Micro | Salvador Raga (Penya Valencianista per la Solidaritat)

2020-04-06T11:12:15+02:00febrero 26th, 2020|

La Penya Valencianista per la Solidaritat se constituyó en el año 2002 después de que el Valencia CF se proclamara campeón del título de Liga. Cuatro de sus aficionados se encontraban en ese momento llevando acabo acciones solidarias en diferentes países y decidieron crear una peña que uniera el amor a estos colores con acciones solidarias en otras partes del mundo. Ahora, casi 20 años después, lleva y ha llevado a cabo proyectos en cinco continentes en los cuales se potencia la educación y el deporte. Su actual presidente, Salvador Raga, nos cuenta los fundamentos de esta penya solidaria y cómo se puede hacer valencianismo y fomentar el compromiso social y humano al mismo tiempo.

Por: Gerard S. Ferrando

Todos los años jugamos Champions porque cada campo que acabamos, cada equipación que mandamos, cada escuela que construimos es como un título en la vitrina”

Practicar y apoyar el deporte siempre es positivo para uno mismo y para su entorno, pero si, además, esto se complementa con una labor solidaria las repercusiones se amplían exponencialmente. La Penya Valencianista per la Solidaritat, fundada en 2002, por José María Tomás, María Pilar Mateo, Alfredo José Perales y José Eduardo Castell, lleva ya casi dos décadas llevando el valencianismo a diferentes partes del mundo y fomentando, al mismo tiempo, la educación, el deporte y la solidaridad. Su actual presidente, Salvador Raga, se siente orgulloso del trabajo realizado y muy motivado para afrontar el que resta por delante: “Tengo el honor de ser el presidente de la única ONG que hay en todo el mundo vinculada a los colores de un equipo de fútbol”, resalta.

“Los fundadores crearon esta peña para mandar un mensaje a niñas y niños de todo el mundo en riesgo de exclusión de que el murciélago del escudo ha ido allí, a los lugares más remotos del mundo, para desarrollar con ellos proyectos educativos, sanitarios, deportivos y sociales”. Abogado de formación, Salvador Raga, también cuenta con Vinatea, una editorial solidaria los beneficios de la cual se destinan, íntegramente, a los proyectos que lleva a cabo la Penya Valencianista per la Solidaritat.

Proyectos en cinco continentes

Actualmente, la penya lleva a cabo varios tipos de proyectos en cinco continentes. Algunos son de continuación: “Son aquellos proyectos que venimos desarrollando desde hace años. Son niños y niñas a los que, prácticamente, heos visto nacer y hemos seguido su evolución para que tengan posibilidades de tener una vida mucho más digna”. Entre ellos hay actuaciones en diferentes puntos del planeta, pero también en la Comunitat Valenciana, concretamente en el barrio de Natzaret, en la Fuensanta, la Coma, o en el centro de menores de Massamagrell. Por otra parte, desarrollan proyectos puntuales que abarcan realidades tan duras y diversas como la ablación de los órganos genitales en Etiopía, los niños del vertedero en Indonesia, los albinos de Senegal, los niños pirotécnicos en Guatemala o el Salvador o los niños pistoleros de Cartagena de Indias.

La Penya Valencianista per la Solidaritat usa el deporte como método para acercarse a estos niños y niñas, el 80 % de su actividad consiste en desarrollar proyectos deportivos que se basan en tres líneas: Construir instalaciones, mandar material deportivo o mandar equipo humano para formar a los niños en el deporte y también a sus monitores.

No obstante, y como explica muy bien Raga, “nos encontramos con un 20 % de los casos donde entrar directamente a desarrollar proyectos deportivos acaba siendo absurdo porque son niños que tienen carencias de tipo alimentario, sanitario, social, son niños que carecen de lo básico, con lo cual tienes que construir la casa desde los cimientos y empezar por mejorar estas bases”. Él hace una matización importante: “No queremos erradicar a la gente del lugar donde vive, sino llevar allí posibilidades para que el lugar donde viven sea un lugar donde las cosas sean mejores”.

Niños pirotécnicos en Centroamérica

“Cuando a alguien le mandas un mensaje de dignidad diciéndole, en la vida te pueden haber pasado x cosas, pero tu eres un ser humano que merece tener todas las oportunidades, ahí se te abre un abanico de posibilidades enorme que es en el cual Valencianistes por la Solidaritat cree”, indica Raga. Él pone como ejemplo a niños que trabajan en un sector que en Valencia tiene gran repercusión como es la pirotecnia. “A los niños pirotécnicos de Centroamérica se los usa para introducir, con sus pequeñas manos y dedos, elementos en los objetos pirotécnicos que con otras manos más maduras no sería posible. Pero la precariedad en que llevan a cabo su actividad genera multitud de explosiones y muñones, es ahí cuando sienten que ya no pueden llevar a cabo la única actividad para la que servían”. Es ahí, cuando tenemos conocimiento de esa realidad, cuando vamos para mostrarles otras opciones y decirles que pueden ser deportistas o que pueden tener otros sueños y aspiraciones en sus vidas”, relata.

Niños pistoleros en Cartagena de Indias

Otro proyecto muy importante y que cambia vidas es el de los niños pistoleros en Cartagena de Indias. “A esos niños que viven con una pistola en el cinto les llevamos equipaciones del Valencia, les construimos instalaciones deportivas, y apoyamos a los líderes locales para que sigan mandándoles un mensaje de que otra vida es posible, que sientan que una pistola no les hace mejores y que sientan que el murciélago del escudo llega hasta allí”.

La educación como base

Precisamente la educación es un eslabón vital en todo el trabajo que lleva a cabo la Penya Valencianista per la Solidaritat. “Trabajamos con socios locales de garantías que suelen ser colegios. Nosotros solamente existimos porque tenemos socios locales a miles de kilómetros de distancia que han hecho un trabajo previo, continuado y cotidiano con los niños y niñas para los cuales el que se integren en un club de fútbol que lleva la camiseta del Valencia es el premio. Porque se les manda un mensaje de que solo aquellos que hagan bien las cosas en el colegio tendrán derecho a formar parte de un club de élite que es el que nosotros tratamos de trasplantar allí”.

Esta es, por tanto, una forma de exportar el valencianismo al mundo. Como destaca Raga “mucha gente acaba conociendo Valencia y que hay un escudo que tiene un murciélago coronándolo por los proyectos que nosotros estamos haciendo. Más de 40 países en el mundo conocen de nuestros proyectos. En muchos lugares del mundo se puede ver a niños y niñas con camisetas del Real Madrid, el Barcelona, el Liverpool… pero nosotros vamos allí no solo a llevar camisetas sino a mandar un mensaje donde la educación y el respeto a los valores del deporte forman parte de un proyecto global”.

Un mensaje a la sociedad valenciana

Por último, Raga manda un mensaje a la sociedad valenciana en general y a los aficionados al fútbol, sean cuales sean sus colores, en particular. “Este es un proyecto donde cabemos todos.

Pensamos que este escudo del Valencia tiene que servir para algo más que para ponernos de buen humor o mal humor cuando juegue el equipo. Todos y todas podemos ser valencianistas de tercer nivel, que somos aquellos que usamos el escudo para que otros tengan una vida distinta. Nosotros todos los años jugamos Champions porque cada campo que acabamos, cada equipación que mandamos, cada escuela que construimos para nosotros es un título de Champions en la vitrina”. Por todo ello anima a cualquier persona a conocer esta Penya Valencianista per la Solidaritat, a hacerse peñistas o socios para contribuir así a construir un mundo mejor desde los valores del deporte.