Día internacional de la paz 2020: Luchar contra el coronavirus sin guerras

2020-09-21T12:39:39+02:00septiembre 21st, 2020|

Por: María Palau. Foto de portada: Alberto Pla

No hay dudas sobre cuál será el término galardonado con el premio a palabra del año 2020: coronavirus. Un virus, en sus inicios comparado con “una simple gripe”, nos ha demostrado, por si todavía no estaba claro, que aquello que ocurre en una parte del mundo tiene sus repercusiones en cualquier lugar del planeta. “Este año, ha sido más claro que nunca que no somos enemigos el uno del otro”, advierten desde Naciones Unidas. Nuestro enemigo es común.

Así pues, el lema de este 21 de septiembre, Día Internacional de la Paz, apunta hacia un horizonte compartido en el que luchemos unidos por vencer a la covid-19: “Forjando la paz juntos”. Con el objetivo de convertir nuestro planeta en un lugar mejor, desde la ONU pretenden fomentar el diálogo, la reflexión y el intercambio de ideas sobre cómo acabar con un virus que ha conseguido paralizar nuestras vidas, amenazar nuestra salud y hacer peligrar los cimientos de un estilo de vida aparentemente sólido. Pero, en esta lucha no nos enfrentamos únicamente a un virus, los intentos de utilizar este para promover la discriminación o el odio también deben ser eliminados.

Para hacer frente a la “verdadera lucha”, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un alto al fuego mundial; instó a las partes beligerantes en los diferentes conflictos a soltar las armas y centrarse en la batalla contra el virus. “La mejor respuesta es aquella que es proporcional a las amenazas inmediatas, al mismo tiempo que protege los derechos humanos y el estado de derecho”, defendía; “la covid-19 es un claro recordatorio de la necesidad de cooperación a través de las fronteras, los sectores y las generaciones”.

La pandemia coincide con el 75º aniversario de las Naciones Unidas. En su conmemoración la ONU ha elaborado una encuesta para preguntar a la población mundial sobre sus opiniones acerca de la construcción de un futuro pacífico y próspero. “Todo lo que hagamos durante y después de esta crisis debe enfocarse en la construcción de economías y sociedades más equitativas, inclusivas y sostenibles, más resilientes a las pandemias, al cambio climático y a los muchos otros desafíos globales que enfrentamos”, afirman.

La paz en las redes sociales

Desde hace algunos días, Twitter se ha llenado de mensajes por el #DíaInternacionaldelaPaz. Han sido muchas las personas y asociaciones que han querido compartir unas palabras de ánimo contra aquellos que sufren las consecuencias de la covid-19, señalar la necesidad de acabar con los conflictos armados y la violencia o presentar algunas de las actividades gratuitas, desde webinars, debates, foros o incluso conciertos, organizadas durante este 21 de septiembre.

La Misión de Verificación de la ONU en Colombia ha lanzado su propio hashtag para la conmemoración de esta jornada. Bajo la etiqueta #100MensajesDePaz nos animan a contarles qué significa para nosotros la paz. “Queremos inspirar en el país esfuerzos de parte de todos los actores para poner fin a la violencia. Es momento de recordarle al mundo que este país es un ejemplo de construcción de paz”, explican.

 

Por su parte, el Fondo Europeo para la Paz busca “demostrar la solidaridad y el apoyo político de la UE al proceso de paz de Colombia”. Para ello, llevaron a cabo los programas especiales de “Laboratorios de Paz, entre 2002 y 2012, y “Nuevos Territorios de Paz”, entre 2012 y 2017, para contribuir a la paz y el desarrollo sostenible de los territorios. Este año han lanzado en redes sociales la campaña #MeSumoAlaPaz y #SumoMiVoz. Nos preguntan cómo, por quién o por qué colaboramos en la construcción de paz y nos invitan a “sumar esfuerzos para hacer que la paz sea tendencia”.

Organizaciones por la paz

“La paz es la gran ausente en muchas comunidades y naciones y la tarea más urgente es construirla. Esto es mucho más que silenciar los fusiles. Es promover el desarrollo sostenible y la generación de oportunidades”, argumentan desde la Fundación COMPAZ.  Su trabajo se centra en la generación y desarrollo de capacidades para la paz, la creación de condiciones para el desarrollo incluyente y sostenible y la gestión e intercambio de conocimientos para la construcción de paz. Defienden que la paz va más allá de la ausencia de conflicto y por ello acompañan, fortalecen y mejoran los territorios de aquellas persones que pelean por “cerrar brechas, gestar desarrollo, luchar contra la pobreza, mitigar el cambio climático y educar comunidades”.

La construcción de una cultura de paz y desarrollo sostenible es la meta principal de la Asamblea de Cooperación por la Paz (ACPP). Con su presencia en diversos países de Magreb, África Occidental, el Caribe, Oriente Medio, Centroamérica y Sudamérica, ACPP busca acompañar en los procesos de paz, proteger a las víctimas de los conflictos, promover los derechos humanos, construir la igualdad de todas las personas, defender lo público y lo comunitario y avanzar hacia una transición socioeconómica justa.

Por su parte, Movimiento por la Paz (MPDL) trabaja por el pleno cumplimiento de los derechos humanos, la gobernabilidad democrática, la igualdad y la solidaridad entre las personas y los pueblos. “Somos igualdad y justicia. Somos derechos humanos. Somos cultura de paz”, mantienen.

En plena emergencia por la pandemia de covid-19, lanzaron un mensaje: “la paz no para”. Ellos tampoco se han detenido y, pese a las dificultades propias de la situación actual, el próximo 25 de septiembre celebran la 12º edición del Ciclo de Cine por la Paz respetando todas las medidas de seguridad. “Teniendo en cuenta los momentos que estamos viviendo con la aparición de la covid-19, se hace necesario poner la lente sobre las personas más vulnerabilizadas”; y a través del cine visibilizarán la realidad de los movimientos migratorios, el cambio climático, los derechos de las mujeres, la pobreza o las consecuencias de la violencia estructural.

En femenino

“La paz también es cosa de chicas”, recuerdan desde la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF, por sus siglas en inglés). Aprovechando la conmemoración del Día Internacional de la Paz, han elaborado una guía para institutos para reivindicar el derecho de las mujeres a participar en la construcción de la paz y ser incluidas en los ámbitos de toma de decisiones. Preguntan “qué es el feminismo pacifista, de dónde viene, qué concepto de seguridad y cuidados defiende”; y responden: “es un movimiento político liderado por mujeres que quieren lograr la paz y participar en su construcción”.

La Fundación COMPAZ ha organizado un conversatorio en el que participarán Yolanda Perea (activista política, líder social y defensora de DDHH), Pastora Mira (líder comunitaria del Municipio de San Carlos en Colombia), Liliana Pechené (líder social indígena, activista social y ambiental y ganadora del premio mejores líderes de Colombia 2018) y Juana Alicia Ruiz (representante de la Asociación Mujeres Tejiendo Sueños y Sabores de Mampuján). En el evento, retransmitido este 21 de septiembre, a las 6 pm, hora colombiana (1 am hora española) por Facebook live, las invitadas compartirán sus historias y hablarán de paz y liderazgo por la transformación de Colombia.

Un poco de historia…

La historia del Día Internacional de la Paz comienza en 1981, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas marcó la fecha de inauguración de su periodo de sesiones, el tercer martes de septiembre, como día de conmemoración universal. Dos décadas más tarde, en 2001, la Asamblea General acordó que el 21 de septiembre se celebraría el día de la no violencia y alto al fuego.

Aunque la Declaración Universal de los Derechos Humanos no contempla explícitamente un “derecho a la paz”, su artículo 3 puede interpretarse como el reconocimiento para la libertad, la justicia y la paz universales. “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”, recoge el texto.

Marcha en bicicleta por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) organizada por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social.

En 2015, los estados miembros de las Naciones Unidas establecieron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), orientados hacia la erradicación de la pobreza y el hambre, la lucha contra el cambio climático o por la igualdad de género y la justicia social, el suministro de agua o electricidad y el acceso a la educación de la población mundial. Defienden que el desarrollo social y económico, así como la garantía de los derechos humanos, son indispensables para la construcción de un mundo pacífico e igualitario.

Esta vez sí, el objetivo número 16 se titula: “Paz, justicia e instituciones sólidas”. Los estados que aceptaron estos propósitos se comprometieron a “promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas” y a acabar con los conflictos, la inseguridad, las instituciones débiles y el acceso limitado a la justicia.

Un aplauso para las ONG. Sois imprescindibles

2020-04-07T09:59:16+02:00abril 7th, 2020|

Vivimos días extraños. Tiempos de cambiar rutinas, de reflexionar, de buscar alternativas. Hoy, cuando casi todo se para por el Covid-19, nos damos cuenta de que somos vulnerables, de que ningún muro puede salvarnos y de que solo la unión, el compromiso y la solidaridad, pueden ayudarnos. Hoy puede que nos sea más fácil ponernos en la piel de los otros, en la de aquellos que huyen de guerras o del hambre. Puede que nos aflijamos con los que sufren en hospitales o los que viven privados de libertad en campos de refugiados. Pero ya antes había muchas personas que luchaban para que abriéramos los ojos, para que no olvidáramos otras realidades, para que fuéramos empáticos, solidarios, humanos al fin y al cabo.

Ellas y ellos, desde sus organizaciones, ONG, Fundaciones… entregan sus vidas a los otros, buscan cambios reales y contribuyen a crear un mundo mejor. Por eso queremos que el aplauso sea también para vosotros, porque estamos seguros de que ahora, y siempre, sois imprescindibles. Por eso os dedicamos este vídeo y este artículo y os animamos a seguir, a no desfallecer, a continuar con vuestro trabajo, a veces invisible, pero muy necesario y que realmente cambia vidas.

En este vídeo podemos ver imágenes de proyectos que hemos llevados a cabo en diferentes países del mundo gracias a ONG y organizaciones muy diferentes. Así, encontramos a “El corazón de Haití” que se llevó a cabo con la organización TECHO, la cual está presente en 19 países de América Latina.

Entre ellos se encuentra también el proyecto “Aulas para la libertad”, rodado con la Asociación ESMABAMA y PROYDE en Mozambique.

También vemos a Trini Blanch, delegada en la Comunitat Valenciana de la Assamblea de Cooperació per la Pau (ACPP) durante la grabación de un spot en Morella para difundir su proyecto “Elles trien, nosaltres les triem a elles”, con el que mujeres del Ports y de Túnez unieron esfuerzos para crecer mutuamente.

Una competición larga como la que nos ha tocado ahora se gana partido a partido. Y así, día a día, partido a partido, logran mejorar sus vidas y salir adelante, con el deporte como bandera, las personas beneficiarias por la Fundación del Valencia CF, como pudimos ver con el proyecto audiovisual, «el partido de tu vida«, que constaba de varias cápsulas con historias de vida y superación.

Como olvidar a la Kimberly, protagonista de nuestro documental “142 Pulsaciones”, rodado en Guatemala para la Asociación Coni, presidida por Alejandro Sebastián. Un filme que muestra la importancia de la educación y cómo la solidaridad puede retroalimentarse para continuar generando oportunidades entre las persona con menos recursos.

Un sol para dominicana”, es otro de los trabajos que hemos llevado a cabo, en este caso, en la República Dominicana, gracias a la Fundación SOLCA. Pero con ellos viajamos también a Costa Rica para elaborar “Tenemos un Plan” y a Nicaragua con “Increíbles”.

En El Salvador, la ONG CESAL lleva a cabo un trabajo incansable de prevención de la Violencia, que registramos con “Somos Salvador”, una exposición que lleva varios años circulando por España y que va acompañada de varias cápsulas audiovisuales.

Las ONG contribuyen a transformar el mundo no solo en otros países y continentes, sino también en el nuestro. Lo hace, por ejemplo, la ONG Cooperación Internacional, con campañas como Breakfast for Others, pero también cuando van al Líbano y luego sensibilizan a los estudiantes valencianos sobre cómo es la educación en contextos de guerra o miseria. Y lo hace también la ONG MOSSolidaria cuando lleva a estudiantes de nutrición a los campos de refugiados del Sáhara, como se puede ver en nuestro documental “Atu. El rostro de un pueblo olvidado”.

 

Para contribuir a un mundo más justo, a veces es necesario dar un paso adelante y denunciar las injusticias, se produzcan donde se produzcan, como hizo la Coordinadora Valenciana de ONGD al personarse como acusación en el caso Blasco. Y como lo hacen cada año con la organización de las manifestaciones de “Pobresa Zero”, cuyo spot de promoción elaboramos también en 2019.

Todas las ONG son vitales y fundamentales

Desde las ONG y organizaciones más grandes y consolidadas en el mundo como Cruz Roja, hasta las más pequeñas o recientes como MOSSolidaria, todas son vitales y fundamentales siempre y más aún en estos tiempos difíciles. Hay quien recibe premios y reconocimientos por su labor, como lo hizo, en 2018, el sacerdote valenciano Vicente Berenguer, misionero en Mozambique durante 50 años, que recibió ayer el título de Hijo Adoptivo de la ciudad de Valencia. Pero el mayor premio es ser consciente de que con tu labor, con tu compromiso, con tus acciones puedes llevar la esperanza, la inspiración, el cambio, a cualquier persona, sea cual sea su situación.

Una labor social y solidaria que la Generalitat Valenciana viene financiando desde hace 30 años y que recogimos en el libro Cooperació valenciana, 30 anys transformant el món, el cual fue presentado, el pasado mes de enero, por el president de la Generalitat, Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a Alberto Pla, en la presenación del libro «Cooperació Valenciana, 30 anys transformant el món». Foto: Juanjo Martín.

Entre estas organizaciones con gran trayectoria se encuentran algunas como la ONG Movimiento por la Paz (MPDL) que trabaja desde 1983 por el pleno cumplimiento de los derechos humanos, la gobernabilidad democrática, la igualdad y la solidaridad entre las personas y los pueblos. Más tiempo todavía lleva la Fundación Vicente Ferrer en India, concretamente desde que Vicente y Ana llegaran a este país en 1969. Un país asiático en el que otra Fundación, Fontilles, se ha convertido en todo un referente de lucha contra una enfermedad tan estigmatizada como es la Lepra. Con ellos viajamos en 2019 para elaborar el documental “Asha. Historias de lepra y esperanza”, el cual se estrenó en enero de este año.

Regresamos de nuestro último viaje el 12 de marzo, justamente dos días antes de que se declarara en España el estado de alarma. Allí, en Etiopía, de la mano de MOSSolidaria, la Fundación Emalaikat y la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol, dirigida por Lourdes Larruy, trabajamos en la elaboración de nuestro próximo documental y aprendimos el valor de la educación desde la más tierna infancia. Vimos como hay sueños inimaginables que se pueden cumplir, y cómo hasta el más pequeño apoyo nutricional puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Varios niños juegan con unas ruedas en el patio de la guardería de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri (Etiopía). Foto: Alberto Pla.

Ahora, desde nuestros respectivos hogares, como tantas otras personas, seguimos trabajando, pero no podemos dejar de pensar en cómo afectará esta pandemia, con sus consecuencias sanitarias, sociales, económicas… a las personas que viven en los países más vulnerables, a aquellas que sobreviven en campos de refugiados como los del Sáhara o Palestina, pero también a las familias con pocos recursos en España. Pero si de algo estamos seguros, si algo nos reconforta, es saber que las ONG y todas aquellas personas que trabajan, colaboran y cooperan con el tercer sector, seguirán ahí, en primera línea, ofreciendo sus manos, su inteligencia, sus conocimientos y, sobre todo, sus almas, su corazón, su pasión y entrega, para conseguir que esos pequeños granos de arena se conviertan en grandes bolas portadoras de esperanza, transformadoras de vidas y hacedoras de sueños.

¿Estarás tú también ahí junto a ellas y ellos?

Ir a Arriba