El Consell renueva la colaboración con el Fons para empoderar a las mujeres de la comarca de Chiquitos en Bolivia

2022-07-04T12:37:42+02:00julio 4th, 2022|

Se pretende reactivar la economía local del sector turístico liderado por mujeres a través de la creación y fortalecimiento de rutas turísticas sostenibles.

El Consell ha aprobado el convenio de colaboración entre la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática y el Fons Valencià per la Solidaritat para desarrollar el proyecto «El Turismo en Chiquitos: una apuesta por el desarrollo con rostro de mujer».

Panorámica del encuentro en Bolivia. Fotografía: Alberto Pla

Panorámica del encuentro en Bolivia. Fotografía: Alberto Pla

Un proyecto que la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social rodó junto con el Fons Valencià per la Solidaritat en el país Latinoamericano. El rodaje forma parte de un documental sobre los 30 años de vida del Fons, que pronto verá la luz.

El objetivo de este convenio es mejorar la autonomía económica de la mujer a través de la creación y fortalecimiento de productos turísticos sostenibles, principalmente liderados por mujeres chiquitanas en los municipios bolivianos de San Ignacio de Velasco, San José de Chiquitos y Roboré.

Reactivar la economía local del sector turístico

A su vez, se pretende reactivar la economía local del sector turístico liderado por mujeres en estos municipios a través de la creación y fortalecimiento de rutas turísticas sostenibles. En ese contexto, se busca generar mejores ingresos a las mujeres chiquitanas que lideran el sector turístico para alcanzar una oferta turística sostenible que esté disponible durante todo el año.

Una de las mujeres bolivianas con nuestra cámara. Fotografía: Alberto Pla.

La Conselleria de Cooperación destina 250.000 euros para financiar este proyecto que se ejecutará en los municipios bolivianos de San Ignacio de Velasco, San José de Chiquitos y Roboré para contribuir a la autonomía económica de la mujer a través de la reactivación del sector turístico que representa aproximadamente el 20% de su Producto Interior Bruto.

La iniciativa incluye actividades como la realización de pequeñas inversiones que permitan contar con rutas fortalecidas y en funcionamiento, además de equipadas con lo mínimo necesario para recibir visitas.

Además, se prevén actividades que generen capacidades locales que permitan la auto gestión de los titulares de derechos que conforman las rutas, principalmente mujeres indígenas que podrán mejorar su autonomía económica.

De igual manera, para generar un impacto inmediato de reactivación económica, se organizarán eventos que permitan generar ingresos y poner a prueba las rutas creadas. Asimismo, se realizarán iniciativas de sensibilización en la Comunitat Valenciana que permitan la socialización de los resultados y el trabajo realizado.

Acciones previstas

Entre las acciones previstas a través de esta colaboracción se incluye la identificación de emprendedurías turísticas lideradas por mujeres de la comarca de Chiquitos que puedan formar parte de las rutas turísticas de San Ignacio de Velasco, San José de Chiquitos y Roboré; definición de temas y contenidos para aquellas mujeres emprendedoras que decidan formar parte del proyecto; señalización turística, adquisición de equipamiento y construcción de las marca.

Asimismo, se realizará un intercambio de información entre las diferentes rutas y se desarrollará un proceso de capacitación orientado a las mujeres participantes en cuestiones como artesanía, diseño y costura, atención al cliente o ventas.

Acciones para dar visibilidad al proyecto

Para dar visibilidad al proyecto se organizará un desfile de moda étnica en San Ignacio de Velasco; un festival de arte para la conservación en Santiago de Chiquitos; un festival de música barroca y teatro de Chiquitos; y un Congreso Internacional de Arte Rupestre sobre las pinturas de Roboré.

El Fons Valencià per la Solidaritat es una asociación sin ánimo de lucro constituida en 1992 e integrada por 125 ayuntamientos y 9 mancomunidades de municipios de la Comunitat Valenciana.

Tiene como principal objetivo canalizar la solidaridad de los municipios socios y la ciudadanía mediante la cooperación internacional al desarrollo, la educación para la ciudadanía global y la acción humanitaria de emergencia, contribuyendo a crear un mundo más justo en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Amref salud África lucha contra la mutilación genital femenina en Etiopía a pesar de que el país está en conflicto

2022-02-05T09:09:29+01:00febrero 5th, 2022|

Amref Salud África lucha contra la mutilación en Etiopía, uno de los lugares con mayor incidencia en el mundo. A pesar de que el país se encuentra inmerso en un conflicto armado, el proyecto sigue en marcha.

En el Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina, Amref Salud África hace un llamamiento para aumentar y acelerar la inversión contra la mutilación.

mutilación femenina

La mutilación genital femenina es causa y consecuencia de una gran desigualdad de género. Es una forma de violencia contra la mujer que supone una violación de los Derechos Humanos y ocasiona problemas de salud física y mental.

3 millones de niñas están en peligro de sufrir la mutilación genital femenina cada año y más de 200 millones de mujeres y niñas han sido objeto de la mutilación en todo el mundo (Fondo de Población de las Naciones Unidas).

La emergencia de COVID-19 ha tenido un gran impacto sobre la mutilación exponiendo más a mujeres, niñas y adolescentes debido a la dificultad de tener acceso a las redes de protección de la mujer y la infancia y al impacto económico de la pandemia. Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas si los esfuerzos globales no aumentan significativamente, más niñas en el 2030 estarán en riesgo de las que lo están en la actualidad. Es vital aumentar y acelerar la inversión contra la mutilación.

La lucha contra la mutilación genital femenina en Etiopía

En Etiopía, el 98% de las mujeres denunciaron haber sufrido mutilación genital femenina. Para contribuir a la erradicación de esta práctica, Amref Salud África ha puesto en marcha el proyecto “Poner fin a la mutilación genital femenina en Afar” con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) en la Región de Afar, Etiopía.

El objetivo del proyecto es proteger a 9.878 niñas menores de 5 años. A pesar de que el país se encuentra inmerso en un conflicto armado, el proyecto permanece abierto.

Amref Salud África trabaja con organizaciones de la sociedad civil como la Liga de Mujeres Contra la Mutilación, grupos de vigilancia comunitaria, el consejo de ancianos, clubes escolares de salud o líderes religiosos para cambiar los comportamientos de las comunidades, lograr el rechazo de la práctica y actuar como red de alerta y protección identificando posibles víctimas. También con las instituciones locales como la policía, entidades jurídicas y centros de salud para fortalecer las unidades de asesoramiento y el apoyo psicosocial a las niñas y adolescentes en riesgo de sufrir mutilación o que ya la hayan sufrido.

Paralelamente, la organización también trabaja con autoridades políticas locales, regionales y nacionales. Y presiona para que las autoridades políticas y fuerzas de seguridad, rindan cuentas en el cumplimiento de sus obligaciones de protección y aplicación de la ley.

Los logros y la voz de quienes protagonizan el cambio

mutilación genital femenina

Hawa Ali, residente en Doho de la región Awash Fentale, víctima de mutilación y madre de 4 niñas y 2 niños:“Desde el principio pensé que debería ser mi principal responsabilidad proteger a mis hijas de los daños, dolores y sufrimientos por los que he pasado. Por eso decidí convertirme en un modelo a seguir y evité que mis hijas fueran mutiladas. Las mujeres hemos sufrido mucho durante el parto y las relaciones sexuales. Después de haber experimentado todo esto, decidí impedir con determinación que mis hijas o cualquiera de las niñas de nuestra zona fuesen sometidas a esta práctica.”

Fatuma Aytele, residente de la región de Amibara, Afar, nos cuenta su traumática experiencia como superviviente de la mutilación.

Me tumbaron y me mutilaron los genitales… Mi hermana se recuperó rápidamente, pero yo no. Estuve enferma durante meses. Incluso tuve que pedir ventilación por boca debido al dolor despiadado. Estuve una semana sin orinar… Después de una semana conseguí orinar gracias a la ventilación manual… Mis padres estaban aterrorizados pero les daba miedo llevarme a un  hospital. Estaba muy enferma y me quedé en casa postrada en cama durante tres  meses.”

La práctica es muy dolorosa, se realiza sin personal sanitario cualificado, ni las condiciones higiénicas necesarias. Las niñas padecen un fuerte dolor, no hay anestesia y a corto plazo se exponen a hemorragias importantes. Fatuma no recibió tratamiento médico o psicológico después de sufrir la mutilación, hoy se cuenta con estos servicios en la zona gracias al proyecto. Fatuma forma parte de una red de activistas que visitan los hogares sensibilizando a las familias e informando a las autoridades sobre posibles víctimas.

Aba Kiya Taddesse, residente de la región Awash Fentale y Oficial de Salud del Centro de Salud nos explica la verdadera razón de la práctica de la mutilación:

“Según la percepción de las comunidades, la mujer no mutilada es como un hombre.… La razón principal para mutilar los órganos femeninos es la de reducir el deseo sexual de las mujeres. No hay otra intención tras la mutilación más allá de esta.”

Por eso Amref  Salud África trabaja para lograr los cambios culturales que acaben con la mutilación y es vital contar con el apoyo de actores clave como los líderes religiosos.

mutilación genital femenina

Usman Mohammed, líder religioso en Afar nos cuenta cómo él, junto al resto de sus compañeros líderes, están intentando convencer a sus comunidades para acabar con la mutilación. Desgraciadamente, Usman no pudo impedir la muerte de su hija a causa de la mutilación, entonces no era consciente de los numerosos daños que perpetúa la ablación:

“En su octavo día después del nacimiento, mi hija fue mutilada. Se puso enferma y murió. Desde entonces, he estado pensando en hacer algo para acabar con esta práctica.”

Tras haber asistido a nuestras sesiones de sensibilización, Usman afirma: “Ahora sabemos que la mutilación es perjudicial. Nos han dado una buena formación y hemos acordado detener la práctica. Cuando llegué a casa después de asistir a una de las charlas mi hija dio a luz a una niña. Yo les prohibí que cortasen a la recién nacida. Como la mutilación es perjudicial, los líderes religiosos de nuestra Sharia hemos acordado ponerle fin.”

Gracias a la movilización social, campañas de sensibilización comunitarias y sesiones de diálogos grupales organizadas por Amref Salud África, los líderes religiosos han pasado a ser defensores de los derechos de las niñas.

Contra la mutilación genital femenina #NiñasSinMiedo

En Amref llevan más de 10 años luchando contra la mutilación genital femenina en el continente africano. En Kenia la organización cuenta con un centro llamado “A Nice Place”, un refugio y centro de formación para niñas y adolescentes rechazadas por sus familias por negarse a la mutilación. Además, la organización cuenta con una de las activistas más influyentes del mundo contra la mutilación genital femenina, Nice Nailantei Leng’ete y ha logrado que 5 comunidades de Kenia rechacen la práctica: Masais, Samburu, Borana, Rendille y Gabra.

Con motivo del 6 de febrero “Día Internacional de Tolerancia Cero Contra la Mutilación Genital Femenina” Amref Salud África lanza una campaña para sensibilizar sobre la mutilación y elevar las voces de todas las niñas y mujeres que han sufrido o están en peligro de sufrir la mutilación. La organización busca conseguir firmas que permitan impulsar políticas y aumentar la financiación de los programas contra la mutilación en foros internacionales.

www.amref.es/mutilaciongenitalfemenina/firmas

 

Organizaciones de mujeres afrodescendientes llevan sus demandas a las Cortes Valencianas

2022-01-25T14:32:44+01:00enero 25th, 2022|

Una decena de organizaciones de mujeres afrodescendientes acude a las Cortes para examinar los nuevos planes del gobierno valenciano a favor de la igualdad y contra el racismo

Una decena de organizaciones de mujeres afrodescendientes se reunieron en al Palau dels Borja, sede oficial del Parlamento valenciano, con Mónica Álvaro Cerezo, Portavoz de la Comisión de Políticas de Igualdad de Género y del Colectivo LGTBI, y Silverio Tena, diputado miembro de esta misma comisión.

El objetivo del encuentro era realizar el seguimiento de las medidas adoptadas por el gobierno valenciano en el marco de la Proposición No de Ley sobre la discriminación que padecen las mujeres afrodescendientes, aprobada en 2021 por las Cortes Valencianas.

Algunas de las participantes en el encuentro. Foto: Juanjo Martín

Al encuentro, organizado por el Movimiento por la Paz -MPDL-, asistieron mujeres representantes de asociaciones como Uhuru, Federación Unión Africana, CesÁfrica, United Minds, la Asociación Ecuatoguineana Tierra de Esperanza, la Asociación Intercultural de Profesionales del Hogar y de los Cuidados (AIPHYC), Afrolatidos, la ONG València Acull y el Equipo del Decenio Afrodescendiente de la ONU en España.

La nueva PNL sobre Mujer Afrodescendiente: única en Europa

Representantes de distintas asociaciones de mujeres afrodescendientes durante el encuentro en las Corts. Foto: Juanjo Martín

Representantes de distintas asociaciones de mujeres afrodescendientes durante el encuentro en las Corts. Foto: Juanjo Martín

La comisión de Igualdad de Género y del Colectivo LGBTI en las Cortes Valencianas aprobó el 15 de abril 2021 la primera iniciativa parlamentaria específica no sólo en España sino en Europa, contra la discriminación que sufren las mujeres africanas y afrodescendientes. La propuesta, presentada por el Grupo Compromís, contó con los apoyos de Unidas Podemos y del PSPV-PSOE Partido Socialista del País Valenciano. Ciudadanos y Vox votaron en contra, mientras que el PP se abstuvo.

 Los diputados Silverio Tena y Mónica Álvaro durante la reunión en las Cortes Valencianas. Foto: Juanjo Martín

Los diputados Silverio Tena y Mónica Álvaro durante la reunión en las Cortes Valencianas. Foto: Juanjo Martín

La Proposición No de Ley llegó tras varios años de incidencia por parte de la organización Movimiento por la Paz, que cada año desde 2017 organiza encuentros donde mujeres de la diáspora africana hacen llegar sus demandas a los representantes políticos en el marco del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente, que se conmemora cada 25 de julio.

Así, uno de los objetivos principales de esta nueva medida parlamentaria es que las políticas públicas aborden la discriminación de raza y género de manera interseccional en la Comunitat Valenciana. Para ello, el Equipo del Decenio Afrodescendiente de la ONU en España fue encargado de alinear la propuesta con los planes de acción contra el racismo tanto de las Naciones Unidas como de la Unión Europea.

La Estrategia Valenciana de migraciones 2021-2026: “un documento vivo y abierto”

 Mónica Álvaro con el informe sobre mujeres africanas y afrodescendientes elaborado por MPDL en 2021. Foto: Juanjo Martín

Mónica Álvaro con el informe sobre mujeres africanas y afrodescendientes elaborado por MPDL en 2021. Foto: Juanjo Martín

Una de las medidas que surge como consecuencia de la nueva PNL es la Estrategia Valenciana de Migraciones  2021-2026, “un documento vivo y abierto a cambios, para ceñirse a la realidad de las personas migrantes”, explicó la portavoz de Igualdad en las Cortes,  Mónica Álvaro. Para ello, añadió, “se necesita la participación de las organizaciones de mujeres afrodescendientes en los grupos de trabajo creados para el seguimiento de este plan”.

A través de más de cien actuaciones coordinadas, la Estrategia está enfocada en gran parte a la eliminación del racismo institucional que padecen las personas migrantes en general, y las afrodescendientes en particular. Sus líneas de trabajo hacen especial incidencia en la formación en interculturalidad y gestión de la diversidad del personal de la salud, los servicios sociales y el profesorado de la educación pública. Asimismo, la medida contempla decenas de actuaciones específicas destinadas a mejorar la atención a mujeres migrantes víctimas de abusos y explotación.

Priorizar el liderazgo de las mujeres afrodescendientes

Las asistentes pudieron plantear dudas y preguntas a los representantes de las Corts. Foto: Juanjo Martín

Las asistentes pudieron plantear dudas y preguntas a los representantes de las Corts. Foto: Juanjo Martín

A través de un documento consensuado, las mujeres hicieron llegar a las Cortes diversas propuestas de sensibilización, que van desde incluir contenido sobre la historia general de África en los materiales educativos, a celebrar el mes de la historia negra en la Comunidad Valenciana, pasando por dar mayor visibilidad a las fechas dedicadas a las personas de ascendencia africana, con el fin de reivindicar su importante papel en la sociedad. O también a incidir más en la formación del personal que atiende a las personas migrantes o afrodescendientes y que esta sea impartida por personas étnicamente diversas.

En este sentido, Isabelle Mamadou, responsable del Movimiento por la Paz en la Comunidad Valenciana, insistió en la necesidad de “priorizar el liderazgo de las mujeres afrodescendientes en la implementación de estas acciones, en particular aquellas que trabajan a favor de la igualdad”. Y recordó el primer estudio de mujeres africanas y afrodescendientes en España que MPDL publicó en 2021 y que servirá también para trabajar esta estrategia valenciana de migraciones.

Asimismo, las demandas recogidas en el seno de este encuentro serán abordadas desde distintas consellerías en función de las diferentes competencias, con la participación activa de las organizaciones de mujeres afrodescendientes en la Comunidad Valenciana.

Link directo al estudio: «Mujeres africanas y afrodescendientes en España», publicado por MPDL y con fotografías de Alberto Pla.

La voz de las mujeres en este 8M

2021-03-08T11:59:46+01:00marzo 8th, 2021|

El 8 de marzo no es un día para celebrar o felicitar, sino para reivindicar. Para decir, alto y claro, que todavía falta mucho, en demasiados ámbitos, en demasiados lugares, en demasiadas situaciones cotidianas, para conseguir una igualdad real y efectiva. Por eso, en este 8M desde la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social queremos darles la voz y para ello recordamos los reportajes y entrevistas con las mujeres como protagonistas que hemos llevado a cabo en el último año.

Nuestro próximo documental sobre la mujer etíope

Ahora, hace justo un año, parte del equipo de la Agencia estábamos rodando en Etiopía un documental, precisamente, sobre la fortaleza y la capacidad de salir adelante de las mujeres etíopes. Una pieza audiovisual que estrenaremos este jueves, día 11 de marzo, a las 12 horas de manera presencial y online y a las que os invitamos a todas y todos. Un documental que tiene como protagonistas a mujeres como Gennet, Hanna, Deribe, Friwot, Yitayish, Enat, Lourdes, Mari... y en el que la cámara principal y directora de fotografía es otra mujer, Yolanda González.

Yolanda González graba a Deribe en uno de los pozos de Gimbichu. Foto: Alberto Pla

Precisamente, el 8 de Marzo de 2020 lo recibimos en Muketuri, Etiopía, rodeados de mujeres fuertes y resilientes como Genet, Deribe, Friwot, Yitayish, Enat y tantas otras. Un lugar donde ser mujer es una carrera de fondo que se gana desde la humildad, pero también desde la constancia y la dignidad. Un lugar que nos encandiló con su maravillosa sonrisa etíope.

MICRO a Mara Aparicio, de Nosotras Deportistas

Hace también un año, un 7 de marzo de 2020, publicábamos, en el marco del Día de la Mujer, una de nuestras entrevistas MICRO con la directora de Nosotras Deportistas, Mara Aparicio, como protagonista. Ella nos hablaba de la celebración de la 10K femenina, en una entrevista realizada por Carmen Clavel y grabada antes de que se desatara la pandemia. Una carrera que se disputó el 8M, al igual que la manifestación y tantos otros eventos en esos días previos al confinamiento donde nadie sabía todavía cómo debíamos actuar para protegernos de este maldito coronavirus.

La lucha de las empleadas de hogar

El pasado 30 de marzo publicábamos un reportaje sobre uno de los colectivos de mujeres más invisibilizados y más afectados por la desigualdad y la falta de derechos como son las empleadas de hogar. Para ello contábamos con el testimonio de Angélica Zuluaga, Coordinadora del área de Mujer de València en el SJM (Servicio Jesuita a Migrantes). 

Ella nos dejaba reflexiones tan importantes como esta: «Las trabajadoras del hogar tienen muchos frentes abiertos. El primero, probablemente, es la falta de reconocimiento por parte de la administración pública, las internas trabajan muchas veces siete días a la semana durante todo el día y se encuentran sin derecho a paro, ni prestaciones. Si la persona que cuidan muere, se encuentran en la calle con el objetivo de buscar otra familia que, quizá, quiera hacerles un contrato de trabajo para regularizar su situación».

Entrevista a la especialista en Endocrinología y Nutrición, Begoña Pla

El 13 de abril de 2020 publicábamos, en pleno confinamiento, una entrevista a la especialista en Endocrinología y Nutrición, Begoña Pla. Ella, desde el Hospital Universitario de la Princesa de Madrid, nos contaba cómo cambió su vida desde que se declaró el estado de alarma. Y cómo lo estaba viviendo en primera línea. «En el hospital parece que ya no hay especialidades, todos nos hemos unido para luchar contra el Covid-19», destacaba.

Entrevista a Lourdes Larruy. Directora de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri

Lourdes Larruy abraza a Genet, la protagonista del documental que rodamos en Etiopía para la Misión San Pablo Aposto. Fotografía: Alberto Pla

El 24 de abril de 2020 regresábamos a Etiopía, aunque de manera virtual para entrevistar a Lourdes Larruy, directora de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri, dentro de nuestras entrevistas a cooperantes que se habían quedado en el terreno. Ella destacaba que en un país como Etiopía «el confinamiento es totalmente imposible. La inmensa mayoría de la población vive al día”. Y agregaba que allí «se es mucho más consciente de la vulnerabilidad del ser humano ante las fuerzas de la naturaleza”.

Entrevista a Rozalén tras el estreno de su canción «aves enjauladas»

Rozalén y Beatriz Romero visitaron los proyectos de Entreculturas en El Chad justo antes de que se declarara el estado de alarma. Foto: Entreculturas

Una de nuestras entrevistas más especiales en 2020 fue la que publicamos, el 6 de mayo, a la cantautora Rozalén. Ella había lanzado, en colaboración con la ONG Entreculturas, la canción «Aves enjauladas». Ella destacaba que ««La vida se trata de intentar ser feliz haciendo también felices a los demás». Y agregaba: «Yo vengo de la psicología, además de la rama social, a mi todo esto, o se tiene o no se tiene, tiene que ver con eso y con la educación que he recibido. Mis padres, mis maestros en el cole siempre de pequeña me han dicho que la vida tiene que ser así, se trata de intentar ser feliz haciendo también felices a los demás».

Entrevista a Anna Ferrer desde la India

El 22 de mayo de 2020 hablamos con Anna Ferrer, actual presidenta e impulsora de la Fundación junto a Vicente Ferrer. Ella nos atendía desde la India y demostraba que es una mujer valiente, fuerte y atípica, que siempre ha buscado su propio espacio, destacando entre las mujeres de su generación. Anna recordaba a su marido, Vicente Ferrer y decía que «Recuerdo a Vicente cuando decía ‘o nos hundimos todos, o nos salvamos todos’». Un mensaje que sigue muy presente tras un año de pandemia en el que ha quedado patente que la solución tiene que ser global.

Entrevista a la nutricionista Elisa Escorihuela

El 28 de mayo e 2020 conmemorábamo el Día Mundial de la Nutrición con una entrevista a la nutricionista valenciana Elisa Escorihuela. La pandemia del Covid-19 ha llevado a muchas persona a reencontrarse con la cocina, con la preocupación por una alimentación de proximidad, de temporada y más saludable, pero también ha aumentado hábitos de vida sedentarios. Por todo ello, ella resaltaba que «nutricionalmente, debemos volver a lo que tenemos, ser prácticos y no ser tan caprichosos».

Elisa recalaba que en esta pandemia había aprendido que «necesitamos el contacto, la necesidad de él, no te puedes imaginar lo importante, y mira que soy nutricionista, esa cañita en el bar con amigos, a poder ser sin alcohol, o ir a disfrutar a hacer ejercicio con alguien. Esa importancia de las personas que te rodean. Somos importantes, no somos animales individuales, necesitamos de la sociedad».

Merecido homenaje a la cooperante valenciana Alba Aparicio

Uno de los talleres con adolescentes que impulsó Alba Aparicio en Bolivia.

El 2020 fue un año de pérdidas humanas, de momentos que se fueron para siempre y de despedidas que quedaron pendientes. Una de las personas que, desgraciadamente, nos dejó, fue la joven cooperante valenciana de la ONG Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras Alba Aparicio, fallecida en Bolivia en un accidente de avioneta. La presidenta de Psicólogas y Psicólogos Sin Fronteras, Betty Roca, la recordaba con emoción y decía que «su pérdida tuvo un impacto muy grande tanto por su fallecimiento en sí como por el vínculo que había generado con un sector joven de esta población en la localidad de Trinidad”.

Conmemoración del Día de la Mujer Afrodescendiente

En julio del año pasado, cuatro mujeres afrodescendientes nos hablaron en un vídeo sobre las situaciones de discriminación que enfrentan por su condición de género y etnia, a través de un vídeo lanzado por la ONG Movimiento por la Paz-MPDL para conmemorar el 25 de julio, Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente.

Entre los objetivos de esta celebración anual se encuentra el ampliar alianzas y crear conciencia sobre los estereotipos de género y raza que sufren las mujeres afrodescendientes en todo el mundo. Así como celebrar los logros y la resistencia de mujeres y niñas que frente a la discriminación estructural y a pesar de las barreras y la exclusión, han dejado huellas imborrables en la ciencia, el deporte, el derecho, la familia, las artes, la política, el activismo, etc.

En la misma línea, el 31 de julio conmemoramos el Día de la Mujer Africana con el testimonio de cuatro mujeres referentes de este colectivo y este continente olvidado.

Entrevista a Isabel Gemio

Isabel Gemio

Isabel Gemio. Foto: Fundación Isabel Gemio

Ya en septiembre publicábamos una entrevista a Isabel Gemio, cuya fundación lucha por visibilizar las enfermedades raras, como las que sufre su hijo. Unas enfermedades más olvidadas que nunca debido a la crisis de la Covid-19. Ella incidía, precisamente, en que «es injusto que patologías ya de por sí poco financiadas como las enfermedades raras sufran recortes por esta crisis». Y recordaba que «escribí el libro «mi hijo, mi maestro», para dar a conocer la realidad de estos enfermos y la necesidad de apoyarlos. Es una historia de dolor, pero también de mucho amor y ternura».

La valentía de ser enfermeras en 2020

Banksy, el cotizado artista que nunca ha desvelado quién es, donó su última obra a un hospital inglés y en ella aparece una enfermera, manejada por un niño, como una superheroína.

Banksy, el cotizado artista que nunca ha desvelado quién es, donó su última obra a un hospital inglés y en ella aparece una enfermera, manejada por un niño, como una superheroína.

Uno de los colectivos que más han sufrido en esta crisis, y lo han hecho desde la primera línea, son las enfermeras. Su labor se ha visto vital, pero todavía sufren muchos silencios e injusticias. Curiosamente, La la OMS declaró por primera vez este 2020 como el año oficial para el reconocimiento de la labor que realizan enfermeras y enfermeros de todo el mundo, coincidiendo con los dos siglos del nacimiento de Florence Nightingale (1820-1910). Por eso quisimos rendirles homenaje en un reportaje escrito por nuestra compañera María Palau.

Día Internacional de la Mujer Rural

La líder indígena etíope Deribe riega uno de sus campos en la aldea de Gimbixu. Foto: Alberto Pla.

Si las enfermeras sufren silencio y discriminación, no lo sufren menos las mujeres rurales. El 15 de octubre, en el marco del Día Internacional de la Mujer Rural, nuestra compañera María Palau escribía sobre ellas y resaltaba que «las mujeres rurales desempeñan un papel fundamental en la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición -producen más de la mitad de los alimentos del mundo-; así como la gestión de la tierra y los recursos naturales y las empresas rurales».

MICRO a Estefanía Navarrete. Directora operativa del grupo GAMA de la Policía Local de València

El pasado 20 de octubre conversamos con Estefanía Navarrete, comisaria, responsable de la segunda unidad de distrito y directora operativa del grupo GAMA (Grupo de Atención a los Malos Tratos) de la Policía Local de València. El grupo GAMA actúa en la protección de víctimas de violencia machista: ofrece orientación y seguimiento personalizado, controla el cumplimiento de las órdenes de alejamiento, y, sobre todo, acompaña a la víctima durante el proceso proporcionándoles el apoyo necesario para que “ella salga finalmente”. Ella recordaba que “Desde 2004, en el Grupo Gama hemos protegido a más de 10.000 mujeres en la ciudad de València”.

Y denunciaba que «la situación del estado de alarma en el tema de la violencia de género ha afectado muchísimo a las víctimas… pensábamos que cuando acabara la cuarentena iba a pegar un repunte en las denuncias y es lo que pasó».

MICRO a Anna Domínguez. Presidenta del Consell de la Joventut de València

En diciembre de 2020 nuestra compañera María Palau se preguntaba ¿Qué es el Consell de la Joventut de València (CJV)? Son muchos los jóvenes que no sabrían responder a esta pregunta. Por eso, en este MICRO le preguntábamos a Ana Domínguez, presidenta del organismo, por el funcionamiento del Consell, así como por las diferentes problemáticas inherentes a la etapa de juventud y las nuevas dificultades surgidas con la pandemia. Ella restalba que “las dos palabras que por desgracia más nos definen son la precariedad y la incertidumbre”.

Presentación de la campaña «els millors valors per a afrontar el present» para el Ayuntamiento de Valencia»

Finalmente, la semana pasada presentábamos una campaña muy emotiva para la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Valencia. Con dos chicos y dos chicas como protagonistas. Reproducimos a continuación los vídeos de Mamen y Lucía.

 

 

 

 

 

Día Internacional de la Mujer Rural: Mujeres rurales, voces silenciadas

2020-10-15T15:37:48+02:00octubre 15th, 2020|

Por: María Palau. Fotos: Alberto Pla

Sandra Justiniano trabaja en una diminuta planta de procesamiento de extracto y pulpa de asaí y majo junto a otras 24 mujeres indígenas de la comunidad amazónica de Buen Retiro (Bolivia); forma parte de una iniciativa de la ONU Mujeres. La vida de Janete Dantas y de centenares de mujeres brasileñas que trabajan en el sector de la agricultura familiar, ha experimentado un importante cambio desde que decidieron documentar la cantidad de productos que venden o intercambian en unos sencillos cuadernos de cuatro columnas; ahora sus maridos valoran su producción en incluso han podido beneficiarse de algunas políticas públicas.

Kamso Bame, viuda, madre de 12 criaturas y propietaria de una pequeña parcela de tierra, se unió a la cooperativa de mujeres impulsada por Naciones Unidas en la aldea de Wabi Burkitu (Etiopía). Émilie Atchaka es campesina y, después de ver como su marido perdía el trabajo, creó el  Círculo de Autopromoción para un Desarrollo Duradero de Benín, el equivalente a un banco de mujeres con intereses bajos.

15 de octubre, Día Internacional de la Mujer Rural

Sandra, Janete, Kamso y Émilie forman parte de esa cuarta parte de la población mundial que corresponde a las mujeres de zonas rurales. Las mujeres rurales desempeñan un papel fundamental en la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición -producen más de la mitad de los alimentos del mundo-; así como la gestión de la tierra y los recursos naturales y las empresas rurales. Empobrecidas, olvidadas, infrarrepresentadas, silenciadas, la conmemoración, cada 15 de octubre, del Día Internacional de la Mujer Rural les permite reivindicar su incansable trabajo y “crear consciencia sobre sus luchas, sus necesidades y su papel fundamental y clave en nuestra sociedad”.

Una mujer con su hijo a cuestas en Muketuri, Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

Más allá de su contribución a la economía rural con sus trabajos como agricultoras, asalariadas y empresarias, las mujeres rurales se ocupan, como norma general, de la totalidad del trabajo reproductivo y las tareas del hogar; son las encargadas de la recogida de leña y la búsqueda de agua y combustible; llevan a cabo la preparación de alimentos o el descascaramiento de cereales; o se responsabilizan en exclusiva del cuidado de menores y enfermos del núcleo familiar.

Sin embargo, estas tareas no son remuneradas en absoluto, incrementando así los índices de pobreza y la brecha económica entre hombre y mujeres, sobre todo, en el caso de los países en vías de desarrollo. Las mujeres del mundo rural son fuertemente golpeadas por un mal endémico: la desigualdad. Existen restricciones de género que limitan sus posibilidades de dedicarse a actividades económicas remuneradas como consecuencia de la discriminación y las convenciones sociales. Además, sufren un menosprecio constante en el acceso a la educación, la atención sanitaria, los bienes inmuebles o los servicios financieros.

La campesina Derribe trabaja en el campo con el apoyo de la Misión San Pablo Apostol y la colaboración de MOSSolidaria en Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

Las mujeres rurales, más vulnerables ante la covid-19

La covid-19 ha aumentado exponencialmente la vulnerabilidad de las mujeres rurales. Sumado a las dificultades de acceso a servicios básicos como la educación, la pandemia ha reducido (todavía más) las posibilidades recibir una atención sanitaria de calidad, medicamentos esenciales y vacunas. El material higiénico para la menstruación o la asistencia durante el embarazo y el parto son derechos de los que las mujeres rurales se ven privadas sin apenas posibilidad de réplica.

El coronavirus incrementó las consecuencias del aislamiento que sufren muchas de estas mujeres, así como la difusión de información errónea o el desconocimiento del funcionamiento de tecnologías. Además, la carga del trabajo doméstico y de los cuidados se agudizó debido a las restricciones de movilidad y la interrupción de las cadenas de suministros.

Los derechos de las mujeres rurales a la posesión de tierra y recursos mermaron con la expansión del virus. Las normas machistas que impiden a las mujeres convertirse en propietarias de la tierra afectaron a las viudas de covid-19, que se enfrentan al riesgo de ser desheredadas.

Por todo ello, este año el Día Internacional de la Mujer Rural se celebra bajo el grito de “Construir la resiliencia de las mujeres rurales a raíz del covid-19”, para reconocer su pugna contra la pandemia en primera línea, al pie del cañón, exponiendo sus escasos derechos reconocidos e incluso arriesgando la vida.

La campesina Derribe posa en Muketuri, Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

 

Ellas son protagonistas de la lucha contra el cambio climático

Las mujeres y niñas pobres y de zonas rurales se encuentran más indefensas ante los efectos del cambio climático. Su dependencia hacia los recursos naturales para sobrevivir es mayor que la de los hombres. Así pues, con frecuencia son víctimas de la pérdida de ingresos y de cosechas, en ocasiones única fuente de alimento o sustento económico. Consecuentemente, los precios de los productos alimenticios incrementan, y la población pobre es asediada por infinidad de dificultades para conseguir comida. En África, el cambio climático amenaza la viabilidad de la agricultura de subsistencia, y, por tanto, la supervivencia de millones de personas en los ámbitos rurales, compuestas por un 75% de mujeres.

Los desastres naturales también pueden acarrear consecuencias nefastas para las mujeres rurales, incrementando las desigualdades ya existentes. La situación empeora ante la falta de acceso a recursos tecnológicos, conocimientos e insumos productivos para hacer frente a estos desastres medioambientales.

Al mismo tiempo, las mujeres rurales se alzan como depositarias de conocimientos tradicionales, aportando valiosas lecciones en la gestión de recursos naturales la agricultura y la silvicultura, sectores de gran relevancia en la lucha contra los efectos del cambio climático. En esta línea, el lema elegido para la celebración del Día Internacional de la Mujer el año pasado fue “Mujeres y niñas rurales, creadoras de resiliencia climática”.

 

En las zonas rurales de Tanzania, el 85% de las mujeres trabajan en el sector de la agricultura. Son, al mismo tiempo, las principales víctimas y las protagonistas de las respuestas contra el cambio climático. El proyecto Voces Verdes, de Mujeres por África, ofreció formación en liderazgo y cambio climático a cinco agricultoras, cinco líderes sociales y cinco periodistas tanzanas. Actualmente, las dos primeras están desarrollando iniciativas o proyectos verdes en colaboración con sus socios locales. Las periodistas dan cobertura y difusión a los proyectos de sus compañeras.

ONG por el desarrollo de la mujer rural

Acceso a la educación

El proyecto Niñas de Malawi, impulsado por la Fundación Mujeres por África, junto a la Fundación Esteban G. Vigili, se centra en la escolarización secundaria de niñas y jóvenes de los poblados de Chaommbwa y Mbambande, una zona rural próxima a Lilongwe, la capital del país. Las niñas que forman parte reciben también una manutención y asistencia sanitaria, a las que, en otras circunstancias, no tendrían acceso.

Empoderamiento

F.U.E.R.T.E.S, Femmes Unies Ensemble dans la Recherche, la Technologie, l’Environment et la Science, es un proyecto de colaboración entre diferentes instituciones académicas africanas y Mujeres por África que pretende impulsar el ámbito agrícola en Senegal  a partir del emprendimiento, el empoderamiento femenino y la innovación. Los objetivos son establecer sinergias entre agricultura, sanidad y educación, capacitar a las mujeres en el sector agrícola y en la investigación, reforzar las competencias académicas y de liderazgo de las mujeres rurales, contribuir a la prosperidad de las pequeñas agricultoras del país y visibilizar a las científicas africanas para que sus trabajos amplíen su impacto internacional.

ONGAWA y Fumdec llevan a cabo un programa de empoderamiento a mujeres y jóvenes en Microcuenca de La Camaleona (Nicaragua). Totalmente aisladas y ausente en el tejido organizativo, el objetivo era conseguir que las mujeres participaran en las decisiones políticas y promover oportunidades económicas basadas en la gestión sostenible de recursos naturales.

La campesina Derribe sacando agua de un pozo que ha construido la Misión Solidaria San Pablo Apóstol en Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

Acceso al agua

Sobre las mujeres y niñas de comunidades como las de Zirai, Lugulu y Kolemawe en el norte de Tanzania recae la responsabilidad de conseguir agua para todos los miembros de la familia, aunque esto suponga caminar varios kilómetros hasta encontrarla, sin poder renunciar siquiera al resto de tareas domésticas. Como consecuencia, muchas niñas se ven obligadas a abandonar la escuela. Para evitar una mayor vulnerabilidad, ONGAWA promueve un proyecto que cumple el derecho de acceso al agua, al saneamiento y a la higiene de 5.194 mujeres, entre las que se encuentran 2.318 niñas.

Desarrollo económico

Financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el British Council y en colaboración con Mujeres por África, la iniciativa Unidas y Poderosas tiene como prioridad reducir la vulnerabilidad de la población rural. Concretamente, busca contribuir a la inserción social y el empoderamiento socioeconómico de las mujeres de la Región Oriental de Marruecos a través del trabajo con pequeñas cooperativas de sectores como la agricultura, pesca marítima, artesanía y cocina.

Pueden seguir este día en redes sociales con los hastag: #mujerrural, #mujeresconderechos, #mujeresrurales

«Los grupos armados en Colombia no admiten el delito de violencia sexual como parte de su estrategia de guerra»

2020-05-24T11:56:14+02:00mayo 24th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Como cada 24 de mayo, hoy se conmemora el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme. Una jornada que se instauró en 1982 a raíz de varios movimientos de mujeres pacifistas que protestaban contra la carrera armamentística, en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y La Unión Soviética, y también contra las armas nucleares.

Uno de los países que más ha sufrido en las últimas décadas las consecuencias de un conflicto armado interno es Colombia, pues está inmerso en él desde los años 60 y aún hoy, casi cuatro años después de que se firmaran los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), las muertes y la violencia continúa muy vigente, especialmente en ciertas regiones y para ciertos grupos sociales como las personas afrodescendientes, sobre todos las mujeres, las poblaciones indígenas o los líderes sociales. Un país que, todavía hoy, cuenta con, al menos 100.000 personas desaparecidas y en el que se siguen produciendo todo tipo de ataques y violaciones de los derechos humanos a diario.

Para acercarnos a la realidad de esta situación hemos hablado con la responsable de Género y Derechos Humanos de la ONG Movimiento Por la Paz (MPDL) en Colombia, Julia Cogollo. Ella nos relata cómo desde su organización llevan años documentando y denunciando casos de violencia sexual durante el conflicto armado y destaca algunos hitos conseguidos como el hecho de que el primer acto de reconocimiento de la Comisión de la Verdad fuera destinado, precisamente, a las mujeres víctimas de violencia sexual. No en vano, y como indica la propia Comisión, “Son 25.000 víctimas de violencias sexuales identificadas entre 1985 y 2016 en el conflicto armado colombiano, el 91% son mujeres”.

Acompañamiento a mujeres víctimas de violencia sexual en el contexto del conflicto armado

Julia Cogollo nos explica que en MPDL siempre han implementado una transversalidad de género en sus proyectos, pero fue a partir de 2011 cuando empezaron a llevar a cabo un acompañamiento más directo a mujeres víctimas de violencia sexual en el contexto del conflicto armado. Así fue como empezaron a documentar casos de mujeres, en Montes de María (en el norte del país) que estaban siendo violadas después de la desmovilización del paramilitarismo por una banda criminal que se hacía llamar La Ley del Monte: “Iban violando en las fincas que se resistían al despojo de tierras”, denuncia Cogollo.

«Muchas mujeres estaban siendo violadas después de la desmovilización, iban violando en las fincas que se resistían al despojo de tierras». Julia Cogollo: responsable de Género y Derechos Humanos de MPDL Colombia»

Ella recuerda que empezaron un arduo y peligroso trabajo de búsqueda de las víctimas, documentación de sus casos y posterior denuncia. Fueron, literalmente, de finca en finca buscándolas y en poco tiempo documentaron unos 50 casos a las cuales también brindaron derecho de protección, salud psicosocial y justicia. Cogollo explica que en unos meses se capturó a una parte importante de la banda y destaca que “es uno de los pocos casos similares en Colombia en que la justicia ha logrado actuar y ser efectiva”.

De hecho ya hay varios condenados a penas de entre 30 a 35 años de cárcel: “Esto aquí es todo un hito, aquí esto no suele pasar porque la impunidad es terrible”, lamenta y añade que uno de los aspectos que más se suele resaltar respecto a la violencia sexual es que “no se hace justicia”. Es más, comenta que los diferentes grupos armados no admiten el delito de violencia sexual como parte de su estrategia de guerra: “No lo aceptan como parte de sus directrices, por tanto no se asume su responsabilidad, se han dado casos de pedir un perdón simbólico, por el hecho de que soldados suyos sean los culpables, es decir, como una especie de culpa por omisión, pero no una responsabilidad conjunta”.

No obstante, Cogollo matiza que es muy importante que estas mujeres sí sean consideradas como víctimas dentro de un conflicto armado y que se les reconozcan sus derechos como víctimas dentro de este contexto.

Reconocimiento por parte de la Comisión de la Verdad

Este trabajo de documentación, acompañamiento y denuncia de mujeres víctimas de violencia sexual se fue ampliando por diferentes zonas del país y todavía continua vigente, de hecho, Cogollo asevera que “es uno de nuestros temas centrales en la actualidad”. Estas investigaciones se llevaron a cabo, precisamente, cuando se estaban llevando a cabo las conversaciones que derivaron en los Acuerdos de Paz de la Habana. Cogollo explica que se propusieron que el primer acto de reconocimiento de la Comisión de la Verdad fuera para las mujeres víctimas de violencia sexual y, finalmente, lo consiguieron el año pasado.

El trabajo de documentación de este tipo de casos se fue ampliando a otras zonas como Tumaco, en el sur del país, donde documentaron más de 100 casos. “Había mujeres que nos decían, necesito que me ayude con otro tema, desapareció mi hijo o me mataron a mi hijo hace unos días… la cantidad de violencia que todavía existe allí te coloca en un escenario distinto”, confiesa Cogollo, pues las desapariciones, violaciones y asesinatos todavía son algo permanente.

«Documentar allí es  muy complicado, mucha gente temía que no volviéramos con vida. De hecho, decidimos centrarnos en la autoprotección de esas mujeres»

“Documentar allí es muy complicado, mucha gente temía que no volviéramos con vida. De hecho, decidimos centrarnos en la autoprotección de esas mujeres. Tratamos de capacitar a lideresas para que aprendan a documentar este tipo de casos, para que no queden en el olvido ni se pierda la memoria, es muy importante que todo esto quede registrado”, relata.

Reconciliación y diálogo con los responsables

Otra línea de actuación de MPDL Colombia en relación a la situación de las mujeres y el desarme es avanzar en la reconciliación e incluso en el diálogo con los responsables. Julia Cogollo explica que ya ha habido comandantes y paramilitares que han tenido cierta apertura, nunca reconociendo como grupo o como estrategia lo que hacían, sino como algo que llevaban a cabo parte de sus hombres y que, por tanto, también formaba parte de su responsabilidad. “Estamos promoviendo esos diálogos, una de las metas es poder hablar de violencias sexuales y diálogos con los responsables en un acto que estamos preparando para noviembre”, adelanta.

Día Nacional por la Dignidad de Víctimas de Violencia Sexual

En Colombia, cada 25 de mayo, desde 2014, se conmemora el Día Nacional por la Dignidad de Víctimas de Violencia Sexual. Julia Cogollo indica que, debido a la crisis del Covid-19 no podrán conmemorarlo como suelen hacer otros años, pero explica que Movimiento por la Paz junto a la Comisión de la Verdad, llevarán a cabo un conversatorio online el próximo 29 de mayo a través de Facebook y contarán también con el apoyo de cantantes colombianos para hacer más extensivo su mensaje.

El Decreto 1480 que concreta esta iniciativa se aprobó a raíz de la lucha de la periodista Jineth Bedoya, quien un 25 de mayo del año 2000 fue secuestrada a las puertas de la cárcel La Modelo de Bogotá y torturada y violada por sus captores, tres paramilitares del Bloque Centauros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a los cuales investigaba para un reportaje para el periódico El Espectador. En la actualidad Bedoya es subdirectora del diario El Tiempo y en este 2020 ha recibido el Premio Mundial de Libertad de Prensa Unesco-Guillermo Cano.

El impacto para las nuevas generaciones

Julia Cogollo confiesa que muchas de las mujeres que han documentado a lo largo de estos años nunca habían hablado a pesar de sufrir todo tipo de daños irreparables en su cuerpo frutos de los abusos sexuales, de abortos mal practicados… esto, agrega, “lleva también a todo tipo de daños psicosociales. Son mujeres que han crecido con odio y así han criado a sus hijos, que se convierten luego en caldo de cultivo para todo tipo de grupos armados”. Por ello añade que “son fundamentales los ejercicios de reconciliación comunitaria. Que la sociedad colombiana y el estado pidan perdón a las mujeres por no protegerlas”. Es así como se avanzará en que “las mujeres se recuperen y se den espacios de diálogo y reconciliación”. Además, hay que tener en cuenta que también hay muchas mujeres que han pertenecido a los diferentes bandos en conflicto y que, a su vez, han sido violadas no solo por sus enemigos sino incluso por sus propios compañeros. “Tienen esa doble condición y necesitan también reconciliarse entre ellas”, matiza Cogollo.

Otro objetivo es “sensibilizar a la sociedad para que todo esto no se repita”. Por ello llevan a cabo no solo este trabajo de documentación, denuncia y también reconciliación y diálogo, sino otro más creativo o artístico en el que se usan imágenes, fotografías, relatos… para concienciar a la población.

El confinamiento agrava la sensación de peligro

Por otra parte, la crisis ocasionada por el Covid-19 y las medidas de confinamiento han incrementado no solo los casos violencia de género y abusos sexuales entre personas del propio entorno, sino también la sensación de miedo: “Muchas mujeres están amenazadas y nos dicen que ahora, que sus perseguidores saben que están muchos más tiempo en casa, temen que aprovechen para atacarlas, por lo que necesitan más apoyo y atención que nunca”.

Y, a este respecto, hace otra apreciación importante: “En Colombia la violencia sexual hacia la mujer ha estado muy centrada en las afrodescendientes. Es necesario abordar el racismo y la discriminación que todavía existe, erradicar los estereotipos de hipersexualidad hacia ellas y prevenir la violencia que se ejerce”.

Más cargos para mujeres con sensibilidad

Otro de los objetivos dentro de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme es conseguir que cada vez accedan a más cargos de responsabilidad de todo tipo. Sobre este respecto, Julia Cogollo muestra su respaldo y el de MPDL, pero hace una matización importante: “No solo hay que lograr que las mujeres lleguen a cargos de responsabilidad, sino que sean mujeres con cierta sensibilidad y formación”. Y pone como ejemplo que en Colombia cuentan con una vicepresidenta del Gobierno, pero su programa no está centrado en luchar contra la discriminación de las mujeres o prevenir conflictos. “Lo que queremos es que en esos lugares de toma de decisión, de gran incidencia, estén mujeres con esa sensibilidad, que puedan tener esa posibilidad de llegar a las sociedad y que hoy no lo tenemos”, destaca.

«No solo hay que lograr que las mujeres lleguen a cargos de responsabilidad, sino que sean mujeres con cierta sensibilidad y formación»

Por otra parte, asegura que “otra forma de lograr que haya menos mujeres en riesgo por estos conflictos armados y más constructoras de paz es sanando a las que han sido víctimas de esos conflictos. No solo en temas psicosiciales, de salud, acceso a la justicia y reparación integral, sino con el diálogo con los responsables y la convivencia. Las acciones tendrían que ir desde el orden de toma de decisiones hasta el social”.

#DíaInternacionaldelasMujeresporlaPazyelDesarme.

La sonrisa etíope

2020-03-08T18:27:34+01:00marzo 7th, 2020|

Etiopía nos recibe con una sonrisa, pero, lejos de tópicos, aquí cada sonrisa tiene un trasfondo. Detrás de la de Genet, la protagonista del documental que estamos elaborando con MOSSolidaria para la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol, hay una historia de lucha constante, detrás de una de las niñas del aula de especiales de la comunidad misionera San Pablo Apóstol, está la más pura inocencia y detrás de la de Enat, una de las profesoras de esa aula de especiales, hay una historia de abandono y superación.

Por: Gerard Sánchez

Dicen que los niños africanos siempre sonríen, tal vez solo sea su sistema inmunológico que lucha así, desde el subconsciente, por salir adelante ante la adversidad, que no es poca aquí. Pero la sonrisa etíope va más allá, está en esa abuela que nos abre la puerta de su casa y sonríe a la cámara con toda su dignidad. Está en esa marea de personas que nos rodea en la grabación de cada escena de exteriores. Y está, cómo no, en los niños que ríen, corren y saludan al cielo desde el que los graba nuestro dron.

Unos niños juegan con unas ruedas en la comunidad de la Misión San Pablo Apóstol. Fotografía: Alberto Pla

Somos unos recién llegados a Etiopía, es cierto, pero nos nutrimos de la experiencia de personas como Lourdes Larruy quien, al frente de la comunidad misionera, lleva aquí más de diez años y llama a casi todo el mundo por su nombre. La sonrisa etíope también es la suya cuando se acerca a los niños, cuando habla con las profesoras e incluso cuando conduce su todorerreno esquivando baches, burros y vacas.

La sonrisa etíope no es un cliché, no es un tópico porque no es homogénea. Responde a múltiples impulsos, esconde realidades desgarradoras y se alza por encima de la adversidad. Es una medicina y a la vez una cura en sí misma.

Unas niñas juegan en un prado en el municipio de Muketuri. Fotografía: Alberto Pla

La sonrisa etíope está también en la predisposición de Iván Luna, el director del hotel Best Western International en el que Genet llevó a cabo sus prácticas profesionales de Turismo cumpliendo así el sueño de una niña que como ella misma nos relata, cuando era pequeña no tenía sueños porque lo único que alcanzaba a ver en su horizonte era reproducir el mismo estilo de vida que tuvieron las generaciones que la precedieron. Y está también en personas que están de paso, como el guitarrista Gabriel Pérez y la bailaora Anabel Velasco que, sin pensárselo, se ofrecen a aparecer de extras en nuestra película documental. Y está en la alegría de Tesfayesh y Yohanish que nos recogen en el aeropuerto, de madrugada, y nos llevan a nuestro hotel.

Grabar en Etiopía es adaptarse a las circunstancias, al igual que la población se adapta cada día a la realidad que les ha tocado vivir. Es aceptar que lo que tenías previsto captar en cierto momento tal vez no puede ser, pero, como compensación, en cada rincón, en cada rostro, en cada mirada aparece una historia digna de ser contada.

Una madre en la comunidad de Gimbichu arropa a su hijo en brazos. Fotografía: Alberto Pla

Y ahí, en Gimbichu, un poblado tradicional con casas confeccionadas a base de barro y eucalipto, te das cuenta, de repente, que toda la comunidad ha contribuido para invitarnos a compartir con ellos una comida tradicional a base de cerveza artesana e injera, un pan plano confeccionado con harina fermentada de tef que se acompaña de humus, lentejas, remolacha y patatas. Una comunidad donde Deribe, otra de nuestras protagonistas, es la auténtica lideresa. Su sonrisa también es la de todas esas mujeres etíopes fuertes y resilientes que salen adelante y se convierten en referente y ejemplo para muchas otras.

Una mujer de la comunidad de Gimbichu sonríe mientras abriga a su hija sujeta sobre su espalda. Fotografía: Alberto Pla

La sonrisa etíope te contagia, te atrapa y te engancha, tal vez por ello personas como Mari Olcina y su marido Víctor Pareja regresan una y otra vez aquí con su ONG MOSSolidaria para recibir su dosis. Porque cooperar, en el fondo, va tanto de dar como de recibir, de hecho va más de lo segundo.

Ir a Arriba