El equipo desplazado a Perú se queda atrapado en Tarma por el paro nacional

2022-04-03T03:11:20+02:00abril 3rd, 2022|

El equipo de cooperación se queda atrapado en Tarma, ciudad tomada por los manifestantes y piquetes, que impiden circular a ningún vehículo.

El país se enfrenta a la inflación mensual más alta en 26 años.

El Gobierno firma un acuerdo con los manifestantes aunque los bloqueos continúan en las principales ciudades afectadas.

 

Por Alberto Pla

Nadie recuerda un levantamiento como el que está ocurriendo en territorio andino en las últimas décadas. El aumento de la energía, el combustible, los fertilizantes o la misma canasta básica, ha unido a varios distritos del sur con el objetivo de paralizar el país y desabastecer a Lima. El Instituto Nacional de Estadística e Informática, que mide el índice de precios al consumidor, anunció que la inflación mensual de marzo fue de 1,48%, la más alta en 26 años.

Manifestantes en la plaza principal de Tarma - Fotografía: Alberto Pla

Manifestantes en la plaza principal de Tarma – Fotografía: Alberto Pla

En el departamento de Junín y concretamente en Huancayo, ciudad en la que —precisamente — alzó al presidente Castillo al poder, se están produciendo los altercados más graves. Se contabilizan hasta tres los fallecidos por atropello y un cuarto llevado por el río tras una caída por un acantilado. En el mismo distrito, pero en la ciudad de Tarma, hemos podido hablar con Ricardo, líder de las movilizaciones, que aseguraba “deben ser unas manifestaciones pacíficas ejerciendo nuestro derecho a movilizarnos. En el campo nunca se nos escucha, nos tienen siempre olvidados” animando a todos los sectores de la ciudad a sumarse a las movilizaciones. Los grupos más impulsivos, protagonizados por jóvenes en camionetas, aseguran calle tras calle que los comercios queden cerrados impidiendo su apertura. Algunos abren temporalmente tras su marcha y otros directamente echan el cierre.

Las manifestaciones han sido constantes en prácticamente todo el departamento de Junín al ritmo de “¡Castillo, escucha, el pueblo te repudia!” mientras que la cola de camiones parados frente a los piquetes recorría km de carretera en ambas vías. Otros departamentos como Arequipa, Puno, Ayacucho y Apurímac han sido igualmente afectados.

 

Alimentos y animales pudriéndose en transportes pesados

Un camión vende pollos improvisadamente antes de que estos mueran asfixiados - Fotografía: Alberto Pla

Un camión vende pollos improvisadamente antes de que estos mueran asfixiados – Fotografía: Alberto Pla

Durante la jornada del sábado un camión ha abierto las puertas traseras para vender los pollos que se asfixiaban en su interior. Los piquetes, advertidos por la cola que se extendía hasta la entrada del pueblo para adquirir uno de ellos, han acudido a boicotear la venta improvisada. La consigna es provocar el máximo caos posible. Algunos ciudadanos recriminaban a los piquetes que dejaran venderlos ante la imposibilidad de llegar en buen estado a su destino. Finalmente la policía ha intervenido y la venta ha continuado.

Colas kilométricas en la entrada a Tarma, departamento de Junín - Fotografía: Alberto Pla

Colas kilométricas en la entrada a Tarma, departamento de Junín – Fotografía: Alberto Pla

Posible acuerdo

Varios ministros y congresistas han llegado a un acuerdo con los líderes de las movilizaciones. Sin embargo, ciudades como Huancayo o La Oroya piden la comparecencia del propio presidente para levantar los bloqueos. La carta de acuerdo viene firmada por los transportistas mientras que el sector agrícola no ha querido sumarse. El acuerdo es un avance hacia la apertura de las vías y el cese de las hostilidades pero, sin embargo, estas continúan y la normalidad todavía no se ha restablecido.

Atrapados en Tarma

El equipo formado por el periodista Alberto Pla y Jorge Sebastián, presidente de la Fundación MAINEL, ha viajado desde España a la selva amazónica de Perú para cubrir los proyectos financiados por la Generalitat Valenciana junto con APRODES, socio local. Durante la ida, el pasado lunes 28, el viaje tuvo que retrasarse un día, ya que los piquetes pincharon dos ruedas de nuestro vehículo y fue imposible continuar el viaje. Un piquete en la entrada de Tarma —ciudad en la que nos encontramos ahora— paralizaba el tráfico rodado. Otro coche nos acercó al centro de la ciudad pasando a pie el piquete y al día siguiente pudimos retomar el camino a Satipo, ciudad base hacia las comunidades beneficiarias.

El pasado 31 de mazo adelantamos la vuelta a Lima con la esperanza de sortear los bloqueos alertados por las protestas. Sin embargo, el cierre de Tarma era total y todas las salidas estaban tomadas por distintos grupos. Aconsejados por un grupo de tres personas de APRODES, estamos buscando la manera de continuar nuestro viaje a Lima y poder volver a España.