«En Guatemala hay zonas que siguen aisladas tras el huracán ETA. Necesitamos ayuda hasta para el combustible de los helicópteros»

2020-11-11T11:43:41+01:00noviembre 11th, 2020|

La Comunidad Valenciana sufrió, una vez más, las consecuencias de la gota fría hace unos días. Unas fuertes lluvias que ocasionaron todo tipo de problemas y que han generado muchos daños y pérdidas, sobre todo económicos y materiales, que se agravan en una situación ya de crisis originada por la pandemia del coronavirus que incide, una vez más, en las clases más vulnerables. Pero, al mismo tiempo, al otro lado del océano atlántico, el huracán ETA dejaba a su paso un paisaje totalmente desolador en comunidades todavía más pobres, aún más necesitadas y olvidadas. Regiones que, como nos confirmaba el pasado lunes, día 9 de noviembre, el presidente de la Asociación CONI, Alejandro Sebastián, desde Cobán, en el Alta Verapaz (Guatemala), seguían totalmente inundadas, incomunicadas, sin luz ni agua a la espera de que los helicópteros llegaran hasta ellas para socorrerlas.

«Lleva ocho días lloviendo de una manera espectacular, no recuerdan por aquí una inundación tan tremenda desde el huracán Mitch, hace más de 20 años».

«De las comunidades con las que trabajamos desde la Asociación CONI, hay 10 afectadas, en distinto grado. Dos de ellas, siguen aisladas, una de las que ha quedado aislada no hemos conseguido contactar con ellos todavía. Se han caído los postes telefónicos, no tienen acceso a energía eléctrica y solo se puede llegar por aire. Necesitamos ayuda urgente».

Lamenta un Sebastián que nos explica que han abierto una cuenta corriente en España para, sobre todo, lograr dinero para pagar el combustible para los helicópteros que organismos públicos y privados y hasta personas particulares han puesto a disposición para lograr llegar hasta estas comunidades en una situación tan desesperada.

La cuenta corriente es la siguiente: ES92 3025 0006 2114 3324 6483 (Caja de Ingenieros).

«Ahora mismo, más que víveres o ropa seca, que de momento hay porque la población guatemalteca, con sus tremendas limitaciones, se está volcando en donarlos, necestiamos dinero para los helicópteros. Los que los tienen nos han dicho que los ponen a disposición de la ayuda humanitaria, pero piden sufragar el combustible o parte de él».

Precisamente, este mismo martes, CONI lograba llegar a una de estas comunidades. Y lo relataban así: «Hoy hemos conseguido llegar a la comunidad de Balbatzul II que llevaba 5 días completamente aislada por la inundación. Han construido con tablones y bidones balsas para poder hacer llegar los víveres a las familias afectadas. Comida, gel, jabón, agua potable y mascarillas entre otras cosas. Aún quedan muchas comunidades a las que solo podemos llegar en helicóptero. Ya tenemos todos los víveres y necesitamos vuestra ayuda URGENTE para la compra de combustible. Los próximos días son cruciales«.

barcas improvisas en guatemala, huracán ETA

En la comunidad de Balbatzul II que llevaba 5 días completamente aislada por la inundación, han construido con tablones y bidones balsas para poder hacer llegar los víveres a las familias afectadas.

«Te hablo, ahora mismo, bajo un sol radiante, pero lleva ocho días lloviendo de una manera espectacular, no recuerdan por aquí una inundación tan tremenda desde el huracán Mitch, hace ya más de 20 años», relata Sebastián.

Él nos explica cómo en lugares como el supermercado de Cobán, donde la propia Asociación Coni se abastece para sus necesidades cotidianas, el agua alcanzó los tres metros en su interior. Y asegura que tanto en Cobán como en Carchá y en muchos otros lugares el casco urbano quedó, literalmente, sumergido.

Exterior del supermercado de Cobán donde el agua superó los tres metros.

Exterior del supermercado de Cobán donde el agua superó los tres metros de altura.

«Hay pocas lanchas, pero se han improvisado barcas o flotadores para recoger al a gente en sus tejados. En el supermercado donde nos abastecemos el agua llegó a más de tres metros en su interior».

Estas son zonas de interior donde ha habido que evacuar a gran parte de las familias: «Hay pocas lanchas, pero se han improvisado barcas o flotadores para recoger al a gente en sus tejados«, relata. También lamenta la gran cantidad de derrumbes y de pérdida de vidas humanas, muchas de ellas todavía sin contabilizar. «En la aldea Quejá, en San Cristóbal, Verapaz, se produjo un fuerte derrumbe en el que murieron docenas de personas».

Víctimas de los derrumbes ocasionados por el huracán ETA

En este vídeo de una televisión local aparece un afectado que ha perdido a más de 20 familiares en un derrumbe, entre ellos su hija de tan solo dos años, su esposa, sus padres y 4 hermanos.

Una ciudadanía guatemalteca que, pese a todo, se está volcando en ayudar a los demás de todas las maneras posibles. «Está siendo abrumadora la respueta de la gente. Ahora mismo, todo el mundo en Cobán y Carchá está alonando a alguien en su casa. Es algo que ha impactado a todas las familias, todo el mundo tiene gente alojada, incluso personas que no son ni familiares suyos». Personas, cabe recordar, que ya viven con lo justo y en muchas ocasiones sin ello y que venían sufriendo también las limitaciones y la crisis originada por el coronavirus.

Reparto de alimentos en la comunidad de Balbatzul II

Reparto de alimentos en la comunidad de Balbatzul II en Guatemala, tras el huracán ETA.

Igual de loable o incluso más es el esfuerzo y la dedicación que están desarrollando los guatemaltecos y guatemaltecas para organizar bancos de alimentos y de ropa limpia. Una situación que ahora, según explica Alejandro Sebastián, lleva a ver «cómo coordinar todas estas iniciativas, principalmente en dos aspectos: «La identificación de necesidades y la priorización de las mismas».

Ayuda urgente para las comunidades más aisladas y necesitadas

«Estas iniciativas tan exitosas y bien intencionadas de la gente al final responden a llamadas que hacen desde comunidades a través de redes sociales dicendo «estamos incomunicados, necesitamos ayuda, víveres, ropa». El problema –agrega– es que hay muchas comunidades que son las más necesitadas y las más lejanas que han quedado totalmente incomunicadas, no tienen posibilidad de emitir ninguna llamada de auxilio, estamos viendo entre las ong y las municipalidades cómo hacer llegar la ayuda y los víveres a ellas por aire y ahí es donde son vitales los helicópteros».

La ciudad de San Pedro Carchá

La ciudad de San Pedro Carchá, inundada.

«Lo que  más hace falta ahora mismo es conseguir el dinero para pagar la gasolina de los helicópteros. Desde CONI hemos abierto una cuenta en España de emergencia, desde la que nos podéis ayudar. El 100% del dinero que transfiráis llegará íntegro a la gestión de la ayuda para estas comunidades en esta situación tan complicada», reclama Alejandro.

Mientras tanto, mira hacia el cielo y también hacia las aplicaciones de meteorología pues ETA puede que no sea la única desgracia que amenaza de forma inminente a esta zona tan castigada del planeta: «Se está formando otra tormenta en el caribe, esperemos que no se consolide y no venga para acá» expresa Alejandro entre el temor y la esperanza.

Recordamos la cuenta para hacer donaciones a la Asociación CONI en esta emergencia ocasionada por el Huracán ETA.

ES92 3025 0006 2114 3324 6483 (Caja de Ingenieros).

Así como sus redes sociales para seguir informados de lo que sucede en Guatemala:

https://www.facebook.com/AsociacionConi

Twitter: @AsociacionConi

Documental 142 pulsaciones sobre la historia de superación de Kimberly en Guatemala

Si desean conocer más de cerca algunos de los proyectos en que trabaja la Asociación Coni pueden ver el documental «142 pulsaciones» que elaboramos para ellos el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social.