Las manos que nos alimentan cada día

2020-04-17T15:21:12+02:00abril 17th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías: Alberto Pla

Al igual que ocurre con los sanitarios, los agricultores y trabajadores del sector primario se han visto ensalzados durante esta pandemia del Covid-19 a la categoría de “héroes”. De personas vitales para la sociedad que continúan trabajando, a pesar del peligro al que se exponen, para que el sistema se mantenga, la población disponga de aquello que necesita y no se propaguen escenas de pánico o desesperación. No obstante, no hace tanto, se manifestaban por nuestras calles para reivindicar cuestiones tan fundamentales como precios dignos para los productos que producen. Este 17 de abril, cuando se conmemora el Día Mundial de la Lucha Campesina, la mejor forma de apoyarles es repensando nuestra forma de consumir y apreciar su trabajo con nuestras acciones de compra cotidianas.

Una masacre como origen

Como sucede con otros días mundiales e internacionales, como el Día del Trabajo, el Día Mundial de la lucha Campesina se creó para conmemorar una tragedia. En este caso, esta ocurrió el 17 de abril de 1996 en Eldorado dos Carajás, en Pará, Brasil. Allí, el Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) marchaba para protestar por la demora en la expropiación de tierras, una manifestación que fue sofocada por la Policía Militar con diversas armas de fuego que provocaron la muerte de 19 trabajadores. Paradójicamente, estos terribles actos sucedieron, precisamente, cuando se celebraba la Segunda Conferencia de Vía Campesina en Tlaxcala, México. En ella participaban 37 países y allí mismo decidieron instaurar el 17 de abril como el Día Mundial de la Lucha Campesina.

Consumo de productos de proximidad

El consumo de productos de proximidad y kilómetro cero, la compra directa a los productores, pero también nuestro apoyo a los pequeños comercios de barrio, a los puestos de los mercados municipales que siguen abriendo cada día y ofrecen un trato cercano y unos productos de calidad, son formas excelentes de apoyar a nuestros campesinos y agricultores, así como a los trabajadores del campo, pero también de almacenes de fruta y verdura… Cabe recordar que, por ejemplo, en la ciudad de Valencia, los mercados municipales no solo continúan abiertos, sino que muchos disponen de compra online o telefónica e incluso de repartos a domicilio. Además, mercados como el de Mercat de Russafa o el Mercat Central, están llevando a cabo todo tipo de campañas de concienciación y de promoción para que la ciudadanía no se olvide de ellos.

La parada LITA del Mercado de Ruzafa de València. Fotografía: Alberto Pla

#SOSCampesinado

La precariedad a la que se enfrenta el sector primario se ha visto agravada durante la actual crisis sanitaria. Desde los jornaleros sin papeles que ahora ni pueden ir a trabajar ni reciben ninguna prestación, a los propietarios de fincas que asumen más gastos tanto de desplazamientos, al no poder ir las personas habituales en las furgonetas, así como gastos de medidas de seguridad sanitaria… sin olvidar el hecho de que, sobre todo al inicio de la pandemia, incluso desde las autoridades se instaba a acudir a los supermercados, olvidando la importancia de comprar en el pequeño comercio para garantizar la subsistencia de este, de sus productores y de todas las personas vinculadas al sector. Por ello, el pasado 30 de marzo más de 150 organizaciones enviaron una carta al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación demandando medidas para que, dentro del estado de alarma actual, se proteja al campesinado y a la pequeña producción agroalimentaria. Y también se lanzó la campaña #SOSCampesinado en redes sociales. Una carta que, ante la falta de medidas concretas, derivó, el ocho de abril, en otra carta, esta vez firmada por unas 600 organizaciones y colectivos, destinada a los ministerios de Sanidad y Consumo. En ella, entre otras cuestiones, instaban a que se “dicten las instrucciones pertinentes a las comunidades autónomas y ayuntamientos para que busquen soluciones a los mercados no sedentarios de proximidad”.

#AlimentáisNuestraVida

Mientras tanto, el El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) inició el pasado 4 de abril, la campaña #AlimentáisNuestraVida para “agradecer a todo el sector agroalimentario: agricultores, ganaderos pescadores, cooperativas e industria alimentaria, mayoristas, comercio minorista, distribución o logística, su esfuerzo y trabajo para, en estos momentos de crisis sanitaria provocada por el COVID-19, asegurar el abastecimiento alimentario de la ciudadanía”. Una campaña a la que se han sumado, con sus vídeos, diversos artistas y periodistas como Julia Otero, Ana Rosa Quintana, Carlos Herrera, Ismael Serrano o Santi Rodríguez.

La campesina Deribe trabaja en el campo con el apoyo de la Misión San Pablo Apóstol y la colaboración de MOSSolidaria, en Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

#EstasManosVanASeguir

Por su parte, la Conselleria de Agricultura ha puesto en marcha la campaña #EstasManosVanASeguir para incentivar el consumo de proximidad y agradecer la labor esencial que el sector de la agricultura, ganadería y pesca de la Comunitat Valenciana está desarrollando en la actual situación de crisis sanitaria por Covid-19. La consellera de Agricultura, Mireia Mollà, aseguraba en un comunicado que “con el fin de devolver el esfuerzo y agradecer el importante trabajo que en estos momentos están llevando a cabo las personas que trabajan en la agricultura, la ganadería y la pesca de la Comunitat Valenciana”, la Conselleria de Agricultura invita a que la población consuma, “ahora más que nunca, productos de proximidad, para fomentar la economía local y contribuir a la recuperación económica de la Comunitat Valenciana”.

Paliar el hambre en el mundo

En estos tiempos de dificultad no hay que olvidar a las personas que cuentan con dificultades para alimentar a sus familias aquí y en otros lugares del mundo. Es momento de impulsar nuestra solidaridad y de apoyar a aquellas instituciones u ONGD que trabajan a diario para conseguir paliar el hambre en el mundo. Y para lograrlo, el apoyo firme y comprometido hacia el campesinado resulta esencial porque ellas y ellos son las manos que nos alimentan cada día. Son héroes y heroínas, no solo ahora, sino siempre.

La campesina Deribe posa en Muketuri, Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

#DíaMundialdelaLuchaCampesina.

#quédateencasa