Jóvenes y pandemia. Un binomio incomprendido

2021-07-07T15:37:25+02:00julio 7th, 2021|

Por: Gerard Sánchez

Meses y meses sin salir, clases online, distanciamiento social en una época de la vida en la que el gregarismo, el grupo, las amistades, lo son, prácticamente, todo. Los jóvenes están siendo, de nuevo, señalados por el resto de la sociedad como «culpables» de la que ya se conoce como la quinta ola del coronavirus. Pero, ¿lo son realmente? ¿Hemos sido los adultos, en general, más responsables? ¿Estamos siendo empáticos con su situación, con sus traumas, miedos y consecuencias de esta pandemia? ¿Ponemos en valor la gran cantidad de jóvenes que sí han cumplido, que incluso han sido ejemplo, que han ayudado a personas mayores, se han volcado con sus familias, han reaprendido a disfrutar de su ocio y tiempo libre?

Sí, las imágenes de los botellones, de las fiestas masivas son impactantes, casi tanto como lo son las de las pateras de migrantes. Pero, al igual que los datos dicen que esas llegadas en patera suponen una gran minoría respecto a la migración que llega cada año, la mayor parte de ella desde los aeropuertos y carreteras, puede que esos jóvenes «irresponsables», solo sean la punta del iceberg de un colectivo que, tal vez, no se ha portado tan mal como pensamos o como nos quieren hacer creer aquellos que siempre, sin excepción, buscan un chivo expiatorio para todo.

 

En nuestra agencia, sin ir más lejos, hemos trabajado en estos últimos meses con diversos jóvenes, ya sea como parte de nuetro equipo, como con otros que han colaborado en nuestros proyectos de un modo u otro. Personas que, como nosotros, como nuestros padres o abuelos, estaban preocupadas por la situación del coronavirus, comentaban el incremento o descenso de los casos, esperaban, con ansia, que se avanzara en las vacunas. Mientras tanto, trataban de combinar sus estudios con su vida privada que, como la del resto de la sociedad, o incluso más, quedó interrumpida, varada, atascada, por esta pandemia que a todos, sin excepción, nos pilló por sorpresa y con el pie cambiado.

 

Queremos recordaros algunos de los vídeos que elaboramos este año para el Ayuntamiento de Valencia y que mostraban, precisamente, esa otra cara de la juventud durante la pandemia. Una cara diversa, plural, que iba desde la solidaridad, hasta el arte, desde la literatura y el emprendurismo hasta el voluntariado con las personas que peor lo estaban pasando, nuestros mayores. Personas como Ricardo, de la ONG Damos nuestra Ilusión, formada íntegramente por universitarios, y que los sábados por la mañana salen a repartir comida y otros productos a personas sin hogar. Jóvenes como Juan Faus, de Sedajazz, a quien la pandemia le impidió ir, en el tiempo previsto, a cumplir su sueño tras recibir una beca para estudiar música en Boston.

 

Por su parte, la joven Lucía, se volcó en su labor de voluntariado con «Amics de la Gent Major» y Mamen Monsoriu dio impulso a su recién creada librería en el barrio de Ruzafa «El Imperio de los libros».

 

Covid e impacto emocional para los jóvenes

Otra cuestión que tal vez no se está teniendo en cuenta como debería es el impacto emocional que esta pandemia está teniendo y tendrá entre los jóvenes, quienes, recordemos, están formando aún su carácter, su personalidad, el quienes serán en el futuro y, sin duda, todo lo que hemos vivido en este año los va a marcar para bien o para mal. En esta línea, un reciente sondeo realizado por UNICEF muestra que la crisis del COVID-19 ha tenido un importante impacto en la salud mental de las y los adolescentes y jóvenes de Latinoamérica y el Caribe. Entre las y los participantes, 27% reportó sentir ansiedad y 15% depresión en los últimos siete días. Para el 30%, la principal razón que influye en sus emociones actuales es la situación económica.

Mientras que otro informe, también de Unicef, indica que los adolescentes no creen que se hayan tenido en cuenta sus necesidades y opiniones a la hora de responder a la crisis sanitaria, a pesar de que su generación está siendo especialmente afectada.

Otras organizaciones como FAD, también han emitido en los últimos meses informes relacionados con la juventud y la pandemia en los que se pueden encontrar muchas claves sobre lo que están sintiendo. Por ejemplo, el 43% de los y las jóvenes ha sentido miedo de contagiar a alguien de su familia durante la desescalada. Mientras que el 54% cree que no tendrá más remedio que trabajar en lo que sea.

El año pasado, por su parte, la Organización Internacional del Trabajo, también publicó un informe mundial titulado: «Los jóvenes y la pandemia de la COVID-19: efectos en los empleos, la educación, los derechos y el bienestar mental».