniciativas de este año, debido al Covid-19, fue mostar el Orgullo desde los balcones.

El orgullo de una madre de dos jóvenes trans

Una persona que conoce muy bien esta discriminación es la tesorera de Sumant, Encarna. Ella es madre de dos mujeres trans. Sus dos “hijes” como ella las nombra, han cambiado su vida y la han hecho abrir los ojos a una realidad que todavía está demasiado escondida o estigmatizada.
“A pesar del avance de las leyes, falta caminar mucho aún en su aplicación. Además, la sociedad no está preparada. Para el que está fuera de este ámbito hay mucho desconocimiento, el binarismo hombre mujer impera, es lo que nos han enseñado y abrir la mente a otras posibilidades es difícil. Yo hace diez años salí del armario con mis hijas. Hasta entonces, tenía miedo, no conocía toda la diversidad existente y venidera. Me pongo en el lugar de esas otras madres y padres que no entienden, solo cuando hacemos la acogida les decimos que nuestros hijes han de ser lo más felices posible porque su felicidad es la nuestra. Ese mensaje es el que intento transmitir para que desde el amor abran su mente a todas las posibilidades existentes”.
Ella, como su compañera Carmen Tomeo, habla de la discriminación existente en todos los ámbitos, sobre todo en el laboral: “Existe mucha discriminación, sobre todo, mientras se está haciendo el trámite burocrático, pues no coincide la expresión de la persona con la identidad que pone en su documento. Cuando vas a una empresa, esto tira para atrás, piensan que van a dar problemas, se tiene la LGTB+fobia todavía muy incorporada”.
Ella asevera que, en su caso, la reacción “fue de acogida desde el primer minuto que tuvieron el valor de reconocerlo. Tuvieron nuestro apoyo y fuimos derribando barreras y abriendo camino. Es la base principal y el primer apoyo que necesitan las personas LGTB+ es en casa. ¿Si en tu hogar no sientes apoyo qué va a esperar de los demás?”.
Finalmente, anima a los familiares de personas LGTB+ a seguir sus mismos pasos y también a formar parte de asociaciones como Sumant: “Les animaría diciéndoles que es un pilar fundamental el apoyo de las familias, para tener ese apoyo necesitan información y compartir esa información con otras familias que ya han pasado por eso para poder sentirte uno más y ahogar sentimientos de culpa, de miedos, una vez te empoderas, eso es lo que te ayuda para poder llevar adelante la nueva realidad”.

VALENCIA
sumant.comunitatvalenciana@gmail.com
Facebook: SumantComunitatValenciana
MADRID
sumando.madrid@gmail.com

La UNESCO alerta de que menos del 10% de los países cuentan con leyes que garanticen la plena inclusión en la educación

2020-07-01T11:24:05+02:00julio 1st, 2020|

Fotografías: Alberto Pla

La Educación es un derecho humano fundamental que ocupa el centro mismo de la misión de la UNESCO y está indisolublemente ligado a la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948) y a muchos otros instrumentos internacionales en derechos humanos. El derecho a la educación es uno de los principios rectores que respalda la Agenda Mundial Educación 2030, así como el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS 4). No obstante este derecho, como tantos otros, suele quedarse en papel mojado en muchos lugares y para muchas personas en todo el mundo. De hecho, y según el último Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2020: Inclusión y educación – Todos, sin excepción de la UNESCO, menos del 10% de los países cuentan con leyes que ayudan a garantizar la plena inclusión en la educación.

El Informe presenta un análisis detallado de los factores clave de la exclusión de los alumnos en los sistemas educativos de todo el mundo, incluyendo los antecedentes, la identidad y la capacidad (es decir, el género, la edad, la ubicación, la pobreza, la discapacidad, la etnia, la indigeneidad, el idioma, la religión, la condición de migrante o desplazado, la orientación sexual o la expresión de la identidad de género, el encarcelamiento, las creencias y las actitudes). Identifica una exacerbación de la exclusión durante la pandemia del COVID-19 y estima que alrededor del 40% de los países de ingresos bajos y medios-bajos no han prestado apoyo a los alumnos desfavorecidos durante el cierre temporal de las escuelas.

Insta a centrarse en los que se han quedado atrás para fomentar sociedades más igualitarias

En el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2020 (Informe GEM, por sus siglas en inglés) se insta a los países a que se centren en los que se han quedado atrás cuando las escuelas vuelvan a abrir sus puertas, a fin de fomentar sociedades más resilientes e igualitarias.

“Para estar a la altura de los desafíos de nuestro tiempo, es imperativo avanzar hacia una educación más inclusiva”, dijo la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay. “Repensar el futuro de la educación es tanto más importante tras la pandemia del Covid-19, que exacerbó y puso de relieve las desigualdades. Si no se actúa, se obstaculizará el progreso de las sociedades”.

Unos jóvenes estudian en el internado de Barada, Mozambique. Fotografía: Alberto Pla

258 millones de niños y jóvenes excluidos de la educación

El Informe de este año es el cuarto Informe anual GEM de la UNESCO para el seguimiento del progreso realizado en 209 países hacia la consecución de los objetivos de educación adoptados por los Estados Miembros de las Naciones Unidas en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. En él se señala que 258 millones de niños y jóvenes quedaron totalmente excluidos de la educación, siendo la pobreza el principal obstáculo para su acceso.

En los países de ingresos bajos y medios, es tres veces más probable que los adolescentes del 20% más rico de todos los hogares terminen el primer ciclo de enseñanza secundaria que aquellos de los hogares más pobres. Entre los que sí terminan el primer ciclo de enseñanza secundaria, es dos veces más probable que los estudiantes de los hogares más ricos tengan conocimientos básicos de lectura y matemáticas que aquellos de los hogares más pobres. A pesar del objetivo proclamado de la finalización universal del ciclo superior de enseñanza secundaria para 2030, casi ninguna joven de un entorno rural pobre termina la enseñanza secundaria en al menos 20 países, la mayoría de ellos en África Subsahariana.

Asimismo, según el Informe, los estudiantes de 10 años de edad de los países de ingresos medios y altos que recibieron enseñanza en un idioma distinto al de su lengua materna por lo general obtuvieron una puntuación un 34% inferior a la de los hablantes nativos en las pruebas de lectura. En diez países de ingresos bajos y medios, se estableció que era un 19% menos probable que los niños con discapacidades lograran un dominio mínimo de lectura que aquellos que no tenían discapacidades. En los Estados Unidos, era casi tres veces más probable que los estudiantes LGBTI declararan que se habían quedado en casa sin ir a la escuela por sentirse inseguros.

Nuevo sitio web con información sobre leyes y políticas relacionadas con la inclusión en la educación

Además de la publicación, el equipo del Informe GEM de la UNESCO lanzó un nuevo sitio web, PEER, con información sobre leyes y políticas relacionadas con la inclusión en la educación en cada país del mundo. PEER muestra que muchos países siguen practicando la segregación en la educación, lo que refuerza los estereotipos, la discriminación y la alienación. Las leyes de una cuarta parte de todos los países exigen que los niños con discapacidades sean educados en entornos separados, cifra que se eleva a más del 40% en América Latina y el Caribe, así como en Asia.

Una niña estudia mientras atiende el puesto de comida en la slum de Beira, Mozambique, una de las más grandes de país. Fotografía: Alberto Pla

Exclusiones flagrantes en educación

Dos países de África siguen prohibiendo la escolarización de las niñas embarazadas, 117 permiten los matrimonios infantiles, mientras que 20 aún no han ratificado el Convenio 138 de la Organización Internacional del Trabajo que prohíbe el trabajo infantil. En varios países de Europa central y oriental, los niños romaníes son segregados en las escuelas normales.

En Asia, las personas desplazadas, como los rohingya, reciben enseñanza en sistemas educativos paralelos. En los países de la OCDE, más de dos tercios de los estudiantes de origen inmigrante asisten a escuelas en las que representan por lo menos el 50% de la población estudiantil, lo que reduce sus posibilidades de éxito académico.

«El Covid-19 nos ha dado una verdadera oportunidad de repensar nuestros sistemas educativos. Pero pasar a un mundo que valore y acoja la diversidad no ocurrirá de la noche a la mañana». Manos Antoninis, Director del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo.

“El Covid-19 nos ha dado una verdadera oportunidad de repensar nuestros sistemas educativos”, dijo Manos Antoninis, Director del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo. “Pero pasar a un mundo que valore y acoja la diversidad no ocurrirá de la noche a la mañana. Existe una tensión evidente entre enseñar a todos los niños bajo el mismo techo y crear un entorno en el que los estudiantes aprendan mejor. Pero, el COVID-19 nos ha mostrado que se pueden hacer las cosas de manera diferente, si nos concentramos en ello.”

Alumnos con necesidades especiales

Se encontró que las creencias discriminatorias de los padres formaban una barrera para la inclusión: Alrededor del 15% de los padres en Alemania y el 59% en Hong Kong, China, temían que los niños con discapacidades perturbasen el aprendizaje de los demás. Los padres de hijos vulnerables también deseaban enviarlos a escuelas que garantizaran su bienestar y respondieran a sus necesidades. En Queensland (Australia), el 37% de los estudiantes de las escuelas especiales se habían cambiado de establecimientos ordinarios.

El Informe muestra que los sistemas educativos a menudo no tienen en cuenta las necesidades especiales de los alumnos. Solo 41 países a nivel mundial reconocen oficialmente el lenguaje de señas y, mundialmente, las escuelas están más interesadas en obtener acceso a Internet que en atender a los alumnos con discapacidades. Alrededor de 335 millones de niñas asisten a escuelas que no les proporcionan los servicios de agua, saneamiento e higiene necesarios para seguir asistiendo a clase durante la menstruación.

Alienando a los estudiantes: Cuando los estudiantes están inadecuadamente representados en los currículos y libros de texto pueden sentirse alienados. Las niñas y las mujeres solo representan el 44% de las referencias en los libros de texto en inglés de las escuelas secundarias en Malasia e Indonesia, el 37% en Bangladesh y el 24% en la provincia de Punjab en Pakistán. Los currículos de 23 de 49 países europeos no abordan cuestiones de orientación sexual, identidad o expresión de género.

Necesidad de mejorar la inclusión educativa

Los maestros necesitan y desean recibir formaciones sobre la inclusión, que menos de 1 de cada 10 maestros de escuela primaria de diez países francófonos de África Subsahariana dijo haber recibido. Una cuarta parte de los maestros de 48 países comunicaron que deseaban recibir más capacitación sobre la enseñanza de estudiantes con necesidades especiales.

Hay una falta crónica de datos de calidad sobre los que se han quedado atrás. Casi la mitad de los países de ingresos bajos y medios no recopilan suficientes datos sobre la educación de los niños con discapacidades. Las encuestas de hogares son fundamentales para desglosar los datos sobre educación por características individuales. Sin embargo, el 41% de los países –donde vive el 13% de la población mundial– no realizan encuestas o no publican los datos de las mismas. Las cifras sobre el aprendizaje se toman en su mayoría de la escuela, sin tener en cuenta a los que no asisten a ella.

“La insuficiencia de datos significa que no vemos una gran parte del panorama”, dice Antoninis. “No es de extrañar que las desigualdades expuestas repentinamente durante la crisis del COVID-19 nos tomaran por sorpresa”.

Una profesora atiende en Rajeev Nagar, Gurgaon, India, una clase en el tejado de una escuela. Fotografía: Alberto Pla

Indicios de progreso hacia la inclusión

En el Informe y en su sitio web PEER se señala que muchos países están adoptando enfoques positivos e innovadores para la transición hacia la inclusión. Muchos están estableciendo centros de recursos para múltiples escuelas y permitiendo que los establecimientos ordinarios reciban a niños de escuelas especiales, como es el caso de Malawi, Cuba y Ucrania. Gambia, Nueva Zelandia y Samoa están usando maestros itinerantes para llegar a las poblaciones desatendidas.

También se observó que muchos países se esfuerzan por atender a las necesidades de los distintos alumnos: El estado de Odisha en India, por ejemplo, usa 21 idiomas tribales en sus aulas, Kenya ajusta su currículo al calendario nómada y, en Australia, los currículos del 19% de los estudiantes son ajustados por los maestros de modo que los resultados previstos correspondan a las necesidades de los estudiantes.

El Informe incluye material para una campaña digital,Todos, sin excepción que promueve un conjunto de recomendaciones clave para los próximos diez años.

Alba Aparicio, eterno ejemplo de humanidad y solidaridad

2020-06-27T13:25:42+02:00junio 27th, 2020|

Por: Gerard Sánchez / Fotos: Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras

La ONG Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras nació en Valencia hace más de 25 años y cuenta con gran experiencia en intervenciones de emergencia y también en cooperación internacional en países como Bolivia, Guatemala, Senegal o Colombia. Uno de sus proyectos con mayor proyección tanto en el tiempo como en su trascendencia es el de apoyo a mujeres víctimas de violencia de género en Bolivia. Un proyecto en el que la joven cooperante valenciana, Alba Aparicio, recién graduada en psicología, estaba colaborando desde octubre del año pasado hasta su repentino fallecimiento, causado al accidentarse la avioneta en la que viajaba desde la región amazónica de Beni hacia la capital. Desde allí iba a ser repatriada a España, al menos de forma temporal, debido a la pandemia ocasionada por el Covid-19. Este reportaje es nuestro humilde homenaje a su memoria y también al trabajo incansable de otros cooperantes en muchos otros lugares del mundo. Personas que eligen dejar atrás su vida, y su zona de confort, para mejorar las de otros de forma desinteresada.

Alba Aparicio fue seleccionada por su perfil y su motivación

Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras seleccionó a Alba Aparicio para viajar a Bolivia a formar parte de los Campos de Solidaridad, en el que sería su primer viaje de cooperación internacional. “Contaba ya con amplia experiencia en voluntariado con adolescentes y mostró una excelente motivación y aptitudes para llevar a cabo esta labor. Tenía un perfil muy potente y un gran interés y enfoque comunitario de base”, destaca la presidenta de Psicólogas y Psicólogos Sin Fronteras, Betty Roca. Es más, la intención de Aparicio era quedarse de forma indefinida en Bolivia, aunque la pandemia originada por el Covid-19 la llevó a tratar de regresar a España, con el trágico final que ya conocemos.

Como explica Betty Roca, aunque en principio la tarea de Alba iba destinada a participar en tres actividades del proyecto en Bolivia, su actitud y sus aptitudes la llevaron a desarrollar otra más, como era la creación de grupos de apoyos con adolescentes mujeres y la elaboración de un manual para la intervención con estos grupos. “Esta actividad no prevista, pero ella tuvo la habilidad y la capacidad para ponerla en marcha y consiguió un gran impacto con ella”, resalta Roca. Por tanto, agrega, “su pérdida tuvo un impacto muy grande tanto por su fallecimiento en sí como por el vínculo que había generado con un sector joven de esta población en la localidad de Trinidad”.

Por otra parte, Alba Aparicio trabajaba en el centro de protección contra la violencia de género, que funciona desde hace tres años y permite dotar a la población local de un lugar donde recibir atención psicológica, trabajo social y apoyo jurídico. También participaba en talleres de equidad de género dirigidos a adolescentes y en espacios de auto apoyo en cinco barrios de Trinidad.

Algunas de las mujeres que forman parte del proyecto de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras en Bolivia.

Un proyecto de apoyo a las víctimas de violencia de Género que cumple 10 años

Como nos cuenta la presidenta de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras, Betty Roca, el proyecto de apoyo a las mujeres en situación de violencia de Género en Bolivia, en el que colaboraba Alba Aparicio desde octubre del año pasado, cumple en este 2020 diez años de desarrollo. Una iniciativa que surgió a raíz de las graves inundaciones ocasionadas por los fenómenos del Niño y la Niña, que llevaron a desplazamientos de la población, a desarraigos familiares y laborales y también a un incremento en los casos de riesgo de violencia de género.

Desde el inicio, el proyecto contó con un enfoque comunitario y se centró en crear una red de promotoras comunitarias y de psicólogas locales. Una red que no ha parado de crecer y que ahora es la contraparte local de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras en el terreno. Con los Campos de Solidaridad, en los que trabajaba Alba Aparicio, la organización busca “generar un intercambio de saberes. De este modo, personas formadas en psicología y en la especialidad de cooperación internacional, pueden aprender de lo que las compañeras de allí vienen realizando desde hace 10 años. Se forma en los valores de la organización, se les da un encuadre de la situación del país y se les informa del proyecto y de las actividades que van a apoyar”.

Una de las ciudades con índices de violencia de género más altos de Bolivia

Betty Roca explica que la ciudad de Trinidad, en el departamento amazónico de Beni, es una de las ciudades con índices más altos de violencia de género de Bolivia. Ellas trabajan por combatirla desde varios ámbitos como son reforzar las capacidades de estas mujeres, fortalecer las redes productoras comunitarias, intercambiar saberes, prestar atención psicológica y legal…

Como ha ocurrido también en España y en muchos otros lugares, la declaración del Estado de Alarma y los confinamientos obligados en los hogares han aumentado no solo el riesgo sino también las situaciones efectivas de violencia de género. Betty Roca argumenta, como también hacían, en una línea similar Lourdes Larruy, desde Etiopía, Álex Sebastián, desde Guatemala o Anna Ferrer, desde India, que si la pandemia ha tenido, y está teniendo, un impacto alto en países con una clase media más o menos fuerte como España, en los países del sur, donde gran parte de la población vive del sector informal y sobrevive, literalmente, con aquellos recursos que logran conseguir cada día, el impacto está siendo mucho más grave.

“El encapsulamiento ha significado un deterioro en todo, en todos los niveles de la vida. Esto ha supuesto un agravante, del que ya alertaba Naciones Unidas, en las vulnerabilidades de violencia de género”. Pese al Estado de Alarma, las promotoras comunitarias de Psicólogas sin Fronteras han seguido observando y acompañando casos, tanto de forma telemática como presencial. Tanto es así que, como afirma Roca “muchas de ellas se han visto contagiadas por el Covid-19, ha pasado el proceso de recuperación y siguen ahí, al pie del cañón”.

Su trabajo es fundamental, sobre todo en aquellas comunidades más aisladas o vulnerables y donde los ya de por sí escasos recursos del sistema de salud y de protección estatales bolivianos, están lejos de llegar. Ellas detectan estos casos de violencia de género, hacen los acompañamientos y las llevan al centro para que puedan entrar en las rutas de protección existentes.

Participantes en el proyecto de apoyo a las mujeres víctimas de violencia de género en Bolivia, con la camiseta conmemorativa de los 25 años de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras.

Muchos casos de riesgo están derivando ya en violencia de género

Desde Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras alertan de que en España se está dando, desde el inicio del Estado de Alarma, un incremento de entre el 20 y el 30% en casos de violencia de género. “Existe un alto nivel de vulnerabilidad. Muchos casos que eran de riesgo están pasando a ser de violencia. Estamos ante una nueva situación, el desempleo ha incrementado las tensiones y este va a continuar, con lo que la violencia de género va a aumentar también. No estamos acabando de ser conscientes del impacto del confinamiento en estas cuestiones”, alerta Betty Roca quien añade que se están preparando ya para hacer frente a “estos perfiles que van a empezar a aflorar”.

Una organización comunitaria y por el derecho a una salud mental digna

Psicólogas y Psicólogos Sin Fronteras es una organización que surgió de la necesidad de acercar a los profesionales de la psicología a situaciones de emergencia y desastre. Como indica Betty Roca, su estructura de “Sin Fronteras” la lleva a tener una vocación de denunciar aquellos casos en que los estados no cumplen su obligación de preservar el derecho a la salud mental digna y el acceso de la población a la misma”.

Ella argumenta que con “una estructura comunitaria, lo que nos permite trabajar con, paa y desde las capacidades de las poblaciones locales”. De este modo, suelen intervenir fortaleciendo las capacidades y estructuras locales para que ellas mismas intervengan con la población. No son partidarias de contar con equipos de intervención directa traídos desde otros lugares del mundo, pues son conscientes de que “hay condiciones culturales, sociales que no conocemos y que son los profesionales locales quienes las conocen mejor”. En España llevan años trabajando con población migrante, pero también con sectores como los afectados por las hipotecas, el sector de los cuidados y la sensibilización en universidades, donde, precisamente, las conoció Alba Aparicio. Betty Roca, boliviana de nacimiento aunque arraigada en España desde hace más de diez años, destaca la importancia de contar con un sistema sanitario fuerte y eficaz porque, como está quedando patente con esta pandemia, que ahora mismo se está extendiendo con gran virulencia por latinoamérica “vemos claramente como no tenerlo significa la muerte de tus compatriotas”.

Cargar más posts