Últimos días para ver la exposición Somos Salvador en Ruzafa Studio

2020-12-01T10:38:33+01:00diciembre 1st, 2020|

La exposición #SomosSalvador acaba, en Valencia, su amplia gira, concretamente en Ruzafa Studio. Un  proyecto que cuenta con la financiación de la Generalitat Valenciana y que, con fotografías de Alberto Pla, nos muestra la visión de un país como El Salvador cuyo número de homicidios es comparable con el de un país en conflicto. Además, podrá verse por última vez hasta 12 de diciembre en la calle Pedro III El Grande 11D, de Valencia.

La ONG CESAL, en convenio con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), ofrece la educación como el mejor vehículo para salir del ambiente de violencia que recorre el país. Un trabajo que, además, obtuvo el premio Manuel Castillo, de la Universidad de Valencia, en el año 2018.

CESAL está llevando a cabo un proyecto de desarrollo en El Salvador con fondos de cooperación de la Generalitat Valenciana desde el año 2019. Su título es “Mejora de la educación y participación juvenil para la prevención de la violencia en los municipios de Izalco y Sacacoyo” y se está ejecutando en consorcio con la Fundación Mainel. En el marco de este proyecto se han establecido acciones de sensibilización dirigidas a la ciudadanía en la Comunidad Valenciana y en España. Una de ellas es #SomosSalvador.

somos salvador, cesal, ruzafa studio, el salvador

La exposición Somos Salvador, de la ONG CESAL, se puede ver por última vez, y hasta el 12 de diciembre, en Ruzafa Studio. Fotografía: Alberto Pla

Esta exposición ha viajado, con la colaboración de la Fundación SEUR, por diferentes ciudades españolas como Madrid, Sevilla, Bilbao, Cáceres, Mallorca y este año regresó a Valencia donde ya ha sido expuesta en la Casa del Alumno de la Universitat Politécnica (UPV) y también en la sede de la Fundación Mainel.

Una exposición que, acompañada de cinco capsulas audiovisuales, muestra la dura realidad que viven los jóvenes de esa región del planeta.

Alejar a los jóvenes de la violencia mediante la educación

Alejar a los jóvenes de la violencia supone un desafío que requiere la implicación de todas las partes, de ahí, que no solo la educación sea una de las propuestas, también desarrollan cursos de implicación política y formación para el empleo.  Su objetivo es ofrecer una alternativa a los jóvenes que desde temprana edad ven cómo las pandillas son un camino para su desarrollo vital. Sentido de pertenencia y sueños por cumplir, es lo que demandan muchos de los jóvenes salvadoreños. Para lograrlo, se emplea la educación como herramienta, potenciando sus habilidades sociales y formando en oficios varios, alejándolos así de la violencia.

somos salvador, cesal, ruzafa studio, el salvador

A través de esta muestra los espectadores se convierten en testigos, a través de la mirada de sus seis protagonistas, de los distintos problemas en los que está sumido el país como son la violencia de género, la violencia política, la falta de empleo o los espacios para construir sus proyectos de vida. El trabajo muestra cómo estos jóvenes son formados en talleres de mecánica, arte, carpintería o pintura logrando de ese modo un trabajo con el que poder vivir alejado de las bandas.

La ONG CESAL está convencida que las oportunidades educativas y de prevención de la violencia, puede ayudar a mejorar la vida y el futuro de muchos jóvenes, además de una alta repercusión en el país. Después de muchos años trabajando con los más vulnerables están decididos a mostrar sus éxitos a través de la campaña #SomosSalvador, proyectando estas historias que darán fe del éxito de la organización y de la importancia de la educación.

Implícate, una llamada más necesaria que nunca contra la violencia de género

2020-11-25T09:01:47+01:00noviembre 25th, 2020|

En este 2020 tan peculiar, tan duro, tan desgarrador hemos aprendido muchas cosas. Entre ellas, que cuando la situación se complica, las personas que más sufren son, precisamente, las que ya eran vulnerables. Aquellas que, ya antes de la pandemia, trataban, sin éxito, de gritar, de alzar su voz, de hacer ver al mundo sus problemas, sus miedos, sus desgarros internos y externos.

El confinamiento, pero también la crisis social y económica que este coronavirus ha traído consigo ha puesto a muchas personas, sencillamente, al borde del abismo. Pero, lo más lamentable, lo más desgarrador, es que muchas de ellas ya estaban ahí sin que muchas otras lo supieran. Y, también, que otras tantas han visto cómo si situación de violencia, de vulneración de derechos, de intimidación, aumentaba.

Hablamos de las mujeres víctimas de violencia de género. Un colectivo, por desgracia, cada vez más numeroso no solo en España sino en todo el mundo, pero también muy silenciado. Cuando tu victimario es tu pareja, alguien de tu familia o incluso una amistad cercana, en definitiva, alguien a quien quieres y, se supone, debe quererte, cuidarte y protegerte, denunciar un abuso, una agresión, una amenaza, se torna tan duro que, en muchas ocasiones, sencillamente, se deja pasar, se trata de ocultar, se esconde incluso a tus seres más cercanos, se deja ahí oculto, tan al fondo donde ni una misma lo pueda encontrar.

violencia contra la mujer, violencia de género, violencia machista

En este 2020, en que se cumplen 20 años desde que la ONU decretara cada 25 de noviembre como el día Internacional para la eliminación de la violencia contra la mujer, vemos que esta, lamentablemente, ha aumentado. Ya nos lo avanzaba hace unos meses la Directora operativa del grupo GAMA de la Policía Local de València, Estefanía Navarrete, en una entrevista concedida a nuestra agencia para la sección MICRO. Y así lo corroboran ahora los datos ofrecidos desde su departamento, desde el cual se asegura que «la pandemia y la crisis económica ha aumentado la vulnerabilidad de las víctimas, que en muchas ocasiones dependen económicamente de sus parejas».

 

En la misma línea, desde la Policía Local de Valencia informan de que «en lo que llevamos de año la Policía local de València ha detenido a 356 personas por violencia de género, una cifra superior a las 309 que se produjeron el año pasado, en dos meses más». Cabe matizar, además, como así hacía también Navarrete, que el confinamiento llevó a muchas víctimas de violencia de género a convivir con sus agresores o maltratadores durante las 24 horas del día, con el riesgo añadido que esto supone y también con las dificultades añadidas para denunciar. Otro dato más; en la ciudad de València actualmente existen 1300 mujeres con alguna orden de protección.

CCOO PV presenta “sedes seguras” contra la violencia de género

Con motivo de la conmemoración de este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, CCOO PV ha presentado su proyecto «Sedes seguras». Se trata de ofrecer los locales sindicales de los que dispone a lo largo de la Comunidad Valenciana a las mujeres víctimas de violencia machista.

Según la secretaria de la Dona de CCOO PV, Cloti Iborra, la situación de excepcionalidad que hemos vivido con la pandemia ha demostrado que muchas mujeres “ven limitada su capacidad de denuncia y de acceso a los servicios especializados”. Por este motivo CCOO PV se pone a su disposición, “ya que podrán utilizar nuestros locales como nexos con los recursos disponibles a su alcance”.

Por su parte, el sindicato CGT también destaca que “los malos tratos y las agresiones sexuales se han multiplicado por el confinamiento durante la pandemia de Covid-19” y explican que “cientos de mujeres en nuestro país se han visto obligadas a convivir con su agresor sin tener opciones claras ni ayudas suficientes para escapar de su tortura diaria”. Para dar respuesta a “estas injusticias” desde CGT apuestan por “la autogestión y el apoyo mutuo entre mujeres, la deconstrucción de la masculinidad tóxica y la coeducación en igualdad y en valores que respeten la diversidad”.

Campaña para 2020: «La pandemia en la sombra»

Estas declaraciones desde la Policía Local de Valencia o desde CCOO PV y CGT sobre la invisibilidad de la violencia contra la mujer en esta pandemia no son, ni muchos menos, reflexiones aisladas. Tanto es así que el lema elegido por la ONU para este año es «la pandemia en la sombra». Y es que esta lacra de la violencia contra la mujer, violencia de género, violencia machista o como se la quiera llamar es mundial, es responsabilidad de todas y de todos y se agrava en situaciones de crisis o de vulnerabilidad añadida como la que se está viviendo en este 2020 en todo el mundo.

violencia contra la mujer, violencia de género, violencia machista

De este modo, El tema de este año para el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer  es “Pinta el mundo de naranja: ¡financiar, responder, prevenir, recopilar!”.

Además, ONU Mujeres brinda información actualizada y apoya los programas vitales para luchar contra la violencia hacia las mujeres que se ejerce a la sombra de la pandemia de COVID-19

El dictador Trujillo y el 25N como día de la violencia contra la mujer

Aunque gran parte de la violencia contra la mujer se lleva a cabo en el ámbito privado y cercano, también existen muchos otros tipo de violencia contra las mujeres. De hecho, el 25 de noviembre se eligió para conmemorar el asesinato, a manos del régimen del dictador de la República Dominica, Rafael Trujillo, de tres activistas políticas en 1960.

En la tipificación habitual de violencias contra las mujeres se incluye también la trata de seres humanos, la prostitución, muchas veces consecuencia de la primera, el matrimonio infantil, la ablación o mutilación del clitoris o el acoso de cualquier tipo. A lo largo de estos años, hemos sido testigos de estos modos de agresión en diferentes países. Hemos visto cómo las mujeres índias, que sufren lepra, deben sufrir, además, el estigma de la sociedad, pero, sobre todo, de sus seres queridos, que las repudian en muchos casos, tal y como contamos en el documental «Asha. Historias de lepra y esperanza«, elaborado para la Fundación Fontilles.

También hemos sido testigos de cómo la violencia estructural y estatal, como la que ejerce Marruecos contra los refugiados saharahuis en Tinduf, con la complacencia y complicidad de gran parte de la comunidad internacional, entre ellas España, que los abandonó a su suerte en los años 70, influye también en las mujeres y en los sueños y esperanzas de jóvenes como Atu, protagonista de nuestro documental «Atu, el rostro de un pueblo olvidado», que elaboramos para la ONGD MOSSolidaria. Porque la violencia contra la mujer es también la ejercida contra todo un pueblo como el saharaui de forma sostenible, implacable, brutal.

Implícate contra la violencia de género

Hace ahora tres años, el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, lanzábamos un vídeo en colaboración con PSIMA y SJMValencia para enviar un mensaje claro: «#IMPLÍCATE. Todas y todos debemos y tenemos que implicarnos. #Señalaalmachismo«.

Un mensaje que pensamos que sigue muy vigente y que, viendo precisamente el silencio y el estigma que todavía rodea a las mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia creemos que es más necesario que nunca. Porque en nuestras manos, en la de todas y todos, está poner freno, por fin y de una forma global y sostenida, a esta lacra.

 

 

 

#SomosSalvador ya conciencia sobre el poder de la educación para prevenir la violencia

2020-02-29T10:46:37+01:00febrero 28th, 2020|

La exposición #SomosSalvador, organizada por la ONG CESAL, con el apoyo de la Fundación Mainel, ya conciencia a los estudiantes de la Universitat Politécnica de Valencia y a todas aquellas personas que visiten, hasta el 13 de marzo, la Casa del Alumno de esta institución educativa pública valenciana. Después de recorrer varias ciudades españolas, una de las mayores exposiciones para prevenir la violencia en El Salvador a través de la educación regresa a Valencia y se enmarca, precisamente, en uno de los corazones estudiantiles como es la Casa del Alumno de la UPV.

La muestra está conformada por grandes paneles informativos, acompañados de fotografías del valenciano Alberto Pla y también de seis cápsulas audiovisuales donde jóvenes salvadoreños cuentan su pasado de violencia y cómo la educación y el apoyo de una institución como la ONG CESAL fue crucial para cambiar sus vidas. Un trabajo que, además, obtuvo el premio Manuel Castillo, de la Universidad de Valencia, en el año 2018.

José Crespo conversa con Xelo Angulo, Belén Cardona, Rosa Puchades y Alberto Pla. Foto: Juanjo Martín

El acto de presentación de esta muestra tuvo lugar este jueves, 27 de febrero. Estuvo presidido por la secretaria autonómica de Cooperación y Calidad Democrática, María Belén Cardona y también contó con la presencia de la Directora General de Cooperación Internacional al Desarrollo, Xelo Angulo. No en vano, esta muestra está financiada por la Generalitat Valenciana, así como por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Belén Cardona destacó que proyectos como este “son una excelente manera de difundir otras realidades con una finalidad inclusiva y un modo de ayudar a construir una sociedad más pacífica y más justa en el marco de la Agenda 2030”. Cardona valoró el trabajo de organizaciones como la ONG CESAL y la Fundación Mainel porque “consiguen proporcionar herramientas e instrumentos como la educación y el trabajo, el cual es el factor más inclusivo para cualquier persona, porque si no tienes acceso a los bienes no puedes ejercer los derechos de la ciudadanía”. Y añadió que con “empoderan a estas personas para que sean dueños de sus vidas y transformando sus vidas puedan transformar su ambiente y su sociedad”.

En la inauguración también intervino la vicerrectora de Responsabilidad Social y Cooperación de la UPV, Rosa Puchades; el responsable de educación para el desarrollo de CESAL, José Crespo; la delegada de CESAL en la Comunitat Valenciana, María Ayuso; la directora de la Fundación Mainel, Cristina Celda y el fotógrafo valenciano Alberto Pla. De este modo, María Ayuso expresó que “es un orgullo traer la exposición a la UPV que es un patrimonio maravilloso de la Comunitat Valenciana”. Y comentó que el proyecto #SomosSalvador y esta exposición son “un punto de esperanza en un clima de violencia e injusticia que todavía vive El Salvador”.

La secretaria autonómica de Cooperación y Calidad Democrática, María Belén Cardona, durante su intervención en la presentación de #SomosSalvador. Foto: Juanjo Martín

La ONG CESAL está convencida que las oportunidades educativas y de prevención de la violencia, pueden ayudar a mejorar la vida y el futuro de muchos jóvenes, además de lograr una alta repercusión en El Salvador. Después de muchos años trabajando con los más vulnerables, están decididos a mostrar sus éxitos a través de la campaña #SomosSalvador, proyectando estas historias que darán fe del éxito de la organización y de la importancia de la educación.

Un estudiante visita la exposición que permanecerá hasta el 13 de marzo en la Casa del Alumno de la UPV. Foto: Juanjo Martín

La exposición #SomosSalvador regresa a Valencia

2020-02-25T12:21:41+01:00febrero 25th, 2020|

La exposición #SomosSalvador regresa a Valencia gracias a la financiación de la Generalitat Valenciana y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Un  proyecto que, con fotografías de Alberto Pla, nos muestra la visión de un país como El Salvador cuyo número de homicidios es comparable con el de un país en conflicto. La ONG CESAL, impulsa desde hace más de 10 años diferentes intervenciones donde ofrece la educación como el mejor vehículo para salir del ambiente de violencia que recorre el país.

Un trabajo que, además, obtuvo el premio Manuel Castillo, de la Universidad de Valencia, en el año 2018. La presentación de esta exposición tendrá lugar el jueves, 27 de febrero, a partir de las 11:30 horas, en la Casa del Alumno de la Universitat Politècnica de Valencia, en un acto que contará con la presencia de la secretaria Autonómica de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación, María Belén Cardona.

Uno de los paneles expositivos de #SomosSalvador. Fotografía: Alberto Pla

Además de una gran intervención en El Salvador de cinco años de duración, desde el 2014 al 2019 financiada por la AECID, CESAL está llevando a cabo un proyecto de desarrollo con fondos de cooperación de la Generalitat Valenciana desde el año 2019. Su título es “Mejora de la educación y participación juvenil para la prevención de la violencia en los municipios de Izalco y Sacacoyo” y se está ejecutando en consorcio con la Fundación Mainel. En el marco de este proyecto se han establecido acciones de sensibilización dirigidas a la ciudadanía en la Comunidad Valenciana. Una de ellas es #SomosSalvador.

Esta exposición ha viajado, con la colaboración de la Fundación SEUR, por diferentes ciudades españolas como Madrid, Sevilla, Bilbao, Cáceres, Mallorca y ahora regresa a Valencia, la ciudad que la vio nacer. En esta ocasión, la muestra se podrá visitar en la Casa del Alumno de la Universitat Politècnica de Valencia del 27 de febrero al 7 de marzo, en horario de 7 a 23 horas de lunes a viernes y los sábados de 8 a 16 horas. Una exposición que, acompañada de seis capsulas audiovisuales, muestra la dura realidad que viven los jóvenes de esa región del planeta. Las cápsulas audiovisuales podrán verse en la exposición, además de incluir una experiencia en 360.

El Mozote sufrió una de las mayores matanzas en la guerra de El Salvador. Fotografía: Alberto Pla

Alejar a los jóvenes de la violencia supone un desafío que requiere la implicación de todas las partes, de ahí, que no solo la educación sea una de las propuestas, también desarrollan cursos de implicación política y formación para el empleo.  Su objetivo es ofrecer una alternativa a los jóvenes que desde temprana edad ven cómo las pandillas son un camino para su desarrollo vital. Sentido de pertenencia y sueños por cumplir, es lo que demandan muchos de los jóvenes salvadoreños. Para lograrlo, se emplea la educación como herramienta, potenciando sus habilidades sociales y formando en oficios varios, alejándolos así de la violencia.

A través de esta muestra los espectadores se convierten en testigos, a través de la mirada de sus seis protagonistas, de los distintos problemas en los que está sumido el país como son la violencia de género, la violencia política, la falta de empleo o los espacios para construir sus proyectos de vida. El trabajo muestra cómo estos jóvenes son formados en talleres de mecánica, arte, carpintería o pintura logrando de ese modo un trabajo con el que poder vivir alejado de las bandas.

La ONG CESAL está convencida que las oportunidades educativas y de prevención de la violencia, puede ayudar a mejorar la vida y el futuro de muchos jóvenes, además de una alta repercusión en el país. Después de muchos años trabajando con los más vulnerables están decididos a mostrar sus éxitos a través de la campaña #SomosSalvador, proyectando estas historias que darán fe del éxito de la organización y de la importancia de la educación.

La ONGD CESAL lleva a cabo un trabajo continuado en El Salvador. Fotografía: Alberto Pla

Ir a Arriba