«En el hospital parece que ya no hay especialidades, todos nos hemos unido para luchar contra el covid-19»

2020-04-13T19:54:19+02:00abril 13th, 2020|

Begoña Pla es facultativa especialista en Endocrinología y Nutrición (Primer año de especialista) en el Hospital Universitario de la Princesa de Madrid. Su vida, como la de todos, cambió cuando se declaró el estado de alarma. Aunque ella no lo está pasando confinada en casa, sino que lo vive en primera línea, atendiendo a las personas enfermas y extremando las medidas de precaución para evitar, en la medida de lo posible, el riesgo de contagio y contribuir a mitigar esta pandemia. Pla reflexiona sobre la situación actual y también sobre qué pasará, en un plano médico y social, más adelante.

¿Cómo está viviendo la crisis del covid-19 desde el hospital?

Con miedo y angustia, un día estás dedicándote a tu especialidad (en mi caso especialidad de consulta) y al día siguiente estás en primera línea en la planta de Medicina Interna, llevando a tu cargo pacientes covid. En mi caso hasta hace un año (que acabé la residencia) hacía guardias en Urgencias y en la planta de Medicina Interna, lo que me ha “facilitado” (en cierta medida), la vuelta al manejo del paciente ingresado. Sin embargo, partimos de que el manejo del covid-19 ha supuesto una novedad y un reto para todos, pero más todavía para las especialidades de consulta (en mi caso llevaba un año dedicándome exclusivamente a la endocrino y en pacientes ambulatorios, por lo que el cambio tanto en la patología como en la dinámica de trabajo ha sido importante.

¿Cómo afrontan sus compañeros la crisis?

Todos se han involucrado. Parece que ya no existan especialidades médicas como tal. Todos nos hemos unido para luchar contra el covid-19, aun contando con las limitaciones desde las que muchos partimos.

¿Es cierto que falta tanto material?

Falta material todo el tiempo. Estar protegido es una cuestión de suerte. Un día no hay gorros, otro no hay mascarillas, otro te dan el chubasquero del Aquapark y otro tienes de todo.

¿Qué es lo mejor y que es lo más duro de la crisis?

Lo mejor: La satisfacción de ser capaces de sacar cada día esto adelante a pesar de las dificultades, la unión con todos los trabajadores del hospital (no solo médicos) y la unión con los pacientes.

Lo peor: el miedo a lo desconocido, la rabia y la impotencia de ver como cada día este virus destruye familias, la soledad de los pacientes ingresados por las medidas de aislamiento y el estar lejos de mi familia.

¿Cuáles son vuestras expectativas de futuro?

Yo soy pesimista. Cuando esto pase, la gente volverá a sus vidas y estará preocupada por su economía familiar (nosotros también lo estamos), seguirá quejándose de la gestión política y se olvidará de quienes hemos estado en el frente de esta guerra. Además, cuando pase esta crisis se avecina un aluvión de consultas no atendidas y un incremento de las demoras que hará que la gente pase del apoyo a la queja del sistema.

¿Cree que la crisis reforzará el sistema público de salud?

Debería ser así, de lo contrario, tendríamos un problema de dimensiones descomunales y una pésima gestión desde arriba. Pero para que un sistema sanitario salga reforzado hacen falta inversiones contundentes y de calado que no van a reportar beneficios claros a corto plazo. Y eso, con gestiones políticas que suelen estar más pendientes de muchas otras cosas que de la salud de sus ciudadanos y la dignidad de sus trabajadores, es difícil. De igual forma, el reforzamiento del sistema público de salud competirá con las inversiones en otros sectores que quedarán tocados, lo que dificultará las cosas.

¿Cree que la crisis nos hará más humanos, centrarnos en lo realmente importante y dejar cosas que habitualmente pasamos por alto?

Desde mi punto de vista, y con lo que estoy viviendo día a día en el hospital, me ha cambiado radicalmente la manera de pensar: valorar lo que realmente importa, lo que tenía antes (y por lo que muchas veces me quejaba) y que ahora tengo tan lejos, lo valoro más que nunca. Lo que está claro es que estamos viviendo una experiencia muy complicada que no olvidaremos nunca y que espero que nos sirva para mejorar como personas.