MICRO | Ángela Nzambi (CEAR)

2020-02-19T18:02:58+01:00octubre 30th, 2019|

Ángela Nzambi (Bata, Guinea Ecuatorial, 7 de octubre de 1971), Licenciada en Ciencias Empresariales por la Universitat de Valencia, es la responsable de voluntariado, participación social e incidencia de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Valencia. Activista por los derechos humanos, feminista y escritora, ha publicado ya varios libros, el último de los cuales, “Mayimbo” (2019) recibió el Premio Nacional de Literaturas Africanas “Justo Bolekia Boleká” 2019. Ángela Nzambi nos habla de la situación de los refugiados en España y en Europa y de la labor que lleva a cabo CEAR, la cual en el año que acaba de finalizar cumplió 40 años de presencia en nuestro país.

Por: Gerard S. Ferrando

“El norte debe reconocer su parte de responsabilidad con los desplazamientos del sur”

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) cumplió en 2019 un total de 40 años de trabajo de trabajo e incidencia en España. Cuatro décadas en las que ha sido protagonista de todo tipo de reivindicaciones en pro de los derechos de los refugiados. Su responsable de voluntariado, participación social e incidencia en Valencia, Ángena Nzambi, resume para MICRO estos años y analiza la situación actual y las últimas reivindicaciones de su organización, plasmadas en el “Informe 2019: Las personas refugiadas en España y en Europa”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

“CEAR ha cumplido ya 40 años defendiendo el derecho de asilo, protegiendo a las personas refugiadas en España, pero 40 años también en que la organización ha protagonizado y participado en momentos que han sido como hitos en la defensa del derecho de asilo y en la protección de las personas refugiadas en el estado español. Celebramos este aniversario en todas las delegaciones y ciudades en las que estamos presentes con varios actos, pero eso no exime de afrontar los retos a los que se enfrenta la organización debido, en gran medida, a toda la cantidad de conflictos, de violaciones de derechos humanos que se están dando en el mundo y que motivan los desplazamientos forzados”, destaca Nzambi.

“La situación de los refugiados no es nada alentadora”

Preguntada por la situación actual de las personas refugiadas en España y en Europa, Nzambi es contundente: “La situación de las personas refugiadas en España no es nada alentadora y tampoco lo es en Europa. En el caso de España, dos ideas principales o denuncias que hemos hecho en la presentación de nuestro informe. Una es las dificultades con las que se encuentran las personas para acceder al proceso de asilo. Así como el retraso en las citas, motivado por algunos requisitos como el que tengan que tener el empadronamiento”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

Otra de las denuncias que plantea CEAR es la baja tasa de reconocimiento en las solicitudes de asilo. “Hay más de 100.000 expedientes acumulados, pendientes de resolución. El año pasado solo se reconocieron una de cada 4 solicitudes presentadas”.

Mientras tanto, en el caso de Europa, Nzambi recuerda que “hemos denunciado en nuestro último informe la falta de vías legales y seguras. Y la falta de un protocolo de desembarco seguro con el que evitaríamos esas muertes que se están dando en el Mediterráneo y esas devoluciones en caliente”.

El Open Arms y el Aquarius

Nzambi nos habla de dos situaciones concretas como son el Open Arms, que se enfrenta a la amenaza de hasta un millón de euros por parte del Estado Español, y del Aquarius, casi dos años después de su llegada a Valencia con 630 migrantes y refugiados a bordo. Sobre el primero, denuncia “la criminalización que se está haciendo de los compañeros que lo único que hacen es rescatar personas en el mar. No estamos nada de acuerdo y lo hemos denunciado en nuestro informe”. Además, en relación con el Open Arms, CEAR pidió que España lidere una nueva forma de hacer políticas migratorias en Europa.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

Mientras tanto, sobre el Aquarius y su llegada el 17 de junio de 2018 a Valencia, tras el permiso del Gobierno de España, asevera que “los gestos son importantes. En el caso del Aquarius desde CEAR lo aplaudimos”. Pero matiza que esto “no significa que con este gesto se haya solucionado todo. De hecho, un año después muchas de esas personas siguen sin tener resuelta sus solicitudes de protección internacional. No saben si se van a tener que ir mañana o pasado, se vive como en una incertidumbre constante. No saben qué va a pasar con ellos”. Ella explica que esta es otra de las denuncias que han presentado en su informe. Y recalca: “El gesto lo aplaudimos, pero debería ser un gesto mucho más habitual y hay que resolver la situación de esas personas, acabar con esa incertidumbre en la que viven un año después”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

“Hay una corresponsabilidad norte-sur”

Nzambi, nacida en Guinea Ecuatorial, ve con “indignación y humillación esas imágenes que vemos en los medios. Los medios solo se quedan en la consecuencia, esos barcos, esas pateras, esas muertes, esas familias, pero cuáles son las causas. Nadie habla de las causas”. Ella defiende que “deberíamos hablar de qué está pasando en el continente africano, cuáles son las políticas de los países pudientes, qué políticas se están implementando en África y que son las que están, de algún modo, motivando esos desplazamientos”. Nzambi anima a los medios de comunicación a “mirar un poco más allá si realmente queremos solucionar la situación y no solo ponerle parches”.

“Hay que ir a las causas. Hay una corresponsabilidad. No digo que la responsabilidad sea únicamente de los países del norte, hay una corresponsabilidad en los países del sur, pero el norte debe reconocer su parte de responsabilidad”, asevera.

 

Para colaborar con CEAR y apoyar sus causas puedes acceder click aquí.