El Medio Ambiente ya no puede esperar más

2020-06-05T14:36:43+02:00junio 5th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías de Alberto Pla

El Día Mundial del Medio Ambiente de 2020, que se celebra este 5 de junio, es especialmente importante por diversos aspectos. En primer lugar, y tal vez el más obvio, es por la evidencia sobre el impacto del ser humano en la naturaleza que la crisis del Covid-19 ha puesto todavía más de manifiesto. Mucho se ha hablado ya de que cuando nos hemos retirado un poco la naturaleza ha vuelto a aflorar, pero no hay que olvidar, como alerta Naciones Unidas, que “alrededor de un 75% de todas las enfermedades infecciosas emergentes en humanos son zoonóticas”. Es decir, se transmiten de animales a personas. Un concepto, el del contagio por zoonosis del que, precisamente, nos hablaba hace unos días en una entrevista para nuestra web el prestigioso doctor César Carballo.

En este contexto, el tema del Día Mundial del Medio ambiente en 2020, que es “la biodiversidad”, cobra mayor relevancia, más aún si recordamos recientes acontecimientos devastadores para ella como los incendios forestales sin precedentes en Brasil, California y Australia o la invasión de langostas en el Cuerno de África. Como también alerta la ONU: “La aparición del Covid-19 ha puesto en evidencia que cuando destruimos la biodiversidad destruimos el sistema que sustenta la vida humana”. Por lo que protegerla ya no es solo un deber, sino una obligación, una necesidad para preservar la vida tal y como la conocemos. Hay que tener en cuenta que un ecosistema biodiverso dificulta la propagación de los patógenos, por lo que uno más debilitado facilita no solo su expansión sino también su contagio de animales a personas.

«La aparición del Covid-19 ha puesto en evidencia que cuando destruimos la biodiversidad destruimos el sistema que sustenta la vida humana”

Duplicamos la población y aumentan las especies en riesgo de extinción

No hay que olvidar, en este contexto, que en los últimos 50 años los seres humanos hemos duplicado nuestra población y, por tanto, nuestra necesidad de recursos naturales de todo tipo. El incremento de la agricultura intensiva, l a deforestación, la invasión de hábitats de vida silvestre o la aceleración del cambio climático alteran, cada vez más, el equilibrio natural, creando las condiciones que facilitan la propagación de patógenos, incluidos los coronavirus. Pero no solo eso, la ONU advierte también que “dentro de la próxima década, una de cada cuatro especies conocidas podría extinguirse”, lo cual significaría una extinción masiva sin precedentes en la historia de la tierra. Y, mientras tanto, se necesitarían los recursos de 1,6 planetas Tierra para satisfacer a los humanos cada año, según fuentes de la ONU.

El oso polar es una especie amenazada, considerada en peligro de extinción y la cuál, según datos del Fondo Mundial para la naturaleza, podría desaparecer en el próximo siglo si si continúa la tendencia actual de calentamiento en el Ártico. Fotografía cedida por Freepik.

Faltan 10 años para cumplir los 17 ODS

En este extraño año 2020 estamos a 10 años de que se venza el plazo para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. cabe recordar que el 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de 17 objetivos globales de Desarrollo Sostenible (ODS) para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse con ese horizonte de 2030 que cada vez se acerca más.

Una bicicleta con los ODS durante una acción de nuestra Agencia en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. Fotografía: Alberto Pla

El medio ambiente como transversal en la cooperación Internacional

La protección del medio ambiente cuenta con un peso cada vez más importante en la cooperación internacional. Prueba de ello es que, como se indica en el libro “Cooperació Valenciana, 30 anys Transformant el Món” que el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social editó este año para la Generalitat Valenciana y que fue presentado por Ximo Puig en el Palau de la Generalitat en enero: “Todos los proyectos financiados por la Generalitat Valenciana en el ámbito de la cooperación internacional al desarrollo, independientemente de su naturaleza, deben incorporar un enfoque transversal de sostenibilidad medioambiental».

El citado libro, de hecho, dedicaba un capítulo completo al medio ambiente titulado “Adaptación y mitigación del cambio climático”. En él aparecían proyectos que, con la financiación de la Generalitat Valenciana, diferentes organizaciones han desarrollado en las últimas tres décadas para promover la protección del medio ambiente en diferentes lugares del mundo. Entre ellas había entidades como Atelier, Cesal, Perifèries, Manos Unidas, Fundación Vicente Ferrer, Petjades, Iscod, Cerai, Paz y Desarrollo, Fundación Musol, Oxfam Internacional, Pau i Solidaritat o la ONG Cooperación Internacional.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a Alberto Pla, en la presenación del libro «Cooperació Valenciana, 30 anys transformant el món».

Una responsabilidad compartida

Tal vez iniciativas como estas de la Generalitat Valenciana y conmemoraciones como esta del Día Mundial del Medio Ambiente puedan ser una luz de esperanza para nuestro ecosistema, para la biodiversidad y para los seres humanos. Tal vez no sea demasiado tarde para entrar en una fase de degradación ambiental a escala planetaria irreversible, pero que así sea depende de cada uno de nosotros y nosotras, de nuestras acciones cotidianas y de las exigencias hacia las empresas y los gobiernos, a los países y las organizaciones internacionales. Solo tenemos un planeta y tenemos el deber, la obligación y la responsabilidad de cuidarlo y de garantizar su sostenibilidad y su futuro.

 

#PorLaNaturaleza

#DíaMundialMedioAmbiente