Mejoras para agilizar y simplificar la gestión de la Cooperación Internacional

2020-10-27T18:59:17+01:00octubre 27th, 2020|

Por: María Palau

“Todos nos quejamos de la excesiva burocracia”, iniciaba su intervención Rafael García Matíes, presidente de la Fundación MUSOL, al referirse a las trabas administrativas con las que se encuentra la gestión de proyectos de Cooperación Internacional al Desarrollo. “Anhelamos una gestión más sencilla”, porque, según explicaba, la agilización de los trámites burocráticos es “una cuestión de voluntad política, sumada a la interpretación de las normas que hagan los agentes jurídicos”.

Las reivindicaciones de García Matíes tenían lugar en el marco de las XI jornadas de Municipalistas por la Cooperación Internacional para el Desarrollo: La simplificación para una gestión eficaz de la cooperación, en los entes locales. La Fundación MUSOL, una ONG centrada en acciones de fortalecimiento de las estructuras locales y el trabajo con entes públicos de España, África y América Latina, organizó un webinar para presentar el documento La agilización de la gestión de los fondos destinados a la Cooperación Internacional para el Desarrollo por las entidades locales, que, cofinanciado por la Diputació Provincial de València, reflexiona y aporta algunas ideas que podrían ayudar a agilizar esta gestión.

Por su parte, Francesco Filippi, director de proyectos de la Fundación MUSOL y moderador de esta jornada, quiso remarcar la necesidad de alcanzar “un mayor impacto de la cooperación al desarrollo como política pública”. También reconoció la dura prueba que ha supuesto la pandemia para los proyectos en marcha, pero que, a pesar de las dificultades, han sabido encontrar “márgenes en la legislación actual para tomar decisiones que permitan la continuación de la cooperación en situaciones como estas”.

La agilización de la gestión de los fondos destinados a la Cooperación Internacional para el Desarrollo por las entidades locales

En la jornada de presentación del documento elaborado desde Fundación MUSOL, se perseguían tres objetivos: analizar críticamente el estado actual de la Cooperación Internacional para el Desarrollo, efectuar propuestas de mejora para la agilización y simplificación de la gestión que puedan propiciar modificaciones legislativas de convocatorias y bases, y reflexionar sobre la posibilidad de agilizar la gestión con la normativa actual mientras que no se incorporen las modificaciones legales necesarias.

El texto es claro en sus planteamientos: las principales normas que regulan la Cooperación Internacional para el Desarrollo (la Ley 38/2003 de 17 de noviembre, General de Subvenciones y la Ley 23/1998 de 7 de julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo) han permanecido intactas desde sus respectivas aprobaciones y, a día de hoy, resultan insuficientes y obsoletas pues “no han incorporado las experiencias acumuladas en el sector ni tampoco los grandes cambios económicos, sociales y culturales de ese periodo”.

El estudio aporta diversas conclusiones y recomendaciones de mejora. Entre ellas, Rafael García Matíes destacó la urgencia de regular y fomentar una colaboración público-privada que requiere de “confianza mutua e innovación”, la importancia de comprender que los actores de la Cooperación Internacional al Desarrollo son colaboradores necesarios en todo proceso de gestión, y la convicción de que otro modelo administrativo es posible.

Comprometidas con el objetivo del 0,7%

Un momento del Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad, organizado por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social. Fotografía: Foto: Ana Enguídanos.

Un momento del «Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad», organizado por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social. Fotografía: Foto: Ana Enguídanos.

Cabe recordar que el “Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad”, organizado por nuestra agencia, Xelo Angulo manifestó su compromiso de simplificar los trámites burocráticos para lograr una cooperación más ágil, así como de mantener o incluso aumentar los presupuestos para la cooperación por parte de las diferentes instituciones públicas para alcanzar el objetivo del 0,7% en 2030. Aunque en esta ocasión, la directora general de Cooperación no se refirió a este compromiso, resaltó el papel de la “política de alianzas para la construcción de políticas de cooperación” y la relevancia del “fomento de la participación” en la generación de estas alianzas.

No obstante, Mentxu Balaguer, diputada de Cooperació, sí reconoció, en el mismo encuentro, el esfuerzo que se está llevando a cabo desde la Diputació de València para “aumentar gradualmente la financiación para llegar al 0,7% en los próximos años”. Además, advirtió, en relación con los presupuestos para 2021, que “no podemos recortar ni un euro en cooperación internacional”.

 

En el webinar también participaron Gabriel Ferrero, Director General de Políticas de Desarrollo Sostenible del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; María José Monzón, interventora de la Administración Local; Lourdes Sanchis, subdirectora de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Generalitat Valenciana; David Llistar, director de Justicia Global y Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Barcelona; Juana López, jefa de Área Internacional y Proyectos Europeos de la Federación Española de Municipios y Provincias; Andrés Amayuelas, presidente de la Coordinadora Estatal de Cooperación Internacional para el Desarrollo; y, Eulalio Ávila Cano, ex presidente y Miembro del Consejo General de Colegios de Secretarios, Interventores y Tesoreros de la Administración Local y titular del órgano de apoyo a la junta de gobierno local del Ayuntamiento de Fuenlabrada.