La juventud mediterránea en tiempos de Covid-19 o cómo afrontar la pandemia si perteneces a la generación precarizada

2020-10-31T12:22:17+01:00octubre 7th, 2020|

Reportaje y fotografías de María Palau

La covid-19 ha incrementado sobremanera las dificultades de acceso a los recursos. Un empleo digno, una vivienda digna, un sueldo digno -en definitiva, una forma de vida digna- son metas casi utópicas para la juventud del siglo XXI. La pandemia ha multiplicado descomunalmente las incertidumbres propias de los más jóvenes y ha desatado un temor incontrolable: ¿qué será de mí en el futuro?

“Yo quisiera poner en valor el trabajo de los jóvenes para superar esta pandemia”, afirmaba la concejala de Educación, Acción Cultural, Juventud y Cooperación al Desarrollo y Migración del Ayuntamiento de Valencia, Maite Ibáñez, al comenzar su intervención. Este fue, precisamente, el objetivo fundamental de la primera mesa redonda del ciclo de debates de Mostra Viva del Mediterrani: «La juventud mediterránea en tiempos de Covid-19».

El acto, moderado por la responsable de proyectos de la Fundación ACM, Marine Fournier, tenía lugar el lunes, día 5 de octubre, en el Aula Magna del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València. La propia Maite Ibáñez, concejala de Educación, Acción Cultural, Juventud y Cooperación al Desarrollo y Migración, Ana Domínguez, presidenta del Consell Jove de la Ciutat de València, Ismaene Lekhlifi, educadora y miembro del Circulo de Orán de la Fundación ACM, y Angelique Solomonides, miembro del Consejo Consultivo de la Fundación ACM, analizaron cómo la pandemia ha afectado a las generaciones más jóvenes.

El acto de la Mostra Viva estuvo moderado por la responsable de proyectos de la Fundación ACM, Marine Fournier

El acto de la Mostra Viva estuvo moderado por la responsable de proyectos de la Fundación ACM, Marine Fournier. Foto: María Palau.

Vicent Garcés, presidente de la Fundación ACM y presidente honorífico de Mostra Viva, resumía la esencia del acto con el lema de esta 8ª edición, Emergència Mediterrània, ciutadania en resistència. Y añadía: “Si los jóvenes no tienen esa capacidad de resistencia, ¿quién la va a tener?”.

Maite Ibáñez: “Los jóvenes son fundamentales para la recuperación”

La concejala de Juventud defendió tres pilares básicos para trabajar con las nuevas generaciones: inclusión, igualdad y empoderamiento. En ese sentido, destacó: «es fundamental fomentar la participación de los jóvenes y adaptarse a sus necesidades concretas, pues forman un colectivo heterogéneo de personas entre 13 y 30 años».

Desde la concejalía de Educación y Juventud han trabajado para continuar dando respuestas a estas necesidades durante la pandemia. Ibáñez enumera algunos de los proyectos en marcha: “hemos comprado 100 ordenadores para las familias más vulnerables; impulsamos el programa Cultura Jove; adaptamos el curso de Estiu Jove; subvencionamos a numerosas asociaciones juveniles; nos unimos a ATENEA para apoyar a jóvenes mujeres cineastas, etc.”.

«Los jóvenes son fundamentales para la recuperación. Para superar esta crisis, debemos construir espacios de creación intercultural donde se fomente el aprendizaje, colaborar entre nosotros y fortalecer el tejido asociativo”. Maite Ibáñez, concejala de Educación, Acción Cultural, Juventud y Cooperación al Desarrollo y Migración del Ayuntamiento de Valencia.

Los jóvenes conviven con una mochila cargada a hombros. La precariedad es hoy una constante de esta generación. A esta gran problemática, según explica la concejala, se le suman las dificultades en la emancipación, la búsqueda de empleo o vivienda. Además, la era post-covid ha aumentado el peso de esa mochila: “la superación de la brecha digital, la inseguridad ante la primera incursión en el mundo laboral o el incremento de la necesidad de apoyo psicológico”, argumenta.

Maite Ibáñez, concejala de Educación, Acción Cultural, Juventud y Cooperación al Desarrollo y Migración durante un momento de su intervención.

Maite Ibáñez, concejala de Educación, Acción Cultural, Juventud y Cooperación al Desarrollo y Migración durante un momento de su intervención. Foto: María Palau.

Maite Ibáñez es consciente de la sensación de desprotección ante un futuro incierto, y por ello, se muestra convencida de que “los jóvenes son fundamentales para la recuperación”. Para superar esta crisis, debemos “construir espacios de creación intercultural donde se fomente el aprendizaje, colaborar entre nosotros y fortalecer el tejido asociativo”.

Ana Domínguez: “Sabemos cuáles fueron nuestros errores en la anterior crisis; no los repitamos”

Los jóvenes del Mediterráneo pertenecen a una generación que, en menos de diez años, ha sido víctima directa de dos grandes crisis. En la actualidad, «joven» y «precario» son dos palabras que van de la mano. No obstante, la presidenta del Consell Jove de la Ciutat de València, Ana Domínguez, lanza un mensaje: “Es necesario un cambio de enfoque”.

Los jóvenes han estado sometido a todo tipo de condiciones de estrés durante estos meses.

Los jóvenes han estado sometido a todo tipo de condiciones de estrés durante estos meses.

“Sabemos cuáles fueron nuestros errores en la anterior crisis; no los repitamos”. Domínguez aboga por incluir a los jóvenes y los sectores más vulnerables en la respuesta a esta nueva crisis económica (también social) y por crear trabajos estables y de calidad.

«Uno de cada cuatro jóvenes en España se encuentra en riesgo de pobreza”. Ana Domínguez, presidenta del Consell Jove de la Ciutat de València.

Durante la pandemia, la juventud ha sido uno de los sectores más afectados por la depresión y la ansiedad. “1 de cada 4 jóvenes en España se encuentra en riesgo de pobreza”, completa Ana Domínguez consciente de los efectos psicológicos provocados por esa pertenencia a la generación precarizada.

Un espacio cívico fuerte es la base de una democracia”, advierte. Y la estabilidad de esta base se encuentra en escuchar la voz de los jóvenes, educar ciudadanos alfabetizados digitalmente y mantener un contacto activo con quiénes serán las generaciones del futuro.

A los retos propios de la juventud, añade un (en realidad no tan nuevo) obstáculo: la crisis climática que exige un inmediato cambio de prioridades y estilos de vida.

Ismaene Lekhlifi y Angelique Solomonides, miedos y aprendizajes tras pandemia

La mesa redonda también contó con las intervenciones online de Angelique Solomonides y Ismaene Lekhlifi. La primera destacó el incremento de la incerteza, el temor y el estrés en los países del Mediterráneo en conflicto.

Aunque se mostró positiva ante el futuro y afirmó que “tenemos el poder de encontrar soluciones”, reconoció el miedo que ha surgido en los más jóvenes ante la pandemia. Su equilibrio mental se ha visto afectado como consecuencia de los confinamientos y la desaparición de las relaciones sociales con su círculo de amigos.

Los jóvenes también han mostrado su lado más solidario y comprometido durante esta pandemia.

Los jóvenes también han mostrado su lado más solidario y comprometido durante esta pandemia.

Por su parte, Lekhfili quiso remarcar “que la pandemia nos ha descolocado, pero nos ha descubierto muchas cosas”. Identificó cuatro aspectos negativos como consecuencia de la covid-19: la falta de información, la pérdida de ingresos o incluso del trabajo, el abandono experimentado por los estudiantes y la desaparición de las ayudas a niños y mujeres víctimas de violencia.

Sin embargo, el virus también nos ha aportado aspectos positivos: “hemos encontrado una nueva forma de solidaridad mutua, se ha producido un acercamiento entre pueblos y han aparecido nuevas profesiones gracias a las tecnologías”.

MICRO | Joan Peris. Director general de Farmamundi

2020-09-25T13:22:44+02:00septiembre 25th, 2020|

Para celebrar el Día Mundial del Farmacéutico, que se conmemora este 25 de septiembre, publicamos una entrevista al director general de Farmamundi y responsable del Área Logística, Joan Peris Lluch. Miembro de Farmamundi desde 2016, tiene experiencia en cooperación internacional para el desarrollo, acción humanitaria, desarrollo organizacional y estrategia. Una ONGD que, como él mismo explica, nació en Valencia a inicios de los años 90 y actualmente cuenta con sede permamente en 7 países y son «el primer distribuidor de medicamentos sin ánimo de lucro y con un fin humanitario en España». Farmamundi, además, está teniendo un papel clave a la hora de luchar contra la pandemia del coronavirus en España y en el mundo. Desde su sede logística principal, ubicada en Paterna, distribuyen todo tipo de kits sanitarios y fármacos allá donde más se necesitan.

Por: Gerard Sánchez / María Palau | Fotografías: Alberto Pla

«Apostamos realmente por que la salud sea un derecho universal, para todas las personas, transversalmente, independientemente del país o contexto donde nazcan, de la religión, de la cultura, del género»

Farmamundi es una ONG de Desarrollo que, como el propio Peris explica, se dedica “a trabajar por la salud y el derecho a la salud; por sensibilizar, concienciar y transformar realidades y conciencias”. Así mismo, desde su enfoque más educativo, también trata de mostrar las enormes diferencias en el acceso a la salud entre nuestro contexto y otros países.

“Nos hace diferentes del resto de las ONG el hecho de ser un distribuidor de medicamentos, y somos el primer distribuidor de medicamentos sin ánimo de lucro y con un fin humanitario en España”, reconoce su director. Peris explica que cuentan con un área logística humanitaria, ubicada en el Parque Tecnológico de Paterna. Una gran nave que cuenta con un almacén de 700m2 y 10 personas que lo gestionan.

Desde su nacimiento en Valencia en 1993, como “un grupo de farmacéuticos que consideró importante poner en marcha una asociación que pudiera llevar medicamentos a aquellas personas que más los necesitaban de forma solidaria”, Farmamundi ha desarrollado más de 350 proyectos de cooperación para el desarrollo y acción humanitaria y 150 intervenciones de emergencia, más de 6.000 envíos de ayuda humanitaria que benefician a más de 16 millones de personas; ha repartido más de 2.300 toneladas de medicamentos y material sanitario y ha realizado mejoras en más de 200 hospitales y centros de salud. Después de 27 años de actuación, cuenta con sede internacional permanente en 7 países (Ecuador, El Salvador, Guatemala, Malí, Nicaragua, Perú y República Democrática del Congo).

Adaptarse frente a la covid-19

Con el decreto del estado de alarma en marzo y las restricciones consiguientes, en Farmamundi se vieron obligados a reaccionar: “Cuando toda esta pandemia eclosionó rápidamente nos pusimos a orientar todo el esfuerzo de nuestra área logística para dar servicio a las entidades humanitarias que lo estaban necesitando en nuestro contexto”.

Cambiaron el foco y comenzaron a adquirir y distribuir equipos de protección individual. “Hablamos de mascarillas, tanto quirúrgicas como FP2 o FP3 en algunos casos, geles hidroalcohólicos, guantes de nitrilo, pantallas, termómetros sin contacto…”, enumera Joan Peris.

Joan Peris atiende al periodista de la Agencia, Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

Destaca la necesidad de “colaborar mucho más estrechamente con las entidades humanitarias para identificar sus necesidades en tiempo real”. En este sentido, fueron escogidos por Cruz Roja como suministrador principal para la campaña Cruz Roja RESPONDE frente al coronavirus. “Hemos dado asistencia a más de un millón y medio de personas en nuestro país”.

“También hemos aportado nuestro granito de arena a través de las más de veinte distribuidoras farmacéuticas de España que suministran habitualmente a las farmacias”, añaden. Así, los materiales conseguidos en mercados internacionales como China o Turquía eran ofrecidos a estas distribuidoras o, en algunos casos, suministrados directamente.

Pandemia global, respuesta global

“Esta pandemia ha sacudido los cimientos, los valores, las prioridades de nuestra sociedad, cobrando una especial relevancia el ámbito de la salud”. El director de Farmamundi es claro: “Siendo una pandemia global, no podemos pensar en soluciones locales, serían erróneas. Es una pandemia global que se ha de manejar y abordar de una forma global”.

Para Joan Peris, la covid-19 ha demostrado la interrelación de un mundo globalizado. “Somos un mundo amplio, pero al final es un mundo interconectado donde todo tiene una causa y un efecto interconectado”, continua; “estamos en un mismo entorno o ámbito, en el sentido en que todo lo que pase en un lado, afecta en el otro. Somos mismas partes de un solo organismo”.

Por todo esto, aboga “más que nunca” por la solidaridad internacional para plantar frente al virus de forma colectiva y “darle una respuesta contundente y efectiva”.

La solución: Más prevención

“La prevención es mucho más eficiente que la intervención una vez está desatado el problema”, repite en diversas ocasiones Joan Peris durante la entrevista. “Nuestro enfoque en muchas de las intervenciones que hacemos en tantos países es desde la prevención”, y, en esta ocasión, remarca que dicha prevención pasa por el refuerzo de la atención primaria.

Lanza un mensaje de alerta a la población y nos insta a ser prudentes o “todo el esfuerzo que se ha hecho en nuestras propias familias, todo este confinamiento que hemos vivido durante casi tres meses, puede no haber servido de nada”. De forma más concreta, recuerda la importancia de cumplir todas las medidas que recomiendan las autoridades sanitarias para prevenir la enfermedad: mantener la distancia social, repetir constantemente el lavado de manos, utilizar la mascarilla…

Detalle de la entrevista para MICRO que realiza Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

Hasta no tener una vacuna adecuada y tener controlada realmente la pandemia, no es el momento de relajarnos”. Precisamente para lograr la vacuna, Peris defiende la importancia de una “colaboración multidisciplinar, donde científicos, laboratorios, empresas y gobiernos de todo el mundo deben colaborar más allá de intereses individuales y económicos”. “Esto es un interés común”, recuerda.

Los campos refugiados ante la crisis sanitaria

“Yo destacaría como muy grave la situación de personas en situación de refugio que viven y desarrollan su vida en campos de refugiados”, denuncia Peris para referirse a los grandes olvidados por el foco mediático. Enumera las condiciones de vida “totalmente insalubres” en las que viven las personas refugiadas: no hay acceso a agua potable ni a sistemas de saneamiento adecuados, cuando llueve se producen inundaciones y las aguas negras se mezclan con las aguas de lluvia, etc.; además “las condiciones de hacinamiento y alimentarias son muy deficientes”.

Una situación que se ha visto claramente ahora tras el incendio de Moria, en la isla griega de Lesbos y las consecuencias que está teniendo para unas personas refugiadas que ya vivían una situación muy precaria.

“Si nosotros en un contexto como España, hemos tenido que lidiar con esta pandemia a duras penas y con muchas dificultades, ¿cómo será lidiar cuando no tienes ni agua potable, ni una alimentación saludable, ni alimentos con una periodicidad adecuada, ni con la cadena de frío adecuada?”, lamenta el director de Farmamundi.

Para no caer en la facilidad de generalizar, señala algunos casos concretos: Gaza, Siria, el Líbano, Sudán del Sur, Uganda, Kenia, Yemen, el Kurdistán iraquí, Nicaragua o Malí, entre muchos otros ejemplos.

Y aporta una reflexión de alerta final: “Cada vez más, situaciones humanitarias y personas en situación de vulnerabilidad se dan dentro de nuestras fronteras, no necesariamente en países en vías de desarrollo. Por ejemplo, las personas que viven sin hogar, jóvenes en riesgo, o personas que llegan a nuestras costas en pateras, y que requieren de una asistencia o de una serie de materiales y productos de primera necesidad”.

Joan Peris atiende al periodista de la Agencia, Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

Aprendizajes durante la pandemia

Preguntado sobre aquello que han aprendido durante esta pandemia, Joan Peris reconoce “la importancia de colaborar, de apoyarnos unos a otros para ser en conjunto una sociedad más solidaria y más justa, donde todas las personas puedan tener acceso a un derecho tan fundamental como es el de la salud”.

Desde Farmamundi, han aprendido “cuán vulnerables somos todas las sociedades, incluso aquellas que pensamos que tenemos un sistema de salud fuerte, sólido y capaz”. Para ello, se deben “redoblar esfuerzos para asegurar que existan todas las condiciones mínimas necesarias para tener un sistema de salud garantista que llegue a todas las personas, incluso en momentos de extrema necesidad como una pandemia que ha azotado transversalmente a todos los sectores”.

Joan Peris atiende al periodista de la Agencia, Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

En palabras del director de Farmamundi, la solución se encuentra en la inversión y la dedicación de recursos públicos y privados para “fortalecer y robustecer el sistema público y gratuito de salud”.

Antes de concluir la entrevista, Joan Peris no quiere perder la oportunidad de “reconocer la gran labor que todo el sector farmacéutico ha desarrollado en esta crisis que hemos vivido, estando al pie del cañón y de cada oficina de farmacia”. Y, afirma haber “constatado el gran equipo de profesionales que conforma Farmamundi y que dan vida y sentido, hacen realidad esta gran misión que llevamos día a día. Me anima a seguir trabajando por este cambio y transformación social hacia una nueva realidad más justa, más saludable y más adecuada para todas las personas”.

MICRO I José María Tomás i Tío (Fundación por la Justicia)

2020-08-25T12:28:49+02:00agosto 25th, 2020|

Magistrado de la Audiencia Provincial de Valencia, José María Tomás y Tío es también el presidente de la Fundación por la Justicia. Una entidad que cumple en 2020 un cuarto de siglo. 25 años en los que han llevado a cabo todo tipo de proyectos de cooperación en diversos países. Además, organizan desde hace once años el Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos, Humans Fest, de Valencia. 

José María Tomás, además, es uno de los testimonios en el documental que estamos produciendo el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social en relación al asesinato de Ignacio Ellacuría y de otros jesuitas en El Salvador en 1989, en plena guerra civil en este pequeño país centroamericano. Un caso que acaba de ser juzgado en la Audiencia Nacional y que actualmente está visto para sentencia.

Por: Gerard S. Ferrando | Fotografías: Alberto Pla

«La justicia no es solamente una administración, sino que es un valor y un compromiso»

Como indica el propio José María Tomás, “nos constituimos hace ya 25 años con la intención de presentar un modelo de justicia más cercana, más próxima, más creíble, más inteligible. A partir de ahí, nosotros hemos ido derivando desde lo que era la preocupación por el funcionamiento de la justicia de nuestro país, porque la justicia no es solamente una administración sino que es un valor y un compromiso”.

“Cuando uno descubre que el valor de la justicia es un valor esencial y ves las situaciones en las que no es fácil descubrirla y está tan escondida, entonces adquieres el compromiso de trabajar por la justicia de otra manera”. Él explica que en estos 25 años han desarrollado programas y proyectos que tienen que ver con la cooperación internacional en materias de privación de derechos.

En esta línea han trabajado en Etiopía con temas de mutilación femenina, en Mozambique con niños y personas discapacidades, en Senegal, en Burkina en Guinea, en Benin, así como en América en países como Paraguay, Haití, El Salvador, Guatemala, Colombia y también en algunos países de Asia. Sin olvidar, por supuesto, los proyectos de sensibilización en España.

El Tribunal Internacional de Justicia Restaurativa en El Salvador

Uno de los proyectos con más trayectoria y trascendencia de la Fundación por la Justicia es el Tribunal Internacional por la Justicia Restaurativa en El Salvador, el cual se celebran cada año en marzo, aunque en este 2020 se tuvieron que suspender por la pandemia originada por el Covid-19.

La falta de respuesta institucional a las víctimas del conflicto armado del Salvador que tuvo lugar entre 1979 y 1992 y que se cerró en falso con una Ley de Amnistía, recientemente declarada inconstitucional por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador, determinó que la Universidad Centro Americana (UCA), a través de su Instituto de Derechos Humanos (IDHUCA) y por exigencia de la Red de Comités de Víctimas del conflicto armado, tomara la decisión de crear este Tribunal Internacional para la aplicación de la Justicia Restaurativa.

José María Tomás y Tío durante la entrevista en MICRO. Fotografía: Alberto Pla

Este proyecto es una modalidad de política pública no gubernamental, estando integrado por expertos en justicia y derechos humanos de varios países como España, Brasil, Paraguay, Chile, Estados Unidos y el propio El Salvador. El Tribunal está presidido por el Presidente de Fundación por la Justicia y viene constituyéndose desde el año 2009 en diversas localidades o comunidades del país para examinar casos de masacres, ejecuciones sumarias, torturas, violaciones, desapariciones forzosas, muchas de ellas todavía desconocidas por el sistema de justicia del país, emitiendo sentencias respectivas con los testimonios de todos ellos, fundamentos jurídicos sustentados en el derecho penal internacional y convenios de derechos humanos, peticiones de las víctimas y reseña de la posición del Estado salvadoreño frente a los mismos.

El fenómeno de las maras, verdugos y víctimas a la vez

Desde su condición de juez y como buen conocedor de la realidad centroamericana, José María Tomás y Tío analiza uno de sus fenómenos más conflictivos como es el de las maras. «Inicialmente las maras son una respuesta a una situación de indefinición política y económica en un país. Cuando tú no tienes recursos, cuando no tienes una posibilidad de acceder al control, al gobierno, a las instituciones, la sociedad se organiza y cuando tú además resulta que no tienes recursos suficientes para sobrevivir, se organiza pues buscando la supervivencia, delinquiendo, superando los límites que cualquier sociedad tiene».

«Cualquier sociedad tiene un límite por arriba diríamos la propuesta de máximos es una constitución, la propuesta de mínimos es un código penal, pero cuando tú no dejas espacio para sobrevivir en ese espacio intermedio pues resulta que surgen estas situaciones», explica Tomás y Tío quien matiza que «las maras a mi me parece que son la respuesta de una organización de la sociedad pobre, que llega un momento que está descolocada e imposible de colocar».

José María Tomás y Tío durante la entrevista en MICRO. Fotografía: Alberto Pla

«Al final lo que pasa es que las víctimas se convierten en verdugos, pero a su vez son también víctimas, debido a su situación». Ante ello, José María Tomás anima a buscar soluciones: «Hemos de buscar espacios en los que nadie pueda vivir así, no se trata de que los ricos no sean ricos, que hagan lo que quieran, lo que se trata es que los pobres no vivan con tanta miseria  y buscar, por tant,o espacios donde se pueda vivir honestamente».

Un festival de cine y derechos humanos muy consolidado

José María Tomás pone en valor la consolidación del Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos, Humans Fest, de Valencia. “Es muy potente. Seguramente, a día de hoy, es el Festival de más impacto social en España, el de más público asistente y el demás impacto social, ¿qué contamos? Historias, contamos historias de personas”.

“Con iniciativas como esta descubrimos que no todo el mundo tiene todos los derechos que tenemos los demás. Y, por otro lado, vemos que todos tenemos algo que hacer”. Para la Fundación por la Justicia y para José María Tomás “hay que formar en derechos humanos. Y trabajar con los defensores de derechos humanos”. Así lo hacen en lugares como Colombia o El Salvador. Eso sí, siempre teniendo en cuenta, los objetivos de desarrollo sostenible “pues se pueden hacer muchas cosas a través de alianzas con todos los demás personas y que somos al final protagonistas de nuestra propia historia”.

La sensibilización postpandemia

Preguntado por si esta pandemia no va a servir para reflexionar y para ser más sensibles ante otros problemas y realidades, José María Tomás expresa su deseo de que así sea: “Creo que es una ocasión buena, todo el mundo hemos tenido la ocasión buena para reflexionar, nosotros tenemos que reflexionar qué ha pasado, no todo el poder político, económico, cultural de la civilización, ya no digo de España sino la humanidad completa. Hemos sido atacados, esto no es incidente que ha pasado ni siquiera es por una tormenta tropical que coge una parte del planeta, aquí estamos hablando de un problema para toda la humanidad”.

Precisamente, para fomentar esta reflexión, desde la Fundación por la Justicia han lanzado, en colaboración con otras organizaciones un documento que recoge, “medidas para la postpandemia que tienen que ver  con la salud, con la ecología, con la amable ciudad en la que nosotros quisiéramos vivir, con la naturaleza, con educación etcétera y sobre todo  teniendo en cuenta que no se puede gobernar ni legislar olvidándose de los más vulnerables porque son los que al final sufren más cualquier situación”.

Abuelas y abuelos: Un amor que jamás se arruga

2020-07-26T17:47:05+02:00julio 26th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Estaban ahí mucho antes que nosotros, vivieron la Guerra Civil Española, la II Guerra Mundial, la dura y famélica postguerra, los oscuros años del franquismo, se emocionaron con la Transición e hicieron cola para votar en las primeras elecciones democráticas. Son nuestras abuelas y abuelos, esas personas que, siempre, siempre, han estado ahí para cuidarnos, para darnos valiosos consejos de vida que no siempre hemos aceptado, reconozcámoslo, como merecían.

Más común es, en cambio, dejarlos viviendo en residencias, lejos de los suyos, del mundo en el que han crecido, porque, sencillamente, nuestras «atareadas y complicadas vidas» no nos permiten cuidar de ellos, o al menos eso creemos. Son ellas y ellos los que más han sufrido los efectos del Covid-19 y no solo porque han padecido la mayor parte de las bajas, sino porque se han visto alejados de aquello que más quieren, de sus nietas y nietos, de esas personitas que las hacen ser precisamente eso; abuelas y abuelos, seres cuyo amor nunca se arruga.

El hastag #DíaDeLosAbuelos, trending Topic en Twitter

Nuestras abuelas y abuelos puede que ni siquiera sepan que hoy, como cada 26 de julio, son tendencia en redes sociales como Twitter, con  el hastag #DíaDeLosAbuelos. Pero lo son, precisamente, porque sus nietos y nietas exigen que se les ponga en el lugar que merecen, que se les trate con respeto y empatía, que se les escuche y se atiendan sus necesidades. Así que, si puedes, díselo, diles que hoy es su día, diles que les quieres y que quieres estar con ellos muchos años más. Diles que se cuiden y cuídales como ellos lo han hecho siempre.

Ellas y ellos, con sus pensiones ínfimas —recortadas unas veces y congeladas otras— sustentaron a muchas familias durante los peores años de la crisis económica desatada a partir de 2007 y es muy probable que ahora, cuando se acaben las ayudas oficiales, cuando la pandemia médica deje lugar a una económica más que previsible, sean, de nuevo, los que estén ahí para ofrecer sus humildes ingresos, pero también, y sobre todo, para dar cariño, comprensión y valiosos consejos a los que quieran escucharlos. Abuelas y abuelos como Mari Olcina, que, además de brindar siempre todo su cariño y apoyo a sus nietas, saca tiempo para dirigir una ONG como MOSSolidaria y ayudar a muchas otras personas tanto en España como en otros lugares como el Sáhara Occidental o Etiopía.

Nuestro homenaje va para todas esas abuelos y abuelas que se han ido durante esta pandemia, pero también para los que siguen con nosotros y, especialmente, para los que han sido abuelos, precisamente, durante este tiempo, pues han tenido que sufrir algo tan duro como es no poder abrazar a sus queridos nietos al poco tiempo de nacer. Han tenido que mantenerse al margen, muy a su pesar y han sustituido sus caricias y besos por frías videollamadas a través de esos teléfonos móviles a los que ahora, más que nunca, se han tenido que adaptar.

 

Paco Roca (izquierda) junto al consejero de Transportes de Madrid, Ángel Garrido, durante la inauguración de su mural en el metro de Plaza de Castilla. Foto: Metro Madrid

El homenaje de Paco Roca a los abuelos y abuelas en el Metro de Madrid

Los homenajes en este Día de los Abuelos tan especial y emotivo no se han dejado sentir tan solo en las redes sociales. El prestigioso dibujante e ilustrador valenciano, Paco Roca (premio nacional del cómic en 2008) inauguró el pasado viernes, día 24 de julio, un emotivo mural en su honor en los pasillos de la estación de Metro de Madrid de Plaza de Castilla. Un mural que se quedará ahí de forma pemamente para recordar la importancia de nuestras abuelos y abuelas y para homenajearles por todo lo que hacen por nosotros y por todo lo que están sufriendo desde que se desató la pandemía del Covid-19.

Precisamente, uno no de los cómics más reconocidos de Paco Roca, «Arrugas», está dedicado a las personas mayores y a una de las enfermedades que más sufren, el Alzheimer. Un cómic que Ignacio Ferreras convirtió en película en 2011 y que ganó el Goya a la mejor película de animación y al mejor guion adaptado.

Paco Roca, además, se implica en causas sociales siempre que puede. Una de ellas fue su participación en el cómic «Puro Perú» para la ONG CESAL, el cual fue presentado oficialmente el pasado mes de diciembre en el paraninfo de la Nau de la Universitat de València.

También cabe destacar el Doodle que Google a creado para conmemorar este Día de los Abuelos 2020 y en el que, de paso, se homenajea también a la naturaleza, tan necesaria y esencial para nuestras vidas.

El Doodle de Google por el Día de los Abuelos 2020.

Nuestro homenaje a las entidades que apoyan a nuestras abuelos y abuelas

Hoy, en el #DíaDeLosAbuelos también queremos rendir homenaje a todas esas entidades, ONG, instituciones públicas y privadas y, en definitivas, a todas esas personas voluntarias, donantes… que han estado y siguen estando al lado de nuestra personas mayores, de nuestros abuelos y abuelas. Personas que, en pleno confinamiento, dedicaban parte de su tiempo para llamar a ver cómo se encontraban, para brindarles una esencial compañía, como hacían desde la ONG Amics de la Gent Major, pero también para brindarles atención psicológica, como han estado haciendo desde Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras o para garantizar que seguían tomando sus medicinas, como Farmamundi. Personas que les ayudaban a hacer la compra, que tocaban a sus timbres para ver si necesitaban algo.

Cómo no, también rendimos homenaje a todas esas trabajadoras y trabajadores de centros de salud, hospitales y tambien de residencias como la de la Fundación Fontilles en la Vall de Laguar que, cada día, casi sin descanso, y con todos los temores y también con todas las precauciones posibles, les atendían y les atienden y tratan de que sus males, sean los que sean, les resulten lo más llevaderos posibles. Sanitarios como el doctor César Carballo o la doctora Begoña Pla a los que hemos entrevistado durante esta pandemia y nos han mostrado una visión, desde dentro, de cómo se han vivido estos momentos tan duros.

El doctor César Carballo en el hospital Ramón y Cajal. Fotografía de íñigo Sola para Agencia Alberto Pla

En este Día de los Abuelos, no nos olvidemos de ellas y ellos. Más allá de ofrecerles regalos, el mejor que podemos hacerle es, más bien, un presente. Es decir, estar ahí, a su lado, demostrarles que nos importan, que queremos que sigan con nosotros el máximo tiempo posible y que apreciamos mucho todo aquello que aún les queda por enseñarnos.

#DíaDeLosAbuelos

 

 

 

«El dominicano le ha perdido el miedo al virus, justamente cuando más extendido está»

2020-07-24T12:01:10+02:00julio 24th, 2020|

Por: Gerad Sánchez y Alberto Pla | Fotografías: Alberto Pla

La pandemia originada por el Covid-19 se extiende por todo el mundo y se agrava en zonas ya de por sí castigadas por otras enfermedades, por la pobreza, el hambre… como buena parte de Latinoamérica, África o Asia. En esta línea, desde República Dominicana nos atiende Rubén García Mulet, el director de la Fundación SOLCA-Solidaridad Calasancia. Una organización con gran presencia en toda la zona del Caribe y para la que elaboramos el documental «Un Sol para Dominicana» que cuenta con más de medio millón de visitas en Youtube.

Rubén García es uno de tantos cooperantes que ha decidido quedarse en su país de destino durante esta pandemia, pues considera que ahora, más que nunca, su aportación y cualquier ayuyda es muy necesaria. Él pide que la población cumpla con las medidas sanitarias, aunque es consciente de que gran parte de ella vive al día y «necesita estos recursos para subsistir». Además, reclama que se amplie el acceso a camas y respiradores en los hospitales, para afrontar una pandemia que todavía sigue muy presente y genera muchos peligros sanitarios, sociales y económicos.

Ruben García, director de SOLCA Solidaridad Calasancia en La Romana (República Dominicana) junto con un beneficiario del programa de salud – Fotografía: Alberto Pla

Continuamos así con nuestra serie de entrevistas a cooperantes que han decidido quedarse en sus países de destino a pesar de la pandemia ocasionada por el Covid-19. Una serie en la que ya hemos contado con el testimonio de Lourdes Larruy, responsable de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri (Etiopía), con el del presidente de la Asociación CONI, Alejandro Sebastián que, lleva ya más de 12 años desarrollando todo tipo de proyectos de cooperación en Guatemala. Así como con Ana Ferrer, la actual presidenta de la Fundación Vicente Ferrer, que lleva 50 años en India. Y también publicamos recientemente un reportaje con Psicólogos Sin Fronteras para homenajear la labor de la joven cooperante valenciana Alba Aparicio, que falleció durante la pandemia, en un accidente de avión en Bolivia.

La pandemia del Covid-19 le pilló en República Dominicana. ¿Cómo ha sido allí la afectación así como en otros países en los que trabajan?

La evolución ha sido lenta. Eso produjo un efecto de falsa seguridad en el grueso de la población que no ha respetado totalmente las medidas de seguridad.

«El dominicano vive en la calle y ese esfuerzo de quedarse en casa ha resultado difícil, además, una mayoría de la población vive al día y necesita los recursos para subsistir».

Quedarse en casa no es una opción viable en muchos casos, pero socializar por diversión está siendo irresponsable.

Rubén García en la sede de SOLCA en La Puya de Santo Domingo durante una clase de ortografía – Fotografía: Alberto Pla

Ahora que aquí en España y en Europa parece que está pasando, en Latinoamérica se intensifica. ¿Cómo es la situación actual? ¿Qué sectores de la población o zonas son las más afectadas?

Ahora mismo aquí hemos llegado al colapso sanitario. Precisamente en estos días el Presidente saliente ha solicitado 45 días de estado de emergencia que han sido aprobados por el Congreso y el Senado, y se decretó de nuevo el toque de queda por 20 días. La progresión de contagios sigue ascendente. Las zonas con más población se han visto más afectadas.

¿Qué están haciendo desde su organización para combatir esta pandemia o paliar sus consecuencias en la población?

El Fundación SOLCA aportamos educación y salud. Nuestro Programa de Salud cuenta con un equipo de Promotores de Salud que son voluntarios, en su mayoría mujeres, que atienden y supervisan a los enfermos crónicos de sus comunidades. Hemos intensificado ese seguimiento, y a través de donaciones, estamos mejorando el control sanitario y repartiendo más medicamentos.

«Nos encontramos con la dificultad que las promotoras también son población de riesgo, y tratan de vencer sus miedos para servir a los demás. Son unas verdaderas heroínas.»

En educación, estamos diseñando los planes del próximo curso con actividades que aseguren el distanciamiento, adaptadas a esta nueva realidad, dotando nuestros centros de las medidas de higiene adecuadas e introduciendo temáticas de salud e higiene en los programas educativos.

Una mujer abraza a su nieto en el Centro de Salud Padre Cabaloto en La Romana de Santo Domingo antes de la Pandemia de la COVID-19 – Fotografía Alberto Pla

¿Puede el sistema sanitario de un país como República Dominicana hacer frente a una crisis como esta con garantías?

Creo que ningún país está preparado para algo así. Los recursos sanitarios son claramente insuficientes.

El presidente Danilo Medina declaró la emergencia nacional para combatir la pandemia de coronavirus el pasado mes de marzo, una medida que implica el cierre de las fronteras y la suspensión de las clases, de las actividades comerciales y de los eventos de todo tipo. Y que se ha alargado hasta final de junio, aunque con las críticas de la oposición.

Un grupo de voluntarios costarricenses de la Fundación SOLCA visitan el barrio Sinaí en San José, Costa Rica, antes de la pandemia – Fotografía: Alberto Pla

¿Cómo se tomó la población las medidas de confinamiento?

Al principio con mucho escepticismo y ahora con algo más de conciencia. En tres meses el refuerzo fue mínimo o nulo del sistema, se confiaron en que no pasaría de ahí. Pero pronto la gente se lanzó a la calle, como dicen aquí, a hacer “coro”, socializar sin mucha protección.

«El dominicano le ha perdido el miedo al virus, justamente cuando más extendido está.»

El Gobierno puso en marcha diversos programas de atención social (FASE, Quédate en casa, Pa ti), pero lo cierto es que son insuficientes para todas las necesidades existentes, y hay mucha población con trabajos informales que ni siquiera califican para estos programas.

¿Qué problemas empezaron a surgir con estas medidas?

Sobre todo la falta de recursos. La economía no puede soportar los cierres de negocios. El turismo es la principal fuente de ingresos y se está viendo afectado por esta crisis.

En abril se conoció la noticia de que un falso remedio, a base de alcohol, mató a más de 100 personas en el país. ¿Entiende que, ante la falta de medidas o soluciones, la población tome otros caminos?

El tema del clerén (bebida alcohólica casera) no tiene una relación directa con el COVID-19, aunque haya coincidido en el tiempo. Muchas personas se intoxicaron con esta bebida, sobre todo al inicio de la pandemia, pero ya ese tema está más controlado.

En esas fechas era, con 5.749 casos confirmados y 267 fallecidos, el país con más contagiados de covid-19 de Centroamérica. Y ahora parece que, una vez relajadas las medidas de confinamiento, la pandemia vuelve a acelerarse ¿temen que se de un rebrote más fuerte que el primero?

La curva de contagios sigue en ascenso y eso es preocupante, lo que ha llevado al segundo toque de de queda. Esperamos que esta vez tenga un efecto más claro.

El 5 de julio hubo elecciones legislativas y presidenciales, tras el aplazamiento de la anterior cita –17 de mayo. ¿Teme que esto genere nuevos rebrotes y tensiones?

Se celebraron las elecciones y hay un cambio de gobierno, lo cual no sabemos cómo puede afectar a efectos de este virus. En general la población estaba muy descontenta con la gestión anterior por diversos temas de corrupción y transparencia en la gestión. Pero esperemos que la economía no se descontrole, vamos a esperar para sacar conclusiones.

¿Se planteó regresar?, ¿lo hicieron otros cooperantes que conozca?

Conozco algunos cooperantes que lo hicieron, ya que la Embajada Española facilitó este proceso a través de las compañías aéreas. La verdad es que tuve un momento de duda, pero mi vida y mi trabajo están aquí, tengo mucha gente cerca y espero poder afrontar lo que venga con positividad.

Ruben García, director de SOLCA Solidaridad Calasancia en la Ciudad Hogar Calasanz en San José, Costa Rica – Fotografía: Alberto Pla

¿Cuáles son las necesidades principales?

Ahora mismo lo fundamental sería ampliar el acceso a camas y respiradores en los hospitales, ampliar su capacidad. Y por otra parte respetar las medidas higiénicas y de distanciamiento.

¿Qué temores le expresa la población?

Sobre todo la inquietud de no saber qué va a pasar, ni hasta cuándo se podrá aguantar con esta situación.

Un sol para Dominicana, la campaña y producción audiovisual que hicimos para la Fundación SOLCA, se estrenó en octubre de 2015 en el Palacio Nacional de Bellas artes, llegó incluso a la gran pantalla dominicana y hoy el documental tiene más de medio millón de visitas. ¿Qué ha supuesto para SOLCA esta campaña cinco años después?

Viéndolo en perspectiva, esta campaña logró visibilizar el enorme trabajo que desde hace años hacemos en educación y salud en La Puya de Arroyo Hondo (Santo Domingo) y La Romana. Nos ayudó a posicionarnos en la sociedad dominicana y a poner “rostro” a los éxitos conseguidos en este tiempo. A partir de ahí surgieron otras posibilidades muy bonitas y nuevos aliados estratégicos se sumaron a nuestra labor.

«El documental Un Sol Para Dominicana nos ayudó a posicionarnos en la sociedad dominicana…a partir de ahí surgieron otras posibilidades muy bonitas y nuevos aliados estratégicos se sumaron a nuestra labor.»

De derecho a izquierda: Carlos García de las Heras, Rubén García, Aline Mataix y Alberto Pla durante el rodaje de Un sol para Dominicana en República Dominicana en 2015.

Ashley y Angelo fueron los protagonistas más jóvenes del film. ¿Qué es de ellos actualmente?

Hasta el año pasado, Angelo seguía acudiendo al Centro Cultural Calasanz La Puya. Pero ahora mismo no les estamos siguiendo la pista.

En el documental veíamos el programa deportivo, el programa de lectura y el de promotoras de salud que precisamente arrancó Beatriz, una pediatra valenciana. ¿Cómo están lidiando con la pandemia actualmente?

Como todo el mundo, con muchos miedos pero con ganas de servir. Estamos trabajando en equipo como nunca, ya que esta situación nos empuja a inventar nuevas acciones, sacar toda la creatividad y superarnos. Este año lo hemos llamado “Año de la Creatividad”, y queremos innovar en la atención a nuestros enfermos y la formación de nuevos promotores.

«Pero seguimos necesitando muchos recursos para servir mejor a nuestros beneficiarios. Hemos tenido que finalizar con el servicio de atención pediátrica en áreas muy pobres de La Romana, que esperamos poder relanzar en algún momento.»

También estamos rediseñando el proyecto educativo del Centro Cultural Calasanz La Puya y necesitamos que se sumen a nuestro trabajo todas aquellas empresas y entidades que quieran aportar transformación a través de la educación de los niños, generando alternativas a la calle.

Un niño disfruta de la lectura en el programa de educación no forman que la Fundación SOLCA mantiene en La Romana, Santo Domingo – Fotografía: Alberto Pla

¿Cree que esta crisis hará que cada país se centre en sí mismo y baje la cooperación internacional o, por el contrario, servirá para darnos cuenta de que estamos todos conectados y que lo que sucede en un lugar nos puede afectar a todos?

Yo siempre creo que se sacan oportunidades de las limitaciones. Estoy positivo. La sociedad merece ser atendida más que nunca y SOLCA es una opción muy válida para canalizar estos esfuerzos por los demás. Somos garantía del trabajo bien hecho, sólo hay que ver los resultados. La realidad ahí fuera ha cambiado, y nosotros cambiamos con ella. Posiblemente, los recursos en cooperación sean más escasos, pero también la solidaridad en tiempos difíciles es más fuerte.

MICRO I Samuel Sebastián. Director del Festival de Cine y Derechos Humanos, Humans Fest, de Valencia

2020-07-23T11:41:42+02:00julio 10th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías y vídeos: Alberto Pla

Samuel Sebastián es una de las personas que mejor conocen el audiovisual valenciano y, especialmente aquel relacionado con su lado más social y con los derechos humanos. No en vano es director, desde julio de 2019, del Festival de Cine y Derechos Humanos, Humans Fest, de Valencia, del que ya anteriormente era programador. Un festival que está organizado por la Fundación por la Justicia. Sebastián, además, cuenta con una amplia experiencia como cineasta, guionista, dramaturgo y gestor de actividades cinematográficas y es Licenciado en Historia del Arte con premio extraordinario de carrera.

En esta entrevista para nuestra sección “MICRO” nos habla de la necesidad de un festival como este y de iniciativas como la serie “resistencias” mediante la cual emiten, cada viernes de forma online, una película documental.

Unos estrenos que este viernes, día 10 de julio, a las 12 horas, contarán con la exhibición, por primera vez de forma online, de la película documental Asha. Historias de Lepra y Esperanza, producida por nuestra Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social para la Fundación Fontilles y que se estrenó el pasado mes de enero en Ruzafa Studio.

Link para visualizar de forma online la películda documental Asha. Historias de Lepra y Esperanza, este viernes, 10 de julio

Trailer de Asha:

“Con el Humans Fest logramos poner al mismo nivel el cine y los derechos humanos”

Vivimos en una sociedad en la que las desigualdades, las injusticias son cada vez mayores. Entonces, el hecho de que exista un festival como el Humans Fest que, a través del cine utiliza el cine como esa herramienta para la reflexión me parece muy importante. Igual que es importante conseguir poner casi al mismo nivel el cine y los Derechos Humanos”, destaca Samuel Sebastián.

Samuel Sebastián durante la entrevista. Fotografía: Alberto Pla

Para lograr una mayor sensibilización resulta fundamental “aumentar la audiencia” y también que “lo que generamos en el festival que esa reflexión, debates, cultura inclusiva, cultura en el sentido más amplio de la palabra se ampliara. Para ello planteamos actividades y programas dentro del festival que pudieran ser desarrollados durante todo el año, entonces a través de entidades valencianas pero que están trabajando pues en África, Asia, Latinoamérica… comenzamos a desarrollar programas como el de mujeres del mundo o el programa de animación qué hacemos con el Máster de animación de la UPV”.

«Hemos logrado triplicar la audiencia respecto a ediciones anteriores porque sobre todo nuestro interés era llegar a ese tipo de público que podría estar interesado en un cine social, en un cine más reflexivo»

Unas iniciativas que, según destaca Sebastián, les han permitido “triplicar la audiencia respecto a ediciones anteriores porque sobre todo nuestro interés era llegar a ese tipo de público que podría estar interesado en un cine social, en un cine más reflexivo, que también fuera de autor porque una parte de nuestras programación es un cine de autor social”.

Las proyecciones online de la serie «Resistencias»

Con la pandemia originada por el Covid-19 hemos potenciado nuestras actividades online que era una cuestión pendiente. Aún existen muchos festivales que siguen siendo reticentes a la inclusión de proyecciones online en su programación, pero nosotros hemos apostado fuerte por ello creando nuestra serie “resistencias”. De este modo, todas las semanas realizamos proyecciones online con presentaciones individualizadas que muchas veces o son temas de actualidad o qué tienen que ver con la actualidad aunque sean documentales antiguo. Eso nos ha permitido que el festival se ha conocido ya a otro nivel y estamos obteniendo muy buenos resultados”, reflexiona. Y añade que es importante “poner al alcance de cualquier tipo de audiencia, de colectivos desfavorecidos, de personas en situación de exclusión social una cultura que les permita conocer la realidad, reflexionar en torno a ella”, lo cual es lo que pretenden también con esta serie de proyecciones online.

«Aún existen muchos festivales que siguen siendo reticentes a la inclusión de proyecciones online en su programación, pero nosotros hemos apostado fuerte por ello creando nuestra serie “resistencias”

La histórica visita de Pepe Mújica al Humans Fest y a Valencia

Uno de los grandes momentos del Humans Fest de este año fue la visita del expresidente de Uruguay, Pepe Múgica, y su participación en una ya célebre conferencia en el Centre del Carmen, Cultura Contemporánea, que superó todas las expectativas y dejó a alrededor de seis mil personas a las puertas del museo. Sebastián pide perdón por no haber podido atender a todas esas personas que querían presenciar el evento: “No pudimos atender a toda esa demanda, tampoco creo que Valencia estaba preparada para recibir eventos de ese calibre y prepararlos en tan poco tiempo porque al final la confirmación de la llegada de Pepe Mujica llegó menos de diez días anteriores, había que encontrar un lugar y ese fue el que encontramos”.

«La visita de Pepe Múgica fue un evento histórico. él mismo repitió varias veces que probablemente esa era la última visita que le iba a hacer a España. De hecho cumple ya 85 años y estos viajes son bastante agotadores»

A pesar de todo, Sebastián pone en valor esta visita que fue “un evento histórico. Él mismo repitió varias veces que probablemente esa era la última visita que le iba a hacer a España, de hecho cumple ya 85 años y estos viajes son bastante agotadores”. Él avanza que “lo recopilamos todo en un documental que estamos preparando no sobre su visita a Valencia y más que su visita a Valencia sobre las reflexiones que él realizó como una persona sabía que es, con conocimiento muy profundo de la vida y queríamos también que él hablará sobre cómo veía el futuro, y esperamos después del verano poder estrenarlo”.

Dirigir el Humans Fest. Un reto y una pasión a partes iguales

Samuel Sebastián confiesa que para el dirigir el Humans Fest es “un reto y una pasión a partes iguales. El reto es dedicarme a algo que siempre he querido hacer es decir combinar la gestión del cine y el cine, con los derechos humanos con la parte social qué es algo que siempre ha marcado mi trayectoria”. Por tanto, ahora se centra en aspectos como lograr llegar a más gente, conseguir mejores películas, hacer que el festival sea más atractivo sin perder esa parte reflexiva y crítica. “Creo que aún tiene una potencialidad, que puede ser más mayor y pasen todas las dificultades que pasen, cuestiones de financiación, la pandemia, etcétera siempre tenemos que seguir aspirando a más, nunca debe haber ninguna excusa para decir que no hemos hecho todo lo posible para ofrecer el mejor festival a la ciudad de Valencia”.

«Siempre tenemos que seguir aspirando a más, nunca debe haber ninguna excusa para decir que no hemos hecho todo lo posible para ofrecer el mejor festival a la ciudad de Valencia”

El apoyo clave de la Fundación por la Justicia

El Humans Fest es un Festival creado y gestionado por la Fundación por la Justicia, una cuestión que Sebastián valora especialmente: “El hecho de que un festival se gestione desde un punto de vista privado, en primer lugar, tiene una parte ventaja y es de independencia”. Además, “el Humans Fest es el proyecto de sensibilización más importante de la Fundación por la Justicia. Nos une un ideario común, estamos comprometidos en lo mismo, con derechos humanos, la sociedad, los problemas, las injusticias locales y en el mundo etcétera”.

«Contar con Fundación por la justicia es un apoyo que lo considero fundamental y que al mismo tiempo nos ofrece esa libertad de actuación que tal vez si tuviéramos una institución pública detrás sería diferente»

Por tanto, “contar con Fundación por la justicia es un apoyo que lo considero fundamental y que al mismo tiempo nos ofrece esa libertad de actuación que tal vez si tuviéramos una institución pública detrás sería diferente porque estaríamos un poco a expensas de criterios políticos que son evidentemente los que rigen las políticas públicas y qué tal vez restarían esa capacidad crítica que tenemos en el festival y esa independencia que es lo que más valoramos todas las personas que estamos en el equipo”.

La nueva concepción de los derechos humanos tras la pandemia

Preguntado por qué son para él los derechos humanos, Sebastián reflexiona: “Los derechos humanos son algo que nosotros damos por hecho en nuestra vida cotidiana que existen, pero cuando suceden situaciones de crisis nos damos cuenta de cómo son de frágiles y es lo que ha sucedido en la pandemia. Evidentemente, de repente nos hemos visto controlados, hemos visto nuestras movilidad restringida, etcétera y eso nos tiene que concienciar de que somos los privilegiados y las privilegiadas del mundo porque realmente estas restricciones que hemos vivido durante un tiempo determinado son las que existen durante toda la vida en la mayor parte del mundo”.

«Somos unos privilegiados porque estas restricciones que hemos vivido durante un tiempo determinado son las que existen durante toda la vida en la mayor parte del mundo”

Él también espera que esta pandemia sirva para ver el cine desde otra perspectiva: “La pandemia tiene que ser una forma de entender el cine de otra manera porque gracias a ella o por culpa de ella hemos vivido una situación que nunca hubiéramos podido imaginar que viviríamos desde nuestro punto de vista cómodo europeo occidental. Entonces el haber vivido una situación de restricción de libertades, de restricción de derechos por una causa solidaria en el fondo, que era por el bien común, también nos tiene que hacer ver cómo de importante es hacer ese esfuerzo, Muchas veces el cine nos habla de este tipo de temas. Este tipo de reflexión es uno de los puntos que queremos transmitir en el festival. particularmente ahora en las proyecciones online de la serie “resistencias”.

Samuel Sebastián durante la entrevista. Fotografía: Alberto Pla

La cooperación al desarrollo, más importante que nunca

Finalmente, Sebastián habla de la importancia de reforzar la cooperación internacional al desarrollo y la comunicación de la misma: “Una de las consecuencias relacionadas con la cooperación y la pandemia fue que en cuanto se declaró la pandemia mundial muchas ONGs tuvieron que repatriar o retornar a todas las personas cooperantes que habían en África, Latinoamérica, Asia, con lo cual esos países se quedan sin una ayuda que necesitan y precisamente en un momento en el que la necesitaba más que nunca”.

Pienso que puede pasar dos cosas, una es que volvamos o que se tomen las mismas recetas que se tomaron en la crisis 2008-2009 que fueron recortes sociales etcétera y que hemos visto que una de las consecuencias principales ha sido aumento de la desigualdad, poca fortaleza a la hora de asumir una nueva crisis… o que realmente se tome la idea de hay que fortalecer esa solidaridad, esa cooperación, esa ayuda no solo en el extranjero sino dentro de nuestra propia sociedad y que se tomen las medidas adecuadas”.

Hay que fortalecer esa solidaridad, esa cooperación, esa ayuda no solo en el extranjero sino dentro de nuestra propia sociedad. Si no mostramos esas realidades, nunca nadie las podrá conocer»

Él matiza que “no solo hablamos de ayuda práctica, sino este tipo de sensibilización qué es la que ayuda a que la gente sea consciente de que no vivimos de una manera tan cómoda, de que nuestros propios vecinos vecinas pueden estar en una situación muy precaria y no lo sabemos. Si no mostramos esas realidades, si a través de agencias como la vuestra, de festivales como el Humans Fest o de productoras audiovisuales dedicadas a temas sociales no se muestra esa realidad, nunca nadie la podrá conocer”, sentencia.

El Medio Ambiente ya no puede esperar más

2020-06-05T14:36:43+02:00junio 5th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías de Alberto Pla

El Día Mundial del Medio Ambiente de 2020, que se celebra este 5 de junio, es especialmente importante por diversos aspectos. En primer lugar, y tal vez el más obvio, es por la evidencia sobre el impacto del ser humano en la naturaleza que la crisis del Covid-19 ha puesto todavía más de manifiesto. Mucho se ha hablado ya de que cuando nos hemos retirado un poco la naturaleza ha vuelto a aflorar, pero no hay que olvidar, como alerta Naciones Unidas, que “alrededor de un 75% de todas las enfermedades infecciosas emergentes en humanos son zoonóticas”. Es decir, se transmiten de animales a personas. Un concepto, el del contagio por zoonosis del que, precisamente, nos hablaba hace unos días en una entrevista para nuestra web el prestigioso doctor César Carballo.

En este contexto, el tema del Día Mundial del Medio ambiente en 2020, que es “la biodiversidad”, cobra mayor relevancia, más aún si recordamos recientes acontecimientos devastadores para ella como los incendios forestales sin precedentes en Brasil, California y Australia o la invasión de langostas en el Cuerno de África. Como también alerta la ONU: “La aparición del Covid-19 ha puesto en evidencia que cuando destruimos la biodiversidad destruimos el sistema que sustenta la vida humana”. Por lo que protegerla ya no es solo un deber, sino una obligación, una necesidad para preservar la vida tal y como la conocemos. Hay que tener en cuenta que un ecosistema biodiverso dificulta la propagación de los patógenos, por lo que uno más debilitado facilita no solo su expansión sino también su contagio de animales a personas.

«La aparición del Covid-19 ha puesto en evidencia que cuando destruimos la biodiversidad destruimos el sistema que sustenta la vida humana”

Duplicamos la población y aumentan las especies en riesgo de extinción

No hay que olvidar, en este contexto, que en los últimos 50 años los seres humanos hemos duplicado nuestra población y, por tanto, nuestra necesidad de recursos naturales de todo tipo. El incremento de la agricultura intensiva, l a deforestación, la invasión de hábitats de vida silvestre o la aceleración del cambio climático alteran, cada vez más, el equilibrio natural, creando las condiciones que facilitan la propagación de patógenos, incluidos los coronavirus. Pero no solo eso, la ONU advierte también que “dentro de la próxima década, una de cada cuatro especies conocidas podría extinguirse”, lo cual significaría una extinción masiva sin precedentes en la historia de la tierra. Y, mientras tanto, se necesitarían los recursos de 1,6 planetas Tierra para satisfacer a los humanos cada año, según fuentes de la ONU.

El oso polar es una especie amenazada, considerada en peligro de extinción y la cuál, según datos del Fondo Mundial para la naturaleza, podría desaparecer en el próximo siglo si si continúa la tendencia actual de calentamiento en el Ártico. Fotografía cedida por Freepik.

Faltan 10 años para cumplir los 17 ODS

En este extraño año 2020 estamos a 10 años de que se venza el plazo para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. cabe recordar que el 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de 17 objetivos globales de Desarrollo Sostenible (ODS) para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse con ese horizonte de 2030 que cada vez se acerca más.

Una bicicleta con los ODS durante una acción de nuestra Agencia en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía: Alberto Pla

El medio ambiente como transversal en la cooperación Internacional

La protección del medio ambiente cuenta con un peso cada vez más importante en la cooperación internacional. Prueba de ello es que, como se indica en el libro “Cooperació Valenciana, 30 anys Transformant el Món” que el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social editó este año para la Generalitat Valenciana y que fue presentado por Ximo Puig en el Palau de la Generalitat en enero: “Todos los proyectos financiados por la Generalitat Valenciana en el ámbito de la cooperación internacional al desarrollo, independientemente de su naturaleza, deben incorporar un enfoque transversal de sostenibilidad medioambiental».

El citado libro, de hecho, dedicaba un capítulo completo al medio ambiente titulado “Adaptación y mitigación del cambio climático”. En él aparecían proyectos que, con la financiación de la Generalitat Valenciana, diferentes organizaciones han desarrollado en las últimas tres décadas para promover la protección del medio ambiente en diferentes lugares del mundo. Entre ellas había entidades como Atelier, Cesal, Perifèries, Manos Unidas, Fundación Vicente Ferrer, Petjades, Iscod, Cerai, Paz y Desarrollo, Fundación Musol, Oxfam Internacional, Pau i Solidaritat o la ONG Cooperación Internacional.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a Alberto Pla, en la presenación del libro «Cooperació Valenciana, 30 anys transformant el món».

Una responsabilidad compartida

Tal vez iniciativas como estas de la Generalitat Valenciana y conmemoraciones como esta del Día Mundial del Medio Ambiente puedan ser una luz de esperanza para nuestro ecosistema, para la biodiversidad y para los seres humanos. Tal vez no sea demasiado tarde para entrar en una fase de degradación ambiental a escala planetaria irreversible, pero que así sea depende de cada uno de nosotros y nosotras, de nuestras acciones cotidianas y de las exigencias hacia las empresas y los gobiernos, a los países y las organizaciones internacionales. Solo tenemos un planeta y tenemos el deber, la obligación y la responsabilidad de cuidarlo y de garantizar su sostenibilidad y su futuro.

 

#PorLaNaturaleza

#DíaMundialMedioAmbiente

Amref Health Africa: una labor esencial para frenar el virus en el continente

2020-05-29T18:51:38+02:00mayo 29th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

En plena conmemoración de la Semana de África y del Día de África que fue el pasado lunes y sobre el cual elaboramos un completo reportaje en nuestra web, nos acercamos ahora a la extraordinaria labor que realiza cada día Amref Health Africa, la mayor organización internacional sanitaria de origen y gestión completamente africanos. En ella trabajan, más de 1.000 profesionales y el 97% de ellos son africanos. Precisamente, su nombre AMREF corresponde a las siglas en inglés de African Medical and Research Foundation (Fundación Africana para la Medicina y la Investigación).

Según indica el director global Amref Health Africa, el keniano Githinji Gitahi: “Un buen sistema sanitario es igualitario y resiliente. Es multi-sectorial, no solo acoge a la sanidad, también la educación, la agricultura, el saneamiento”. Él destaca que “la sanidad no solo debe ser universal, también debe ser accesible” y pone como ejemplo de un caso paradigmático en que no es así un país tan desarrollado, pero tan afectado por el virus y las muertes, como Estados Unidos.

Githinji Gitahi

Githinji Gitahi en Oviedo en 2018, cuando acudió a recoger el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, por la que fue galardonada Amref.

Por eso aboga, más bien, por un sistema sanitario de cobertura global: “La seguridad sanitaria global y la cobertura sanitaria universal son dos caras de la misma moneda. Si una persona tiene una enfermedad, todo el mundo puede estar expuesto a ella.” Afirma, y añade “nadie está a salvo si una persona no está a salvo”.

«Si una persona tiene una enfermedad, todo el mundo puede estar expuesto a ella». Githinji Gitahi

Y lanza una reflexión: “Necesitamos revisar nuestro concepto de solidaridad global. El multilateralismo no es sencillamente un mecanismo de ayuda o filantropía, sino la prerrogativa que asegura que todos estamos a salvo, por lo que la economía global se mantiene también a salvo”. Él prevé dificultades, pero trata de ser optimista: “Al principio el sistema sanitario estará muy debilitado, porque ha estado bajo mucha presión, pero la voluntad de invertir en él será más fuerte que antes”, augura.

Adaptación del programa Fliying Doctors

Uno de los programas más populares e importantes de Amref es el de Flying Doctors, con él llevan médicos y material sanitario en avionetas a los lugares más remotos del continente. Un programa que no solo ha continuado durante la pandemia, sino que se ha reinventado y transformado para hacer llegar a lugares tan aislados como la región de Mandera, en el noreste de Kenia, respiradores para tratar a los pacientes, así como equipos de protección personal, máscaras, batas, guantes, ni tampoco con desinfectantes. Uno de estos envíos fue llevado a cabo por el piloto Eric Njoroge Kabuba quien también trasladó desde allí, a la capital, Nairobi, 33 muestras de sangre de pacientes sospechosos de COVID-19: “Llevar volando las muestras de sangre a Nairobi fue una experiencia única en mi vida”, dice Eric. “Tuvimos que tomar precauciones adicionales para asegurarnos de que estuvieran debidamente almacenadas y la tripulación de vuelo no estuviese expuesta a ningún peligro”.

Eric Ngoronje, piloto de los Flying Doctors.

Las muestras de sangre se analizaron al día siguiente y cuatro se confirmaron positivas de COVID-19. Tras ello, el condado de Mandera fue notificado de inmediato, lo que permitió a los trabajadores de salud empezar a tratar a esos pacientes y hacer un seguimiento de sus contactos para aislarlos.
En esta línea, AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19. Muchos países de África Subsahariana tienen zonas rurales de difícil acceso. Así pues, conforme aumentan los casos, existe la creciente necesidad de transferir pacientes con COVID-19 en ambulancia-avioneta entre zonas remotas y hospitales en las ciudades.

AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19.

Trabajo de prevención con jóvenes africanos

Una labor muy importante ante virus con tanta virulencia y tan silenciosos en sus primeras fases como el Covid-19 es la prevención. Por ello, desde Amref Health Africa llevan a cabo todo tipo de acciones con los jóvenes. No en vano, y según la Unión Africana, el 75% de los habitantes del continente tiene menos de 35 años. Hay que tener en cuenta que aunque parece que el virus no les afecta tanto como a los mayores, sí pueden ser trasmisores de la enfermedad siendo asintomáticos.

Según la Unión Africana, el 75% de los habitantes del continente tiene menos de 35 años.

Amref plantea una serie de actuaciones para cambiar los comportamientos de los jóvenes y aplanar la curva del virus. Estas se basan en mensajes en medios de comunicación, en redes sociales, pero también en encuestas, y estudios sobre cómo los jóvenes perciben los riesgos asociados al Covid-19. Así como incidencia en gobiernos para que asignen recursos a los trabajadores sanitarios africanos, muchos de ellos jóvenes, para que cuenten con los equipos de protección adecuados. Y también para que se haga una revisión general en la protección de la juventud mediante oportunidades de empleo digitales, subsidios para suministros básicos como luz, agua o Internet y garantizando el abastecimiento de alimentos en situaciones de confinamiento.

Alberto Pla | Evitar el colapso

2020-05-25T10:48:46+02:00mayo 25th, 2020|

Para evitar el colapso debemos ser conscientes de todo lo que nos ha unido con la pandemia y pensar que sin la verdadera cooperación no habrá una salida en igualdad de derechos para todas y todos. Esta semana nos hacemos eco del nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de las palabras del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Naciones Unidas alerta de que la pandemia de coronavirus podría hacer retroceder por primera vez desde el año 1990 el desarrollo humano global. En esa línea, Hablamos con la presidenta de la CVONGD, Lourdes Mirón, sobre la asamblea online extraordinaria que han celebrado y nos acercamos a India para conversar con Anna Ferrer —una mujer imprescindible para comprender la cooperación en India— a través de su trabajo en la Fundación Vicente Ferrer. Por último, viajamos telemáticamente a Colombia en el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme con Julia Cogollo, responsable de Género y Derechos Humanos de la organización Movimiento por la Paz-MPDL. Julia nos pone al día de los hitos conseguidos y también de todo lo que queda por hacer para terminar con la violencia sexual que sufren las mujeres. Mientras tanto, seguimos trabajando en la postproducción y rodaje de varios proyectos que deseamos comunicar muy pronto en profundidad.

Seguimos.

«Los grupos armados en Colombia no admiten el delito de violencia sexual como parte de su estrategia de guerra»

2020-05-24T11:56:14+02:00mayo 24th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Como cada 24 de mayo, hoy se conmemora el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme. Una jornada que se instauró en 1982 a raíz de varios movimientos de mujeres pacifistas que protestaban contra la carrera armamentística, en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y La Unión Soviética, y también contra las armas nucleares.

Uno de los países que más ha sufrido en las últimas décadas las consecuencias de un conflicto armado interno es Colombia, pues está inmerso en él desde los años 60 y aún hoy, casi cuatro años después de que se firmaran los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), las muertes y la violencia continúa muy vigente, especialmente en ciertas regiones y para ciertos grupos sociales como las personas afrodescendientes, sobre todos las mujeres, las poblaciones indígenas o los líderes sociales. Un país que, todavía hoy, cuenta con, al menos 100.000 personas desaparecidas y en el que se siguen produciendo todo tipo de ataques y violaciones de los derechos humanos a diario.

Para acercarnos a la realidad de esta situación hemos hablado con la responsable de Género y Derechos Humanos de la ONG Movimiento Por la Paz (MPDL) en Colombia, Julia Cogollo. Ella nos relata cómo desde su organización llevan años documentando y denunciando casos de violencia sexual durante el conflicto armado y destaca algunos hitos conseguidos como el hecho de que el primer acto de reconocimiento de la Comisión de la Verdad fuera destinado, precisamente, a las mujeres víctimas de violencia sexual. No en vano, y como indica la propia Comisión, “Son 25.000 víctimas de violencias sexuales identificadas entre 1985 y 2016 en el conflicto armado colombiano, el 91% son mujeres”.

Acompañamiento a mujeres víctimas de violencia sexual en el contexto del conflicto armado

Julia Cogollo nos explica que en MPDL siempre han implementado una transversalidad de género en sus proyectos, pero fue a partir de 2011 cuando empezaron a llevar a cabo un acompañamiento más directo a mujeres víctimas de violencia sexual en el contexto del conflicto armado. Así fue como empezaron a documentar casos de mujeres, en Montes de María (en el norte del país) que estaban siendo violadas después de la desmovilización del paramilitarismo por una banda criminal que se hacía llamar La Ley del Monte: “Iban violando en las fincas que se resistían al despojo de tierras”, denuncia Cogollo.

«Muchas mujeres estaban siendo violadas después de la desmovilización, iban violando en las fincas que se resistían al despojo de tierras». Julia Cogollo: responsable de Género y Derechos Humanos de MPDL Colombia»

Ella recuerda que empezaron un arduo y peligroso trabajo de búsqueda de las víctimas, documentación de sus casos y posterior denuncia. Fueron, literalmente, de finca en finca buscándolas y en poco tiempo documentaron unos 50 casos a las cuales también brindaron derecho de protección, salud psicosocial y justicia. Cogollo explica que en unos meses se capturó a una parte importante de la banda y destaca que “es uno de los pocos casos similares en Colombia en que la justicia ha logrado actuar y ser efectiva”.

De hecho ya hay varios condenados a penas de entre 30 a 35 años de cárcel: “Esto aquí es todo un hito, aquí esto no suele pasar porque la impunidad es terrible”, lamenta y añade que uno de los aspectos que más se suele resaltar respecto a la violencia sexual es que “no se hace justicia”. Es más, comenta que los diferentes grupos armados no admiten el delito de violencia sexual como parte de su estrategia de guerra: “No lo aceptan como parte de sus directrices, por tanto no se asume su responsabilidad, se han dado casos de pedir un perdón simbólico, por el hecho de que soldados suyos sean los culpables, es decir, como una especie de culpa por omisión, pero no una responsabilidad conjunta”.

No obstante, Cogollo matiza que es muy importante que estas mujeres sí sean consideradas como víctimas dentro de un conflicto armado y que se les reconozcan sus derechos como víctimas dentro de este contexto.

Reconocimiento por parte de la Comisión de la Verdad

Este trabajo de documentación, acompañamiento y denuncia de mujeres víctimas de violencia sexual se fue ampliando por diferentes zonas del país y todavía continua vigente, de hecho, Cogollo asevera que “es uno de nuestros temas centrales en la actualidad”. Estas investigaciones se llevaron a cabo, precisamente, cuando se estaban llevando a cabo las conversaciones que derivaron en los Acuerdos de Paz de la Habana. Cogollo explica que se propusieron que el primer acto de reconocimiento de la Comisión de la Verdad fuera para las mujeres víctimas de violencia sexual y, finalmente, lo consiguieron el año pasado.

El trabajo de documentación de este tipo de casos se fue ampliando a otras zonas como Tumaco, en el sur del país, donde documentaron más de 100 casos. “Había mujeres que nos decían, necesito que me ayude con otro tema, desapareció mi hijo o me mataron a mi hijo hace unos días… la cantidad de violencia que todavía existe allí te coloca en un escenario distinto”, confiesa Cogollo, pues las desapariciones, violaciones y asesinatos todavía son algo permanente.

«Documentar allí es  muy complicado, mucha gente temía que no volviéramos con vida. De hecho, decidimos centrarnos en la autoprotección de esas mujeres»

“Documentar allí es muy complicado, mucha gente temía que no volviéramos con vida. De hecho, decidimos centrarnos en la autoprotección de esas mujeres. Tratamos de capacitar a lideresas para que aprendan a documentar este tipo de casos, para que no queden en el olvido ni se pierda la memoria, es muy importante que todo esto quede registrado”, relata.

Reconciliación y diálogo con los responsables

Otra línea de actuación de MPDL Colombia en relación a la situación de las mujeres y el desarme es avanzar en la reconciliación e incluso en el diálogo con los responsables. Julia Cogollo explica que ya ha habido comandantes y paramilitares que han tenido cierta apertura, nunca reconociendo como grupo o como estrategia lo que hacían, sino como algo que llevaban a cabo parte de sus hombres y que, por tanto, también formaba parte de su responsabilidad. “Estamos promoviendo esos diálogos, una de las metas es poder hablar de violencias sexuales y diálogos con los responsables en un acto que estamos preparando para noviembre”, adelanta.

Día Nacional por la Dignidad de Víctimas de Violencia Sexual

En Colombia, cada 25 de mayo, desde 2014, se conmemora el Día Nacional por la Dignidad de Víctimas de Violencia Sexual. Julia Cogollo indica que, debido a la crisis del Covid-19 no podrán conmemorarlo como suelen hacer otros años, pero explica que Movimiento por la Paz junto a la Comisión de la Verdad, llevarán a cabo un conversatorio online el próximo 29 de mayo a través de Facebook y contarán también con el apoyo de cantantes colombianos para hacer más extensivo su mensaje.

El Decreto 1480 que concreta esta iniciativa se aprobó a raíz de la lucha de la periodista Jineth Bedoya, quien un 25 de mayo del año 2000 fue secuestrada a las puertas de la cárcel La Modelo de Bogotá y torturada y violada por sus captores, tres paramilitares del Bloque Centauros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a los cuales investigaba para un reportaje para el periódico El Espectador. En la actualidad Bedoya es subdirectora del diario El Tiempo y en este 2020 ha recibido el Premio Mundial de Libertad de Prensa Unesco-Guillermo Cano.

El impacto para las nuevas generaciones

Julia Cogollo confiesa que muchas de las mujeres que han documentado a lo largo de estos años nunca habían hablado a pesar de sufrir todo tipo de daños irreparables en su cuerpo frutos de los abusos sexuales, de abortos mal practicados… esto, agrega, “lleva también a todo tipo de daños psicosociales. Son mujeres que han crecido con odio y así han criado a sus hijos, que se convierten luego en caldo de cultivo para todo tipo de grupos armados”. Por ello añade que “son fundamentales los ejercicios de reconciliación comunitaria. Que la sociedad colombiana y el estado pidan perdón a las mujeres por no protegerlas”. Es así como se avanzará en que “las mujeres se recuperen y se den espacios de diálogo y reconciliación”. Además, hay que tener en cuenta que también hay muchas mujeres que han pertenecido a los diferentes bandos en conflicto y que, a su vez, han sido violadas no solo por sus enemigos sino incluso por sus propios compañeros. “Tienen esa doble condición y necesitan también reconciliarse entre ellas”, matiza Cogollo.

Otro objetivo es “sensibilizar a la sociedad para que todo esto no se repita”. Por ello llevan a cabo no solo este trabajo de documentación, denuncia y también reconciliación y diálogo, sino otro más creativo o artístico en el que se usan imágenes, fotografías, relatos… para concienciar a la población.

El confinamiento agrava la sensación de peligro

Por otra parte, la crisis ocasionada por el Covid-19 y las medidas de confinamiento han incrementado no solo los casos violencia de género y abusos sexuales entre personas del propio entorno, sino también la sensación de miedo: “Muchas mujeres están amenazadas y nos dicen que ahora, que sus perseguidores saben que están muchos más tiempo en casa, temen que aprovechen para atacarlas, por lo que necesitan más apoyo y atención que nunca”.

Y, a este respecto, hace otra apreciación importante: “En Colombia la violencia sexual hacia la mujer ha estado muy centrada en las afrodescendientes. Es necesario abordar el racismo y la discriminación que todavía existe, erradicar los estereotipos de hipersexualidad hacia ellas y prevenir la violencia que se ejerce”.

Más cargos para mujeres con sensibilidad

Otro de los objetivos dentro de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme es conseguir que cada vez accedan a más cargos de responsabilidad de todo tipo. Sobre este respecto, Julia Cogollo muestra su respaldo y el de MPDL, pero hace una matización importante: “No solo hay que lograr que las mujeres lleguen a cargos de responsabilidad, sino que sean mujeres con cierta sensibilidad y formación”. Y pone como ejemplo que en Colombia cuentan con una vicepresidenta del Gobierno, pero su programa no está centrado en luchar contra la discriminación de las mujeres o prevenir conflictos. “Lo que queremos es que en esos lugares de toma de decisión, de gran incidencia, estén mujeres con esa sensibilidad, que puedan tener esa posibilidad de llegar a las sociedad y que hoy no lo tenemos”, destaca.

«No solo hay que lograr que las mujeres lleguen a cargos de responsabilidad, sino que sean mujeres con cierta sensibilidad y formación»

Por otra parte, asegura que “otra forma de lograr que haya menos mujeres en riesgo por estos conflictos armados y más constructoras de paz es sanando a las que han sido víctimas de esos conflictos. No solo en temas psicosiciales, de salud, acceso a la justicia y reparación integral, sino con el diálogo con los responsables y la convivencia. Las acciones tendrían que ir desde el orden de toma de decisiones hasta el social”.

#DíaInternacionaldelasMujeresporlaPazyelDesarme.

Ir a Arriba