15.600 jóvenes se beneficiarán del Proyecto: «Soungoutol Folo» de Amref Salud África

2022-09-26T07:34:29+02:00septiembre 26th, 2022|

En el contexto del Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes, unos/as 15.600 jóvenes y sus familias se beneficiarán del Proyecto: «Soungoutol Folo«, desarrollado por Amref Salud África en la ciudad senegalesa de Sédhiou, centrado en la comunicación, la atención a los/las adolescentes y la formación de diversos actores en 10 escuelas e igual número de puestos de salud, con el objetivo de garantizar el acceso de los/as adolescentes a servicios de salud sexual y reproductiva de calidad pese a las devastadoras consecuencias de la pandemia.

No hay que perder de vista, que Sédhiou tiene la m ayor tasa de embarazos adolescentes en Senegal con un 30%. Entre las principales causas de estos embarazos destacan la violencia sexual y los comportamientos sexuales de riesgo, razón por la cual urge una campaña de sensibilización ante el problema que supone para esta sociedad, en lo particular, y la salud, en general, el incremento de los embarazos no planificados o intencionados en adolescentes.

El proyecto: «Soungoutol Folo», financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarr ollo (AECID), prevé formar personal en salud sexual y reproductiva de los adolescentes para que realicen un trabajo de divulgación en las escuelas, las comunidades y online.

Además, se diseñó una guía de comunicación para reforzar las competencias en técnicas de animación, sensibilización y gestión de la integración de la nutrición y la salud reproductiva para adolescentes y jóvenes en entornos escolares y extraescolares, distribuye material médico y de higiene a las escuelas, organiza campañas comunitarias y escolares de salud, crea espacios de información, orientación y asistencia, así como la instalación de infraestructuras de agua y saneamiento sensibles al género en las escuelas incluidas en esta iniciativa.

El objetivo de Amref Salud África es desarrollar un nuevo enfoque de esta problemática y sus soluciones en las cuales los jóvenes asuman responsabilidad y tengan un mayor conocimiento sobre estos temas , ya que –por ejemplo- la baja
aceptación de la anticoncepción incluyen el acceso limitado a los servi cios de planificación familiar, así como factores culturales/religiosos, el miedo a los efectos secundarios, los conflictos familiares y los servicios de planificación familiar de baja calidad por lo que hay que empoderar a las comunidades , en este caso las senegalesas, para que hagan realidad sus derechos en el acceso a la anticoncepción.

Amref salud África lucha contra la mutilación genital femenina en Etiopía a pesar de que el país está en conflicto

2022-02-05T09:09:29+01:00febrero 5th, 2022|

Amref Salud África lucha contra la mutilación en Etiopía, uno de los lugares con mayor incidencia en el mundo. A pesar de que el país se encuentra inmerso en un conflicto armado, el proyecto sigue en marcha.

En el Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, Amref Salud África hace un llamamiento para aumentar y acelerar la inversión contra la mutilación.

mutilación femenina

La mutilación genital femenina es causa y consecuencia de una gran desigualdad de género. Es una forma de violencia contra la mujer que supone una violación de los Derechos Humanos y ocasiona problemas de salud física y mental.

3 millones de niñas están en peligro de sufrir la mutilación genital femenina cada año y más de 200 millones de mujeres y niñas han sido objeto de la mutilación en todo el mundo (Fondo de Población de las Naciones Unidas).

La emergencia de COVID-19 ha tenido un gran impacto sobre la mutilación exponiendo más a mujeres, niñas y adolescentes debido a la dificultad de tener acceso a las redes de protección de la mujer y la infancia y al impacto económico de la pandemia. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas si los esfuerzos globales no aumentan significativamente, más niñas en el 2030 estarán en riesgo de las que lo están en la actualidad. Es vital aumentar y acelerar la inversión contra la mutilación.

La lucha contra la mutilación genital femenina en Etiopía

En Etiopía, el 98% de las mujeres denunciaron haber sufrido mutilación genital femenina. Para contribuir a la erradicación de esta práctica, Amref Salud África ha puesto en marcha el proyecto “Poner fin a la mutilación genital femenina en Afar” con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) en la Región de Afar, Etiopía.

El objetivo del proyecto es proteger a 9.878 niñas menores de 5 años. A pesar de que el país se encuentra inmerso en un conflicto armado, el proyecto permanece abierto.

Amref Salud África trabaja con organizaciones de la sociedad civil como la Liga de Mujeres Contra la Mutilación, grupos de vigilancia comunitaria, el consejo de ancianos, clubes escolares de salud o líderes religiosos para cambiar los comportamientos de las comunidades, lograr el rechazo de la práctica y actuar como red de alerta y protección identificando posibles víctimas. También con las instituciones locales como la policía, entidades jurídicas y centros de salud para fortalecer las unidades de asesoramiento y el apoyo psicosocial a las niñas y adolescentes en riesgo de sufrir mutilación o que ya la hayan sufrido.

Paralelamente, la organización también trabaja con autoridades políticas locales, regionales y nacionales. Y presiona para que las autoridades políticas y fuerzas de seguridad, rindan cuentas en el cumplimiento de sus obligaciones de protección y aplicación de la ley.

Los logros y la voz de quienes protagonizan el cambio

mutilación genital femenina

Hawa Ali, residente en Doho de la región Awash Fentale, víctima de mutilación y madre de 4 niñas y 2 niños:“Desde el principio pensé que debería ser mi principal responsabilidad proteger a mis hijas de los daños, dolores y sufrimientos por los que he pasado. Por eso decidí convertirme en un modelo a seguir y evité que mis hijas fueran mutiladas. Las mujeres hemos sufrido mucho durante el parto y las relaciones sexuales. Después de haber experimentado todo esto, decidí impedir con determinación que mis hijas o cualquiera de las niñas de nuestra zona fuesen sometidas a esta práctica.”

Fatuma Aytele, residente de la región de Amibara, Afar, nos cuenta su traumática experiencia como superviviente de la mutilación.

Me tumbaron y me mutilaron los genitales… Mi hermana se recuperó rápidamente, pero yo no. Estuve enferma durante meses. Incluso tuve que pedir ventilación por boca debido al dolor despiadado. Estuve una semana sin orinar… Después de una semana conseguí orinar gracias a la ventilación manual… Mis padres estaban aterrorizados pero les daba miedo llevarme a un  hospital. Estaba muy enferma y me quedé en casa postrada en cama durante tres  meses.”

La práctica es muy dolorosa, se realiza sin personal sanitario cualificado, ni las condiciones higiénicas necesarias. Las niñas padecen un fuerte dolor, no hay anestesia y a corto plazo se exponen a hemorragias importantes. Fatuma no recibió tratamiento médico o psicológico después de sufrir la mutilación, hoy se cuenta con estos servicios en la zona gracias al proyecto. Fatuma forma parte de una red de activistas que visitan los hogares sensibilizando a las familias e informando a las autoridades sobre posibles víctimas.

Aba Kiya Taddesse, residente de la región Awash Fentale y Oficial de Salud del Centro de Salud nos explica la verdadera razón de la práctica de la mutilación:

“Según la percepción de las comunidades, la mujer no mutilada es como un hombre.… La razón principal para mutilar los órganos femeninos es la de reducir el deseo sexual de las mujeres. No hay otra intención tras la mutilación más allá de esta.”

Por eso Amref  Salud África trabaja para lograr los cambios culturales que acaben con la mutilación y es vital contar con el apoyo de actores clave como los líderes religiosos.

mutilación genital femenina

Usman Mohammed, líder religioso en Afar nos cuenta cómo él, junto al resto de sus compañeros líderes, están intentando convencer a sus comunidades para acabar con la mutilación. Desgraciadamente, Usman no pudo impedir la muerte de su hija a causa de la mutilación, entonces no era consciente de los numerosos daños que perpetúa la ablación:

“En su octavo día después del nacimiento, mi hija fue mutilada. Se puso enferma y murió. Desde entonces, he estado pensando en hacer algo para acabar con esta práctica.”

Tras haber asistido a nuestras sesiones de sensibilización, Usman afirma: “Ahora sabemos que la mutilación es perjudicial. Nos han dado una buena formación y hemos acordado detener la práctica. Cuando llegué a casa después de asistir a una de las charlas mi hija dio a luz a una niña. Yo les prohibí que cortasen a la recién nacida. Como la mutilación es perjudicial, los líderes religiosos de nuestra Sharia hemos acordado ponerle fin.”

Gracias a la movilización social, campañas de sensibilización comunitarias y sesiones de diálogos grupales organizadas por Amref Salud África, los líderes religiosos han pasado a ser defensores de los derechos de las niñas.

Contra la mutilación genital femenina #NiñasSinMiedo

En Amref llevan más de 10 años luchando contra la mutilación genital femenina en el continente africano. En Kenia la organización cuenta con un centro llamado “A Nice Place”, un refugio y centro de formación para niñas y adolescentes rechazadas por sus familias por negarse a la mutilación. Además, la organización cuenta con una de las activistas más influyentes del mundo contra la mutilación genital femenina, Nice Nailantei Leng’ete y ha logrado que 5 comunidades de Kenia rechacen la práctica: Masais, Samburu, Borana, Rendille y Gabra.

Con motivo del 6 de febrero “Día Internacional de Tolerancia Cero Contra la Mutilación Genital Femenina” Amref Salud África lanza una campaña para sensibilizar sobre la mutilación y elevar las voces de todas las niñas y mujeres que han sufrido o están en peligro de sufrir la mutilación. La organización busca conseguir firmas que permitan impulsar políticas y aumentar la financiación de los programas contra la mutilación en foros internacionales.

www.amref.es/mutilaciongenitalfemenina/firmas

 

Covid-19 en África: ¿mito o realidad?

2021-05-25T12:19:41+02:00mayo 25th, 2021|

El continente africano parece estar conteniendo el Covid-19 por el momento, pero las autoridades sanitarias y científicas advierten que la rápida expansión del coronavirus en la India demuestra el gran impacto que puede producir un virus cuando no existen recursos para su contención. En el Día de África, que se celebra el 25 de mayo, Fundación Recover y Amref Salud África se unen para desmontar los mitos que rodean al Covid-19 en la región y manifestar la necesidad de acelerar la vacunación en el continente africano por el bienestar y la salud global.

“Nos encontramos ante una de las desigualdades más flagrantes y peligrosas para la salud pública global de nuestro tiempo”, advierten ambas entidades, adheridas a la declaración de la Organización Mundial de la Salud para lograr la equidad de vacunación #VaccinEquity.  “Las organizaciones suscritas hacemos un llamamiento a los líderes mundiales, nacionales y locales para que aceleren la implementación equitativa de vacunas en todos los países, empezando por los trabajadores de la salud y los más vulnerables al Covid-19”.

Tres años para lograr la inmunidad de grupo en África

De seguir con el ritmo de vacunación actual, se tardaría tres años en lograr la inmunidad de grupo en el continente africano. El Dr. Githinji Gitahi, Director General Global de Amref, uno de los principales expertos en salud pública del continente africano, explica las principales dificultades. «La primera razón es la falta de disponibilidad de vacunas. A pesar del compromiso de la Alianza GAVI y COVAX (una cooperación de entidades públicas y privadas cuyo objetivo es mejorar el acceso a la inmunización en 92 países de bajos ingresos de los cuales 27 se encuentran en África Subsahariana), las aproximadamente 29,1 millones de dosis de la vacuna Covid-19 liberadas al continente africano hasta ahora, son insuficientes para una población de 1.300 millones de personas.”

«La segunda razón es económica. Vacunar a una sola persona toma alrededor de $15, por lo que supone casi la mitad del gasto anual en atención sanitaria per cápita en un país de bajos o medianos ingresos: es necesario que se eliminen las patentes. La tercera razón radica en la vacilación de vacunación de un gran sector de la población contra las vacunas de las que no conocen lo suficiente. Creo que la aceptación de la vacuna es directamente proporcional al nivel de confianza que la gente siente hacia su gobierno.”

La directora de Fundación Recover Chus de la Fuente, apunta que la falta de recursos de diagnóstico impide que se conozcan los casos positivos reales y asegura que el control del virus sin materiales de contención es inviable. Además, el personal sanitario es escaso en la región subsahariana, por lo que considera “prioritario ahora más que nunca mantener a todos ellos en activo”. Para poder asumir este nuevo desafío, que se suma al de otras enfermedades, como el VIH, el sarampión o la malaria, “debemos poner en práctica algo que nos ha dejado claro este virus: para acabar con una pandemia global hay que trabajar juntos”.

Amref Salud África trabaja en la campaña «actúa rápido para frenar el virus».

En África no hay apenas casos en comparación con Europa. Falso

  • Sistema de identificación de contagios deficitario: los resultados oficiales no son el reflejo del impacto real de la pandemia.
  • Escasez de test de diagnóstico: en España se han realizado hasta el 29 de abril 47 millones de pruebas. En toda África 44 millones.
  • Seroprevalencia: en algunas zonas de Etiopía, el 38% de los test son positivos. Para hacernos una idea, en España la ratio está en torno al 5%. Se hacen menos test, pero, cuando se hacen, arrojan una cantidad muy elevada de contagios positivos.
  • Sistemas sanitarios deficientes: en países como Camerún, la media es de 2 médicos por cada 10.000 habitantes, en España 250. Según la OMS, en todo el continente hay menos de 5.000 camas de UCI. Sólo en España, 4.404.

El COVID-19 afecta menos a las personas negras. Falso

  • No hay estudios fiables: La mayor incidencia en EEUU la tiene la población afroamericana.
  • Más contagios, menos muertes: África representa el 17% de la población mundial, pero solo un 3,5% de las muertes por Covid-19 comunicadas ¿Por qué? Debido a la baja edad media de la población.

La Fundación Recover trabaja para frenar el Covid-19 en África.

El clima africano no favorece la propagación del virus. Sin demostrar

  • Los estudios de laboratorio del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, han arrojado algunas pruebas de que el virus sobrevive más tiempo en condiciones frías, secas y de baja radiación ultravioleta. Sin embargo, estos estudios no han indicado una influencia significativa en las tasas de transmisión en condiciones del mundo real.

Las vacunas acabarán con el Covid 19. Verdadero pero ¿Cuándo llegará la inmunidad de grupo a África?

  • Las vacunas son la solución: pero se trata de un problema global, si no se logra inmunidad a nivel mundial se aumenta la posibilidad de nuevas cepas
  • Guerra por las vacunas: los países ricos acaparan las vacunas. Dosis recibidas por cada 100 habitantes: España 39,5. EEUU 75,3. Camerún 0,041.
  • Logística: estos países requieren recursos para el reparto y la distribución de las dosis por todo su territorio (vehículos, frigoríficos, formación del personal sanitario, etc.). Esto significa que, en muchos de los países más empobrecidos, la mayoría de las dosis se distribuyen en los grandes centros urbanos

Miedo a las vacunas: al igual que en España, existe recelo entre la población africana a vacunarse debido a las noticias falsas que se propagan.

La ayuda continúa en: No dejes correr el tiempo, juntos contra el covid-19 y también en Actúa rápido para frenar el virus.

Mutilación genital femenina. Cuando la violencia sexual arranca casi antes de nacer

2021-02-06T14:34:37+01:00febrero 6th, 2021|

Por: Gerard Sánchez

En plena pandemia del coronavirus, parece que otros males y lacras del mundo ya no existan. Desde conflictos olvidados, hasta enfermedades destatendidas a problemas de todo tipo que siguen mucho más arraigados de lo que nos  podemos imaginar. Uno de ellos es la mutilación genital femenina, también conocida como ablación. Hoy, como cada 6 de febrero, desde 2012, se conmemora el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, a petición de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Esta mutilación femenina está ahí, sigue muy presente, sobre todo, en 29 países de África y Oriente Medio. Pero también se practica, de forma ilegal y peligrosa, en muchas otras partes del mundo, entre ellas, España. De hecho, y según informa la conselleria valenciana de Sanitat, En 2020 se registraron 30 casos nuevos de mutilación, 13 mujeres pasaron por la Unidad de Referencia y 4 se sometieron a una reconstrucción. Y recuerda que en 2016 se creó en la Comunitat Valenciana el Protocolo de Atención Sanitaria ante la Mutilación Genital Femenina, y se diseñó el Mapa de Riesgo de Mutilación y se designó una Unidad de Referencia para la Cirugía Reconstructiva de la Mutilación Genital en el Hospital Universitario Doctor Peset. Y añaden que el seguimiento continuo de las hijas de mujeres que han sufrido mutilación genital es fundamental para evitar posibles conflictos emocionales y familiares que se producirían en la adolescencia en caso de llevarse a cabo esta práctica.

Entreculturas y Rozalén, contra la mutilación femenina

Rozalén y Beatriz Romero visitaron los proyectos de Entreculturas en El Chad justo antes de que se declarara el estado de alarma. Foto: Entreculturas

Una de las organizaciones que lucha para erradicar la mutilación femenina y combatir sus efectos nocivos en aquellas niñas y mujeres que la sufren es Entreculturas. En esta línea, el año pasado, justo antes de que se desatara la pandemia de coronavirus en España, la cantante Rozalén y su intérprete de signos, Beatriz Romero,  acompañaron a un equipo de Entreculturas hasta El Chad para escuchar de primera mano el testimonio de mujeres que habían sufrido esta práctica. Un viaje enmarcado dentro del programa «la luz de las niñas».

Una Rozalén que, ya en el confinamiento, escribió la canción «aves enjauladas» cuya recaudación era solidaria, como nos explicaba en una entrevista concedida a la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social.

La visibilización de Amref contra la ablación

Rachel, de 23 años y del condado de Kaijado, Kenia, lucha contra la ablación.

Se calcula que, actualmente, hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas. Y cada año unas tres millones de niñas la sufren, con el consentimiento de sus familias, que son las que las llevan a ello. A pesar que que las Naciones Unidas se han propuesto erradicar esta práctica para 2030, dentro del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5, mucho tendrán que cambiar las cosas, en muchos lugares tanto públicos como del ámbito privado, para que esto se logre.

Otra de las organizaciones que combate en primera línea la ablación es Amref Salud África. En este año han querido visualizarla con una entrevista a una joven keniata llamada Rachel: «Soy Rachel, tengo 23 años y soy del condado de Kaijado, Kenia. Soy una chica masái y estoy orgullosa,  de lo que no estoy orgullosa es de que se siga practicando la mutilación genital femenina. Por eso, utilizo mi voz para generar un cambio como joven activista contra la mutilación genital femenina.

«Soy afortunada y yo no la sufrí. Pero esto me convirtió en blanco de acoso y estigma», relata Rachel en una entrevista que se puede leer completa en la página web de Amref.

Cear visualiza la historia de una superviviente de la mutilación genital

Por su parte, Cear también opta por concienciar sobre el problema de la ablación a través de una historia. En su caso, la de una superviviente a la mutilación genital femenina. Sainabou fue mutilada genitalmente cuando tan solo tenía 9 años, pero a día de hoy sigue recordando el dolor, los gritos y hasta “el corte de la carne”.  ¿Por qué lo hacen? asegura que es una medida de dominación: “controlan nuestra sexualidad, nos mutilan para controlar nuestra fidelidad”.

Sainabou insiste en la necesidad de proteger a las hijas de mujeres de Senegal, Malí o Gambia que viven aquí y al volver a sus países de origen las mutilan sin avisar a sus madres. Ahora vive junto a su hijo de tres años en Valencia, donde trata de rehacer su vida con la ayuda de CEAR y ha encontrado en la cocina una de sus grandes pasiones gracias a la iniciativa de «Acoge un plato«. 

Reconstrucciones de clítoris gratuitas

Una operación de reconstrucción genital femenina

Una vez producida la mutilación, las consecuencias para la salud emocional y físicas son muy diversas. Para tratar de paliarlas, en la medida de la posible la Fundación Dexeus inició en 2007 en España un programa de reconstrucción genital con el que ya se han llevado a cabo 116 intervenciones gratuitas a mujeres víctimas de la mutilación genital femenina.

Avances legislativos en el mundo para la esperanza

Ante la pervivencia de la mutilación femenina tanto en África, Asica como en muchos otros lugares del mundo. Poco a poco, con cuentagotas, pero de forma sostenida, se van produciendo avances de cara a la eliminación total de esta práctica tan nociva y dolorosa. Uno de los últimos, y más importantes, fue el anuncio de que Sierra Leona la iba la prohibía. Una noticia que se conoció en enero de 2019 y que es especialmente relevante porque se calcula que en este país nueve de cada diez mujeres han sufrido la ablación. En la misma línea, otro país de gran incidencia de esta problemática, como es Sudán, también la prohibió en mayo de 2020. Allí se calcula que el 86,6 % de las mujeres entre los 15 años y los 49 han sido sometidas a ablación genital. Por su parte, la Unión Africana, prohibió en 2016 de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros, aunque cuatro años después todavía se sigue practicando en más de la mitad de ellos.

Cuchillas empleadas para la mutilación genital femenina. Foto: Ilvy Njiokiktjien / Plan Internacional

Cuchillas empleadas para la mutilación genital femenina. Foto: Ilvy Njiokiktjien / Plan Internacional

 

Día Mundial de la Prevención del Embarazo No Planificado; cuando el derecho a decir que no desaparece

2020-09-26T12:14:11+02:00septiembre 26th, 2020|

Por: María Palau. Fotografías: Alberto Pla

Esther Mutheu es una joven de 24 años de Nairobi. Estudiante de Gestión de Negocios, tuvo un hijo con 21 años, mientras estaba en la universidad. Gracias al apoyo de su familia pudo continuar sus estudios, a diferencia de muchas estudiantes de su país, que dejan su educación para cuidar a sus hijos, con todo lo que ello conlleva para su desarrollo personal y económico.

la keniata Esther Mutheu. Foto: Patricia Martisa.

Agradecida por la fuerza que le dio su entorno, decidió convertirse en educadora par y sensibilizar a jóvenes de su barrio sobre salud sexual y planificación familiar. Amref Salud África saca a la luz la historia de Esther en este 26 de septiembre, fecha en que se celebra en varios países, desde 2003, el Día Mundial de Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes.

El caso de Esther no es, ni mucho menos, algo aislado. de hecho, cada año, unas 13.000 adolescentes abandonan sus estudios al quedarse embarazadas en Kenia. Unos datos que han sido publicados en el informe Sauti Sasa!, «suena ahora» en swahili, realizado por un grupo de investigación de la plataforma Youth Act, perteneciente a Amref Salud África.

Según el estudio, 948 adolescentes se quedan embarazas diariamente en el país. En 2018, los centros de salud informaron de más de 500.000 embarazos de chicas entre 10 y 19 años. Unas cifras que no paran de aumentar, pues el año anterior,el Ministerio de Salud había reportado 378.397 embarazos de niñas y adolescentes.

Kenia, a la cabeza en embarazos adolescentes

Kenia ocupa el tercer puesto en el ranking de países con un mayor índice de embarazos adolescentes, con 82 casos por cada 1.000 nacimientos. Desde Youth Act, advierten que la elevada tasa de embarazos en jóvenes no solo repercute en su educación, se trata también de un problema de salud global. La OMS, sitúa las complicaciones durante el parto y el embarazo como la principal causa de muerte en jóvenes de entre 15 y 19 años.

“Es imperativo y urgente que los y las adolescentes africanos tengan acceso a una salud sexual de calidad, sin importar su origen social, su nivel de educación o si viven en una zona remota».

Los matrimonios forzosos con hombres mayores, el desconocimiento sobre métodos anticonceptivos y la falta de acceso a una eficiente salud sexual tienen como consecuencia los numerosos casos de embarazos tempranos.

“Es imperativo y urgente que los y las adolescentes africanos tengan acceso a una salud sexual de calidad, sin importar su origen social, su nivel de educación o si viven en una zona remota. La educación sexual no solo contempla los métodos anticonceptivos; también inculca valores como el respeto, la tolerancia o la auto-aceptación”, concluyen en el informe.

Falta de educación sexual y derechos de salud sexual y reproductiva

Para la mayoría de las personas que participaron en este estudio, “la integración de la educación sexual en el plan de estudios ya no puede ser un tema de negociación”; sin embargo, la realidad keniata dista mucho de los deseos de sus jóvenes. Aunque existe una presión sobre el sistema educativo para ofrecer una educación sexual más completa, todavía persiste una fuerte “brecha en la propiedad y difusión de la educación sexual”, controlada por un entorno familiar y unos líderes religiosos con visiones más conservadoras, que, en algunos casos, incluso se opone a la utilización de preservativos.

Las y los jóvenes se encuentran con numerosas carencias informativas a la hora de tomar decisiones sobre sus vidas sexuales. “Los embarazos de adolescentes podrían prevenirse si se difundiera y compartiera la correcta información. Necesitamos ejemplos concretos y referentes”, compartía una de las personas encuestadas.

Es cierto que existe un mayor acceso a la información y anticonceptivos en algunas zonas del país; pero las zonas rurales observan con desconocimiento los pequeños avances conseguidos en materia de educación sexual.

«Tendemos a centrar la educación sexual en las mujeres y nos olvidamos de enseñar correctamente a los hombres. Ellos son premiados cuando participan en actividades sexuales».

Por otra parte, las jóvenes admitieron sentirse incómodas, o incluso juzgadas, por el personal sanitario si alguna vez trataron de acceder a los escasos servicios de salud sexual y reproductiva. “Esto se debe a que vivimos en una sociedad que se encoge ante la idea de que los adolescentes descubran su sexualidad”, denuncian en Sauti Sasa!. Los propios jóvenes reclaman centros juveniles bien equipados con un personal que pueda adaptarse a sus necesidades y servicios gratuitos de salud sexual y reproductiva en estos centros.

Una bebé cuelga de los hombros de su hermana en la comunidad de Muketuri en Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

Y recuerdan una puntualización que se suele pasar por alto: “Tendemos a centrar la educación sexual en las mujeres y nos olvidamos de enseñar correctamente a los hombres. Ellos son premiados cuando participan en actividades sexuales. Necesitamos educar a los hombres igual que a las mujeres. Necesitamos acabar con una cultura que esconde las responsabilidades masculinas”.

Matrimonio infantil como principal causa de embarazo entre adolescentes

“Debemos abandonar prácticas culturales perjudiciales como la mutilación genital femenina, los matrimonios infantiles o las padaung para reducir los embarazos en adolescentes en algunas regiones del país”, denuncian.

En Kenia, son comunes formas de violencia machista como la violación. A menudo, la víctima es señalada y criminalizada, se le avergüenza públicamente enterrando su cabeza en la arena; por el contrario, los agresores no son castigados. “En la mayoría de casos de violencia sexual contra adolescentes, los violadores son sus propios padres, tutores o profesores”.

“Un matrimonio de un hombre de 40 años y una niña de 10 no es normal. Debemos mostrarles que hay una visión más amplia y que pueden soñar con una vida más allá de casarse y quedarse embarazadas».

El estudio de Youth Act calcula que 1 de cada 3 chicas menos de 18 años han experimentado alguna forma de violencia sexual en Kenia; y un 68% de las niñas en edad de escolarización admiten tener relaciones sexuales bajo coacción. “Son cifras inaceptables que demuestran que la violencia de género es endémica y global”, critican desde Amref.

Una señora del poblado de Gimbichu con su bebé a la espalda: Fotografía Alberto Pla

Según el KDHS (Kenyan Demografic and Helath Survey, 2014), el matrimonio infantil es una de las principales causas de embarazo en adolescentes. “Un matrimonio de un hombre de 40 años y una niña de 10 no es normal. Debemos mostrarles que hay una visión más amplia y que pueden soñar con una vida más allá de casarse y quedarse embarazadas”, reconoce una de las participantes.

La sociedad patriarcal continúa prosperando con poca o ninguna prioridad para la educación de las niñas. Así, “se contribuye a la prolongación de las normas que consideran que una niña está lista para el matrimonio en la pubertad”. En este contexto, las adolescentes no pueden negociar por un sexo seguro y, consiguientemente, se producen los numerosos embarazos.

Pobreza y falta de oportunidades económicas

La pobreza es uno de los mayores desafíos de Kenia, con el 36,1% de la población viviendo por debajo del umbral de la pobreza. La falta de oportunidades de mejora económica somete a muchas niñas a matrimonios forzosos y sexo no consentido como medio de subsistencia.

La encuesta PMA 2020 (Performance Monitoring and Accountability 2020) afirma que la pobreza aumenta el riesgo de embarazo en adolescentes. Las niñas nacidas en hogares pobres tienen un 26% más de probabilidad de comenzar a tener hijos que aquellas de hogares más ricos, con un 10%.

Niñas trabajando en un mercado en Muketuri-Etiopía. Foto: Alberto Pla.

En ocasiones, las adolescentes incluso tienen relaciones sexuales para poder comprar productos de higiene menstrual debido a su elevado precio en el mercado de Kenia, según denuncia el estudio Salud menstrual en Kenia: análisis del panorama del país. En este sentido, una de las encuestadas planteaba la solución obvia que, sin embargo, no se cumple: “debemos mantener a las niñas en las escuelas y cubrir sus necesidades básico como los ‘kits de dignidad’”.

En una familia de entre 5 y 10 miembros, las personas a menudo tienen que compartir habitación. La privacidad desparece y no es raro identificar casos de violación en estos casos, por parte de alguno de los integrantes varones del núcleo familiar hacia alguna de las niñas.

Falta de un ambiente propicio para la mitigación de la violencia sexual y de género

En Kenia, existe una falta de información sobre cuándo y cómo denunciar violaciones y violencias de género. Las niñas desconocen cuáles son las opciones para acusar a sus maltratadores. Puesto que la mayoría de los violadores son personas cercanas a las jóvenes, “se llega a acuerdos extrajudiciales para evitar causar una mayor vergüenza para las familias”.

Las jóvenes que aportaron sus testimonios para la investigación de Youth Act exigieron la actuación de la clase política para apoyar el fin de los embarazos en adolescentes, no solo a través de proyectos de ley, sino también defendiendo su implementación en las comunidades que representan.

El gobierno de Kenia aprobó hace más de una década una serie de políticas para proteger el derecho de una niña embarazada a continuar con su educación. En 2015, desarrolló una Política Nacional de Salud Reproductiva para Adolescentes (ASRH, por sus siglas en inglés) con el objetivo de mejorar la salud sexual y reproductiva de los adolescentes en el país, y contribuir a la plena realización de los adolescentes en beneficio del desarrollo nacional.

Las políticas están ahí; la realidad también. Y, a pesar de estas medidas (ineficaces y prácticamente inexistentes) cada año 13.000 niñas se ven obligadas a renunciar a sus estudios tras quedarse embarazadas.

Una mujer posa con su hijo en una casa de adobe en el poblado de Gimbichu-Etiopía. Foto: Alberto Pla.

Amref Health Africa: una labor esencial para frenar el virus en el continente

2020-05-29T18:51:38+02:00mayo 29th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

En plena conmemoración de la Semana de África y del Día de África que fue el pasado lunes y sobre el cual elaboramos un completo reportaje en nuestra web, nos acercamos ahora a la extraordinaria labor que realiza cada día Amref Health Africa, la mayor organización internacional sanitaria de origen y gestión completamente africanos. En ella trabajan, más de 1.000 profesionales y el 97% de ellos son africanos. Precisamente, su nombre AMREF corresponde a las siglas en inglés de African Medical and Research Foundation (Fundación Africana para la Medicina y la Investigación).

Según indica el director global Amref Health Africa, el keniano Githinji Gitahi: “Un buen sistema sanitario es igualitario y resiliente. Es multi-sectorial, no solo acoge a la sanidad, también la educación, la agricultura, el saneamiento”. Él destaca que “la sanidad no solo debe ser universal, también debe ser accesible” y pone como ejemplo de un caso paradigmático en que no es así un país tan desarrollado, pero tan afectado por el virus y las muertes, como Estados Unidos.

Githinji Gitahi

Githinji Gitahi en Oviedo en 2018, cuando acudió a recoger el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, por la que fue galardonada Amref.

Por eso aboga, más bien, por un sistema sanitario de cobertura global: “La seguridad sanitaria global y la cobertura sanitaria universal son dos caras de la misma moneda. Si una persona tiene una enfermedad, todo el mundo puede estar expuesto a ella.” Afirma, y añade “nadie está a salvo si una persona no está a salvo”.

«Si una persona tiene una enfermedad, todo el mundo puede estar expuesto a ella». Githinji Gitahi

Y lanza una reflexión: “Necesitamos revisar nuestro concepto de solidaridad global. El multilateralismo no es sencillamente un mecanismo de ayuda o filantropía, sino la prerrogativa que asegura que todos estamos a salvo, por lo que la economía global se mantiene también a salvo”. Él prevé dificultades, pero trata de ser optimista: “Al principio el sistema sanitario estará muy debilitado, porque ha estado bajo mucha presión, pero la voluntad de invertir en él será más fuerte que antes”, augura.

Adaptación del programa Fliying Doctors

Uno de los programas más populares e importantes de Amref es el de Flying Doctors, con él llevan médicos y material sanitario en avionetas a los lugares más remotos del continente. Un programa que no solo ha continuado durante la pandemia, sino que se ha reinventado y transformado para hacer llegar a lugares tan aislados como la región de Mandera, en el noreste de Kenia, respiradores para tratar a los pacientes, así como equipos de protección personal, máscaras, batas, guantes, ni tampoco con desinfectantes. Uno de estos envíos fue llevado a cabo por el piloto Eric Njoroge Kabuba quien también trasladó desde allí, a la capital, Nairobi, 33 muestras de sangre de pacientes sospechosos de COVID-19: “Llevar volando las muestras de sangre a Nairobi fue una experiencia única en mi vida”, dice Eric. “Tuvimos que tomar precauciones adicionales para asegurarnos de que estuvieran debidamente almacenadas y la tripulación de vuelo no estuviese expuesta a ningún peligro”.

Eric Ngoronje, piloto de los Flying Doctors.

Las muestras de sangre se analizaron al día siguiente y cuatro se confirmaron positivas de COVID-19. Tras ello, el condado de Mandera fue notificado de inmediato, lo que permitió a los trabajadores de salud empezar a tratar a esos pacientes y hacer un seguimiento de sus contactos para aislarlos.
En esta línea, AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19. Muchos países de África Subsahariana tienen zonas rurales de difícil acceso. Así pues, conforme aumentan los casos, existe la creciente necesidad de transferir pacientes con COVID-19 en ambulancia-avioneta entre zonas remotas y hospitales en las ciudades.

AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19.

Trabajo de prevención con jóvenes africanos

Una labor muy importante ante virus con tanta virulencia y tan silenciosos en sus primeras fases como el Covid-19 es la prevención. Por ello, desde Amref Health Africa llevan a cabo todo tipo de acciones con los jóvenes. No en vano, y según la Unión Africana, el 75% de los habitantes del continente tiene menos de 35 años. Hay que tener en cuenta que aunque parece que el virus no les afecta tanto como a los mayores, sí pueden ser trasmisores de la enfermedad siendo asintomáticos.

Según la Unión Africana, el 75% de los habitantes del continente tiene menos de 35 años.

Amref plantea una serie de actuaciones para cambiar los comportamientos de los jóvenes y aplanar la curva del virus. Estas se basan en mensajes en medios de comunicación, en redes sociales, pero también en encuestas, y estudios sobre cómo los jóvenes perciben los riesgos asociados al Covid-19. Así como incidencia en gobiernos para que asignen recursos a los trabajadores sanitarios africanos, muchos de ellos jóvenes, para que cuenten con los equipos de protección adecuados. Y también para que se haga una revisión general en la protección de la juventud mediante oportunidades de empleo digitales, subsidios para suministros básicos como luz, agua o Internet y garantizando el abastecimiento de alimentos en situaciones de confinamiento.

Ir a Arriba