Fontilles lanza una petición para acabar con las leyes que discriminan a las personas afectadas por lepra

2022-01-26T13:46:17+01:00enero 26th, 2022|

La Fundación Fontilles, una de las referentes mundiales en la lucha contra enfermedades como la lepra ha lanzado una petición de firmas en Change.org en la que insta a la ciudadanía a que reclamen a los gobiernos acabar con leyes que discriminen a personas afectadas por esta enfermedad.

La petición se puede firmar en este link.

Ellos explican que la lepra «es una enfermedad ligada a la pobreza que se puede curar y no es tan contagiosa como se pensaba. Sin embargo, cada año se siguen detectando 200.000 casos nuevos en más de 100 países, 15.000 en niños y niñas»:

Discriminación, abusos y falta de derechos de las personas afectadas por la lepra

Beneficiarias de los proyectos contra la lepra de Fontilles en India. Foto: Alberto Pla

Las personas afectadas y sus familias sufren discriminación y abusos que les impiden disfrutar de sus derechos. Existen más de 130 leyes en 23 países que legitiman la discriminación de estas personas e impiden que puedan defenderse.

Además, hay costumbres y prácticas tradicionales que deshumanizan a las personas afectadas por la lepra. El estigma hace que se escondan, o sean escondidas por sus familias, y no reciban el tratamiento a tiempo para evitar las discapacidades. A su vez, estas discapacidades alimentan el estigma, condicionan el resto de sus vidas y les impiden salir de la pobreza.

El Dr. Rao atiende a pacientes de lepra en Andhra Pradesh India para la Fundación Fontilles. Fotografía: Alberto Pla

En pleno siglo XXI, «no podemos permitir que tantas personas sufran esta situación. Los 15.000 casos de niños y niñas diagnosticados cada año nos están pidiendo tener la oportunidad de vivir un futuro que no esté marcado por la lepra», expresan desde Fontilles.

Por ello, agregan que instan al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas «a pedir la abolición de las 130 leyes discriminatorias a los países que las mantienen, así como acabar con las prácticas y costumbres que impiden a las personas afectadas y sus familias disfrutar de los mismos derechos y oportunidades que el resto».

La petición se puede firmar en este link.

Documental «Asha. Historias de lepra y esperanza»

La Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social es consciente de la gran labor que realiza la Fundación Fontilles para combatir la lepra y otras enfermedades olvidadas y ligadas, en muchos casos, a la pobreza. Hemos colaborado con ellos en varias campañas de comunicación y una de ellas fue el rodaje en Índica y en el sanatorio de Fontilles en la Vall de Laguar, del documental «Asha. Historias de lepra y Esperanza», el cual fue premiado el año pasado por la ONU.

 

Una exposición fotográfica virtual difunde el trabajo de Fontilles por los ODS

2021-11-04T18:57:28+01:00noviembre 4th, 2021|

La muestra Abre los ojos por la salud global recopila las vivencias de veinte personas participantes o beneficiarias de diversos proyectos de cooperación sanitaria promovidos por la entidad en India, Nepal, Mozambique y la República Democrática del Congo. Cuenta con fotografías de Alberto Pla, Tom Bradley y Jordi Pla y colaboradores de Fontilles.

La Fundación Fontilles ha abierto al público una exposición fotográfica virtual para sensibilizar a la población sobre el derecho a la salud de las personas más vulnerables del planeta y difundir su trabajo por el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Fontilles, india, lepra

Salomi, voluntaria del programa Leprosy Child Ambassador. Foto: Alberto Pla

La apertura de la muestra, que lleva por título Abre los ojos por la salud global y a la que se puede acceder desde fontilles.org/exposicion, coincidió con la celebración, el 25 de septiembre, del sexto aniversario de la firma de la Agenda 2030 por parte de los países miembros de Naciones Unidas.

Fontilles, india, lepra

Mujeres del Grupo Comunitario de Shanta Jeeva Jyothi. Foto: Alberto Pla

La muestra, que cuenta con el apoyo de la Regidoría de Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Valencia, recopila las vivencias de veinte personas que han participado o se han beneficiado de diversos proyectos de cooperación sanitaria internacional que la entidad ha desarrollado durante los últimos años en India, Nepal, Mozambique y la República Democrática del Congo. Las imágenes, obra de los fotógrafos Alberto Pla, Tom Bradley y Jordi Pla, así como de varios colaboradores de Fontilles, reflejan diversas iniciativas orientadas a lograr los ODS centrados en el fin de la pobreza, la salud y el bienestar, la educación de calidad, la igualdad de género, el agua limpia y el saneamiento, la reducción de las desigualdades.

 

Reflejar el impacto de las desigualdades en el derecho a la salud

Shusil Saha, 35 años, y Lalita, 32 años. Foto: Tom Bradley

Abre los Ojos por la Salud Global refleja el impacto de las desigualdades en el derecho a la salud y la importancia de lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, ha explicado al respecto la directora de Sensibilización de Fontilles, Yolanda Sanchis, quien también ha recordado que “más de 1.000 millones de personas en el mundo, una de cada 6, padecen una o varias enfermedades tropicales desatendidas que, si no se tratan a tiempo, condenan a una vida de estigma y exclusión”.

“La pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto la desigualdad que existe para acceder a los servicios sanitarios, la relación de la salud con la pobreza y la importancia de la salud para un desarrollo global y sostenible”, ha lamentado.

Hasta 23 proyectos de cooperación sanitaria en 2020

Fontilles, India, lepra

Mujer con sus hijos en el exterior de su vivienda. Foto: Alberto Pla

La entidad desarrolló el año pasado 23 proyectos de cooperación sanitaria internacional que beneficiaron a 786.846 personas en Asia, África y América Latina. Las iniciativas se ocuparon de combatir la lepra, el mal de Chagas, la úlcera de Buruli, la filariasis linfática y otras enfermedades desatendidas ligadas a la pobreza, así como de fomentar iniciativas de prevención de discapacidades, rehabilitación física y socioeconómica, y salud materno-infantil y comunitaria.

El proyecto de concienciación iniciado con la apertura al público de exposición virtual se completará durante el mes de octubre mediante una campaña de sensibilización en los espacios publicitarios Línea 0 de MetroValencia y TRAM de Alicante, dedicados a la comunicación de organizaciones sin ánimo de lucro.

Sobre Fontilles

Fontilles es una fundación que trabaja por la salud de las personas más vulnerables y desatendidas, labor que comenzó con la apertura de su sanatorio, en 1909, en el municipio de la Vall de Laguar (la Marina Alta, Alicante). La institución tuvo un papel fundamental en la eliminación de la lepra en España, experiencia que ha exportado a otros países donde la enfermedad aún no ha sido erradicada.

En la actualidad, la labor de la fundación parte de un enfoque local, ofreciendo atención sanitaria a personas mayores dependientes y personas discapacitadas y enfermos crónicos a través del Centro Geriátrico Borja y del Hospital Ferrís; hasta lo global, a través de proyectos de cooperación internacional, ofreciendo atención integral a personas afectadas por lepra y otras enfermedades olvidadas, así como facilitando el desarrollo y la mejora sanitaria y de sus condiciones de vida.

La valentía de ser enfermera en el año 2020 (y siempre)

2020-10-31T12:25:44+01:00octubre 9th, 2020|

Por: María Palau. Fotografías: María Palau y Alberto Pla

2020. El año en el que una pandemia nos paralizó y derribó el mundo que conocíamos. El año de la covid-19. 2020. El año en el que una explosión en el puerto de Beirut arrasó la capital libanesa, dejando más de 200 muertes, casi 7.000 heridos y numerosos desaparecidos. 2020. El año en el que un incendio devastó el campo de refugiados de Moria, sesgando los sueños de miles de personas que esperaban cruzar las puertas de occidente. 2020. Y también el año en que profesiones como la enfermería han evidenciado ser indispensables en todo momento y en cualquier lugar del mundo, especialmente, en aquellos más desfavorecidos.

La OMS declaró por primera vez este 2020 como el año oficial para el reconocimiento de la labor que realizan enfermeras y enfermeros de todo el mundo, coincidiendo con los dos siglos del nacimiento de Florence Nightingale (1820-1910). Considerada como una de las pioneras de la enfermería profesional moderna, fue creadora del primer modelo conceptual de enfermería, trabajó por convertir a la enfermería en una profesión respetable y viajó a la guerra de Crimea para poner en práctica sus conocimientos y ayudar a salvar vidas.

Banksy, el cotizado artista que nunca ha desvelado quién es, donó su última obra a un hospital inglés y en ella aparece una enfermera, manejada por un niño, como una superheroína.

Banksy, el cotizado artista que nunca ha desvelado quién es, donó su última obra a un hospital inglés y en ella aparece una enfermera, manejada por un niño, como una superheroína.

Una conferencia para poner en valor el trabajo de la enfermería

Para poner en valor el trabajo pasado y presente en el campo de la enfermería y recordar a los políticos y la sociedad la urgencia de fortalecer y blindar el sistema sanitario, se celebró la conferencia «Enfermería y catástrofes naturales. ¿Cómo ayudar?» enmarcada en el ciclo Actualidad organizado por el Museu de les Ciències.

Esta pandemia es “nuestra oportunidad de demostrarle al mundo lo que somos capaces de hacer en este tipo de situaciones”, comenzaba su intervención la ponente principal Mª José Rodríguez Navarro, supervisora enfermera de quirófano del Hospital Universitario La Fe. Presentada por Ana Arbona, supervisora de quirófanos del IVO y cooperante de la ONG Surg for all, advirtió que en 2030 se estima una falta de 6 millones de profesionales sanitarios en el mundo distribuidos de manera muy desigual.

Presentada por Ana Arbona, supervisora de quirófanos del IVO y cooperante de la ONG Surg for all

La conferencia ««Enfermería y catástrofes naturales. ¿Cómo ayudar?» estuvo presentada por Ana Arbona, supervisora de quirófanos del IVO y cooperante de la ONG Surg for all.

El año internacional de la enfermería coincide con el fin de la campaña Nursing now (2018-2020). El proyecto, que nace en 2016 a partir de la presentación en el Parlamento británico del informe Triple impact of nursing, fija tres objetivos sostenibles derivados del incremento en las inversiones en personal sanitario: mejorar la salud, promover la igualdad de género y fortalecer la economía.

Ébola, Sierra Leona (2015)

Mª José Rodríguez es también cooperante en la ONGD Intervención, Ayuda y Emergencia (IAE), dedicada principalmente a la localización y el rescate de víctimas en desastres con perros entrenados. Asimismo, también trabajan para ofrecer una asistencia sanitaria en países que carecen de ella, ayuda humanitaria y cooperación al desarrollo.

Como enfermera de IAE, Rodríguez viajó en 2015 a Lunsar (Sierra Leona) para poner en marcha el hospital San Juan de Dios. En el contexto de la epidemia de ébola que asolaba al país, el hospital más grande había sido cerrado como consecuencia de la muerte de un gran número de sanitarios, entre los que se encontraba su director.

Los voluntarios de IAE reabrieron el centro sanitario clausurado y centraron su actuación en tres aspectos: la atención en consultas externas a pacientes con enfermedades diferentes al ébola, el seguimiento de las familias en cuarentena de las aldeas cercanas y la protección. Esta última, centrada en equipos médicos especializados y en la realización de triajes, fue fundamental para contener el virus.

La supervisora de quirófano del IVO cuenta las dificultades de muchas personas para pagar un tratamiento médico, “o incluso una simple radiografía”. Como cooperantes, “debemos ser conscientes de esta situación”. Recuerda, además, como muchos niños enfermos “llegaban ya muy pasados”. “Las mujeres en Sierra Leona tienen cuatro o cinco hijos de media, y no podían dejar de cuidar al resto para traer al niño enfermo al hospital”, lamenta.

Terremoto de Haití (2010-2011)

Poco más de 40 horas después del terremoto de Haití de 2010, los voluntarios de IAE ya habían aterrizado en el país y habían desplegado su equipo de localización y rescate. “A mí la vocación no me la va a quitar nadie, si suena el teléfono por un terremoto yo volveré a ir”, sentencia la enfermera al rememorar la que, para ella, fuera la experiencia de cooperación más impactante hasta la fecha.

«A mí la vocación no me la va a quitar nadie, si suena el teléfono por un terremoto yo volveré a ir». María José Rodríguez, enfermera y cooperante de IAE.

En marzo de 2010, algunos miembros del equipo regresaron al país para realizar una segunda intervención. Esta vez centrada en el reparto de alimentos y agua potable para las personas que se encontraban en unos campamentos provisionales, que a día de hoy todavía no han desaparecido.

Dos niños juegan con un surtidor de agua en Haití. Fotografía: Alberto Pla

Dos niños juegan con un surtidor de agua en Haití. Fotografía: Alberto Pla

Para Mª José Rodríguez, la estancia entre junio y julio fue “la más complicada con diferencia”. Encargados entonces de proporcionar atención sanitaria a las personas que malvivían en los campos temporales, construyeron un “consultorio médico que se volaba con el viento”. Durante mes y medio, intentaron introducir medicamentos en el país. Aunque finalmente lo consiguieron, “la burocracia y la proliferación del mercado negro” dificultaron la operación.

En septiembre del año siguiente, realizaron la que sería su cuarta intervención en Haití: la construcción de un orfanato para acoger a menores que habían quedado huérfanos tras el terremoto. Un total de 38 niños y niñas recibían como mínimo una comida al día, optaban a atención psicológica y eran apartados de la posibilidad de convertirse en esclavos o víctimas de abusos sexuales.

Una situación devastadora en Haití que la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social documentó con el proyecto El Corazón de Haití. Entre finales del mes de septiembre y noviembre de 2013, Alberto Pla documentó la labor que realiza la organización TECHO en Haití, que involucra alrededor de 200 voluntarios repartidos en varios proyectos educativos, sanitarios y agrícolas, entre otros. Un trabajo que posteriormente se mostró a la sociedad española con una emotiva exposición que recorrió varias ciudades de España.  E incluso llegó a exhibirse en Londres.

Fístula obstétrica, Liberia (2013-2019)

En colaboración con Mujeres por África, Mª José Rodríguez formó parte del proyecto Stop fístula como miembro de IAE. Así, colaboró en la formación de matronas y parteras en Monrovia (Liberia), y asistió el parto de múltiples jóvenes menores de 20 años, madres primerizas en su mayoría, expuestas al riesgo de sufrir una fístula obstétrica.

Dicha fístula obstétrica aparece como consecuencia de los partos detenidos y obstruidos que carecen de cualquier tipo de atención médica. Otra causa habitual son las agresiones sexuales. Rodríguez se refirió a las mujeres que padecen esta dolencia como “las verdaderas supervivientes”, pues, en algunos casos, “la madre podía pasarse hasta tres días dando a luz y era muy probable que muriera durante el parto”.

Entre 2 y 3,5 millones de mujeres conviven con una fístula obstétrica, según datos de las Naciones Unidas. Cada año se registran alrededor de 50.000 a 100.000 nuevos casos. La mayoría de estos en países africanos, donde a la enfermedad se le suma un componente de rechazo y repudio.

Documentales de nuestra agencia relacionados con la enfermería

En la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social llevamos 10 años documentando todo tipo de realidades y problemáticas en diversos países del mundo. A lo largo de nuestra trayectoria hemos producido varios documentales y trabajdos audiovisuales donde las enfermeras tenían un papel determinante y clave para mejorar la vida no solo de personas afectadas por diferentes enfermedades, sino también de la población en general.

Entre ellos se encuentra, por ejemplo, la película documental «142 pulsaciones» producido para la Asociación CONI y cuya protagonista es Kimberly, una joven guatemalteca que logró estudiar enfermería gracias a su esfuerzo y determinación, así como al apoyo de CONI. Esta película documental, de 30 minutos de duración, ya se puede visualizar completo en Youtube.

Asha. Historias de lepra y esperanza. Una película documental con las enfermeras indias como protagonistas

Otro proyecto apasionante es el que llevamos a cabo con la Fundación Fontilles en India en 2019 con la grabación y posterior emisión y difusión de la película documental «Asha. Historias de lepra y esperanza». Un trabajo que pone en valor la lucha contra el estigma, la pobreza y la enfermedad de las personas y especialmente las mujeres que sufren lepra. En la cinta, las enfermeras, conocidas allí como «ashas» tienen un papel muy importante, como lo tienen en esas comunidades, sobre todo las más rurales, donde muchas otras personas, sencillamente, no llegan.

Este documental se estrenó el pasado 29 de enero en Ruzafa Studio y se ha exhibido ya en diferentes lugares. Actualmente se encuentra ahora en el círculo de festivales, donde ya ha recibido tres nominaciones, entre ellas una internacional en México, por lo que todavía no se puede ver de forma online. Os dejamos el tráiler.

 

Próximamente, el estreno de nuestro documental en Etiopía

Por otra parte, en marzo de este año, justo unos días antes de que se declarara el estado de alarma en España y se desatara la pandemia de Covid-19 en todo el mundo, un equipo de la Agencia Alberto-Pla, conformado por Alberto Pla, Yolanda Rodríguez y Gerard Sánchez se desplazaron a Etiopía, junto a la ONG MOSSOlidaria de Mari Olcina para visibilizar la necesaria labor que lleva a cabo esta y también la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol (MCSPA) tanto para promover la educación y la sustentabilidad de muchos niños y niñas y de sus familias, como para luchar por contribuir a la mejoría de su alimentación y de su desarrollo con la construcción de pozos de agua en pequeñas aldeas aisladas. Un documental que está previsto que vea la luz a finales de diciembre de este año.

Mari Olcina, directora de la ONGD MOSSolidaria pesa a un bebé en la comunidad de Gimbichu, Etiopía. Fotografía: Alberto Pla.

 

Fundación Fontilles: Una lucha contra enfermedades olvidadas más necesaria que nunca

2020-05-08T19:13:01+02:00mayo 8th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Cuando se desata a escala planetaria una pandemia como la del covid-19, otras enfermedades, problemas y realidades pasan a un segundo plano, con los riesgos que esto comporta, especialmente para los que las sufren directamente. Si, además, estas enfermedades están entre aquellas que ya eran tildadas como de “olvidadas”, como la lepra, la situación se vuelve todavía más grave. La Fundación Fontilles lleva décadas luchando contra esta y otras enfermedades en diferentes lugares del mundo. En España, su sanatorio, ubicado en la Vall de Laguar (Alicante), es Centro Nacional de Referencia en lepra y también cuentan en este complejo sanatorio San Francisco de Borja con el Centro Geriátrico Borja y el Hospital Ferrís. La directora de recursos y comunicación de Fontilles, Yolanda Sanchis, nos explica cómo han afrontado esta pandemia en España y en otros lugares en los que actúan y destaca que a pesar de que en el complejo alicantino residen más de 100 personas que están entre los grupos de mayor riesgo de contagio y afectación del virus, de momento, no han tenido ningún positivo, aunque advierte que no hay que bajar la guardia. Mientras tanto, siguen trabajando para que enfermos de lepra en India, el país con mayor afectación de esta enfermedad, sigan recibiendo su medicación y para proporcionarles comida y otros recursos básicos. Y también tratan de mitigar la delicada situación en otros países y regiones como la selva amazónica brasileña o Mozambique.

“En España aumentamos los recursos destinados al Hospital Ferris y al centro geriátrico Borja. Desde el primer momento restringimos las zonas comunes, dejamos de hacer curso de formación, visitas escolares… y tratamos de reducir al mínimo el contacto con el exterior. No ha habido ningún caso y ha sido, en gran parte, gracias al esfuerzo humano y económico”, comenta Yolanda Sanchis. Ella comenta que “si antes las medidas higiénico-sanitarias ya eran altas, ahora lo son todavía más”. Y explica que el trabajo se intensifica al tener que repartir las comidas en cada habitación y tratar de ofrecer también servicios de ocio personalizados a cada persona. Entre ellos está el programa “música para despertar” que se basa en canciones que responden a los gustos de cada paciente y residente en el geriátrico.

La Fundación Fontilles cuenta con una gran experiencia en el tratamiento de todo tipo de enfermedades y precisamente eso, así como “el compromiso de nuestros profesionales y el hecho de tener un hospital al lado mismo del geriátrico son puntos fuertes en situaciones como la actual”, argumenta Yolanda.

Una de las trabajadoras en el sanatorio de Fontilles en la Vall de Laguar prepara la comida a los residentes que ahora se reparte habitación por habitación. Foto: Fundación Fontilles

No podemos desatender a otras personas, sino mueren por el covid puede que mueran de hambre”

La Fundación Fontilles cuenta con varios proyectos continuados de lucha contra la lepra y otras enfermedades olvidadas en India. Yolanda Sanchis relata que la situación allí, ahora mismo, es muy delicada. “Hay instalaciones sanitarias cerradas, disponibles solo para urgencias. Están en plena época de lluvias y todo esto puede ocasionar que enfermedades como la malaria, que mata a miles de personas y niños cada año, la lepra o la leishmaniasis queden desatendidas. Debemos seguir luchando para que no sea así porque sino habrá un rebrote de otras enfermedades que ya teníamos controladas. Nos preocupa el covid, es la prioridad, pero no podemos desatender a otras personas”, alerta. Además, añade que “suele tratarse de personas muy vulnerables, no solo por tener otras enfermedades y contar con las defensas bajas, sino porque sino se mueren del covid puede que ser mueran de hambre. Suelen vivir al día y ahora no reciben ingresos. Las mujeres que apoyamos con los proyectos de microcréditos que montaron puestos de venta ambulante —algunas de las cuales aparecen en el documental “Asha, historias de lepra y esperanza” producido por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social— ahora no tienen cómo ganarse la vida”. A esto hay que añadir que muchas de ellas no tiene frigorífico en sus casas o lugares adecuados para almacenar una comida que, por otra parte, tampoco tienen recursos para poder comprar de una forma más elevada de la habitual.

Yolanda Sanchis explica que los equipos sanitarios y los grupos comunitarios con que cuentan en India están desplazándose a las casas de las personas enfermas de lepra y otras enfermedades para asegurarse de que siguen recibiendo la medicación, de que se curan las úlceras. Además, se distribuyen alimentos y kits de higiene a familias vulnerables y se les explica cómo prevenir el covid-19 y cómo detectar sus síntomas de forma precoz. Precisamente, la detección precoz de la lepra es una de las actuaciones más importantes para luchar contra esta enfermedad, pero ahora mismo, con las medidas de confinamiento y distanciamiento social, es muy complicada llevarla a cabo.

Varias personas acuden a buscar comida en India. Foto: Fundación Fontilles

“Nos preocupa mucho el riesgo de contagio de los indígenas en la Amazonía”

Otro lugar en el que la Fundación Fontilles centra ahora mismo sus esfuerzos en en la Amazonía, concretamente, en la región de Manaos, una de las más afectadas por el covid-19 en Brasil y donde viven dos millones de personas. “Allí se está viviendo una gran catástrofe y nos preocupa especialmente el riesgo de contagio de los indígenas. Son una población muy vulnerable a todo tipo de enfermedades que vengan de fuera y tienen gran carencia de atención sanitaria, pues suelen vivir en zonas donde solo se puede acceder en barca. Nos han llegado varias peticiones para desarrollar un proyecto especial para protegerles. Ya teníamos uno para detectar y prevenir la lepra, pero vamos a transformarlo en prevenir el covid-19 y darles cobertura y atención sanitaria”. Además, ella alerta de que en la región amazónica, aprovechando el confinamiento, se están agravando otros problemas como la deforestación, pues hay quien aprovecha para incrementarla.

Nuestros centros médicos en Mozambique están contribuyendo a luchar contra el covid-19”

La Fundación Fontilles, en colaboración con la Fundación Probitas, lleva a cabo proyectos de lucha contra la malaria y de salud materno infantil en Mozambique. Yolanda Sanchis relata que los centros sanitarios que han construido allí “están contribuyendo ahora en luchar contra el covid-19. Teneos que atender la emergencia del coronavirus y poner en valor que el trabajo que ya se había hecho ahora sirve para que estos lugares tengan medios y centros adecuados para enfrentarse a esta emergencia, por eso debemos seguir con nuestro trabajo habitual, reforzando las medidas de seguridad, y luchando para fortalecer los sistemas de salud”.

Varias personas con telas mosquiteras en Mozambique para prevenir la malaria. Foto: Fundación Fontilles

Es complicado explicarle a una persona con alzheimer que no puede salir de su habitación”

Volviendo a España, Yolanda Sanchis pone en valor la responsabilidad y la comprensión con la que están asumiendo esta situación las personas mayores que atienden en el sanatorio. Aún así, allí la media de edad supera los 72 años y se dan todo tipo de circunstancias. “Es complicado explicarle a una persona con alzheimer que no puede salir de su habitación. Es difícil manejar este tipo de situaciones y por ello quiero destacar el esfuerzo que está haciendo todo el personal. Tampoco les pueden calmar como antes acariciándoles o teniendo un trato más cercano con ellos”. Por otra parte, Sanchis asegura que los residentes están sobrellevando bastante bien la situación y les hacen ver que se sienten bien atendido: “Abilio, por ejemplo, nos dice que si estuviera solo en una casa estaría mucho peor, no se sentiría atendido, tendría miedo de salir y también nos dice que de todo esto saldar algo bueno y que hay que ser positivos”.

La gente está predispuesta a ser solidaria, pero se avecinan periodos de incertidumbre”

El pasado martes la Fundación Fontilles, así como muchas otras entidades en todo el mundo, participaron en el Giving Tuesday, una jornada de petición de donaciones y recursos global. Ella asevera que la ciudadanía “está teniendo una buena respuesta ante una crisis como esta. Hacen donativos y ponen que es para el covid-19, parece que están entendiendo las necesidades que se generan en lugares como India, Brasil o Mozambique. Pero a medio y largo plazo no sabemos cómo reaccionarán. La gente está predispuesta a ser solidaria, pero se avecinan tiempos de incertidumbre. Hasta ahora hemos tenido pocas bajas de donantes, pero desconocemos lo que pasará en el futuro. En el sanatorio la necesidad de recursos se ha disparado también, aunque valoramos muy positivamente, sobre todo, la respuesta de la ciudadanía y del sector empresarial de la zona, que se han volcado con nuestras necesidades. No obstante, tanto aquí como en la cooperación internacional tememos que la situación se prolongue y esto haga bajar la solidaridad. Falta ver si seremos más solidarios solo con el vecino de balcón o iremos más allá, pero lo que está claro es que con todo esto el mundo se ha hecho más pequeño y se ha evidenciado que lo que pasa a miles de kilómetros al final llega aquí también. La salud es algo fundamental a nivel mundial”, sentencia Sanchis.

El Dr. Rao junto a dos asha (trabajadoras del sistema de salud indio) que participan con Fontilles en prevenir la lepra para llegar a zonas remotas en India. Foto: Alberto Pla

«Si algo nos ha demostrado esta crisis es la importancia en la cooperación con los sistemas de salud pública de otros países»

Preguntada, precisamente por cómo evitar que decaiga esta solidaridad, responde: “En la crisis de 2008 hubo una importante reducción en la cooperación internacional. Esperemos que no pase lo mismo, dicen que esta crisis va a ser peor, pero si algo nos ha demostrado es la importancia en la cooperación con los sistemas de salud pública de otros países. Esperamos que este descenso no ocurra porque sería una catástrofe humana y sanitaria. No podemos dejar a tantas personas atrás. En cuanto a donativos privados, entendemos que la situación de muchas personas es difícil, eso va a ser inevitable, pero sí que pedimos que el que pueda siga contribuyendo porque es importante y se necesita mucho. Que se despierte esta solidaridad que hemos visto en estas semanas, que cuando superemos la crisis y se vuelva a cierta normalidad se entienda la lección de que hay que cooperar entre todos y que todos estamos en el mismo barco”.

“Asha, historias de lepra y esperanza” ya remueve conciencias

2020-06-25T12:33:54+02:00febrero 3rd, 2020|

“Alguna vez has estado en India…” así empieza la película documental Asha, historias de lepra y esperanza, que hemos elaborado el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social para la Fundación Fontilles y que ha contado con la colaboración de la Generalitat Valenciana. Un trabajo con el que viajamos durante tres semanas a este país asiático para conocer, recabar y transmitir las historias de superación de varias mujeres que han padecido esta enfermedad, pero que han salido adelante gracias al apoyo de esta organización valenciana y a la colaboración de sus socios locales.

La lepra, al contrario de lo que se suele creer, no se transmite fácilmente, pero lo que sí se transmite, todavía hoy, en pleno siglo XXI, en muchos países como India, es el estigma que lleva asociada. Una problemática que sufren, sobre todo las mujeres, las cuales suelen ser repudiadas por sus familias y maridos y se ven abocadas a la marginación económica y social. Es ahí donde entran organizaciones como Fontilles, referente en enfermedades como la lepra en todo el mundo desde hace ya 50 años, para no solo proporcionar diagnósticos tempranos y tratamientos médicos adecuados, sino para darles otra oportunidad a estas personas.

La sala principal de Ruzafa Studio se llenó en el estreno de Asha. Foto: Juanjo Martín

Como se pudo ver en el estreno de Asha, historias de lepra y esperanza, que tuvo lugar el pasado 29 de enero en Ruzafa Studio, estos destinos pueden cambiarse y estas historias pueden remover conciencias a miles de kilómetros. Más de 100 personas visualizaron por primera vez esta película documental que recoge los testimonios de Ambika, mal diagnosticada de un entumecimiento en manos y piernas tras sufrir un aborto, y de Reshma, huérfana de padre desde muy pequeña y trabajadora como empleada de hogar desde los 9 años; ambas han recibido atención médica, apoyo educativo con sus hijos y apoyo comunitario para su inserción sociolaboral por parte de Shanta Jeeva Jyoth, socio local de Fontilles. También se narra la historia de Jayalaksmi, 31 años, obligada a casarse con trece años, mal diagnosticada con catorce tras detectarse unas manchas en la pierna, y repudiada por su marido y su familia tras conocer el diagnóstico. Las tres han superado la enfermedad y el estigma gracias a su esfuerzo y con el apoyo de alguno de los proyectos de la fundación.

Este estreno contó con la participación de la secretaria autonómica de Cooperación y Calidad Democrática, Belén Cardona, la secretaria autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público, Isaura Navarro, el presidente de la fundación Fontilles, Juan Lorca, y el director del film, Alberto Pla. También asistieron los concejales del Ayuntamiento de València Alejandro Ramón y Marta Torrado, así como representantes de varias ONGD.

La lepra es una enfermedad curable en la actualidad, pero el estigma que lleva asociada muchas veces resulta más perjudicial que ella misma. Trabajos como el que lleva a cabo Fontilles y proyectos como la película documental Asha, historias de lepra y esperanza, contribuyen a combatir ambas cuestiones, pero también a despertar conciencias y a mostrar un nuevo camino a las personas afectadas.

Galería de fotografías

Ir a Arriba