ACPP-PV organiza un ciclo sobre el rol de las defensoras de Derechos Humanos en los procesos de paz

2021-01-12T18:28:00+01:00enero 12th, 2021|

Los encuentros virtuales han sido la tónica desde que se desató la pandemia. El coronavirus nos ha alejado de nuestros seres más queridos, al menos en lo presencial, pero nos ha acercado, al mismo tiempo, a otras realidades, a otras formas de comunicarnos, de trabajar y hasta de vivir. En este contexto, desde ACPP-PV han organizado una serie de encuentros virtuales para acercar a la sociedad valencianas las complicadas realidades que viven las defensoras de derechos humanos en diferentes puntos de América Latina y también aquí en España, con la lucha por la memoria história muy vigente en el país con más desaparecidos de toda Europa.

Una actividad virtual que también hemos desarrollado desde la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social con el lanzamiento de nuestro servicio de streaming con el que ya hemos cubierto actos y actividades como el Ciclo de Cine y Terrorismo de la Fundación Manuel Broseta.

En la misma línea, activistas pro Derechos Humanos de Colombia, El Salvador, Guatemala y el la Comunitat Valenciana protagonizan un ciclo de tres encuentros virtuales organizado por Assemblea de Cooperació per la Pau (ACPP-PV) durante este mes de enero, concretamente los días 14, 19 y 20.

Será en el marco del programa “La defensa de los Derechos Humanos en el marco de paz de Colombia (fase II)”, que tiene como objetivo sensibilizar a la sociedad valenciana sobre el papel que tienen las personas defensoras de Derechos Humanos y sus organizaciones en los procesos de construcción de paz. «Su rol incomoda a quienes abusan de una posición de poder y autoridad, por ello sufren persecución, amenazas graves a su integridad y campañas de desprestigio», indican desde ACPP-CV.

En este marco, ACPP presenta un ciclo de encuentros virtuales con personas defensoras de Derechos Humanos en distintas partes del mundo. Contará con la participación de activistas como Nora Saldarriaga, subdirectora de la Fundación Forjando Futuros de Colombia, amenazada por su implicación continua en la denuncia de la vulneración de derechos a la que son sometidas las personas reclamantes de tierras en Colombia, y Alfranio Solano, miembro de la organización Tierra y Paz, un ejemplo de la lucha del campesinado por la restitución de las tierras arrebatadas durante el conflicto armado.

Otras voces de América latina y España

También tendrán voz activistas de otros conflictos destacados en América Latina, como Adilia de las Mercedes, de la Asociación de Mujeres de Guatemala, que denuncia a nivel internacional las graves violaciones de los Derechos Humanos que sufren de manera particular las mujeres, y Morena Herrera, de La Colectiva, El Salvador, una mujer que participó de forma activa durante una década como guerrillera en el conflicto armado salvadoreño y que actualmente sigue activa en las luchas que implican la defensa de los Derechos Humanos, como la despenalización del aborto en su país.

25 años de lucha por la igualdad de género en El Salvador.

Finalmente, se observará cómo estas luchas están conectadas con el proceso de reparación a las víctimas del franquismo en España, que se han acogido a la justicia internacional con la esperanza de poder concluir un proceso de paz que lleva abierto más de 80 años y en el que se ha impuesto la desmemoria. Por ello, el ciclo de encuentros virtuales contará con la presencia de Ángel González, presidente de la Coordinadora de Asociaciones de la Memoria Histórica del País Valencià.

Desde Assemblea de Cooperació per la Pau se apela al compromiso de la comunidad internacional y la sensibilización de la ciudadanía valenciana ante esta realidad. Estas actividades están financiadas a través de la convocatoria de 2019 de subvenciones de la Generalitat Valenciana a ONGD para proyectos de Educación para la Ciudadanía Global dirigidos a la sensibilización sobre activistas de Derechos Humanos en el ámbito de la Comunitat Valenciana.

Ciclo de encuentros virtuales de ACPP

“Procesos de paz vividos en Colombia, Guatemala y El Salvador: el papel de las mujeres en la construcción de la paz”, 14 de enero de 2021, a las 16h.
Charla coorganizada con la Universitat de València. Con la participación de:

  • Nora Saldarriaga (Fundación Forjando Futuros- Colombia)
  • Adilia de las Mercedes (Asociación de Mujeres de Guatemala-Madrid)
  • Morena Herrera (La Colectiva- El Salvador)

Acceso limitado a alumnado de la UV

“Retos del proceso de paz colombiano”, 19 de enero de 2021, a las 16h.
Charla coorganizada con la Universitat Jaume I de Castelló. Con la participación de:

  • Nora Saldarriaga (Fundación Forjando Futuros- Colombia)
  • Alfranio Solano (Tierra y Paz, Colombia)
  • Sandra Milena Alvarán López (Observatorio Psicosocial de Recursos en Situaciones de Desastre de la Universidad de Antioquia, Colombia)

Acceso abierto: meet.google.com/erg-jezc-uty

“Diálogos entre España y Colombia: construyendo procesos de paz”, 20 de enero de 2021, a las 17h.
Charla abierta al público, la participación de:

  • Nora Saldarriaga ( Fundación Forjando Futuros- Colombia).
  • Ángel González (Presidente de la Coordinadora de Asociaciones de la Memoria Histórica del País Valencià)

Requiere inscripción previa a través de este formulario.

 

Día internacional de la paz 2020: Luchar contra el coronavirus sin guerras

2020-09-21T12:39:39+02:00septiembre 21st, 2020|

Por: María Palau. Foto de portada: Alberto Pla

No hay dudas sobre cuál será el término galardonado con el premio a palabra del año 2020: coronavirus. Un virus, en sus inicios comparado con “una simple gripe”, nos ha demostrado, por si todavía no estaba claro, que aquello que ocurre en una parte del mundo tiene sus repercusiones en cualquier lugar del planeta. “Este año, ha sido más claro que nunca que no somos enemigos el uno del otro”, advierten desde Naciones Unidas. Nuestro enemigo es común.

Así pues, el lema de este 21 de septiembre, Día Internacional de la Paz, apunta hacia un horizonte compartido en el que luchemos unidos por vencer a la covid-19: “Forjando la paz juntos”. Con el objetivo de convertir nuestro planeta en un lugar mejor, desde la ONU pretenden fomentar el diálogo, la reflexión y el intercambio de ideas sobre cómo acabar con un virus que ha conseguido paralizar nuestras vidas, amenazar nuestra salud y hacer peligrar los cimientos de un estilo de vida aparentemente sólido. Pero, en esta lucha no nos enfrentamos únicamente a un virus, los intentos de utilizar este para promover la discriminación o el odio también deben ser eliminados.

Para hacer frente a la “verdadera lucha”, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un alto al fuego mundial; instó a las partes beligerantes en los diferentes conflictos a soltar las armas y centrarse en la batalla contra el virus. “La mejor respuesta es aquella que es proporcional a las amenazas inmediatas, al mismo tiempo que protege los derechos humanos y el estado de derecho”, defendía; “la covid-19 es un claro recordatorio de la necesidad de cooperación a través de las fronteras, los sectores y las generaciones”.

La pandemia coincide con el 75º aniversario de las Naciones Unidas. En su conmemoración la ONU ha elaborado una encuesta para preguntar a la población mundial sobre sus opiniones acerca de la construcción de un futuro pacífico y próspero. “Todo lo que hagamos durante y después de esta crisis debe enfocarse en la construcción de economías y sociedades más equitativas, inclusivas y sostenibles, más resilientes a las pandemias, al cambio climático y a los muchos otros desafíos globales que enfrentamos”, afirman.

La paz en las redes sociales

Desde hace algunos días, Twitter se ha llenado de mensajes por el #DíaInternacionaldelaPaz. Han sido muchas las personas y asociaciones que han querido compartir unas palabras de ánimo contra aquellos que sufren las consecuencias de la covid-19, señalar la necesidad de acabar con los conflictos armados y la violencia o presentar algunas de las actividades gratuitas, desde webinars, debates, foros o incluso conciertos, organizadas durante este 21 de septiembre.

La Misión de Verificación de la ONU en Colombia ha lanzado su propio hashtag para la conmemoración de esta jornada. Bajo la etiqueta #100MensajesDePaz nos animan a contarles qué significa para nosotros la paz. “Queremos inspirar en el país esfuerzos de parte de todos los actores para poner fin a la violencia. Es momento de recordarle al mundo que este país es un ejemplo de construcción de paz”, explican.

 

Por su parte, el Fondo Europeo para la Paz busca “demostrar la solidaridad y el apoyo político de la UE al proceso de paz de Colombia”. Para ello, llevaron a cabo los programas especiales de “Laboratorios de Paz, entre 2002 y 2012, y “Nuevos Territorios de Paz”, entre 2012 y 2017, para contribuir a la paz y el desarrollo sostenible de los territorios. Este año han lanzado en redes sociales la campaña #MeSumoAlaPaz y #SumoMiVoz. Nos preguntan cómo, por quién o por qué colaboramos en la construcción de paz y nos invitan a “sumar esfuerzos para hacer que la paz sea tendencia”.

Organizaciones por la paz

“La paz es la gran ausente en muchas comunidades y naciones y la tarea más urgente es construirla. Esto es mucho más que silenciar los fusiles. Es promover el desarrollo sostenible y la generación de oportunidades”, argumentan desde la Fundación COMPAZ.  Su trabajo se centra en la generación y desarrollo de capacidades para la paz, la creación de condiciones para el desarrollo incluyente y sostenible y la gestión e intercambio de conocimientos para la construcción de paz. Defienden que la paz va más allá de la ausencia de conflicto y por ello acompañan, fortalecen y mejoran los territorios de aquellas persones que pelean por “cerrar brechas, gestar desarrollo, luchar contra la pobreza, mitigar el cambio climático y educar comunidades”.

La construcción de una cultura de paz y desarrollo sostenible es la meta principal de la Asamblea de Cooperación por la Paz (ACPP). Con su presencia en diversos países de Magreb, África Occidental, el Caribe, Oriente Medio, Centroamérica y Sudamérica, ACPP busca acompañar en los procesos de paz, proteger a las víctimas de los conflictos, promover los derechos humanos, construir la igualdad de todas las personas, defender lo público y lo comunitario y avanzar hacia una transición socioeconómica justa.

Por su parte, Movimiento por la Paz (MPDL) trabaja por el pleno cumplimiento de los derechos humanos, la gobernabilidad democrática, la igualdad y la solidaridad entre las personas y los pueblos. “Somos igualdad y justicia. Somos derechos humanos. Somos cultura de paz”, mantienen.

En plena emergencia por la pandemia de covid-19, lanzaron un mensaje: “la paz no para”. Ellos tampoco se han detenido y, pese a las dificultades propias de la situación actual, el próximo 25 de septiembre celebran la 12º edición del Ciclo de Cine por la Paz respetando todas las medidas de seguridad. “Teniendo en cuenta los momentos que estamos viviendo con la aparición de la covid-19, se hace necesario poner la lente sobre las personas más vulnerabilizadas”; y a través del cine visibilizarán la realidad de los movimientos migratorios, el cambio climático, los derechos de las mujeres, la pobreza o las consecuencias de la violencia estructural.

En femenino

“La paz también es cosa de chicas”, recuerdan desde la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF, por sus siglas en inglés). Aprovechando la conmemoración del Día Internacional de la Paz, han elaborado una guía para institutos para reivindicar el derecho de las mujeres a participar en la construcción de la paz y ser incluidas en los ámbitos de toma de decisiones. Preguntan “qué es el feminismo pacifista, de dónde viene, qué concepto de seguridad y cuidados defiende”; y responden: “es un movimiento político liderado por mujeres que quieren lograr la paz y participar en su construcción”.

La Fundación COMPAZ ha organizado un conversatorio en el que participarán Yolanda Perea (activista política, líder social y defensora de DDHH), Pastora Mira (líder comunitaria del Municipio de San Carlos en Colombia), Liliana Pechené (líder social indígena, activista social y ambiental y ganadora del premio mejores líderes de Colombia 2018) y Juana Alicia Ruiz (representante de la Asociación Mujeres Tejiendo Sueños y Sabores de Mampuján). En el evento, retransmitido este 21 de septiembre, a las 6 pm, hora colombiana (1 am hora española) por Facebook live, las invitadas compartirán sus historias y hablarán de paz y liderazgo por la transformación de Colombia.

Un poco de historia…

La historia del Día Internacional de la Paz comienza en 1981, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas marcó la fecha de inauguración de su periodo de sesiones, el tercer martes de septiembre, como día de conmemoración universal. Dos décadas más tarde, en 2001, la Asamblea General acordó que el 21 de septiembre se celebraría el día de la no violencia y alto al fuego.

Aunque la Declaración Universal de los Derechos Humanos no contempla explícitamente un “derecho a la paz”, su artículo 3 puede interpretarse como el reconocimiento para la libertad, la justicia y la paz universales. “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”, recoge el texto.

Marcha en bicicleta por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) organizada por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social.

En 2015, los estados miembros de las Naciones Unidas establecieron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), orientados hacia la erradicación de la pobreza y el hambre, la lucha contra el cambio climático o por la igualdad de género y la justicia social, el suministro de agua o electricidad y el acceso a la educación de la población mundial. Defienden que el desarrollo social y económico, así como la garantía de los derechos humanos, son indispensables para la construcción de un mundo pacífico e igualitario.

Esta vez sí, el objetivo número 16 se titula: “Paz, justicia e instituciones sólidas”. Los estados que aceptaron estos propósitos se comprometieron a “promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas” y a acabar con los conflictos, la inseguridad, las instituciones débiles y el acceso limitado a la justicia.

«Los grupos armados en Colombia no admiten el delito de violencia sexual como parte de su estrategia de guerra»

2020-05-24T11:56:14+02:00mayo 24th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Como cada 24 de mayo, hoy se conmemora el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme. Una jornada que se instauró en 1982 a raíz de varios movimientos de mujeres pacifistas que protestaban contra la carrera armamentística, en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y La Unión Soviética, y también contra las armas nucleares.

Uno de los países que más ha sufrido en las últimas décadas las consecuencias de un conflicto armado interno es Colombia, pues está inmerso en él desde los años 60 y aún hoy, casi cuatro años después de que se firmaran los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), las muertes y la violencia continúa muy vigente, especialmente en ciertas regiones y para ciertos grupos sociales como las personas afrodescendientes, sobre todos las mujeres, las poblaciones indígenas o los líderes sociales. Un país que, todavía hoy, cuenta con, al menos 100.000 personas desaparecidas y en el que se siguen produciendo todo tipo de ataques y violaciones de los derechos humanos a diario.

Para acercarnos a la realidad de esta situación hemos hablado con la responsable de Género y Derechos Humanos de la ONG Movimiento Por la Paz (MPDL) en Colombia, Julia Cogollo. Ella nos relata cómo desde su organización llevan años documentando y denunciando casos de violencia sexual durante el conflicto armado y destaca algunos hitos conseguidos como el hecho de que el primer acto de reconocimiento de la Comisión de la Verdad fuera destinado, precisamente, a las mujeres víctimas de violencia sexual. No en vano, y como indica la propia Comisión, “Son 25.000 víctimas de violencias sexuales identificadas entre 1985 y 2016 en el conflicto armado colombiano, el 91% son mujeres”.

Acompañamiento a mujeres víctimas de violencia sexual en el contexto del conflicto armado

Julia Cogollo nos explica que en MPDL siempre han implementado una transversalidad de género en sus proyectos, pero fue a partir de 2011 cuando empezaron a llevar a cabo un acompañamiento más directo a mujeres víctimas de violencia sexual en el contexto del conflicto armado. Así fue como empezaron a documentar casos de mujeres, en Montes de María (en el norte del país) que estaban siendo violadas después de la desmovilización del paramilitarismo por una banda criminal que se hacía llamar La Ley del Monte: “Iban violando en las fincas que se resistían al despojo de tierras”, denuncia Cogollo.

«Muchas mujeres estaban siendo violadas después de la desmovilización, iban violando en las fincas que se resistían al despojo de tierras». Julia Cogollo: responsable de Género y Derechos Humanos de MPDL Colombia»

Ella recuerda que empezaron un arduo y peligroso trabajo de búsqueda de las víctimas, documentación de sus casos y posterior denuncia. Fueron, literalmente, de finca en finca buscándolas y en poco tiempo documentaron unos 50 casos a las cuales también brindaron derecho de protección, salud psicosocial y justicia. Cogollo explica que en unos meses se capturó a una parte importante de la banda y destaca que “es uno de los pocos casos similares en Colombia en que la justicia ha logrado actuar y ser efectiva”.

De hecho ya hay varios condenados a penas de entre 30 a 35 años de cárcel: “Esto aquí es todo un hito, aquí esto no suele pasar porque la impunidad es terrible”, lamenta y añade que uno de los aspectos que más se suele resaltar respecto a la violencia sexual es que “no se hace justicia”. Es más, comenta que los diferentes grupos armados no admiten el delito de violencia sexual como parte de su estrategia de guerra: “No lo aceptan como parte de sus directrices, por tanto no se asume su responsabilidad, se han dado casos de pedir un perdón simbólico, por el hecho de que soldados suyos sean los culpables, es decir, como una especie de culpa por omisión, pero no una responsabilidad conjunta”.

No obstante, Cogollo matiza que es muy importante que estas mujeres sí sean consideradas como víctimas dentro de un conflicto armado y que se les reconozcan sus derechos como víctimas dentro de este contexto.

Reconocimiento por parte de la Comisión de la Verdad

Este trabajo de documentación, acompañamiento y denuncia de mujeres víctimas de violencia sexual se fue ampliando por diferentes zonas del país y todavía continua vigente, de hecho, Cogollo asevera que “es uno de nuestros temas centrales en la actualidad”. Estas investigaciones se llevaron a cabo, precisamente, cuando se estaban llevando a cabo las conversaciones que derivaron en los Acuerdos de Paz de la Habana. Cogollo explica que se propusieron que el primer acto de reconocimiento de la Comisión de la Verdad fuera para las mujeres víctimas de violencia sexual y, finalmente, lo consiguieron el año pasado.

El trabajo de documentación de este tipo de casos se fue ampliando a otras zonas como Tumaco, en el sur del país, donde documentaron más de 100 casos. “Había mujeres que nos decían, necesito que me ayude con otro tema, desapareció mi hijo o me mataron a mi hijo hace unos días… la cantidad de violencia que todavía existe allí te coloca en un escenario distinto”, confiesa Cogollo, pues las desapariciones, violaciones y asesinatos todavía son algo permanente.

«Documentar allí es  muy complicado, mucha gente temía que no volviéramos con vida. De hecho, decidimos centrarnos en la autoprotección de esas mujeres»

“Documentar allí es muy complicado, mucha gente temía que no volviéramos con vida. De hecho, decidimos centrarnos en la autoprotección de esas mujeres. Tratamos de capacitar a lideresas para que aprendan a documentar este tipo de casos, para que no queden en el olvido ni se pierda la memoria, es muy importante que todo esto quede registrado”, relata.

Reconciliación y diálogo con los responsables

Otra línea de actuación de MPDL Colombia en relación a la situación de las mujeres y el desarme es avanzar en la reconciliación e incluso en el diálogo con los responsables. Julia Cogollo explica que ya ha habido comandantes y paramilitares que han tenido cierta apertura, nunca reconociendo como grupo o como estrategia lo que hacían, sino como algo que llevaban a cabo parte de sus hombres y que, por tanto, también formaba parte de su responsabilidad. “Estamos promoviendo esos diálogos, una de las metas es poder hablar de violencias sexuales y diálogos con los responsables en un acto que estamos preparando para noviembre”, adelanta.

Día Nacional por la Dignidad de Víctimas de Violencia Sexual

En Colombia, cada 25 de mayo, desde 2014, se conmemora el Día Nacional por la Dignidad de Víctimas de Violencia Sexual. Julia Cogollo indica que, debido a la crisis del Covid-19 no podrán conmemorarlo como suelen hacer otros años, pero explica que Movimiento por la Paz junto a la Comisión de la Verdad, llevarán a cabo un conversatorio online el próximo 29 de mayo a través de Facebook y contarán también con el apoyo de cantantes colombianos para hacer más extensivo su mensaje.

El Decreto 1480 que concreta esta iniciativa se aprobó a raíz de la lucha de la periodista Jineth Bedoya, quien un 25 de mayo del año 2000 fue secuestrada a las puertas de la cárcel La Modelo de Bogotá y torturada y violada por sus captores, tres paramilitares del Bloque Centauros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a los cuales investigaba para un reportaje para el periódico El Espectador. En la actualidad Bedoya es subdirectora del diario El Tiempo y en este 2020 ha recibido el Premio Mundial de Libertad de Prensa Unesco-Guillermo Cano.

El impacto para las nuevas generaciones

Julia Cogollo confiesa que muchas de las mujeres que han documentado a lo largo de estos años nunca habían hablado a pesar de sufrir todo tipo de daños irreparables en su cuerpo frutos de los abusos sexuales, de abortos mal practicados… esto, agrega, “lleva también a todo tipo de daños psicosociales. Son mujeres que han crecido con odio y así han criado a sus hijos, que se convierten luego en caldo de cultivo para todo tipo de grupos armados”. Por ello añade que “son fundamentales los ejercicios de reconciliación comunitaria. Que la sociedad colombiana y el estado pidan perdón a las mujeres por no protegerlas”. Es así como se avanzará en que “las mujeres se recuperen y se den espacios de diálogo y reconciliación”. Además, hay que tener en cuenta que también hay muchas mujeres que han pertenecido a los diferentes bandos en conflicto y que, a su vez, han sido violadas no solo por sus enemigos sino incluso por sus propios compañeros. “Tienen esa doble condición y necesitan también reconciliarse entre ellas”, matiza Cogollo.

Otro objetivo es “sensibilizar a la sociedad para que todo esto no se repita”. Por ello llevan a cabo no solo este trabajo de documentación, denuncia y también reconciliación y diálogo, sino otro más creativo o artístico en el que se usan imágenes, fotografías, relatos… para concienciar a la población.

El confinamiento agrava la sensación de peligro

Por otra parte, la crisis ocasionada por el Covid-19 y las medidas de confinamiento han incrementado no solo los casos violencia de género y abusos sexuales entre personas del propio entorno, sino también la sensación de miedo: “Muchas mujeres están amenazadas y nos dicen que ahora, que sus perseguidores saben que están muchos más tiempo en casa, temen que aprovechen para atacarlas, por lo que necesitan más apoyo y atención que nunca”.

Y, a este respecto, hace otra apreciación importante: “En Colombia la violencia sexual hacia la mujer ha estado muy centrada en las afrodescendientes. Es necesario abordar el racismo y la discriminación que todavía existe, erradicar los estereotipos de hipersexualidad hacia ellas y prevenir la violencia que se ejerce”.

Más cargos para mujeres con sensibilidad

Otro de los objetivos dentro de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme es conseguir que cada vez accedan a más cargos de responsabilidad de todo tipo. Sobre este respecto, Julia Cogollo muestra su respaldo y el de MPDL, pero hace una matización importante: “No solo hay que lograr que las mujeres lleguen a cargos de responsabilidad, sino que sean mujeres con cierta sensibilidad y formación”. Y pone como ejemplo que en Colombia cuentan con una vicepresidenta del Gobierno, pero su programa no está centrado en luchar contra la discriminación de las mujeres o prevenir conflictos. “Lo que queremos es que en esos lugares de toma de decisión, de gran incidencia, estén mujeres con esa sensibilidad, que puedan tener esa posibilidad de llegar a las sociedad y que hoy no lo tenemos”, destaca.

«No solo hay que lograr que las mujeres lleguen a cargos de responsabilidad, sino que sean mujeres con cierta sensibilidad y formación»

Por otra parte, asegura que “otra forma de lograr que haya menos mujeres en riesgo por estos conflictos armados y más constructoras de paz es sanando a las que han sido víctimas de esos conflictos. No solo en temas psicosiciales, de salud, acceso a la justicia y reparación integral, sino con el diálogo con los responsables y la convivencia. Las acciones tendrían que ir desde el orden de toma de decisiones hasta el social”.

#DíaInternacionaldelasMujeresporlaPazyelDesarme.

Ir a Arriba