Arranca el Mundial de fútbol con los derechos humanos en el aire

2022-11-18T17:42:52+01:00noviembre 18th, 2022|

Por: Gerard S. Ferrando

El Mundial de fútbol de Qatar arranca el 20 de noviembre y lo hace envuelto en muchas polémicas por la falta de cumplimiento de los derechos humanos básicos por parte del régimen qatarí. Unas críticas que se remontan hasta el mismo momento en que fue adjudicado el torneo al país asiático, pero que han continuado a lo largo de los años y se han reforzado en los últimos meses. Muchas han sido ya las personas y organismos que han planteado su rechazo a este evento, los últimos varios artistas que han rechazado expresamente actuar en la gala inaugural, a pesar de recibir ofertas millonarias para hacerlo. Dua Lipa, por ejemplo ponía en sus redes sociales lo siguiente: «Espero visitar Qatar cuando cumplan todas las promesas sobre derechos humanos que hicieron cuando se ganaron el derecho a organizar la Copa del Mundo».

Ibai en un momento de su stream.

Ibai en un momento de su stream.

Mientras que Rod Stewart rechazó más de un millón de dólares por tocar en Qatar 2022 «por razones morales». En España, el streamer Ibai Llanos recibió una oferta para acompañar a la selección y hacer grabaciones y directos desde allí, pero también se negó rotundamente: “Se niega un Mbappé a ir al Mundial y no sé a ese chaval lo que le pueden llegar a hacer. ¿Sabéis la cantidad de sponsors, de pasta, de blanqueamiento hacia Qatar que hay puesto en el Mundial?”, comentó.

Por otra parte, denuncias de distintos organismos como Amnistía Internacional (AI) o Human Rights Watch (HRW) se han ido produciendo por la violación de derechos humanos en el país árabe.

Es más, las leyes del régimen catarí son incompatibles con los propios estatutos de la FIFA, que establecen en el artículo 4 la “lucha contra la discriminación, la igualdad y la neutralidad”. Además de no cumplir con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, firmada precisamente por Qatar en 1971.

Condiciones laborales forzosas

Entre estas denuncias reiteradas al régimen qatarí está el trabajo forzoso. Por ejemplo, los trabajadores son privados del derecho fundamental de formar sindicatos o afiliarse a ellos, según el Informe 2021-2022 de AI.

Según datos publicados por The Guardian, al menos 6.500 personas han fallecido en la construcción de los estadios de fútbol y otras infraestructuras para el Mundial. Es más, las autoridades continúan sin investigar estas muertes, a pesar de que muchos de ellos han fallecido de forma repentina, y las atribuyen directamente a “causas naturales” sin realizar una autopsia.

Un país sin libertad de expresión

© John Holmes, for Human Rights Watch

Foto: © John Holmes, for Human Rights Watch

Uno de los derechos más vulnerados en Qatar es el de la libertad de expresión. Su legislación, más bien, trata de silenciar a las voces más críticas con el régimen. Por ejemplo, se ha aprobado una ley en la que, si se considera que una información es “tendenciosa” el castigo puede ser de cinco años de cárcel y una multa de hasta 25.000 dólares.

El código penal qatarí tipifica como delito criticar al emir, insultar la bandera de Qatar, difamar la religión, incluida la blasfemia, e incitar “al derrocamiento del régimen”. La ley de delitos cibernéticos de Qatar de 2014 establece hasta 3 años de prisión y una multa de 500.000 riales qataríes (US$137.000) para quien sea condenado por difundir “noticias falsas” no definidas en Internet o por publicar contenidos en línea que “violen los valores o principios sociales” o “insulten o calumnien a otros”.

Human Rights Watch publicó una “Guía para reporteros” para apoyar a los periodistas que cubran la Copa Mundial de Qatar. La guía de 42 páginas se titula: “Qatar: Copa Mundial de la FIFA 2022 – Guía de derechos humanos para reporteros”,

“La Copa del Mundo atrae una inmensa atención de los medios de comunicación internacionales y de los aficionados, pero hay un lado oscuro del torneo que está eclipsando el fútbol”, dijo Minky Worden, directora de iniciativas globales de Human Rights Watch. “El legado de la Copa Mundial de 2022 dependerá de si Qatar remedia con la FIFA las muertes y otros abusos que sufrieron los trabajadores migrantes que construyeron el torneo, aplica las recientes reformas laborales y protege los derechos humanos para todos en Qatar, no solo para los aficionados y futbolistas visitantes”.

Mujeres y colectivo LGTBI, muy vulnerables

Las leyes cataríes continúan castigando a las mujeres y al colectivo LGTB. Las mujeres padecen todavía un sistema de tutela masculina; les dificultan el divorcio, cuando se lo conceden casi nunca logran la custodia de los hijos y las mujeres de menos de 25 años no pueden viajar fuera del país, sin un permiso de sus turores, ni tampoco firmar un contrato laboral.

Por otra parte, el código penal de Qatar penaliza todas las formas de sexo fuera del matrimonio, con penas de hasta siete años de prisión.

Por lo que respecta al colectivo LGTBI, en el Código Penal se sigue tipificando las relaciones homosexuales como un delito condenable con hasta siete años de prisión, a pesar de que en la Carta de las Naciones Unidas se especifica que hay que derogar estas leyes.

El código penal de Qatar castiga las relaciones sexuales consentidas entre hombres mayores de 16 años con hasta 7 años de prisión (artículo 285). También establece penas de entre uno y tres años (artículo 296) para cualquier varón que “instigue” o “incite” a otro varón a “cometer un acto de sodomía o inmoralidad”. Se impone una pena de hasta 10 años (artículo 288) a quien mantenga relaciones sexuales consentidas, lo que podría aplicarse a las relaciones consentidas entre mujeres, hombres o parejas heterosexuales del mismo sexo.

Reacciones y peticiones internacionales

Además de las entidades defensoras de derechos humanos, otros organismos, incluso las propias federaciones de fútbol han reaccionado ante estos abusos y carencia de derechos. De este modo, las federaciones de fútbol de Alemania, Bélgica, Dinamarca, Inglaterra, Holanda, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza y Gales han pedido a la FIFA a través de una carta que se respeten los derechos humanos y han afirmado que “seguirán apoyando un fondo de compensación para los trabajadores inmigrantes”.

Eso sí, ninguna selección se ha negado a acudir a esta cita. La protesta tal vez más firma ha sido la de Dinamarca que ha diseñado un uniforme en el que, como forma de protesta, las marcas y el escudo tienen el mismo tono rojo del resto de la camiseta, lo que provoca que casi no se vean.

Estrenamos el documental «Tú eliges», este sábado en el MUvim

2022-06-10T13:49:05+02:00junio 10th, 2022|

El Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos de València, Humans Fest, organizado por Fundación por la Justicia desde 2009, arranca ya en la ciudad de Valencia. Un festival en el que la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social estrenará dos documentales.

El primero de ellos será este mismo sábado,  día 11 de junio, a las 12 horas, en el MUVIM. Un documental titulado «Tú eliges» y que ha sido elaborado por los propios presos de la cárcel de Picassent a raíz de varias formaciones que el equipo de la agencia llevó a cabo en las instalaciones de la cárcel. Un documental elaborado en el marco del proyecto «Futuros en libertad» de Fundación por la Justicia.

A continuación tendrá lugar una mesa redonda titulada «Prisión y derecho a la cultura», con ex presos y varios expertos como nuestra compañera Jacoba García.

Documental «Mujeres trans. El derecho a poder ser». El día 17, a las 16.30h.

El otro documental elaborado por la Agencia Alberto Pla para la Fundación por la Justicia que se estrenará en el Humans Fest será «Mujeres trans. El derecho a poder ser».

El estreno tendrá lugar el día 17 de junio, a las 16:30 horas, en el Colegio Mayor Rector Peset, así como un debate posterior con protagonistas del documental, como la trans valenciana Eyreen Osorio o la concejala de Cooperación del Ayuntamiento de Valencia, Lucía Beamud, así como el director del documental, Alberto Pla.

En este documental Karla y Bianka, dos mujeres salvadoreñas trans y defensoras del colectivo, narran su periplo por conseguir la inclusión en un país plagado de violencia como es El Salvador.

A través de varias ponencias organizadas por la Fundación por la Justicia y la intervención de personalidades como la Ministra de Igualdad Irene Montero, la Vicepresidenta de la Generalitat Valenciana Mónica Oltra, la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Valencia, Lucía Beamud, o la influencer Daniela Requena, se dialoga sobre la falta de oportunidades entre España y El Salvador.

Un film que muestra las medidas realizadas en la Comunidad Valenciana y el camino que todavía queda por recorrer para que su lucha se visibilice y reconozca, no sólo en estos países, sino en todo el mundo.

 

La ONG Movimiento por la Paz -MPDL- conciencia por una vida libre de violencias en Guatemala con una exposición y un vídeo

2021-05-24T11:14:56+02:00mayo 24th, 2021|

La ONG Movimiento por la Paz -MPDL- trabaja en Guatemala desde 1996, año en que se firmaron los Acuerdos de Paz tras 36 años de conflicto armado interno. Desde entonces se centran en defender y promover los Derechos Humanos de la población guatemalteca, incidiendo en el derecho de las mujeres a una vida libre de toda forma de violencia.

Ahora, en el marco del Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme, que se conmemora este 24 de mayo, lanza un vídeo sobre esta exposición que se exhibió hace unos días en Valencia y que seguirá de gira por España. Un vídeo en el que participan mujeres guatemaltecas que forman parte del proyecto.

Dos personas visitan la exposición en Ruzafa Studio. Fotografía: Alberto Pla

La exposición “Miradas diversas por la paz” surgió a raíz de un concurso fotográfico realizado en 2019 para conmemorar el Día Internacional por la Paz y mostrar las diferentes versiones de esta. Una exposición que, tras mostrarse en varios lugares de Guatemala, ha viajado a España, concretamente a Valencia, para seguir visibilizando y sensibilizando a la ciudadanía.

“Miradas diversas por la paz” se enmarca en el proyecto “Fortalecimiento de capacidades del diálogo político de defensoras y defensores de Derechos Humanos en Guatemala” financiado por la Generalitat Valenciana y ejecutado junto a SEDEM, y cuenta con la colaboración de ADIF.

Un vídeo que acompaña la exposición

La visita a Valencia se muestra a través de un vídeo de tres minutos de duración en el que participan responsables del Movimiento por la Paz, como Ángel Jiménez, responsable del proyecto en Madrid, y Marisol Cortés, responsable de misión de la organización en Guatemala. Aparecen, además, varias mujeres guatemaltecas que han participado abordando el éxito del proyecto.

Link al vídeo, elaborado por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, para Movimiento por la Paz-MPDL

 

Importancia de las miradas y las sonrisas

En la exposición de Movimiento por la Paz cobran gran importancia aspectos como las miradas de sus protagonistas. En algunas ocasiones muestran y recuerdan a seres queridos desaparecidos o asesinados, a la vez que participan en manifestaciones que reclaman justicia y memoria en el país.

Una de las fotografías de la exposición: Fotografía: Alberto Pla

Una de las fotografías de la exposición: Fotografía: Alberto Pla

Otras fotografías recogen escenas de apoyo mutuo, amor y respeto entre guatemaltecos y guatemaltecas en oposición a la violencia, la guerra y la violación de los Derechos Humanos. Aquí las sonrisas cobran también gran relevancia porque, como destaca Ángel Jiménez, «las mujeres guatemaltecas son fuertes y resilientes, miran hacia el futuro con optimismo y se levantan siempre, a pesar de todas las dificultades que viven a diario». A lo que Marisol Cortés añade «la mayoría de la sociedad no es violenta y sí grita ‘PAZ’».

En la muestra también tiene cabida el amor libre y diverso que todavía es perseguido y menospreciado en un país como Guatemala y en muchos otros lugares del mundo.

El documental «El jardín de las rosas» da la vuelta al mundo y aún puede verse online

2021-03-13T11:49:08+01:00febrero 15th, 2021|

«Este tipo de documentales hay que ponerlos en valor. Este tipo de documentales hay que ponerlos en valor. Debería de dársele una difusión mucho más allá de lo que es el propio festival para que los niños y niñas, por ejemplo, valencianos, aparte de nuestra memoria histórica y democrática conocieran la realidad de otros paíse». Xelo Angulo: Directora General de Cooperación de la Generalitat Valenciana.

“Me ha gustado mucho el documental. Creo que debería difundirse mucho porque no solo toca el tema del asesinato de los jesuitas, sino que toca el tema de la violencia en toda su situación que se está viviendo en Centroamérica y Sudamérica”. Alejandro Mañes: Vicepresidente de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio San José de Valencia.

Me ha emocionado mucho. Me identifica mucho y me encantaría que se pudiese ver en muchos más lugares para que la gente entre un poco en conciencia, que  hay muy poca conciencia. Francisco Villalonga: Psicólogo.

Me ha parecido un documental hecho con mucha sensibilidad que recoge desde una narrativa muy bien estructurada lo que es la realidad de El Salvador y la problemática de la violencia». Ángela Pla. Directora de Ruzafa Studio y la editorial Elca.

Estas son algunas de las numerosas reacciones tras el estreno mundial de nuestra película documental «El jardín de las rosas». Un evento que tuvo lugar el pasado jueves, día 11 de febrero, en la SGAE, de manera presencial, pero que se pudo ver también online. La cinta reflexiona sobre la violencia en El Salvador y cómo salir de ella apoyándose, como hilo argumental, en los asesinatos de los «mártires de la UCA» en 1989, entre ellos cinco españoles, ha levantado gran expectación. Tanto es así que en menos de cuatro días acumula casi 5.000 visualizaciones en Youtube. Gran cantidad de medios de comunicación de la Comunidad Valenciana, España y de otros países se han hecho eco de este estreno que está dando la vuelta al mundo.

Para todas aquellas personas que no la hayan podido ver todavía, deben saber que continuará online hasta el día 22 de febrero, fecha de clausura del Festival de Cine y Derechos Humanos, Humans Fest de Valencia. Posteriormente, pasará al círculo de festivales y también se llevarán a cabo presentaciones presenciales en diversos lugares, por lo que aquellas entidades, instituciones, ong, personas particulares… que deseen organizar una exhibición pueden ponerse en contacto con nosotros.

 

Un documental que levanta conciencias y reflexiona sobre la violencia y la educación

Alejandro Mañes, Xelo Angulo y Alberto Pla en el estreno mundial de «El jardín de las rosas».

La película documental «El jardín de las rosas», de 40 minutos de duración, analiza, desde diversas voces y testimonios, el asesinato, en 1989, de los conocidos como “mártires de la UCA”, entre ellos, cinco españoles con el rector, Ignacio Ellacuría, al frente. En ella participan personas como el Director del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (IDHUCA), José María Tojeira, el vicepresidente de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio San José, Alejandro Mañes, así como expandilleros o testigos directos de masacres como la del Mozote, como Rufina Amaya, entre otros.

Alberto Pla y José María Tomás en el debate posterior al estreno del documental "El Jardín de las rosas".

Alberto Pla y José María Tomás en el debate posterior al estreno del documental «El Jardín de las rosas».

Un documental que está de plena actualidad, pues el pasado 3 de febrero el Tribunal Supremo de España ratificaba la condena de 133 años de cárcel al coronel salvadoreño Inocente Montano, impuesta por la Audiencia Nacional el 11 de septiembre de 2020.

También se puede visualizar online el debate anterior y posterior del documental en el que participaron la directora general de Cooperación de la Generalitat Valenciana, Xelo Angulo, el director del Humans Fest, Samuel Sebastián, el director del documental, Alberto Pla, y el presidente de la Fundación por la Justicia, José María Tomás i Tío, así como el público asistente.

 

 

ACPP-PV organiza un ciclo sobre el rol de las defensoras de Derechos Humanos en los procesos de paz

2021-01-12T18:28:00+01:00enero 12th, 2021|

Los encuentros virtuales han sido la tónica desde que se desató la pandemia. El coronavirus nos ha alejado de nuestros seres más queridos, al menos en lo presencial, pero nos ha acercado, al mismo tiempo, a otras realidades, a otras formas de comunicarnos, de trabajar y hasta de vivir. En este contexto, desde ACPP-PV han organizado una serie de encuentros virtuales para acercar a la sociedad valencianas las complicadas realidades que viven las defensoras de derechos humanos en diferentes puntos de América Latina y también aquí en España, con la lucha por la memoria história muy vigente en el país con más desaparecidos de toda Europa.

Una actividad virtual que también hemos desarrollado desde la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social con el lanzamiento de nuestro servicio de streaming con el que ya hemos cubierto actos y actividades como el Ciclo de Cine y Terrorismo de la Fundación Manuel Broseta.

En la misma línea, activistas pro Derechos Humanos de Colombia, El Salvador, Guatemala y el la Comunitat Valenciana protagonizan un ciclo de tres encuentros virtuales organizado por Assemblea de Cooperació per la Pau (ACPP-PV) durante este mes de enero, concretamente los días 14, 19 y 20.

Será en el marco del programa “La defensa de los Derechos Humanos en el marco de paz de Colombia (fase II)”, que tiene como objetivo sensibilizar a la sociedad valenciana sobre el papel que tienen las personas defensoras de Derechos Humanos y sus organizaciones en los procesos de construcción de paz. «Su rol incomoda a quienes abusan de una posición de poder y autoridad, por ello sufren persecución, amenazas graves a su integridad y campañas de desprestigio», indican desde ACPP-CV.

En este marco, ACPP presenta un ciclo de encuentros virtuales con personas defensoras de Derechos Humanos en distintas partes del mundo. Contará con la participación de activistas como Nora Saldarriaga, subdirectora de la Fundación Forjando Futuros de Colombia, amenazada por su implicación continua en la denuncia de la vulneración de derechos a la que son sometidas las personas reclamantes de tierras en Colombia, y Alfranio Solano, miembro de la organización Tierra y Paz, un ejemplo de la lucha del campesinado por la restitución de las tierras arrebatadas durante el conflicto armado.

Otras voces de América latina y España

También tendrán voz activistas de otros conflictos destacados en América Latina, como Adilia de las Mercedes, de la Asociación de Mujeres de Guatemala, que denuncia a nivel internacional las graves violaciones de los Derechos Humanos que sufren de manera particular las mujeres, y Morena Herrera, de La Colectiva, El Salvador, una mujer que participó de forma activa durante una década como guerrillera en el conflicto armado salvadoreño y que actualmente sigue activa en las luchas que implican la defensa de los Derechos Humanos, como la despenalización del aborto en su país.

25 años de lucha por la igualdad de género en El Salvador.

Finalmente, se observará cómo estas luchas están conectadas con el proceso de reparación a las víctimas del franquismo en España, que se han acogido a la justicia internacional con la esperanza de poder concluir un proceso de paz que lleva abierto más de 80 años y en el que se ha impuesto la desmemoria. Por ello, el ciclo de encuentros virtuales contará con la presencia de Ángel González, presidente de la Coordinadora de Asociaciones de la Memoria Histórica del País Valencià.

Desde Assemblea de Cooperació per la Pau se apela al compromiso de la comunidad internacional y la sensibilización de la ciudadanía valenciana ante esta realidad. Estas actividades están financiadas a través de la convocatoria de 2019 de subvenciones de la Generalitat Valenciana a ONGD para proyectos de Educación para la Ciudadanía Global dirigidos a la sensibilización sobre activistas de Derechos Humanos en el ámbito de la Comunitat Valenciana.

Ciclo de encuentros virtuales de ACPP

“Procesos de paz vividos en Colombia, Guatemala y El Salvador: el papel de las mujeres en la construcción de la paz”, 14 de enero de 2021, a las 16h.
Charla coorganizada con la Universitat de València. Con la participación de:

  • Nora Saldarriaga (Fundación Forjando Futuros- Colombia)
  • Adilia de las Mercedes (Asociación de Mujeres de Guatemala-Madrid)
  • Morena Herrera (La Colectiva- El Salvador)

Acceso limitado a alumnado de la UV

“Retos del proceso de paz colombiano”, 19 de enero de 2021, a las 16h.
Charla coorganizada con la Universitat Jaume I de Castelló. Con la participación de:

  • Nora Saldarriaga (Fundación Forjando Futuros- Colombia)
  • Alfranio Solano (Tierra y Paz, Colombia)
  • Sandra Milena Alvarán López (Observatorio Psicosocial de Recursos en Situaciones de Desastre de la Universidad de Antioquia, Colombia)

Acceso abierto: meet.google.com/erg-jezc-uty

“Diálogos entre España y Colombia: construyendo procesos de paz”, 20 de enero de 2021, a las 17h.
Charla abierta al público, la participación de:

  • Nora Saldarriaga ( Fundación Forjando Futuros- Colombia).
  • Ángel González (Presidente de la Coordinadora de Asociaciones de la Memoria Histórica del País Valencià)

Requiere inscripción previa a través de este formulario.

 

Hoy, Día de los Derechos Humanos, o de la ausencia de ellos en muchos lugares

2020-12-10T16:36:55+01:00diciembre 10th, 2020|

Fotografías y texto: Alberto Pla 

Tal día como hoy en 1948 se firmó la Declaración de los Derechos Humanos por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Ninguno de los 56 miembros de las Naciones Unidas votó en contra del texto, aunque Arabia Saudí, Bielorrusia, Checoslovaquia, Polonia, Sudáfrica, Ucrania, Unión Soviética y Yugoslavia se abstuvieron. Honduras y Yemen se ausentaron.

En la fotografía de portada, Eleanor Roosevelt (esposa del ex presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt) sostiene el documento impreso. Eleanor fue escritora, activista y política, además de la delegada de los Estados Unidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1945 a 1952. Harry S. Truman, posteriormente, la llamó la «Primera Dama del Mundo» por sus avances en materia de derechos humanos.

La declaración es un documento histórico que proclama los derechos fundamentales que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. La declaración, por cierto, está disponible en más de 500 lenguas y es el documento que más se ha traducido en todo el mundo.

Niños de la Escuela guardería internacional de las Naciones Unidas miran un póster de la Declaración Universal de Derechos Humanos. (© Archivo de Historia Universal/Getty Images)

Niños de la Escuela guardería internacional de las Naciones Unidas miran un póster de la Declaración Universal de Derechos Humanos. (© Archivo de Historia Universal/Getty Images)

Después de 72 años de la firma, se han realizado grandes esfuerzos por la igualdad de derechos y libertades de las personas que habitamos el planeta. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer teniendo en cuenta que el 10% de la población mundial, 736 millones de personas sobreviven en situación de extrema pobreza con menos de 1,90 dólares. Un dato estremecedor que atenta, directamente, contra el artículo 26 de la carta.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Unos de las guías que marcan el camino para el cumplimiento de la declaración son los famosos ODS que sustituyeron a los antiguos Objetivos del Mileno (ODM) y que el pasado mes de septiembre cumplieron cinco años desde su firma. España y todos los países miembros de las Naciones Unidas participaron en su desarrollo. De hecho, fue de unos de los temas que tratamos en el primer encuentro que organizamos sobre cooperación valenciana.

La cooperación española —a través de su sistema descentralizado de cooperación— trata de adecuar los ODS en sus proyectos de cooperación en territorio nacional e internacional: la educación, la igualdad de género o la lucha contra la pobreza son sólo algunos de los 17 retos que marca la Agenda conformada, además, por 269 metas.

Mientras que los ODS tratan de generar un mundo más equitativo, los derechos de cientos de miles de personas son vulnerados ante la ineficiencia, en algunos casos, de las Naciones Unidas. En algunos casos la organización falla a favor de poblaciones que sufren la violación de sus derechos aunque, a título práctico, no genera una solución real, como es en el caso del Sáhara Occidental.

El Sáhara Occidental. Violación de derechos a diario

La población saharaui es uno de los pueblos que más sufren la violación de los Derechos Humanos de forma constante. Un conflicto en el que Marruecos y España fueron y son especialmente protagonistas y que tal día como hoy conviene recordar.

Panorámica del campamento de Smara. Entre los cinco campamentos se estima que hay unas 200.000 personas refugiadas. Fotografía: Alberto Pla

Panorámica del campamento de Smara. Entre los cinco campamentos se estima que hay unas 200.000 personas refugiadas. Fotografía: Alberto Pla   

La historia puede comenzar en 1885, con la construcción de Villa Cisneros y el establecimiento de factorías en Río de Oro y Cabo Blanco después de reclamar la región situada entre el cabo Bojador y el cabo Blanco un año antes, durante la conferencia de Berlín.

Saguía el Hamra («la acequia roja» en lengua árabe), fue, con Río de Oro, uno de los dos territorios que formaban la antigua provincia española (siendo colonia antes de 1969) del Sahara español. Aunque, realmente, los problemas comenzarían cuando en 1949, Manuel Alía Medina, un geólogo español, descubre en Bucraa los yacimientos de fosfatos más grandes del mundo.

Una trabajadora de la Media Luna Roja frente al los almacenes del Programa Mundial de Alimentos en los campamentos saharauis. Fotografía: Alberto Pla

Una trabajadora de la Media Luna Roja frente al los almacenes del Programa Mundial de Alimentos en los campamentos saharauis. Fotografía: Alberto Pla


Los almacenes del Programa Mundial de Alimentos en los campamentos saharauis vacíos de comida fresca. Fotografía: Alberto Pla

Los almacenes del Programa Mundial de Alimentos en los campamentos saharauis vacíos de comida fresca. Fotografía: Alberto Pla

A comienzos de la década de 1970, ante los deseos de Marruecos y Mauritania de anexionarse el territorio, el gobierno español empezó a considerar la posibilidad de la independencia redactando un borrador de estatuto de autonomía. De hecho, España comunicó a la ONU la intención de celebrar un referéndum de autodeterminación en 1975, quien así lo dispuso en su resolución 3458 B del 10 de diciembre del mismo año.

España comunicó a la ONU la intención de celebrar un referéndum de autodeterminación en 1975

EE. UU., entonces, no quería dejar en manos de España el territorio del Sáhara rico en fosfatos, hierro, petróleo y gas, supuestamente, por estar ligado a la dictadura de Franco. Por ello dio luz verde a un proyecto estratégico secreto de la CIA, y financiado por Arabia Saudí, para arrebatar la provincia del Sahara español a España.

La población saharaui vive actualmente sin prácticamente acceso a la salud. La falta de aparatología y medicamentos es evidente en sus precarios centros de salud. Fotografía: Alberto Pla

La población saharaui vive actualmente sin prácticamente acceso a la salud. La falta de aparatología y medicamentos es evidente en sus precarios centros de salud. Fotografía: Alberto Pla

 

Los saharauis apenas tienen acceso a la salud en centros con escasa aparatología y condiciones muy precarias. Fotografía: Alberto Pla

Los saharauis apenas tienen acceso a la salud en centros con escasa aparatología y condiciones muy precarias. Fotografía: Alberto Pla

El 21 de octubre, Juan Carlos I, entonces príncipe de España, se negó a aceptar la jefatura en España con carácter interino, pues buscaba actuar en el Sáhara Occidental con total control algo que consiguió poco tiempo después. Con riesgo de una guerra entre España y Marruecos, Juan Carlos I pidió ayuda de Henry Kissinger, el secretario de estado estadounidense, y este aceptó la mediación solicitada por el rey, intercediendo ante Hasán II Marruecos. Poco después se firmaría un pacto secreto por el que Juan Carlos se comprometía a entregar el Sahara español a Marruecos a cambio del total apoyo político estadounidense en su gobierno como rey de España.

España firmaría un pacto secreto por el que Juan Carlos se comprometía a entregar el Sahara español a Marruecos a cambio del total apoyo político estadounidense en su gobierno como rey de España.

Al margen de ese pacto, España ofrecía una visión muy diferente a las Naciones Unidas en relación a los planes que estaba desarrollando. En un artículo de  Antonio Marín Rodríguez con fecha del 18 de octubre de 1975, se puede leer «El Wall Street Jounrnal dice: las reivindicaciones políticas sobre el Sáhara español presentadas por dos naciones (Marruecos y Mauritania) han sido rechazadas por la Corte Internacional de Justicia… España ya ha anunciado su disposición a retirarse del territorio tan pronto se celebre un referéndum, y  hace unos días, una Misión visitadora de la ONU se expresó en favor de esa consulta».

Los almacenes del Programa Mundial de Alimentos en los campamentos de refugiados saharauis semivaciós con alimentos de primera necesidad. Fotografía: Alberto Pla

Los almacenes del Programa Mundial de Alimentos en los campamentos de refugiados saharauis semivaciós con alimentos de primera necesidad. Fotografía: Alberto Pla

Sin embargo, el rey Hasán II de Marruecos, no conforme con lo establecido por la ONU, organizó la famosa marcha verde el 16 de octubre de 1975. Mientras tanto, España desarrollaba la conocida como Operación Golondrina, una operación para evacuar a los españoles del territorio —con orden incluso de retirar hasta los cadáveres españoles enterrados con el objetivo de retornarlos al territorio español— que llegó a agrupar hasta 200 000 efectivos ante las amenazas de guerra con Marruecos. Las tropas españolas, que iban abandonando sus puestos en el desierto, fueron a su vez ocupados por las Fuerzas Armadas Reales (FAR) de Marruecos. El 26 de febrero de 1976 un escueto comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores anunciaba: «El Gobierno español ha puesto término definitivamente a la presencia de España en el Sahara Occidental». España abandonaba estos territorios tras 92 años en la zona dejando a su suerte a cientos de miles de saharauis españoles, sin celebrar el prometido referéndum de autodeterminación por el entonces príncipe Juan Carlos I y permitiendo que Marruecos invadiese territorio saharaui contra la defensa del Frente Polisario, que poco pudo hacer para ser invadidos.

Desde entonces (hace 45 años), alrededor de 200 000 personas viven afinadas a su suerte sin electricidad, agua potable, cañerías, derecho a la salud, a una alimentación básica, a una educación de calidad… en cinco campamentos distintos. Personas —muchas de ellas— que mantienen el documento nacional de identidad pero que España les niega su asilo siendo todavía potencia administradora.

La Asociación Saharaui de Víctimas de Minas trata de apoyar a aquellas personas que han sufrido una lesión por un explosivo. Fotografía de Alberto Pla

La Asociación Saharaui de Víctimas de Minas trata de apoyar a aquellas personas que han sufrido una lesión por un explosivo. Fotografía de Alberto Pla

 

La Asociación Saharaui de Víctimas de Minas trata de apoyar a aquellas personas que han sufrido una lesión por un explosivo. Fotografía de Alberto Pla

Detalle en el centro de la Asociación Saharaui de Víctimas de Minas trata de apoyar a aquellas personas que han sufrido una lesión por un explosivo. Fotografía de Alberto Pla

Por su parte, Marruecos, mantiene mano de hierro con aquellos que intentan entrar en territorios ocupados siendo objeto de denuncias por amenazas, torturas y encarcelaciones por supuestos delitos cometidos poro sahararuis. Además, el país oculta lo que sucede entre las fronteras saharuis ocupadas por Marruecos. Unas fronteras que custodian el muro más grande del mundo (2720 km) —solo superado por la Muralla China— que, para hacernos una idea, conectaría las capitales entre Madrid y Berlín. Un muro, además, plagado de minas y artefactos explosivos que se ha llevado la vida de varios personas y mutilado a otros tantos camellos o animales que se han acercado a él.

Durante 72 años se ha avanzado mucho en lo que a Derechos Humanos se refieren. Sin embargo, la historia del Sáhara y su actual situación es el claro ejemplo de que todavía —y en otras muchas partes del mundo que relatamos a diario en nuestros proyectos— se violan con total impunidad. El año pasado lanzamos Atu: El rostro de un pueblo olvidado. Una película documental que narra la historia de, como una niña saharaui, consigue salir de los campamentos gracias a ONGD como MosSolidaria a través de la cooperante Mari Olcina. Muy pronto podrán verla online mientras que ya está disponible el trailer.

Sigamos denunciando y avanzando en derechos para todas y todos para, como es de moda decir ahora, que nadie quede atrás.

MICRO | Fidel Ernesto

2020-06-20T13:31:17+02:00junio 20th, 2020|

El abogado y profesor de Derecho Constitucional, Fidel Ernesto Narváez, vivió el inicio de las protestas del gobierno de Ortega en abril de 2018 y tuvo que salir de su país tras ser amenazado de muerte. Ahora sigue la lucha desde el exterior y crea máscaras inspiradas en las del pueblo indígena de Monimbó.

Por: Gerard S. Ferrando | Fotografías: Alberto Pla

“Confecciono máscaras para visibilizar la lucha de Nicaragua y la de otros pueblos”

MICRO se acerca a la convulsa realidad de Nicaragua de la mano del asilado político en España, Fidel Ernesto Narváez. Profesor de Derecho Constitucional, abogado y librero “en mis tiempos libres”, como él mismo se define, vivió en primera línea el inicio de las protestas al gobierno de Daniel Ortega en abril de 2018 y luego tuvo que huir apresuradamente de su país, pues su vida estaba amenazada. Ahora es miembro de la Caravana Internacional de Solidaridad con Nicaragua y también cuenta con un taller en el que diseña y crea máscaras monimboseñas para visibilizar la lucha de su pueblo y también el de tantos otros de todo el mundo: “realizo máscaras artesanales con el objetivo de dotarlas de significado político y divulgar a través de ellas la resistencia de los pueblos y en concreto la del mío, el nicaragüenese”, asevera.

Cuéntenos más de sus máscaras ¿cómo las hace, qué objetivos tienen y en qué se inspira para ellas?

Se llaman máscaras monimboseñas porque provienen de una comunidad indígena de Monimbó en el departamento de Masaya en el pacífico nicaragüense. Estas máscaras las hago con el objetivo de dotar de un objetivo simbólico o de un significado político a la resistencia de los pueblos porque realmente estas máscaras también se utilizaron como una forma de protesta en los bailes y en las expresiones culturales durante la colonia y durante la resistencia a la dictadura somocista. En esta dictadura actual también están siendo significadas por la población como un elemento muy importante de cómo las personas pueden hacer cada quien sus máscaras. Pueden hacer las máscaras desde sus casas, sus escuelas, sus universidades o desde el exterior para dotar de un contenido simbólico a esas luchas. Pueden imprimir sobre ellas símbolos, frases, colores y texturas que realmente representen esas formas de resistencia que tienen los pueblos del mundo.

 

¿Ha recibido peticiones concretas?

Sí, peticiones con máscaras que representen las luchas que están desarrollando otros pueblos como el palestino o el hondureño que tienen muchos años de estar batallando por una vida mejor y más digna. Es una forma también de empatizar o solidarizarnos con esos pueblos del mundo dándoles un pedazo de nuestra cultura, de lo que tenemos y que es lo más popular, como puede ser la artesanía o el arte popular.

¿Cómo está ahora mismo la situación en Nicaragua?

Nicaragua actualmente está atravesando una crisis humanitaria, política y de valores que también puede verse reflejada en las hermanas repúblicas de Honduras, El Salvador y Guatemala. La mejor forma de poder ayudar a estos pequeños países y a estos pueblos es hacer un trabajo de solidaridad internacional a través de la divulgación de los problemas de derechos humanos, los problemas humanitarios y económicos que tenemos y enfrentarlos siempre desde una matriz integral como puede ser la educación, la cultura y el respeto a los derechos humanos.

 

¿Cómo ha sido la respuesta en Europa y en España de las instituciones y la ciudadanía?

Podríamos decir que Nicaragua es un país privilegiado en cuanto a la solidaridad internacional porque en el pasado ha conseguido mucha solidaridad internacional a raíz de la revolución de 1979 y ha quedado un vínculo de esa familia, esos cooperantes y esas personas que decidieron colaborar con Nicaragua y actualmente se está replicando. Existe todavía ese vínculo de solidaridad y ha sido muy bien recepcionado por la población que vive en Europa y en otros lugares del mundo. Ha sido una oportunidad para poder divulgar la realidad de esos países porque muchas veces no la conocen, pasa desapercibida o los titulares de los periódicos realmente no abarcan toda la conjetura y la realidad que estos países tienen y padecen.

Hablando en positivo, dentro de la dificultad de la situación, recibir esa solidaridad y ver cómo la gente responde también dará aliento.

Hay un crecimiento en términos de hermanamiento internacional, lo que antes se conocía como una lucha internacionalista de hermanamiento de los pueblos, la resistencia de los pueblos, hoy estamos creando una ciudadanía global que tiene respeto por la solidaridad, por la dignidad y la vida de otras personas y pueblos. Es un acercamiento en materia humana, no solamente en el ámbito político sino en el más humano, es muy importante reconocer, fomentar y agradecer en las dos vías. De forma bilateral, tanto la ayuda que recibe la población nicaragüense por parte de la población extranjera, como el apoyo que recibe la población extranjera por parte de la población nicaragüense que está aquí dándoles un ejemplo de resistencia y solidaridad. Son personas que entregan lo poco que tienen y que están esperando también esas formas de humanismo en este siglo XXI que está siendo bastante desaparecida por una nueva forma de vida global que cierra fronteras, que cierra formas de comunicación y espacios de participación y de interculturalidad, creo que es un ejemplo de cómo podemos seguir tendiendo esos puentes.

Fidel Ernesto Narváez. Fotografía: Alberto Pla

¿Qué se está haciendo ahora por parte de la Caravana Internacional de solidaridad con Nicaragua?

Hay un movimiento en Nicaragua que ha dado la voz al mundo a través de sus activistas, asilados, incluso a través de las personas que tenían trabajo y han migrado por temas económicos y luego se han convertido en sujetos políticos y en activistas de derechos humanos. Ellos ahora reconocen que la industria del desplazamiento, que desplaza a las personas por razones económicas, por guerras, por crisis humanitarias, se están dando cuenta de que todo eso tiene una causa y que estando fuera del país esas personas pueden contribuir a poder solventar esos problemas que provocaron sus salidas. Todas las personas que han salido de Nicaragua y que en un determinado momento se han convertido en voces o portavoces de la lucha del pueblo nicaragüense han sido bien recepcionados por sus compatriotas que estaban ya viviendo y que habían sido migrantes económicos y han fomentado una forma de solidaridad y de lucha donde no importan las fronteras ni los espacios. Al final es una ciudadanía global que ya tiene una visión de derechos humanos y de seguir acompañando cualquier persona donde se encuentre y de dónde sea a la resistencia de los pueblos frente a la injusticia.

¿Si esto lo ve alguien que está en Nicaragua que no ha podido o querido salir de allí qué le diría?

Yo le diría al que está dentro de Nicaragua y quiere salir o al que quiere seguir resistiendo que hagan caso a su conciencia. Que siga los sueños que tenga porque realmente no podemos reprimir el deseo de ser libres, de vivir con dignidad, de tener justicia, democracia y libertad. Esa persona no tiene que reprimir ese deseo si quiere quedarse y seguir resistiendo o si quiere irse y seguir la lucha desde afuera o quiere estar con su familia en un lugar seguro. Todo es respetable, pero que no reprima ese deseo porque realmente sería hacerse violencia a sí mismo y estar repitiendo esa estructura de violencia orgánica y sistémica que ya padecemos los pueblos de Centroamérica.

 

 

 

20 de febrero, un día para para cerrar la brecha de las desigualdades sociales

2020-02-20T14:39:50+01:00febrero 20th, 2020|

Por. Gerard S. Ferrando

Como cada 20 de febrero, desde 2009, hoy se celebra el Día Mundial de la Justicia Social, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Una conmemoración que en este año 2020 tiene como lema “Cerrar la brecha de las desigualdades para lograr la justicia social”.

La Asamblea General reconoce que el desarrollo social y la justicia social son indispensables para la consecución y el mantenimiento de la paz y la seguridad en las naciones y entre ellas, y que, a su vez, el desarrollo social y la justicia social no pueden alcanzarse si no hay paz y seguridad o si no se respetan todos los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Un elemento fundamental para conseguir una justicia social efectiva es fomentar unas condiciones de trabajo dignas y estables. En este sentido, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) alerta de que “Más del 60 por ciento de todos los trabajadores carecen de cualquier tipo de contrato de trabajo”. Y también de que “menos del 45 por ciento de los trabajadores asalariados tienen un empleo a tiempo completo y permanente, y la tendencia parece ser hacia la baja”.

La justicia social en el Festival Humans Fest de Valencia

Una forma de visibilizar y concienciar sobre la justicia social en el mundo son los documentales y audiovisuales. En este sentido, y como es habitual cada año, la celebración de este Día Mundial de la Justicia Social coincide en Valencia con las proyecciones del Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos (HumansFest) que promueve la Fundación por la Justicia. Un evento que arrancó el pasado 18 de febrero con la gala de inauguración del festival y con las primeras proyecciones que se irán desarrollando en varias sedes en la ciudad de Valencia hasta el próximo 28 de febrero.

 

El actor Pepe Viyuela recogió el Premi Pau i Justicia, homenaje a su larga trayectoria comprometida con causas sociales y a la capacidad de realizarlo a través del humor.

«142 Pulsaciones», el 27 de febrero en la SGAE

Desde la agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, comunicamos todo tipo de realidades relacionadas con la justicia social y los derechos humanos en diferentes países y continentes. Precisamente, uno de nuestros documentales “142 Pulsaciones”, rodado en Guatemala y en París, participa este año en el Humans Fest dentro de la sección Especial. Todas las personas que deseen conocer la historia de superación de Kimberly, una niña que creció en un vertedero y que logró estudiar enfermería gracias a su esfuerzo y el apoyo de la Asociación CONI, podrán hacerlo el próximo 27 de febrero, a las 18 horas, en la sede de la SGAE, C/ de la Blanqueria, 6, de Valencia. Una proyección que, además, estará acompañada con un coloquio en el que participará el director de este documental, Alberto Pla.

Promover la justicia social está en nuestro día a día

Como indican también desde Naciones Unidas, “La justicia social es un principio fundamental para la convivencia pacífica y próspera, dentro los países y entre ellos. Defendemos los principios de justicia social cuando promovemos la igualdad de género, o los derechos de los pueblos indígenas y los migrantes. Promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas debido al género, la edad, la raza, la etnia, la religión, la cultura o la discapacidad”. Unas actitudes y modos de actuar que dependen, en gran medida de los gobiernos, las empresas y las instituciones, pero que también podemos tratar de aplicar en nuestro día a día, en nuestro trabajo, en nuestras relaciones personales y en nuestras pequeñas decisiones y actitudes cotidianas.

 

 

MICRO | Ángela Nzambi (CEAR)

2020-02-19T18:02:58+01:00octubre 30th, 2019|

Ángela Nzambi (Bata, Guinea Ecuatorial, 7 de octubre de 1971), Licenciada en Ciencias Empresariales por la Universitat de Valencia, es la responsable de voluntariado, participación social e incidencia de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Valencia. Activista por los derechos humanos, feminista y escritora, ha publicado ya varios libros, el último de los cuales, “Mayimbo” (2019) recibió el Premio Nacional de Literaturas Africanas “Justo Bolekia Boleká” 2019. Ángela Nzambi nos habla de la situación de los refugiados en España y en Europa y de la labor que lleva a cabo CEAR, la cual en el año que acaba de finalizar cumplió 40 años de presencia en nuestro país.

Por: Gerard S. Ferrando

“El norte debe reconocer su parte de responsabilidad con los desplazamientos del sur”

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) cumplió en 2019 un total de 40 años de trabajo de trabajo e incidencia en España. Cuatro décadas en las que ha sido protagonista de todo tipo de reivindicaciones en pro de los derechos de los refugiados. Su responsable de voluntariado, participación social e incidencia en Valencia, Ángena Nzambi, resume para MICRO estos años y analiza la situación actual y las últimas reivindicaciones de su organización, plasmadas en el “Informe 2019: Las personas refugiadas en España y en Europa”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

“CEAR ha cumplido ya 40 años defendiendo el derecho de asilo, protegiendo a las personas refugiadas en España, pero 40 años también en que la organización ha protagonizado y participado en momentos que han sido como hitos en la defensa del derecho de asilo y en la protección de las personas refugiadas en el estado español. Celebramos este aniversario en todas las delegaciones y ciudades en las que estamos presentes con varios actos, pero eso no exime de afrontar los retos a los que se enfrenta la organización debido, en gran medida, a toda la cantidad de conflictos, de violaciones de derechos humanos que se están dando en el mundo y que motivan los desplazamientos forzados”, destaca Nzambi.

“La situación de los refugiados no es nada alentadora”

Preguntada por la situación actual de las personas refugiadas en España y en Europa, Nzambi es contundente: “La situación de las personas refugiadas en España no es nada alentadora y tampoco lo es en Europa. En el caso de España, dos ideas principales o denuncias que hemos hecho en la presentación de nuestro informe. Una es las dificultades con las que se encuentran las personas para acceder al proceso de asilo. Así como el retraso en las citas, motivado por algunos requisitos como el que tengan que tener el empadronamiento”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

Otra de las denuncias que plantea CEAR es la baja tasa de reconocimiento en las solicitudes de asilo. “Hay más de 100.000 expedientes acumulados, pendientes de resolución. El año pasado solo se reconocieron una de cada 4 solicitudes presentadas”.

Mientras tanto, en el caso de Europa, Nzambi recuerda que “hemos denunciado en nuestro último informe la falta de vías legales y seguras. Y la falta de un protocolo de desembarco seguro con el que evitaríamos esas muertes que se están dando en el Mediterráneo y esas devoluciones en caliente”.

El Open Arms y el Aquarius

Nzambi nos habla de dos situaciones concretas como son el Open Arms, que se enfrenta a la amenaza de hasta un millón de euros por parte del Estado Español, y del Aquarius, casi dos años después de su llegada a Valencia con 630 migrantes y refugiados a bordo. Sobre el primero, denuncia “la criminalización que se está haciendo de los compañeros que lo único que hacen es rescatar personas en el mar. No estamos nada de acuerdo y lo hemos denunciado en nuestro informe”. Además, en relación con el Open Arms, CEAR pidió que España lidere una nueva forma de hacer políticas migratorias en Europa.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

Mientras tanto, sobre el Aquarius y su llegada el 17 de junio de 2018 a Valencia, tras el permiso del Gobierno de España, asevera que “los gestos son importantes. En el caso del Aquarius desde CEAR lo aplaudimos”. Pero matiza que esto “no significa que con este gesto se haya solucionado todo. De hecho, un año después muchas de esas personas siguen sin tener resuelta sus solicitudes de protección internacional. No saben si se van a tener que ir mañana o pasado, se vive como en una incertidumbre constante. No saben qué va a pasar con ellos”. Ella explica que esta es otra de las denuncias que han presentado en su informe. Y recalca: “El gesto lo aplaudimos, pero debería ser un gesto mucho más habitual y hay que resolver la situación de esas personas, acabar con esa incertidumbre en la que viven un año después”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

“Hay una corresponsabilidad norte-sur”

Nzambi, nacida en Guinea Ecuatorial, ve con “indignación y humillación esas imágenes que vemos en los medios. Los medios solo se quedan en la consecuencia, esos barcos, esas pateras, esas muertes, esas familias, pero cuáles son las causas. Nadie habla de las causas”. Ella defiende que “deberíamos hablar de qué está pasando en el continente africano, cuáles son las políticas de los países pudientes, qué políticas se están implementando en África y que son las que están, de algún modo, motivando esos desplazamientos”. Nzambi anima a los medios de comunicación a “mirar un poco más allá si realmente queremos solucionar la situación y no solo ponerle parches”.

“Hay que ir a las causas. Hay una corresponsabilidad. No digo que la responsabilidad sea únicamente de los países del norte, hay una corresponsabilidad en los países del sur, pero el norte debe reconocer su parte de responsabilidad”, asevera.

 

Para colaborar con CEAR y apoyar sus causas puedes acceder click aquí.

 
Ir a Arriba