15.600 jóvenes se beneficiarán del Proyecto: «Soungoutol Folo» de Amref Salud África

2022-09-26T07:34:29+02:00septiembre 26th, 2022|

En el contexto del Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, unos/as 15.600 jóvenes y sus familias se beneficiarán del Proyecto: «Soungoutol Folo«, desarrollado por Amref Salud África en la ciudad senegalesa de Sédhiou, centrado en la comunicación, la atención a los/las adolescentes y la formación de diversos actores en 10 escuelas e igual número de puestos de salud, con el objetivo de garantizar el acceso de los/as adolescentes a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad pese a las devastadoras consecuencias de la pandemia.

No hay que perder de vista, que Sédhiou tiene la m ayor tasa de embarazos adolescentes en Senegal con un 30%. Entre las principales causas de estos embarazos destacan la violencia sexual y los comportamientos sexuales de riesgo, razón por la cual urge una campaña de sensibilización ante el problema que supone para esta sociedad, en lo particular, y la salud, en general, el incremento de los embarazos no planificados o intencionados en adolescentes.

El proyecto: «Soungoutol Folo», financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarr ollo (AECID), prevé formar personal en salud sexual y reproductiva de los adolescentes para que realicen un trabajo de divulgación en las escuelas, las comunidades y online.

Además, se diseñó una guía de comunicación para reforzar las competencias en técnicas de animación, sensibilización y gestión de la integración de la nutrición y la salud reproductiva para adolescentes y jóvenes en entornos escolares y extraescolares, distribuye material médico y de higiene a las escuelas, organiza campañas comunitarias y escolares de salud, crea espacios de información, orientación y asistencia, así como la instalación de infraestructuras de agua y saneamiento sensibles al género en las escuelas incluidas en esta iniciativa.

El objetivo de Amref Salud África es desarrollar un nuevo enfoque de esta problemática y sus soluciones en las cuales los jóvenes asuman responsabilidad y tengan un mayor conocimiento sobre estos temas , ya que –por ejemplo- la baja
aceptación de la anticoncepción incluyen el acceso limitado a los servi cios de planificación familiar, así como factores culturales/religiosos, el miedo a los efectos secundarios, los conflictos familiares y los servicios de planificación familiar de baja calidad por lo que hay que empoderar a las comunidades , en este caso las senegalesas, para que hagan realidad sus derechos en el acceso a la anticoncepción.

Amref salud África lucha contra la mutilación genital femenina en Etiopía a pesar de que el país está en conflicto

2022-02-05T09:09:29+01:00febrero 5th, 2022|

Amref Salud África lucha contra la mutilación en Etiopía, uno de los lugares con mayor incidencia en el mundo. A pesar de que el país se encuentra inmerso en un conflicto armado, el proyecto sigue en marcha.

En el Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, Amref Salud África hace un llamamiento para aumentar y acelerar la inversión contra la mutilación.

mutilación femenina

La mutilación genital femenina es causa y consecuencia de una gran desigualdad de género. Es una forma de violencia contra la mujer que supone una violación de los Derechos Humanos y ocasiona problemas de salud física y mental.

3 millones de niñas están en peligro de sufrir la mutilación genital femenina cada año y más de 200 millones de mujeres y niñas han sido objeto de la mutilación en todo el mundo (Fondo de Población de las Naciones Unidas).

La emergencia de COVID-19 ha tenido un gran impacto sobre la mutilación exponiendo más a mujeres, niñas y adolescentes debido a la dificultad de tener acceso a las redes de protección de la mujer y la infancia y al impacto económico de la pandemia. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas si los esfuerzos globales no aumentan significativamente, más niñas en el 2030 estarán en riesgo de las que lo están en la actualidad. Es vital aumentar y acelerar la inversión contra la mutilación.

La lucha contra la mutilación genital femenina en Etiopía

En Etiopía, el 98% de las mujeres denunciaron haber sufrido mutilación genital femenina. Para contribuir a la erradicación de esta práctica, Amref Salud África ha puesto en marcha el proyecto “Poner fin a la mutilación genital femenina en Afar” con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) en la Región de Afar, Etiopía.

El objetivo del proyecto es proteger a 9.878 niñas menores de 5 años. A pesar de que el país se encuentra inmerso en un conflicto armado, el proyecto permanece abierto.

Amref Salud África trabaja con organizaciones de la sociedad civil como la Liga de Mujeres Contra la Mutilación, grupos de vigilancia comunitaria, el consejo de ancianos, clubes escolares de salud o líderes religiosos para cambiar los comportamientos de las comunidades, lograr el rechazo de la práctica y actuar como red de alerta y protección identificando posibles víctimas. También con las instituciones locales como la policía, entidades jurídicas y centros de salud para fortalecer las unidades de asesoramiento y el apoyo psicosocial a las niñas y adolescentes en riesgo de sufrir mutilación o que ya la hayan sufrido.

Paralelamente, la organización también trabaja con autoridades políticas locales, regionales y nacionales. Y presiona para que las autoridades políticas y fuerzas de seguridad, rindan cuentas en el cumplimiento de sus obligaciones de protección y aplicación de la ley.

Los logros y la voz de quienes protagonizan el cambio

mutilación genital femenina

Hawa Ali, residente en Doho de la región Awash Fentale, víctima de mutilación y madre de 4 niñas y 2 niños:“Desde el principio pensé que debería ser mi principal responsabilidad proteger a mis hijas de los daños, dolores y sufrimientos por los que he pasado. Por eso decidí convertirme en un modelo a seguir y evité que mis hijas fueran mutiladas. Las mujeres hemos sufrido mucho durante el parto y las relaciones sexuales. Después de haber experimentado todo esto, decidí impedir con determinación que mis hijas o cualquiera de las niñas de nuestra zona fuesen sometidas a esta práctica.”

Fatuma Aytele, residente de la región de Amibara, Afar, nos cuenta su traumática experiencia como superviviente de la mutilación.

Me tumbaron y me mutilaron los genitales… Mi hermana se recuperó rápidamente, pero yo no. Estuve enferma durante meses. Incluso tuve que pedir ventilación por boca debido al dolor despiadado. Estuve una semana sin orinar… Después de una semana conseguí orinar gracias a la ventilación manual… Mis padres estaban aterrorizados pero les daba miedo llevarme a un  hospital. Estaba muy enferma y me quedé en casa postrada en cama durante tres  meses.”

La práctica es muy dolorosa, se realiza sin personal sanitario cualificado, ni las condiciones higiénicas necesarias. Las niñas padecen un fuerte dolor, no hay anestesia y a corto plazo se exponen a hemorragias importantes. Fatuma no recibió tratamiento médico o psicológico después de sufrir la mutilación, hoy se cuenta con estos servicios en la zona gracias al proyecto. Fatuma forma parte de una red de activistas que visitan los hogares sensibilizando a las familias e informando a las autoridades sobre posibles víctimas.

Aba Kiya Taddesse, residente de la región Awash Fentale y Oficial de Salud del Centro de Salud nos explica la verdadera razón de la práctica de la mutilación:

“Según la percepción de las comunidades, la mujer no mutilada es como un hombre.… La razón principal para mutilar los órganos femeninos es la de reducir el deseo sexual de las mujeres. No hay otra intención tras la mutilación más allá de esta.”

Por eso Amref  Salud África trabaja para lograr los cambios culturales que acaben con la mutilación y es vital contar con el apoyo de actores clave como los líderes religiosos.

mutilación genital femenina

Usman Mohammed, líder religioso en Afar nos cuenta cómo él, junto al resto de sus compañeros líderes, están intentando convencer a sus comunidades para acabar con la mutilación. Desgraciadamente, Usman no pudo impedir la muerte de su hija a causa de la mutilación, entonces no era consciente de los numerosos daños que perpetúa la ablación:

“En su octavo día después del nacimiento, mi hija fue mutilada. Se puso enferma y murió. Desde entonces, he estado pensando en hacer algo para acabar con esta práctica.”

Tras haber asistido a nuestras sesiones de sensibilización, Usman afirma: “Ahora sabemos que la mutilación es perjudicial. Nos han dado una buena formación y hemos acordado detener la práctica. Cuando llegué a casa después de asistir a una de las charlas mi hija dio a luz a una niña. Yo les prohibí que cortasen a la recién nacida. Como la mutilación es perjudicial, los líderes religiosos de nuestra Sharia hemos acordado ponerle fin.”

Gracias a la movilización social, campañas de sensibilización comunitarias y sesiones de diálogos grupales organizadas por Amref Salud África, los líderes religiosos han pasado a ser defensores de los derechos de las niñas.

Contra la mutilación genital femenina #NiñasSinMiedo

En Amref llevan más de 10 años luchando contra la mutilación genital femenina en el continente africano. En Kenia la organización cuenta con un centro llamado “A Nice Place”, un refugio y centro de formación para niñas y adolescentes rechazadas por sus familias por negarse a la mutilación. Además, la organización cuenta con una de las activistas más influyentes del mundo contra la mutilación genital femenina, Nice Nailantei Leng’ete y ha logrado que 5 comunidades de Kenia rechacen la práctica: Masais, Samburu, Borana, Rendille y Gabra.

Con motivo del 6 de febrero “Día Internacional de Tolerancia Cero Contra la Mutilación Genital Femenina” Amref Salud África lanza una campaña para sensibilizar sobre la mutilación y elevar las voces de todas las niñas y mujeres que han sufrido o están en peligro de sufrir la mutilación. La organización busca conseguir firmas que permitan impulsar políticas y aumentar la financiación de los programas contra la mutilación en foros internacionales.

www.amref.es/mutilaciongenitalfemenina/firmas

 

Amref Health Africa: una labor esencial para frenar el virus en el continente

2020-05-29T18:51:38+02:00mayo 29th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

En plena conmemoración de la Semana de África y del Día de África que fue el pasado lunes y sobre el cual elaboramos un completo reportaje en nuestra web, nos acercamos ahora a la extraordinaria labor que realiza cada día Amref Health Africa, la mayor organización internacional sanitaria de origen y gestión completamente africanos. En ella trabajan, más de 1.000 profesionales y el 97% de ellos son africanos. Precisamente, su nombre AMREF corresponde a las siglas en inglés de African Medical and Research Foundation (Fundación Africana para la Medicina y la Investigación).

Según indica el director global Amref Health Africa, el keniano Githinji Gitahi: “Un buen sistema sanitario es igualitario y resiliente. Es multi-sectorial, no solo acoge a la sanidad, también la educación, la agricultura, el saneamiento”. Él destaca que “la sanidad no solo debe ser universal, también debe ser accesible” y pone como ejemplo de un caso paradigmático en que no es así un país tan desarrollado, pero tan afectado por el virus y las muertes, como Estados Unidos.

Githinji Gitahi

Githinji Gitahi en Oviedo en 2018, cuando acudió a recoger el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, por la que fue galardonada Amref.

Por eso aboga, más bien, por un sistema sanitario de cobertura global: “La seguridad sanitaria global y la cobertura sanitaria universal son dos caras de la misma moneda. Si una persona tiene una enfermedad, todo el mundo puede estar expuesto a ella.” Afirma, y añade “nadie está a salvo si una persona no está a salvo”.

«Si una persona tiene una enfermedad, todo el mundo puede estar expuesto a ella». Githinji Gitahi

Y lanza una reflexión: “Necesitamos revisar nuestro concepto de solidaridad global. El multilateralismo no es sencillamente un mecanismo de ayuda o filantropía, sino la prerrogativa que asegura que todos estamos a salvo, por lo que la economía global se mantiene también a salvo”. Él prevé dificultades, pero trata de ser optimista: “Al principio el sistema sanitario estará muy debilitado, porque ha estado bajo mucha presión, pero la voluntad de invertir en él será más fuerte que antes”, augura.

Adaptación del programa Fliying Doctors

Uno de los programas más populares e importantes de Amref es el de Flying Doctors, con él llevan médicos y material sanitario en avionetas a los lugares más remotos del continente. Un programa que no solo ha continuado durante la pandemia, sino que se ha reinventado y transformado para hacer llegar a lugares tan aislados como la región de Mandera, en el noreste de Kenia, respiradores para tratar a los pacientes, así como equipos de protección personal, máscaras, batas, guantes, ni tampoco con desinfectantes. Uno de estos envíos fue llevado a cabo por el piloto Eric Njoroge Kabuba quien también trasladó desde allí, a la capital, Nairobi, 33 muestras de sangre de pacientes sospechosos de COVID-19: “Llevar volando las muestras de sangre a Nairobi fue una experiencia única en mi vida”, dice Eric. “Tuvimos que tomar precauciones adicionales para asegurarnos de que estuvieran debidamente almacenadas y la tripulación de vuelo no estuviese expuesta a ningún peligro”.

Eric Ngoronje, piloto de los Flying Doctors.

Las muestras de sangre se analizaron al día siguiente y cuatro se confirmaron positivas de COVID-19. Tras ello, el condado de Mandera fue notificado de inmediato, lo que permitió a los trabajadores de salud empezar a tratar a esos pacientes y hacer un seguimiento de sus contactos para aislarlos.
En esta línea, AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19. Muchos países de África Subsahariana tienen zonas rurales de difícil acceso. Así pues, conforme aumentan los casos, existe la creciente necesidad de transferir pacientes con COVID-19 en ambulancia-avioneta entre zonas remotas y hospitales en las ciudades.

AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19.

Trabajo de prevención con jóvenes africanos

Una labor muy importante ante virus con tanta virulencia y tan silenciosos en sus primeras fases como el Covid-19 es la prevención. Por ello, desde Amref Health Africa llevan a cabo todo tipo de acciones con los jóvenes. No en vano, y según la Unión Africana, el 75% de los habitantes del continente tiene menos de 35 años. Hay que tener en cuenta que aunque parece que el virus no les afecta tanto como a los mayores, sí pueden ser trasmisores de la enfermedad siendo asintomáticos.

Según la Unión Africana, el 75% de los habitantes del continente tiene menos de 35 años.

Amref plantea una serie de actuaciones para cambiar los comportamientos de los jóvenes y aplanar la curva del virus. Estas se basan en mensajes en medios de comunicación, en redes sociales, pero también en encuestas, y estudios sobre cómo los jóvenes perciben los riesgos asociados al Covid-19. Así como incidencia en gobiernos para que asignen recursos a los trabajadores sanitarios africanos, muchos de ellos jóvenes, para que cuenten con los equipos de protección adecuados. Y también para que se haga una revisión general en la protección de la juventud mediante oportunidades de empleo digitales, subsidios para suministros básicos como luz, agua o Internet y garantizando el abastecimiento de alimentos en situaciones de confinamiento.

«En el hospital parece que ya no hay especialidades, todos nos hemos unido para luchar contra el covid-19»

2020-04-13T19:54:19+02:00abril 13th, 2020|

Begoña Pla es facultativa especialista en Endocrinología y Nutrición (Primer año de especialista) en el Hospital Universitario de la Princesa de Madrid. Su vida, como la de todos, cambió cuando se declaró el estado de alarma. Aunque ella no lo está pasando confinada en casa, sino que lo vive en primera línea, atendiendo a las personas enfermas y extremando las medidas de precaución para evitar, en la medida de lo posible, el riesgo de contagio y contribuir a mitigar esta pandemia. Pla reflexiona sobre la situación actual y también sobre qué pasará, en un plano médico y social, más adelante.

¿Cómo está viviendo la crisis del covid-19 desde el hospital?

Con miedo y angustia, un día estás dedicándote a tu especialidad (en mi caso especialidad de consulta) y al día siguiente estás en primera línea en la planta de Medicina Interna, llevando a tu cargo pacientes covid. En mi caso hasta hace un año (que acabé la residencia) hacía guardias en Urgencias y en la planta de Medicina Interna, lo que me ha “facilitado” (en cierta medida), la vuelta al manejo del paciente ingresado. Sin embargo, partimos de que el manejo del covid-19 ha supuesto una novedad y un reto para todos, pero más todavía para las especialidades de consulta (en mi caso llevaba un año dedicándome exclusivamente a la endocrino y en pacientes ambulatorios, por lo que el cambio tanto en la patología como en la dinámica de trabajo ha sido importante.

¿Cómo afrontan sus compañeros la crisis?

Todos se han involucrado. Parece que ya no existan especialidades médicas como tal. Todos nos hemos unido para luchar contra el covid-19, aun contando con las limitaciones desde las que muchos partimos.

¿Es cierto que falta tanto material?

Falta material todo el tiempo. Estar protegido es una cuestión de suerte. Un día no hay gorros, otro no hay mascarillas, otro te dan el chubasquero del Aquapark y otro tienes de todo.

¿Qué es lo mejor y que es lo más duro de la crisis?

Lo mejor: La satisfacción de ser capaces de sacar cada día esto adelante a pesar de las dificultades, la unión con todos los trabajadores del hospital (no solo médicos) y la unión con los pacientes.

Lo peor: el miedo a lo desconocido, la rabia y la impotencia de ver como cada día este virus destruye familias, la soledad de los pacientes ingresados por las medidas de aislamiento y el estar lejos de mi familia.

¿Cuáles son vuestras expectativas de futuro?

Yo soy pesimista. Cuando esto pase, la gente volverá a sus vidas y estará preocupada por su economía familiar (nosotros también lo estamos), seguirá quejándose de la gestión política y se olvidará de quienes hemos estado en el frente de esta guerra. Además, cuando pase esta crisis se avecina un aluvión de consultas no atendidas y un incremento de las demoras que hará que la gente pase del apoyo a la queja del sistema.

¿Cree que la crisis reforzará el sistema público de salud?

Debería ser así, de lo contrario, tendríamos un problema de dimensiones descomunales y una pésima gestión desde arriba. Pero para que un sistema sanitario salga reforzado hacen falta inversiones contundentes y de calado que no van a reportar beneficios claros a corto plazo. Y eso, con gestiones políticas que suelen estar más pendientes de muchas otras cosas que de la salud de sus ciudadanos y la dignidad de sus trabajadores, es difícil. De igual forma, el reforzamiento del sistema público de salud competirá con las inversiones en otros sectores que quedarán tocados, lo que dificultará las cosas.

¿Cree que la crisis nos hará más humanos, centrarnos en lo realmente importante y dejar cosas que habitualmente pasamos por alto?

Desde mi punto de vista, y con lo que estoy viviendo día a día en el hospital, me ha cambiado radicalmente la manera de pensar: valorar lo que realmente importa, lo que tenía antes (y por lo que muchas veces me quejaba) y que ahora tengo tan lejos, lo valoro más que nunca. Lo que está claro es que estamos viviendo una experiencia muy complicada que no olvidaremos nunca y que espero que nos sirva para mejorar como personas.

Ir a Arriba