MICRO | Ángela Nzambi (CEAR)

2020-02-19T18:02:58+01:00octubre 30th, 2019|

Ángela Nzambi (Bata, Guinea Ecuatorial, 7 de octubre de 1971), Licenciada en Ciencias Empresariales por la Universitat de Valencia, es la responsable de voluntariado, participación social e incidencia de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Valencia. Activista por los derechos humanos, feminista y escritora, ha publicado ya varios libros, el último de los cuales, “Mayimbo” (2019) recibió el Premio Nacional de Literaturas Africanas “Justo Bolekia Boleká” 2019. Ángela Nzambi nos habla de la situación de los refugiados en España y en Europa y de la labor que lleva a cabo CEAR, la cual en el año que acaba de finalizar cumplió 40 años de presencia en nuestro país.

Por: Gerard S. Ferrando

“El norte debe reconocer su parte de responsabilidad con los desplazamientos del sur”

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) cumplió en 2019 un total de 40 años de trabajo de trabajo e incidencia en España. Cuatro décadas en las que ha sido protagonista de todo tipo de reivindicaciones en pro de los derechos de los refugiados. Su responsable de voluntariado, participación social e incidencia en Valencia, Ángena Nzambi, resume para MICRO estos años y analiza la situación actual y las últimas reivindicaciones de su organización, plasmadas en el “Informe 2019: Las personas refugiadas en España y en Europa”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

“CEAR ha cumplido ya 40 años defendiendo el derecho de asilo, protegiendo a las personas refugiadas en España, pero 40 años también en que la organización ha protagonizado y participado en momentos que han sido como hitos en la defensa del derecho de asilo y en la protección de las personas refugiadas en el estado español. Celebramos este aniversario en todas las delegaciones y ciudades en las que estamos presentes con varios actos, pero eso no exime de afrontar los retos a los que se enfrenta la organización debido, en gran medida, a toda la cantidad de conflictos, de violaciones de derechos humanos que se están dando en el mundo y que motivan los desplazamientos forzados”, destaca Nzambi.

“La situación de los refugiados no es nada alentadora”

Preguntada por la situación actual de las personas refugiadas en España y en Europa, Nzambi es contundente: “La situación de las personas refugiadas en España no es nada alentadora y tampoco lo es en Europa. En el caso de España, dos ideas principales o denuncias que hemos hecho en la presentación de nuestro informe. Una es las dificultades con las que se encuentran las personas para acceder al proceso de asilo. Así como el retraso en las citas, motivado por algunos requisitos como el que tengan que tener el empadronamiento”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

Otra de las denuncias que plantea CEAR es la baja tasa de reconocimiento en las solicitudes de asilo. “Hay más de 100.000 expedientes acumulados, pendientes de resolución. El año pasado solo se reconocieron una de cada 4 solicitudes presentadas”.

Mientras tanto, en el caso de Europa, Nzambi recuerda que “hemos denunciado en nuestro último informe la falta de vías legales y seguras. Y la falta de un protocolo de desembarco seguro con el que evitaríamos esas muertes que se están dando en el Mediterráneo y esas devoluciones en caliente”.

El Open Arms y el Aquarius

Nzambi nos habla de dos situaciones concretas como son el Open Arms, que se enfrenta a la amenaza de hasta un millón de euros por parte del Estado Español, y del Aquarius, casi dos años después de su llegada a Valencia con 630 migrantes y refugiados a bordo. Sobre el primero, denuncia “la criminalización que se está haciendo de los compañeros que lo único que hacen es rescatar personas en el mar. No estamos nada de acuerdo y lo hemos denunciado en nuestro informe”. Además, en relación con el Open Arms, CEAR pidió que España lidere una nueva forma de hacer políticas migratorias en Europa.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

Mientras tanto, sobre el Aquarius y su llegada el 17 de junio de 2018 a Valencia, tras el permiso del Gobierno de España, asevera que “los gestos son importantes. En el caso del Aquarius desde CEAR lo aplaudimos”. Pero matiza que esto “no significa que con este gesto se haya solucionado todo. De hecho, un año después muchas de esas personas siguen sin tener resuelta sus solicitudes de protección internacional. No saben si se van a tener que ir mañana o pasado, se vive como en una incertidumbre constante. No saben qué va a pasar con ellos”. Ella explica que esta es otra de las denuncias que han presentado en su informe. Y recalca: “El gesto lo aplaudimos, pero debería ser un gesto mucho más habitual y hay que resolver la situación de esas personas, acabar con esa incertidumbre en la que viven un año después”.

Ángela Nzambi durante la entrevista – Fotografía Alberto Pla

“Hay una corresponsabilidad norte-sur”

Nzambi, nacida en Guinea Ecuatorial, ve con “indignación y humillación esas imágenes que vemos en los medios. Los medios solo se quedan en la consecuencia, esos barcos, esas pateras, esas muertes, esas familias, pero cuáles son las causas. Nadie habla de las causas”. Ella defiende que “deberíamos hablar de qué está pasando en el continente africano, cuáles son las políticas de los países pudientes, qué políticas se están implementando en África y que son las que están, de algún modo, motivando esos desplazamientos”. Nzambi anima a los medios de comunicación a “mirar un poco más allá si realmente queremos solucionar la situación y no solo ponerle parches”.

“Hay que ir a las causas. Hay una corresponsabilidad. No digo que la responsabilidad sea únicamente de los países del norte, hay una corresponsabilidad en los países del sur, pero el norte debe reconocer su parte de responsabilidad”, asevera.

 

Para colaborar con CEAR y apoyar sus causas puedes acceder click aquí.

 

MICRO | MARI OLCINA

2020-01-14T12:30:00+01:00julio 9th, 2019|

Graduada en Nutrición Humana y Dietética y máster en Derechos Humanos, Paz y Desarrollo Sostenible, además de máster en Ética y Democracia de la UV, Mari Olcina es también fundadora y presidenta de la ONG MOSSolidaria. Con ella lleva a cabo, entre otros proyectos, cooperación con los campamentos de refugiados en el Sahara Occidental. Una tierra que conoce bien por sus viajes en los que lleva cada año a estudiantes de Nutrición para llevar a cabo tareas de cooperación internacional. Y también porque cada verano acoge en su casa a Atu, una de las niñas participantes en el programa Vacaciones en Paz, gracias al cual gran cantidad de niños y niñas saharauis pasan unos meses en tierras valencianas y se crean, además, grandes relaciones y dinámicas interculturales.

“El Sahara fue una provincia española, se sentían orgullosos de ello pero España los dejó sin descolonizar”

> Gerard Sánchez

Mari Olcina lleva cinco años trabajando para mejorar la nutrición de la población saharaui y ha creado MOSSolidaria para canalizar la ayuda de manera más efectiva. Además, ahora estrena junto a la agencia Alberto Pla – Proyectos de Comunicación Social, la película documental “Atu, la cara visible de un pueblo olvidado”. Mediante la historia de esta niña, que cada verano viaja a España dentro del proyecto “Vacaciones en Paz”, narra la forma de sobrevivir y de resistir de este pueblo.

“Los campamentos de refugiados en Tindurf son totalmente áridos. Están en un sitio donde no hay nada, absolutamente nada. Calor, polvo, sin agua, sin las comodidades a las que estamos acostumbrados, pero es verdad que el pueblo saharaui es fuerte, es nómada. Para nosotros es difícil sobrevivir. Una semana a algunos se les hace larga, pero ellos resisten”, argumenta Olcina. Ella añade que “en principio se pensó que aquí se morirían y acabarían en el desierto, pero han sobrevivido y hoy son unas 200.000 personas en cinco campamentos y siguen ahí”.

Olcina, que viaja cada año a estos campos junto a varios estudiantes de nutrición, explica que precisamente la carencia alimentaria es uno de los principales problemas a los que se enfrentan a diario: “Entre las principales carencias del pueblo saharaui está la nutrición. Me parece que es tan básico contar con alimentos suficientes y variados y no tienen ni uno ni lo otro. Viven absolutamente de la ayuda humanitaria y, tristemente, les damos lo que no queremos”, lamenta.

Ella explica que empezó estos viajes porque “una parte de los alumnos tenía interés y ganas y necesitaban conocer de primera mano qué pasaba en un campo de refugiados. He llevado cada año unos 60 alumnos y siempre somos muy bien recibidos allí”, valora. Olcina reconoce que la reacción de sus estudiantes, sus cambios de mentalidad y de perspectiva, son una de sus principales gratificaciones: “La mayor satisfacción la tengo con los estudiantes que van allí. Son jóvenes que están en el estado de bienestar y cuando van allí, como les hago preguntas la última noche tras una semana de convivencia, me responden cosas que pagan con creces el esfuerzo realizado”.

Entre estas respuestas de sus alumnos recuerda algunas como que “fuimos como nutricionistas y encontramos la solidaridad” o que “nos llevamos una familia nueva”. Y también que “ya no volveremos a mirar nunca más a los refugiados y los migrantes de la misma forma”.

Otra de las gratificaciones de Olcina son, cómo no, los niños y niñas saharauis, sobre todo cuando recibe cada año a Atu en su casa dentro del proyecto “Vacaciones en Paz”: “Cuando viene Atu los primeros días siento mucha emoción. Se va haciendo mayor podemos hablar y razonar de nuestras diferencias culturales, la defendemos con criterios propios. Además, me ayuda mucho en casa y lo hace sin que yo se lo pida porque está acostumbrada a ayudar también en su casa”. No obstante, Olcina reconoce que hay veces que los niños se echan atrás a última hora. “No es fácil para un menor de unos 9 años despegarse de su familia y de una tierra de la que nunca ha salido, aunque sea por unos meses”, explica.

Olcina valora muy positivamente este proyecto con el que cada año familias valencianas se relacionan con menores procedentes de los campos de refugiados de Tindurf: “Vacaciones en Paz es un proyecto que me parece inmenso. Se necesita una generosidad y un darse a los demás aquí para con un niño de allí. Sacas a los niños de su ambiente que es bastante duro y les das una facilidad de vida durante dos meses para que puedan reir, jugar, alimentarse, tomar fruta, helados, vivir como cualquier otro niño vive un verano. Y me parece necesario tanto para su salud, porque reciben atención médica, como para su experiencia de vida. Es un proyecto magnífico donde las familias se responsabilizan de tener un hijo más”.

Ella pone el foco sobre la situación de los refugiados en el Sahara occidental en la responsabilidad de España, la que fuera su potencia colonial durante décadas: “La causa del pueblo saharaui es diferente a otras causas. No es menos grave, pero sí es verdad que esta fue una provincia española. Ellos se sentían españoles y orgullosos de trabajar para España, aunque España se llevaba sus recursos, y además los dejó sin descolonizar”.

Mari Olcina está decidida a seguir luchando por este pueblo olvidado hasta el fin de sus días: “Me preparé en derechos humanos para poder defenderlos y seguiré hasta el final no tengo otra tarea”, sentencia, con orgullo y determinación.

 

MICRO. Comunicación Social en 1 minuto

La Agencia Alberto Pla, especialista en campañas de comunicación social, apuesta por la información de calidad. “Nos hemos dado cuenta que es necesario la divulgación de contenido social, positivo y corto para acercar a la ciudadanía proyectos que merecen la pena ser contados”, afirma el director Alberto Pla.

MICRO consta de producciones audiovisuales de un minuto de duración, protagonizadas por personas que aporten valor a la sociedad. Además, acercarán los eventos que tengan lugar y que estén en la línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a favor del cambio climático, la igualdad de género o el comercio justo.

La Agencia divulgará las producciones una vez por semana a través de sus canales (Instagram, Twitter y Facebook) además del blog en www.albertopla.com.

MICRO | PAPA BALLA

2020-01-14T12:32:18+01:00julio 3rd, 2019|

Vicepresidente del Consejo Local de Migración e Interculturalidad

“Debemos de luchar desde el exterior para mejorar el continente africano”

El secretario general de SOS Racismo del País València indica que “hay que usar las competencias de los migrantes para contribuir al desarrollo de la población de acogida”

> Una entrevista de Gerard Sánchez

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Nacido en Senegal, Papa Balla lleva ya más de 10 años en España. Abogado de profesión y formado también en Bellas Artes, cuenta con el Máster en Migración Internacional de la Universitat de València. Actualmente es el vicepresidente del Consejo Local de Migración e Interculturalidad de la ciudad de Valencia. Además, es el presidente de la federación Unión Africana España, secretario general de SOS Racismo del Pais Valencià y coordinador de varios movimientos sociales. Lleva muchos años defendiendo los derechos de los migrantes y de la población africana en España y en Europa y tiene claro que hay que actuar en lo local, pero teniendo muy presente siempre lo global: “Siempre que pensamos en lo local tenemos que pensar en lo global. Tenemos que pensar la justicia social desde lo global. África no está lejos, el cambio climático, por ejemplo, afecta a África y a occidente también. Debemos unificar todas las luchas para mejorar y combatir las desigualdades porque es uno de los principales problemas de nuestros tiempos. Debemos avanzar hacia la convivencia, la cohesión social y la paz”, asevera.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Celebración del Día de África en Valencia

El pasado 25 de mayo era el Día de África, que en Valencia se celebró bajo el lema de “mujer africana y sociedad civil”. Papa Balla, desde el grupo de trabajo de promoción de la diversidad, del consejo local de Migración, promovió diferentes actividades antes y durante esta jornada tan especial. Entre ellas se encontraban las charlas y talleres en el colegio Claret-Fuensanta para niños entre 12 y 16 años con el objetivo de “llevarles la cara real de África”. Balla recuerda como los estudiantes les decían que para ellos África era “ese país de los niños pobres, donde no tienen comida y hay hambre”. Precisamente, el objetivo era “dar una visión más positivas de lo que es realmente África. Mostrarles que allí también tenemos escritores, periodistas, científicos y mucho más, como aquí”. Que hay otra realidad que no se está contando”, explica Balla. Él añade que “África también tiene sus competencias. Y queremos demostrar que entre los migrantes también hay competencias y que es importante usarlas para contribuir al desarrollo de la población de acogida”.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Sobre el lema de este año del Día de África: “mujer africana y sociedad civil”, Balla explica que es “no solo para empoderarlas, sino para visibilizar este empoderamiento”. Y añadía que “es importante potenciar la sociedad civil porque pensamos que en África como en muchos países de Europa, falta todavía contar con una sociedad civil fuerte y potente. Por tanto, con el lema mujer africana y sociedad civil queremos contribuir a establecer una sociedad africana civil potente, para fiscalizar a los gobiernos porque pensamos que esta puede mejorar la gobernanza africana”.

Orígenes del Día de África

Él rememora los orígenes del Día de África se remontan al 25 de mayo de 1963, cuando fue creado por la Unión Africana con dos claros objetivos: “evaluar cómo iban los países, los obstáculos que había y ver cómo generar las transformaciones sociales y sostenibles necesarias para mejorar el continente”. Además, recuerda que “La Unión Africana desde 2001 ha tenido también el apoyo de la diáspora africana. Pensamos que debemos de luchar desde el exterior para mejorar el continente africano”, sentencia para añadir que “creemos que debemos impulsar cada día esa celebración del Día de África porque el continente lo necesita”.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

La importancia del Consejo Local de Migración

Papa Balla explica el funcionamiento y la relevancia del Consejo Local de Migración e Interculturalidad del que él es vicepresidente. Indica que cuenta con un pleno de 75 asociaciones, con una comisión permanente de 16 asociaciones y con cinco representantes de los cinco partidos políticos. Así como la presidenta, que es la concejala de Migración, y un vicepresidente. Por otra parte, cuenta con tres grupos de trabajo, uno sobre igualdad y derechos, otro sobre la promoción de la diversidad y un tercero sobre género.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

En el primero trabajan temas como la flexibilidad del padrón municipal: “Debemos insistir sobre la flexibilidad del patrón: “Los migrantes tienen problemas para empadronarse, pero todo depende del padrón. Para poder acoger, el procedimiento de arraigo social pide tres años en España más un contrato de trabajo. El padrón es donde se va a ver si la persona tiene tres años o no. Pero depende de un domicilio fijo, cuando uno no tiene un domicilio fijo no puede empadronarse”. Por eso han trabajado y han logrado la aprobación para que sea posible empadronarse sin contar con un domicilio fijo, no obstante: “tenemos problemas porque hay muchos funcionarios que quizás no lo saben o n o quieren hacer el paso siguiente para que pueda existir esta herramienta de forma efectiva, por tanto, sigue sin aplicarse como debería”, indica.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Para Balla este Consejo Local de Migración es muy importante porque ahora el ayuntamiento “para llevar a cabo cualquier política migratoria tiene que tener en cuenta los informes del consejo local de migración e intercultural”. Además, agrega que “es muy positivo como herramienta porque es la sociedad civil dentro del espacio político para tener voz en él”.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

 

 

 

MICRO, la apuesta de la Agencia Alberto Pla por las noticias sociales

2020-01-14T12:34:34+01:00junio 26th, 2019|

MICRO nace tras casi siete años generando producciones sociales para empresas, instituciones públicas y ONGD

La Agencia Alberto Pla apuesta por la creación de contenido para acercar a la ciudadanía la información social más significativa con vídeos de un minuto de duración.

La Agencia Alberto Pla, especialista en campañas de comunicación social, apuesta por la información de calidad. “Nos hemos dado cuenta que es necesario la divulgación de contenido social, positivo y corto para acercar a la ciudadanía proyectos que merecen la pena ser contados”, afirma el director Alberto Pla, que continúa: “Mientras seguimos rodando documentales, spots o campañas, queremos acercar a la sociedad noticias que estén ayudando a hacer una sociedad mejor”.

MICRO constará de producciones audiovisuales de un minuto de duración, protagonizadas por personas que aporten valor a la sociedad. Además, acercarán los eventos que tengan lugar y que estén en la línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a favor del cambio climático, la igualdad de género o el comercio justo.

La Agencia comenzará divulgando las producciones una vez por semana a través de sus canales (Instagram, Twitter y Facebook) además del blog en www.albertopla.com.

Gerard Sánchez, Jefe de Producción de la Agencia, agrega: “Vivimos en un mundo cada vez más vertiginoso donde la información tiende a ser escueta, aunque también reforzaremos el vídeo con artículos en nuestro blog para aquellos que quieran encontrar más información”.

No te pierdas los reportajes de MICRO en:

Instagram: @agenciaalbertopla

Twitter: @_albertopla

Facebook: www.facebook.com/AlbertoPlaPhotographer

Web: https://www.albertopla.com/blog/

 

Carol Di Girolamo: pasión por transformar la sociedad

2020-01-14T12:36:36+01:00mayo 26th, 2019|

Carol Di Girolamo estudió psicología en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), es fundadora de Volunteermap y colaboradora en el programa A buenas horas solidarias de Radio Intereconomía. Actualmente enfoca su vida a transformar la sociedad a través de proyectos de voluntariado que impulsa desde su plataforma. Nos habla de su proyecto, de ser feliz y de cambiar el mundo.

Carol Di Girolamo en un momento durante la entrevista

¿Por qué esa manera de enfocar tu vida, Carol?

«Para mí es muy importante la responsabilidad social que tenemos las personas a la hora de cambiar el mundo. A veces creemos que lo que podemos aportar nosotros es muy poquito, sin embargo, hay personas que con un solo acto han influido a los demás y han cambiado el mundo».

Carol está dispuesta a cambiarlo. Es el prototipo de mujer impasible ante la adversidad e incombustible ante las dificultades. Una emprendedora nata que creó en 2015 Volunteermap. Un movimiento, —como apunta su página oficial— “para continuar tendiendo puentes entre todas las personas que están buscando sumarse a un movimiento que hará historia en la interconexión humana”. Y Carol, con el tiempo, está haciendo historia. Ahora el movimiento se ha convertido en una ONG de Cooperación Internacional, pero con un factor diferenciador: su trabajo se basa en empoderar a otras organizaciones locales que ya existen sobre el terreno ofreciéndoles las herramientas que necesitan para poder seguir desarrollándose.

Carol cuenta, además, con un altavoz radiofónico para potenciar el trabajo de las organizaciones «trabajar en un proyecto en la radio en el cual podemos presentar a personas que están cambiando el mundo como nosotros es algo maravillo e ilusionante porque nos permite descubrir cada día nuevas historias transformadoras de la sociedad”.

Carol Di Girolamo en el programa A buenas horas donde colabora | Foto: Instagram @caroladigi

Carol derrocha alegría, motivación y sobre todo ilusión por transformar la sociedad y, además, nos da algunas claves para ser felices «hay gente que habla de forma pesimista de cómo es la sociedad hoy, de los problemas, etc., pero, sin embargo, creo que soy una persona feliz porque me rodeo de gente que cree todo lo contrario. De gente que actúa, que cree tiene responsabilidad y que realmente llega, cambia y trasciende».

Sus palabras nos recuerdan que la felicidad plena queda lejos de la autogratificación o el hedonismo efímero. Así lo afirman numerosos estudios como los dirigidos por Steve Cole, profesor de Medicina y Psiquiatría de la Universidad de California en Los Ángeles: “Sé feliz: tus genes pueden agrederte por ello” Y si Cole no se equivoca, los genes de Carol debe tener un perfil de expresión génica muy favorable en sus células inmunitarias por lo que además, la felicidad que desprende Carol es del tipo más saludable.

Carol, la fundadora, con un niño que conoció en uno de sus viajes a Uganda | Foto: Volunteermap

Pero la felicidad de Carol va más allá de ella misma con un propósito claro en la vida «Creo que la felicidad del ser humano radica en eso, en hacer cosas buenas por nosotros y por los demás. Al final encontramos que el sentido de la vida está en ayudar y en formar parte de esta cadena que cada vez se ve más en esta sociedad actual». Y Carol tiene muy claro donde enfocar su vida, «al final yo creo que he encontrando el sentido de mi vida en la cooperación, en el voluntariado y en comunicarlo». Y es que trabajar realmente en cooperación tiene mucho de ser feliz aportando valor a la sociedad y en ese dar más que en recibir puede estar otra de las claves. El Dr. Martin Seligman, precursor de la Psicología Positiva moderna y profesor de la Universidad de Pensilvania, habla de tres niveles de Felicidad. Es precisamente en el segundo nivel donde resalta la vida comprometida y en el tercer nivel donde debemos buscar el sentido más allá de uno mismo.

Le preguntamos a Carol si todos podemos tenemos la capacidad de aportar a la sociedad «No importa donde nazcas, no importa las capacidad que tengas como persona, porque tú tienes algo que ninguna otra persona tiene, y lo que tú tienes es la posibilidad de hacer algo que impacte en la sociedad y que cambie el mundo».

Carol (a la derecha) con una camiseta de Volunteermap | Foto Facebook Volunteermap

Podemos escuchar a Carol en el programa A buenas horas dirigido por el periodista Miguel Angel Pastor, los miércoles a través de la 107.1 FM (València). Y muy activa en las redes sociales donde seguir sus proyectos de cooperación al desarrollo ligados principalmente al territorio africano.

Nosotros nos quedamos con la última reflexión que nos dejó en esta motivadora entrevista: «Este mundo es lo que es gracias a las aportaciones de millones de personas antes de estar nosotros aquí. Eso es un poder que tenemos los seres humanos y yo creo que hay que alzar la voz e ir a por ello».

Ir a Arriba