La rectora de la UV entrega el premio Manuel Castillo a Alberto Pla por “Atu, el rostro de un pueblo olvidado”

2021-11-15T18:26:19+01:00noviembre 15th, 2021|

La ceremonia de la XI Edición de los Premios Manuel Castillo ha tenido lugar este lunes en el rectorado de la Universitat de València.

El documental «Atu. El rostro de un pueblo olvidado» se puede ver ya online en el canal de Youtube de MOSSolidaria.

El rectorado de la Universitat de València ha acogido este lunes, día 15 de noviembre, la entrega de la XI edición de los Premios Manuel Castillo. Una edición en la que el galardón al mejor reportaje periodístico emitido ha sido para Alberto Pla, director de la película documental “Atu. El rostro de un pueblo olvidado”, que rodó en los campamentos de refugiados de Tindurf, en Argelia, para la ONG MOSsolidaria. Un documental que ahonda en la problemática del pueblo saharaui, una antigua colonia española que lleva 40 años reclamando un territorio que todavía pertenece a Marruecos y, mientras tanto, sigue viviendo dividida entre territorio marroquí y los campos de refugiados de Argelia.

Estos Premios Manuel Castillo pretenden estimular la investigación académica y periodística en el ámbito de la cooperación y el desarrollo humano. Tienen la finalidad de potenciar e incentivar que los resultados de la investigación, y la orientación de su plasmación escrita o audiovisual, tengan relación directa con la cooperación al desarrollo, todo aportante conocimientos, revelando capacidades o denunciando agresiones a los derechos humanos y a este desarrollo humano y sostenible.

El Sahara occidental, la provincia 53 olvidada

Los galardones de todos los premiados - Fotografía: Tania Fraile

Los galardones de todos los premiados – Fotografía: Tania Fraile

En el acto de entrega, Alberto Pla ha destacado que esta “provincia 53” sigue siendo “la puerta de atrás de occidente ante la ineficiencia de las Naciones Unidas” y, mientras tanto “la muerte les llega allí en tumbas de tierras prestadas” de este pueblo saharaui que es “el reflejo de la resistencia y se muestra incombustible ante la adversidad”. Y, “por ellos, y por ellas, en nombre de la dignidad hicimos este trabajo para la ONG MOSSolidaria”, sentenciaba.

Alberto Pla durante el discurso tras la entrega del Premio Maunel Castillo. Fotografía - Tania Fraile

Alberto Pla durante el discurso tras la entrega del Premio Maunel Castillo. Fotografía – Tania Fraile

También intervino en el acto la concejala de Cooperación del Ayuntamiento de Valencia, Maite Ibáñez. Ella señalaba que “la actual crisis tiene un impacto en el ámbito de la cooperación muy significativo. La incidencia que tiene en las comunidades de los países del sur donde muchas organizaciones valencianas ejercitan proyectos de cooperación y acción humanitaria, es mu relevante”. En esta línea, “los premios Manuel Castillo llevan a cabo “una labor fundamental para visibilizarlos, la puesta en valor de trabajados destacados, potencia la defensa de los mismos, nos permiten conocer aspectos de esos proyectos que de otra manera permanecerían invisibles”, resaltaba.

Ella ponía en valor la relevancia, más aún en estos tiempos, de reforzar la acogida y la solidaridad. En este sentido, cabe resaltar que, precisamente, Manuel Castillo y su familia fueron también refugiados, en esta caso durante la Guerra Civil cuando tuvieron que irse, como tantos otros españoles, a México. Y no podemos olvidar que ahora son otras personas las que sufren en campos de refugiados, como el propio pueblo saharaui, protagonista de “Atu. El rostro de un pueblo olvidado”.

La rectora destaca el apoyo a los más vulnerables

El momento de la entrega del premio a Alberto Pla por parte de la rectora de la UV, Mavi Mestre. Foto: Tania Fraile.

La rectora de la UV, Mavi Mestre cerraba el acto y ponía en valor que “es de agradecer el apoyo de los órganos de gobierno para reconocer a los premiados y premiadas de este acto que tiene tanto contenido vinculado a la solidaridad de los pueblos, a la cooperación y al apoyo a los pueblos más vulnerables”.

Ella resaltaba que este “es uno de los premios más importantes de España en el ámbito de la cooperación y esta condición me hace sentir un inmenso orgullo por el papel que la Universitat de València lleva a cabo y por la suerte que tenemos de este vínculo entre la familia Castillo y la Universidad que ha cumplido ya 30 años”.

Y continuaba indicando que “todavía hay pueblos y colectivos muy vulnerables, con falta de derechos y de recursos. Cuando hablamos de cooperación hablamos de cambiar el mundo y mejorar las sociedades, pero a veces es más importante cambiar esas partes del mundo que no nos son cercanas, que son invisibilizadas y que solo ocupan portadas cuando ocurre una desgracia”. Para acabar dando la enhorabuena a todos los premiados por ser “los mejores representantes de una figura que significa tanto para la cooperación internacional, para la paz y para la Universitat de València y la educación como es Manuel Castillo”.

Atu. Online desde este lunes en el canal de Youtube de MOSSolidaria

Mari Olcina habla con Alberto Pla en Ruzafa Studio.

Coincidiendo con esta entrega de los premios Manuel Castillo, el documental «Atu. El rostro del pueblo olvidado», se puede ver online desde este lunes, día 15 de noviembre, en el canal de Youtube de MOSSolidaria. Un estreno online que viene acompañado, además, de un video de presentación con varios protagonistas.

 

Premiados en la XI Edición Manuel Castillo

Categoría A. Monografía universitaria de investigación publicada, dotado con un  diploma y un premio de 3.000 euros (sujeto a las retenciones y las normativas fiscales  pertinentes), se otorga a: Mónica Palerm Martínez, Clara Ruiz Navarro y José Miguel Soriano del Castillo por la  monografía titulada “Acción Humanitaria Universitaria”.

Categoría B. Trabajo Fin de Máster y Tesis Doctoral, dotado con un diploma y un premio  de 400 euros (sujeto a las retenciones y las normativas fiscales pertinentes), se otorga
a:  Ignacio Martínez Martínez, por la Tesis Doctoral: “La cooperación internacional ante un  contexto global de cambios profundos: una mirada al caso vasco”.

Categoría C Reportatge periodístic emès, dotado con un diploma y un premio de 1800  euros (sujeto a les retenciones y les normativas fiscales pertinente), se otorga a:  Alberto Pla Monfort, por “Atu: El rostro de un pueblo olvidado”.

Categoría D Iniciatives “Lluís Vives” de cooperació al desenvolupament de la Universitat de València, dotado con diploma, galardón y un ejemplar de la obra Tratado  de Socorro de los Pobres de Luis Vives, se otorgan en las siguientes categorías:

· Premio Manuel Castillo a iniciativa “Luis Vives” de cooperació al  desenvolupament de Personal d’Administració i Serveis de la Universitat de  València. Concepción Mariblanca Marí.
· Premio Manuel Castillo a iniciativa “Luis Vives” de cooperació al  desenvolupament de Estudiants de la Universitat de València. Tamara Mroue Cuenca.
· Premio Manuel Castillo a iniciativa “Luis Vives” de cooperació al  desenvolupament de centre, institut, servei o càrrec institucional de la Universitat de València Centre, Institut, Servei, Càrrec Institucional.  Equipo PDI de ApS multidisciplinar de la Facultat de Farmacia.

 

 

 

Estreno mundial del documental «Quiero ser como Genet»

2021-04-08T11:54:53+02:00abril 8th, 2021|

El 12 de marzo de 2020, justo dos días antes de que se decretara el confinamiento domiciliario en España, regresamos de Etiopía donde habíamos ido a grabar un documental para la ONG MOSSolidaria y para la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol en Muketuri. Un viaje que afrontamos con gran ilusión sin saber que, después de él, el mundo cambiaría tanto. Allí nos encontramos con mujeres fuertes y resilientes, con personas que, a pesar de las muchas adversidades que sufren día a día, logran salir adelante y  mantener la ilusión, la esperanza, la pasión y la alegría de vivir. Siempre con esa sonrisa etíope que nos cautivó y de la que ya hablamos entonces en nuestra web.

Etiopía fue algo así como nuestra «pérdida de la inocencia» y, aunque no lo sabíamos entonces, en aquel vuelo de regreso a Europa dejábamos atrás un tiempo en el que el contacto humano, cercano, estrecho, tan propio de África y de sus culturas, pasaría a formar parte del pasado para dar paso a otro marcado por las mascarillas, los saludos desde la distancia, o con los codos, y los besos al aire.

«Quiero ser como Genet» una historia de superación con las mujeres etíopes como protagonistas

En pleno confinamiento, desde nuestras respectivas casas, empezamos el proceso de postproducción y montaje de un documental en el que las mujeres son las grandes protagonistas. «Quiero ser como Genet» se centra en la historia de superación ante la adversidad de esta joven etíope, pero también en los relatos de otras que, como ella, han logrado aprovechar las escasas oportunidades que la vida les ofrecía.

Mujeres que, con su fortaleza y tesón, así como con otros apoyos, entre ellos el que proporciona la educación y una alimentación adecuada, consiguen progresar y luchar por sus sueños, por los de sus seres queridos y por los de su país, como así dan testimonio también en el documental la presidenta de MOSSolidaria, Mari Olcina, y la responsable de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol en Muketuri, Lourdes Larruy.

Lourdes Larruy abraza a Genet, la protagonista del documental que rodamos en Etiopía para la Misión San Pablo Apóstol y MOSSolidaria. Fotografía: Alberto Pla

Ahora, un año después, estrenamos de forma oficial el documental en un acto, con aforo limitado y previa reserva de asistencia, que tendrá lugar el próximo 15 de abril, a las 18 horas, en Ruzafa Studio. Un estreno mundial que también podrá seguirse de manera online por streaming. Además, la película documental permanecerá, a partir de entonces, en abierto por Youtube para que todas las personas que lo deseen puedan verla, compartirla y comentarla.

El equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, os animamos, por tanto, a acompañarnos en este gran estreno ya sea de forma presencial u online y os damos las gracias por vuestro apoyo.

 

 

 

Alberto Pla recibe el premio Manuel Castillo de la UV por «Atu. El rostro de un pueblo olvidado»

2021-02-07T21:22:08+01:00febrero 4th, 2021|

El mes de febrero arranca con grandes motivos para la celebración para la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social. De este modo, a la confirmación del estreno mundial de nuestra película documental «El jardín de las rosas» en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Valencia, el próximo día 11, tenemos que añadir una gran noticia que hemos conocido hoy mismo con gran alegría y emoción. No es para menos, porque el jurado del Premio Manuel Castillo 2020, otorgado por la Universitat de Valencia, ha concedido a Alberto Pla el premio Manuel Castillo en la modalidad de Reportaje periodístico emitido, por nuestra película documental «Atu. El rostro de un pueblo olvidado», elaborada para la ONGD MOSSolidaria. Cabe destacar que este es, actualmente, uno de los reconocimientos más relevantes en materia de cooperación y periodismo de toda España.

El jurado del Premio Manuel Castillo 2020.

La noticia nos ha pillado, además, en medio del rodaje de otro proyecto muy emotivo e ilusionante, del que no podemos dar, de momento, más detalles, y también cuando estábamos organizando el estreno de otra película documental que, posiblemente, tendrá lugar en marzo.

El director de nuestra Agencia, Alberto Pla, se mostraba muy emocionado tras conocer la noticia: «El hecho de que una institución como la Universidad de Valencia reconozca tu trabajo es una satisfacción enorme. Me acuerdo de todo el equipo que lucha en esta agencia para visibilizar la falta de derechos humanos y acompañar a tantas organizaciones sociales. Va dedicado a Marco, que fue el operador de cámara en el Sahara, Yolanda González, que lo fue en España y a todo nuestro maravilloso equipo con el que compartimos proyectos».

Detalle del cartel de la película documental «Atu. El rostro de un pueblo olvidado».

«Por supuesto, agradezco también la confianza de la ONGD MOSSolidaria y de Mari Olcina, que confió en nuestra agencia para ir al Sahara a rodar y poder redescubrir de cerca y ayudar a visibilizar la causa saharaui. No podemos olvidar que allí hay un pueblo vecino que lleva más de cuatro décadas olvidados en el desierto y que, a pesar de que Naciones Unidas resolvió su derecho a la autodeterminación, lejos queda de cumplirse ese derecho. Hay que seguir apoyando a este pueblo para que finalmente puedan ser dueños de su destino». Porque, como decía la propia Atu en el documental «es el Sahara Occidental y es nuestro, de nadie más«.

«No podemos olvidar que allí hay un pueblo vecino que lleva más de cuatro décadas olvidados en el desierto… Este premio nos anima a luchar y está dedicado, especialmente, al pueblo saharaui»

Por su parte, la directora de MOSSolidaria, Mari Olcina indicaba que «estoy muy contenta con el premio. La verdad es que ha sido una noticia muy grata. Este premio que la Universidad de Valencia concede a Alberto Pla, como director del documental, tras tantas trabas que se nos pusieron para que lo pudiéramos realizar es un reconocimiento también al pueblo saharaui. Especialmente, a los niños y niñas de los campamentos de refugiados saharauis. Más de la mitad, de las 200.000 personas que viven en los campamentos son niños y niñas, que han nacido allí y que no conocen otra cosa nada más que aquello».

Maro Toledo, cámara y sonidita en el centro logístico del Programa Mundial de Alimentos

Marco Toledo, cámara y sonidista, en el centro logístico del Programa Mundial de Alimentos, en el Sahara Occidental.

«Por eso, añade Olcina, el programa Vacaciones en Paz» es tan importante. Pero si alguien se merece este premio, si alguien se merece este reconocimiento, esa necesidad de que esos niños salgan de ahí, de la diáspora, y vuelvan otra vez a su tierra, son los niños sarahauis. Les tengo gran cariño y creo que no se merecen esa forma de vida. Y España lo más que hace es mandarle unas cuantas lentejas cada año y ya está. Se olvidaron de ellos totalmente cuando, en su tierra que es muy rica, está la potencia que lo ocupa, Marruecos, expoliando los recursos inmensos que tiene el Sahara Occidental. Estos niños tienen derecho a su tierra, a vivir en libertad, a tener ese pan de cada día que se ganarán sus padres y eso es lo que hay que resaltar. MOSSolidaria lucha y luchará siempre por los niños y las niñas, estén donde estén».

Segundo premio Manuel Castillo para un proyecto de Alberto Pla

Este es el segundo proyecto elaborado por Alberto Pla que consigue el Premio Manuel Castillo de la UV. El primero otorgado a la ONG CESAL y este, directamente, a Alberto Pla. La exposición «Somos Salvador«, creada para la ONG CESAL lo recibió en 2018. Una exposición que fue la mayor obra de prevención de la violencia en El Salvador expuesta en España y que ha estado de gira desde entonces hasta su última exhibición, a finales de diciembre, en Ruzafa Studio.

Alberto Pla conversa con la secretaria autonómica Cooperación y Calidad Democrática, María Belén Cardona, la directora general de Cooperación, Xelo Angulo y la vicerrectora de Responsabilidad Social y Cooperación de la UPV, Rosa Puchades durante la presentación de la exposición Somos Salvador en la Universidad Politécnica de valencia. Foto: Juanjo Martín

Los Premios Manuel Castillo pretenden estimular la investigación académica y periodística en el ámbito de la cooperación y el desarrollo humano. También reconocer y difundir los resultados de más interés para la sociedad española, y especialmente la valenciana, sobre la cooperación internacional, la paz y su contribución al desarrollo humano y sostenible de los pueblos en el mundo.

El galardón honra a Don Manuel Castillo (1869), licenciado en Filosofía y Letras, filántropo y colaborador como periodista en el diario Levante-EMV. Castillo desarrolló numerosas actividades sociales, entre las que destacó su trabajo en la Junta de Protección de Menores, el Reformatorio de Jóvenes de Godella o la Asociación Valenciana de Caridad. Al finalizar la guerra viajó a México donde desarrolló un importante trabajo con la comunidad de exiliados republicanos. Murió en 1964 a la edad de 94 años.

Otros galardonados con el Premio Manuel Castillo 2020

Monografía universitaria de investigación publicada se otorga a:
Mónica Palerm Martínez, Clara Ruiz Navarro y José Miguel Soriano del Castillo por la monografía titulada “Acción Humanitaria Universitaria”.

Trabajo Fin de Máster y Tesis Doctoral. Se otorga a:
Ignacio Martínez Martínez, por la Tesis Doctoral: “La cooperación internacional ante un contexto global de cambios profundos: una mirada al caso vasco”.

Iniciatives “Lluís Vives” de cooperació al desenvolupament de la Universitat de València. Se otorgan en las siguientes categorías:
Premi Manuel Castillo a iniciativa “Luis Vives” de cooperació al desenvolupament de Personal d’Administració i Serveis de la Universitat de València. A Concepción Mariblanca Marí

Premi Manuel Castillo a iniciativa “Luis Vives” de cooperació al desenvolupament de Estudiants de la Universitat de València. A Tamara Mroue Cuenca

Premi Manuel Castillo a iniciativa “Luis Vives” de cooperació al desenvolupament de centre, institut, servei o càrrec institucional de la Universitat de València Centre, Institut, Servei, Càrrec Institucional. Al equipo PDI de ApS multidisciplinar de la Facultat de Farmacia.

 

 

 

 

El hambre que no vemos en occidente

2020-10-16T09:39:20+02:00octubre 16th, 2020|

Por: Mari Olcina

El 16 de octubre es el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1973 por Naciones Unidas, finalidad, concienciar a las gentes del problema alimentario mundial y promover la solidaridad en la lucha contra el HAMBRE.

Hasta la llegada del Covid-19 en marzo del 2020, la población española generalmente, no se preocupaba demasiado de lo que es ir a dormir sin haber probado bocado en todo el día. La cuestión de pasar hambre quedaba más hacia abajo, por el África subsahariana, allí se concentraba la mayor parte de personas que no lograban obtener ni 2 € al día para alimentar a sus familias.

El 16 de octubre es el día mundial de la alimentación, proclamado en 1973 por Naciones Unidas, finalidad, concienciar a las gentes del problema alimentario mundial y promover la solidaridad en la lucha contra el HAMBRE.

Las colas en los bancos de alimentos como el de MOSSolidaria en Cullera son cada vez más numerosas. Foto: Mari Olcina

Pues bien, la pandemia nos ha mostrado la parte más vulnerable de occidente que, aun estando los supermercados llenos de alimentos, miles de personas no pueden comer ni una sola vez al día, no tienen acceso a alimentarse, ni mucho menos, procurarse una alimentación suficiente, variada y equilibrada.

El pasado 12 de marzo, justo dos días antes de que empezar el confinamiento en España, un equipo de la agencia Alberto Pla. Proyectos de Comunicación Social y un equipo de MOSSolidaria ONGD, volvíamos de rodar un documental en Etiopía. Uno de esos países, donde el último informe de la ONU lo cataloga como estado de inseguridad alimentaria, según el “Informe Mundial Sobre Crisis Alimentarias 2019” que elaboran conjuntamente la UE, la FAO, y el recientemente ganador del premio Nobel de la Paz; el Programa Mundial de Alimentos.

Mari Olcina en la comunidad de Gimbichu, Etiopía, en el programa de desnutridos que desarrolla con la Comunidad Misionera Juan Pablo Apóstol – MCSPA. Fotografía: Alberto Pla.

Las peores crisis alimentarias se viven en Yemen, República Democrática del Congo, Afganistán, Siria, Sudán, Sudán del Sur, norte de Nigeria y Etiopía. 820 millones de personas pasan hambre en el mundo en pleno siglo XXI.

El Covid-19 nos devuelve a la realidad del hambre en occidente

El Covid-19 nos devuelve a la realidad del hambre que se padece en occidente, que va unido a la pobreza extrema, a la más grave vulnerabilidad del ser humano, a los miles de niños y niñas que durante el confinamiento no podían comer ni un plato de caliente al día, porque ya no iban al comedor del colegio y eso es lo que nos debe preocupar y sensibilizar, sin prejuzgar.

El 16 de octubre es el día mundial de la alimentación, proclamado en 1973 por Naciones Unidas, finalidad, concienciar a las gentes del problema alimentario mundial y promover la solidaridad en la lucha contra el HAMBRE.

Personas haciendo cola ante el banco de alimentos de MOSSolidaria en Cullera. Foto: Mari Olcina

En España existen 9.950.000 personas en riesgo de pobreza, de las cuales se estima que 1.500.000 necesitan ayuda para alimentarse a consecuencia de esta crisis económica que sufrimos.

«Para paliar en lo posible esa hambre seca, sorda y casi invisible, las ONGs, asociaciones y personas solidarias nos pusimos en marcha, conociendo los estragos que el hambre produce, especialmente en los más vulnerables como son los niños y niñas».

La dura realidad del confinamiento y la vulnerabilidad de las familias en riesgo de exclusión social y de pobreza extrema nos ha llevado a contemplar la cara del hambre a nuestro alrededor, algunos y algunas de nuestras vecinas no podían acudir a su trabajo precario y mucho menos salir a comprar alimentos al supermercado, la mayoría de estas familias son las que más niños y niñas tienen y muchas de ellas son familias monoparentales, otras han venido a España buscado una vida mejor, más trabajo, más libertad, más vida en una palabra, pero la economía se ha parado en seco y ya no hay trabajo ni medio de vida digno para ganarse el pan de cada día.

El 16 de octubre es el día mundial de la alimentación, proclamado en 1973 por Naciones Unidas, finalidad, concienciar a las gentes del problema alimentario mundial y promover la solidaridad en la lucha contra el HAMBRE.

 

Plan estratégico de MOSSolidaria ONGD contra el hambre

MOSSolidaria ONGD, sita en Cullera, el mismo día 13 de marzo desarrolló un plan estratégico para atender nutricionalmente a los y las niñas de dichas familias durante el confinamiento, se repartieron más de 2000 menús solidarios y a continuación pusimos en marcha el banco de alimentos, donde hasta hoy, Día Mundial de la Alimentación, venimos  atendido a más de 60 unidades familiares y el número de  familias crece cada semana, donde hemos atendido a 1060 personas con la entrega de más de 7000Kg de alimentos procedentes de donaciones de entidades como: asociaciones falleras, supermercado Consum, almacén de frutas Eco Ribera, verduras Matevi, Aguilar, NAYDA ,  Banco de Alimentos Valencia, panadería Mar y Mar, socios y simpatizantes de MOSSolidaria ONGD y nuestro más sincero agradecimiento al equipo de voluntarias y voluntarios.

El 16 de octubre es el día mundial de la alimentación, proclamado en 1973 por Naciones Unidas, finalidad, concienciar a las gentes del problema alimentario mundial y promover la solidaridad en la lucha contra el HAMBRE.

Algunas personas en el interior del banco de alimentos de MOSSolidaria en Cullera. Foto: Mari Olcina

Las familias que acuden a los bancos de alimentos, como el de MOSSolidaria ONGD en Cullera, tienen muy bajos ingresos o cero ingresos, son ante todo personas como los demás y se sienten frustrados y frustradas por no poder ser autosuficientes, el encuentro también ayuda a que expresen sus sentimientos, algunas situaciones son tremendamente extremas, familias numerosas con niños y niñas pequeños, indigentes,  personas inmigrantes que se encuentran indocumentados y sin poder trabajar y que no disponen de recurso alguno por lo que sienten vergüenza. Pensemos por un momento, ¿cómo nos sentiríamos si estuviéramos en su lugar?, ¿si no tuviéramos nada en el frigorífico, ni un euro en la cartera?

Ponernos en el lugar del otro en tiempos difíciles

Ponernos en el lugar del otro nos ayuda a comprender la difícil situación que están viviendo y que no saben cuando va a terminar, nos ayuda a comprender esa lágrima que resbala por alguna mejilla al recibir unos cuantos alimentos, ese agradecimiento silencioso con el alma rota y la mirada fija, buscando la esperanza de un mundo mejor.

El 16 de octubre es el día mundial de la alimentación, proclamado en 1973 por Naciones Unidas, finalidad, concienciar a las gentes del problema alimentario mundial y promover la solidaridad en la lucha contra el HAMBRE.

Hoy es el día Mundial de la Alimentación y gracias a las ONGs, Bancos de Alimentos, Asociaciones de Vecinos, Comisiones Falleras, Socios, Simpatizantes, Donaciones, Voluntarias y Voluntarios, miles de personas podrán alimentarse, al menos con una comida al día, lo mismo se repite en todo el mundo, las llamadas “Colas del Hambre” las encontramos por toda Europa, ahora sabemos que, un día podemos encontrarnos en su misma situación, que el futuro no nos esta asegurado nadie y que las ONGs y la solidaridad estarán ahí, para darnos su apoyo incondicional.

En nombre de las familias asistidas gracias a todas las personas solidarias que alargáis la mesa y compartís vuestro pan.

Mari Olcina:

Graduada en Nutrición Humana y Dietética

Máster en DDHH, Paz y Desarrollo Sostenible

Máster en Ética y Democracia

Doctoranda en Medicina, Salud pública, Higiene y Sanidad Ambiental

Presidenta y fundadora MOSSolidaria ONGD

Colaboradora-voluntaria MCSPA

El 16 de octubre es el día mundial de la alimentación, proclamado en 1973 por Naciones Unidas, finalidad, concienciar a las gentes del problema alimentario mundial y promover la solidaridad en la lucha contra el HAMBRE.

Mari Olcina entrega alimentos a una persona en Cullera.

La valentía de ser enfermera en el año 2020 (y siempre)

2020-10-31T12:25:44+01:00octubre 9th, 2020|

Por: María Palau. Fotografías: María Palau y Alberto Pla

2020. El año en el que una pandemia nos paralizó y derribó el mundo que conocíamos. El año de la covid-19. 2020. El año en el que una explosión en el puerto de Beirut arrasó la capital libanesa, dejando más de 200 muertes, casi 7.000 heridos y numerosos desaparecidos. 2020. El año en el que un incendio devastó el campo de refugiados de Moria, sesgando los sueños de miles de personas que esperaban cruzar las puertas de occidente. 2020. Y también el año en que profesiones como la enfermería han evidenciado ser indispensables en todo momento y en cualquier lugar del mundo, especialmente, en aquellos más desfavorecidos.

La OMS declaró por primera vez este 2020 como el año oficial para el reconocimiento de la labor que realizan enfermeras y enfermeros de todo el mundo, coincidiendo con los dos siglos del nacimiento de Florence Nightingale (1820-1910). Considerada como una de las pioneras de la enfermería profesional moderna, fue creadora del primer modelo conceptual de enfermería, trabajó por convertir a la enfermería en una profesión respetable y viajó a la guerra de Crimea para poner en práctica sus conocimientos y ayudar a salvar vidas.

Banksy, el cotizado artista que nunca ha desvelado quién es, donó su última obra a un hospital inglés y en ella aparece una enfermera, manejada por un niño, como una superheroína.

Banksy, el cotizado artista que nunca ha desvelado quién es, donó su última obra a un hospital inglés y en ella aparece una enfermera, manejada por un niño, como una superheroína.

Una conferencia para poner en valor el trabajo de la enfermería

Para poner en valor el trabajo pasado y presente en el campo de la enfermería y recordar a los políticos y la sociedad la urgencia de fortalecer y blindar el sistema sanitario, se celebró la conferencia «Enfermería y catástrofes naturales. ¿Cómo ayudar?» enmarcada en el ciclo Actualidad organizado por el Museu de les Ciències.

Esta pandemia es “nuestra oportunidad de demostrarle al mundo lo que somos capaces de hacer en este tipo de situaciones”, comenzaba su intervención la ponente principal Mª José Rodríguez Navarro, supervisora enfermera de quirófano del Hospital Universitario La Fe. Presentada por Ana Arbona, supervisora de quirófanos del IVO y cooperante de la ONG Surg for all, advirtió que en 2030 se estima una falta de 6 millones de profesionales sanitarios en el mundo distribuidos de manera muy desigual.

Presentada por Ana Arbona, supervisora de quirófanos del IVO y cooperante de la ONG Surg for all

La conferencia ««Enfermería y catástrofes naturales. ¿Cómo ayudar?» estuvo presentada por Ana Arbona, supervisora de quirófanos del IVO y cooperante de la ONG Surg for all.

El año internacional de la enfermería coincide con el fin de la campaña Nursing now (2018-2020). El proyecto, que nace en 2016 a partir de la presentación en el Parlamento británico del informe Triple impact of nursing, fija tres objetivos sostenibles derivados del incremento en las inversiones en personal sanitario: mejorar la salud, promover la igualdad de género y fortalecer la economía.

Ébola, Sierra Leona (2015)

Mª José Rodríguez es también cooperante en la ONGD Intervención, Ayuda y Emergencia (IAE), dedicada principalmente a la localización y el rescate de víctimas en desastres con perros entrenados. Asimismo, también trabajan para ofrecer una asistencia sanitaria en países que carecen de ella, ayuda humanitaria y cooperación al desarrollo.

Como enfermera de IAE, Rodríguez viajó en 2015 a Lunsar (Sierra Leona) para poner en marcha el hospital San Juan de Dios. En el contexto de la epidemia de ébola que asolaba al país, el hospital más grande había sido cerrado como consecuencia de la muerte de un gran número de sanitarios, entre los que se encontraba su director.

Los voluntarios de IAE reabrieron el centro sanitario clausurado y centraron su actuación en tres aspectos: la atención en consultas externas a pacientes con enfermedades diferentes al ébola, el seguimiento de las familias en cuarentena de las aldeas cercanas y la protección. Esta última, centrada en equipos médicos especializados y en la realización de triajes, fue fundamental para contener el virus.

La supervisora de quirófano del IVO cuenta las dificultades de muchas personas para pagar un tratamiento médico, “o incluso una simple radiografía”. Como cooperantes, “debemos ser conscientes de esta situación”. Recuerda, además, como muchos niños enfermos “llegaban ya muy pasados”. “Las mujeres en Sierra Leona tienen cuatro o cinco hijos de media, y no podían dejar de cuidar al resto para traer al niño enfermo al hospital”, lamenta.

Terremoto de Haití (2010-2011)

Poco más de 40 horas después del terremoto de Haití de 2010, los voluntarios de IAE ya habían aterrizado en el país y habían desplegado su equipo de localización y rescate. “A mí la vocación no me la va a quitar nadie, si suena el teléfono por un terremoto yo volveré a ir”, sentencia la enfermera al rememorar la que, para ella, fuera la experiencia de cooperación más impactante hasta la fecha.

«A mí la vocación no me la va a quitar nadie, si suena el teléfono por un terremoto yo volveré a ir». María José Rodríguez, enfermera y cooperante de IAE.

En marzo de 2010, algunos miembros del equipo regresaron al país para realizar una segunda intervención. Esta vez centrada en el reparto de alimentos y agua potable para las personas que se encontraban en unos campamentos provisionales, que a día de hoy todavía no han desaparecido.

Dos niños juegan con un surtidor de agua en Haití. Fotografía: Alberto Pla

Dos niños juegan con un surtidor de agua en Haití. Fotografía: Alberto Pla

Para Mª José Rodríguez, la estancia entre junio y julio fue “la más complicada con diferencia”. Encargados entonces de proporcionar atención sanitaria a las personas que malvivían en los campos temporales, construyeron un “consultorio médico que se volaba con el viento”. Durante mes y medio, intentaron introducir medicamentos en el país. Aunque finalmente lo consiguieron, “la burocracia y la proliferación del mercado negro” dificultaron la operación.

En septiembre del año siguiente, realizaron la que sería su cuarta intervención en Haití: la construcción de un orfanato para acoger a menores que habían quedado huérfanos tras el terremoto. Un total de 38 niños y niñas recibían como mínimo una comida al día, optaban a atención psicológica y eran apartados de la posibilidad de convertirse en esclavos o víctimas de abusos sexuales.

Una situación devastadora en Haití que la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social documentó con el proyecto El Corazón de Haití. Entre finales del mes de septiembre y noviembre de 2013, Alberto Pla documentó la labor que realiza la organización TECHO en Haití, que involucra alrededor de 200 voluntarios repartidos en varios proyectos educativos, sanitarios y agrícolas, entre otros. Un trabajo que posteriormente se mostró a la sociedad española con una emotiva exposición que recorrió varias ciudades de España.  E incluso llegó a exhibirse en Londres.

Fístula obstétrica, Liberia (2013-2019)

En colaboración con Mujeres por África, Mª José Rodríguez formó parte del proyecto Stop fístula como miembro de IAE. Así, colaboró en la formación de matronas y parteras en Monrovia (Liberia), y asistió el parto de múltiples jóvenes menores de 20 años, madres primerizas en su mayoría, expuestas al riesgo de sufrir una fístula obstétrica.

Dicha fístula obstétrica aparece como consecuencia de los partos detenidos y obstruidos que carecen de cualquier tipo de atención médica. Otra causa habitual son las agresiones sexuales. Rodríguez se refirió a las mujeres que padecen esta dolencia como “las verdaderas supervivientes”, pues, en algunos casos, “la madre podía pasarse hasta tres días dando a luz y era muy probable que muriera durante el parto”.

Entre 2 y 3,5 millones de mujeres conviven con una fístula obstétrica, según datos de las Naciones Unidas. Cada año se registran alrededor de 50.000 a 100.000 nuevos casos. La mayoría de estos en países africanos, donde a la enfermedad se le suma un componente de rechazo y repudio.

Documentales de nuestra agencia relacionados con la enfermería

En la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social llevamos 10 años documentando todo tipo de realidades y problemáticas en diversos países del mundo. A lo largo de nuestra trayectoria hemos producido varios documentales y trabajdos audiovisuales donde las enfermeras tenían un papel determinante y clave para mejorar la vida no solo de personas afectadas por diferentes enfermedades, sino también de la población en general.

Entre ellos se encuentra, por ejemplo, la película documental «142 pulsaciones» producido para la Asociación CONI y cuya protagonista es Kimberly, una joven guatemalteca que logró estudiar enfermería gracias a su esfuerzo y determinación, así como al apoyo de CONI. Esta película documental, de 30 minutos de duración, ya se puede visualizar completo en Youtube.

Asha. Historias de lepra y esperanza. Una película documental con las enfermeras indias como protagonistas

Otro proyecto apasionante es el que llevamos a cabo con la Fundación Fontilles en India en 2019 con la grabación y posterior emisión y difusión de la película documental «Asha. Historias de lepra y esperanza». Un trabajo que pone en valor la lucha contra el estigma, la pobreza y la enfermedad de las personas y especialmente las mujeres que sufren lepra. En la cinta, las enfermeras, conocidas allí como «ashas» tienen un papel muy importante, como lo tienen en esas comunidades, sobre todo las más rurales, donde muchas otras personas, sencillamente, no llegan.

Este documental se estrenó el pasado 29 de enero en Ruzafa Studio y se ha exhibido ya en diferentes lugares. Actualmente se encuentra ahora en el círculo de festivales, donde ya ha recibido tres nominaciones, entre ellas una internacional en México, por lo que todavía no se puede ver de forma online. Os dejamos el tráiler.

 

Próximamente, el estreno de nuestro documental en Etiopía

Por otra parte, en marzo de este año, justo unos días antes de que se declarara el estado de alarma en España y se desatara la pandemia de Covid-19 en todo el mundo, un equipo de la Agencia Alberto-Pla, conformado por Alberto Pla, Yolanda Rodríguez y Gerard Sánchez se desplazaron a Etiopía, junto a la ONG MOSSOlidaria de Mari Olcina para visibilizar la necesaria labor que lleva a cabo esta y también la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol (MCSPA) tanto para promover la educación y la sustentabilidad de muchos niños y niñas y de sus familias, como para luchar por contribuir a la mejoría de su alimentación y de su desarrollo con la construcción de pozos de agua en pequeñas aldeas aisladas. Un documental que está previsto que vea la luz a finales de diciembre de este año.

Mari Olcina, directora de la ONGD MOSSolidaria pesa a un bebé en la comunidad de Gimbichu, Etiopía. Fotografía: Alberto Pla.

 

Por una vuelta al cole equitativa y con justicia social

2020-09-03T11:17:59+02:00septiembre 3rd, 2020|

Por: Gerard Sánchez. Fotos: Alberto Pla

Llega septiembre y con él la vuelta al cole en muchos países como España y gran parte de Europa. Un regreso que, como casi todo en este 2020, viene marcado por el Covid-19 y por sus consecuencias. Muchos de nosotros seguramente recordamos, con más o menos detalle, esas vueltas al cole con sus emociones, alegrías y llantos, pero es muy probable que no logremos contextualizarlas en un año concreto. No obstante, la de este 2020 será muy recordarda y comentada por toda una generación de niños y niñas, pero también de adolescentes, de padres-madres y profesores que afrontan este regreso con todo tipo de dudas, preocupaciones y ansiedades.

Un momento del rodaje del documental que rodamos en Etiopía en marzo para la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol y MOSSolidaria. Foto: Alberto Pla

Como suele ocurrir en muchas facetas de la vida, este regreso a las aulas no será igual para todo el mundo. No lo está siendo en cada uno de los países de nuestro planeta, pero tampoco lo es dentro de un mismo país como España o en el seno de una misma ciudad o barrio. Una vuelta que resulta especialmente complicada para aquellas familias con menos recursos que ven como al gasto habitual de la escolarización hay que sumar otros como la adaptación a las nuevas tecnologías o las consecuencias económicas que para una familia puede acarrear el hecho de que alguno de sus progenitores deba quedarse en casa para cuidar a un hijo enfermo o en confinamiento temporal. Sin olvidar los temores y las consecuencias que pueden tener las infecciones por Covid-19 en niños y adultos.

Unos problemas que se vuelven todavía mayores en países de América, África o Asia donde las carencias educativas y de vida son aún mayores y en los cuales la necesidad de la cooperación internacional y la solidaridad es más importante que nunca. Especialmente preocupante, y como alertan desde organizaciones como Acnur, es esa vuelta al cole marcada por el Covid-19 en realidades tan complicadas ya de por sí como son los campos de refugiados.

La escuela refugio de Entreculturas

Otra organización que trabaja por la educación de las personas refugiadas es Entreculturas. Ellos cuentan con la página web «escuela refugio» desde la que luchan para garantizar la escolarización y los recursos para miles de niños y niñas refugiados en diversos países del mundo. «El cierre de las escuelas provocado por la Covid-19 ha dejado a estos menores sin su refugio, su espacio de protección y aprendizaje, su espacio para ser niños. Sin ella vuelven a estar más expuestos a situaciones de violencia, abuso y explotación y a tener más dificultades para poder comer o acceder a agua potable», indican. Por ello, desde desde Entreculturas, junto a otras organizaciones socias, trabajan «para que la escuela les siga protegiendo. Para que, aunque estén cerradas, siga acompañándolos en sus casas a través de la educación a distancia, el reparto de alimentos y la protección frente a la violencia.»

Niños y niñas se columpian en la escuela de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri, Etiopía. Foto: Alberto Pla

Acnur publica un informe por la educación de las personas refugiadas

En un informe publicado este jueves, día 3 de septiembre, bajo el título “Uniendo fuerzas por la educación de las personas refugiadas”, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, predice que, a menos que la comunidad internacional tome medidas inmediatas y ambiciosas para contrarrestar los efectos catastróficos de la COVID-19 en la educación de las personas refugiadas, el potencial de millones de jóvenes refugiados que viven en algunas de las comunidades más vulnerables del mundo se verá aún más amenazado. Los datos ofrecidos en el informe se basan en las estadísticas en bruto sobre la escolarización del año escolar 2019.

Desde Acnur alertan de que «antes de la pandemia, un niño refugiado tenía el doble de probabilidades de no asistir a la escuela que un niño no refugiado». Y aseveran que esta situación sin duda va a empeorar: «muchos niños y niñas refugiados probablemente no tendrán la oportunidad de retomar sus estudios por el cierre de escuelas, las graves dificultades para pagar las tasas de matriculación, uniformes o libros, la falta de acceso a tecnologías o porque se ven obligados a trabajar para ayudar a sus familias

«La mitad de los niños refugiados del mundo no estaban escolarizados previamente a esta situación. Después de todo lo que han soportado, no podemos robarles su futuro negándoles hoy una educación«. Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados

La mitad de los niños refugiados del mundo no estaban escolarizados previamente a esta situación”, ha declarado Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. “Después de todo lo que han soportado, no podemos robarles su futuro negándoles hoy una educación. A pesar de los enormes desafíos que plantea la pandemia, si se ofrece un mayor respaldo internacional a las personas refugiadas y a sus comunidades de acogida, podremos desarrollar más medios innovadores para proteger los avances fundamentales en la educación de los refugiados obtenidos durante los últimos años”.

Unas niñas juegan en la escuela de CIVES en asentamiento de Al Farah 4 – Alberto Pla

Los datos del informe de 2019 se basan en las estadísticas de doce países que acogen a más de la mitad de los niños y niñas refugiados en el mundo. Aunque la tasa bruta de matriculación en enseñanza primaria es del 77%, solo el 31% de los jóvenes está matriculado en secundaria. A nivel de educación superior, solo el 3% de los jóvenes refugiados han podido matricularse.

En unas contundentes palabras finales al informe, el futbolista y Embajador de la Fundación Vodafone y de ACNUR para el Programa Escolar de Red Instantánea, Mohamed Salah, declaró: “Garantizar una educación de calidad hoy significa menos pobreza y sufrimiento mañana

Unicef lanza la guía «Covid-19. Proteger la salud en las aulas»

Otra organización que vela por la salud y la protección de la infancia es El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef. Ellos han lanzado la guía «Covid-19. Proteger la salud en las aulas«. En el se indica que «La educación no puede parar durante una emergencia, ya que es una parte esencial de la recuperación en una crisis: aporta normalidad, un sentido de la rutina, conocimientos y habilidades necesarias para el desarrollo, protección en casos de especial vulnerabilidad social y económica y sirve de puente para salvar las distintas brechas sociales, económicas y educativas a las que se enfrenta parte de la población. Cuanto antes se reestablezca la actividad cotidiana de escuelas y centros de enseñanza, antes se podrán curar las heridas dejadas por esta crisis.»

Por otra parte, alertan de que «al menos una tercera parte de los niños en edad escolar de todo el mundo no tuvo acceso a la educación a distancia durante el cierre de las escuelas debido a la COVID-19».

Alejandro Sebastián reunido con la Directora de programas en Guatemala y el profesor de la escuela de Cobán. Fotografía: Alberto Pla

Desde Unicef han lanzado la campaña Reimaginar, dirigida a impedir que la pandemia de COVID-19 termine convirtiéndose en una crisis prolongada para los niños, sobre todo los más pobres y vulnerables. UNICEF insta a realizar inversiones urgentes para cerrar la brecha digital, facilitar la educación a distancia para cada niño y, lo más importante, priorizar la reapertura de las escuelas en condiciones de seguridad.

Y también han trabajado en el «Marco para la reapertura de las escuelas«, preparado por la UNESCO, UNICEF, el Banco Mundial y el Programa Mundial de Alimentos.

 

Cepal y la UNESCO publican «La educación en tiempos de la pandemia de COVID-19»

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha planteado que, incluso antes de enfrentar la pandemia, la situación social en la región se estaba deteriorando, debido al aumento de los índices de pobreza y de pobreza extrema, la persistencia de las desigualdades y un creciente descontento social. En este contexto, alerta de que «la crisis tendrá importantes efectos negativos en los distintos sectores sociales, incluidos particularmente la salud y la educación, así como en el empleo y la evolución de la pobreza».

Por su parte, la UNESCO ha identificado grandes brechas en los resultados educativos, que se relacionan con una desigual distribución de los docentes, en general, y de los docentes mejor calificados, en particular, en desmedro de países y regiones con menores ingresos y de zonas rurales, las que suelen concentrar además a población indígena y migrante.

Por todo ello, han publicado de forma conjunta el documento La educación en tiempos de la pandemia de COVID-19. El objetivo de este documento es visibilizar la diversidad de consecuencias que estas medidas tendrán sobre las comunidades educativas a corto y mediano plazo, así como plantear las principales recomendaciones para sobrellevar el impacto de la mejor manera posible, proyectando oportunidades para el aprendizaje y la innovación en la educación posterior a la pandemia.

Rozalén durante su visita a Guatemala para apoyar el proyecto «la luz de las niñas» de Entreculturas.

La OMS dice que mascarillas sí, pero no para menores de cinco años

Otra gran duda para las familias y también para los responsables educativos en el inicio del curso escolar es cómo aplicar en los niños las medidas de seguridad como las mascarillas, la distancia social, el contacto físico… A día de hoy, no existen directrices claras u homogéneas, al menos a nivel mundial, sobre estas cuestiones. De hecho, en cada país e incluso en cada región se va proceder de un modo diferente. Aún así, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) sí que han lanzado ciertas recomendaciones. Una de ellas indica que las mascarillas son útiles en los colegios, pero no las recomiendan para menores de cinco años.

Sobre qué tipo de mascarillas utilizar por los niños, desde la OMS indican que «los niños que, en general, gozan de buena salud pueden ponerse mascarillas higiénicas o de tela. Así se consigue controlar el origen, es decir, se evita transmitir el virus a otras personas si el niño está infectado y no es consciente de que lo está». Por otra parte, matizan que «los niños con problemas de salud subyacentes como fibrosis quística, cáncer o inmunodepresión deben, en consulta con sus proveedores de servicios médicos, llevar mascarillas médicas o quirúrgicas.»

Un grupo de voluntarios costarricenses de la Fundación SOLCA visitan el barrio Sinaí en San José, Costa Rica, antes de la pandemia – Fotografía: Alberto Pla

Ayuda en acción pide colaboración para lograr una vuelta al cole equitativa

«Una vuelta al cole diferente», así se llama la campaña de recaudación de fondos que ha lanzado Ayuda en Acción para tratar de conseguir que este regreso a las aulas sea lo más equitativo posible en España y en otros lugares del mundo. Ellos indican que «miles de familias en España no tienen recursos suficientes para comprar todo lo que necesitarán sus hijos e hijas para la vuelta al cole».  Por ello, y a través del programa Aquí también, Ayuda en Acción proporciona becas de material escolar a familias en situación de pobreza p»ara que la única diferencia que haya entre un niño o una niña con y sin recursos sean sus ganas de aprender.»

Las esenciales becas comedor de Educo

Uno de los mayores gastos en cada curso escolar es el comedor infantil. Dependiendo de colegios este puede llegar a superar los 100 euros mensuales. Una situación que resulta muy complicada de afrontar para muchas familias, más aún en una situación como la actual. ONG como Educo, mantuvieron sus becas comedor durante el confinamiento y también en en verano. Ahora, con la vuelta al cole, piden más colaboraciones y donaciones para que estas becas lleguen al mayor número de familias. Ellos alertan de que en España «284.000 niños y niñas no pueden comer carne, pollo o pescado cada 2 días».

Unos niños en un comedor. Fotografía: EDUCO

 

 

 

 

 

 

 

Abuelas y abuelos: Un amor que jamás se arruga

2020-07-26T17:47:05+02:00julio 26th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Estaban ahí mucho antes que nosotros, vivieron la Guerra Civil Española, la II Guerra Mundial, la dura y famélica postguerra, los oscuros años del franquismo, se emocionaron con la Transición e hicieron cola para votar en las primeras elecciones democráticas. Son nuestras abuelas y abuelos, esas personas que, siempre, siempre, han estado ahí para cuidarnos, para darnos valiosos consejos de vida que no siempre hemos aceptado, reconozcámoslo, como merecían.

Más común es, en cambio, dejarlos viviendo en residencias, lejos de los suyos, del mundo en el que han crecido, porque, sencillamente, nuestras «atareadas y complicadas vidas» no nos permiten cuidar de ellos, o al menos eso creemos. Son ellas y ellos los que más han sufrido los efectos del Covid-19 y no solo porque han padecido la mayor parte de las bajas, sino porque se han visto alejados de aquello que más quieren, de sus nietas y nietos, de esas personitas que las hacen ser precisamente eso; abuelas y abuelos, seres cuyo amor nunca se arruga.

El hastag #DíaDeLosAbuelos, trending Topic en Twitter

Nuestras abuelas y abuelos puede que ni siquiera sepan que hoy, como cada 26 de julio, son tendencia en redes sociales como Twitter, con  el hastag #DíaDeLosAbuelos. Pero lo son, precisamente, porque sus nietos y nietas exigen que se les ponga en el lugar que merecen, que se les trate con respeto y empatía, que se les escuche y se atiendan sus necesidades. Así que, si puedes, díselo, diles que hoy es su día, diles que les quieres y que quieres estar con ellos muchos años más. Diles que se cuiden y cuídales como ellos lo han hecho siempre.

Ellas y ellos, con sus pensiones ínfimas —recortadas unas veces y congeladas otras— sustentaron a muchas familias durante los peores años de la crisis económica desatada a partir de 2007 y es muy probable que ahora, cuando se acaben las ayudas oficiales, cuando la pandemia médica deje lugar a una económica más que previsible, sean, de nuevo, los que estén ahí para ofrecer sus humildes ingresos, pero también, y sobre todo, para dar cariño, comprensión y valiosos consejos a los que quieran escucharlos. Abuelas y abuelos como Mari Olcina, que, además de brindar siempre todo su cariño y apoyo a sus nietas, saca tiempo para dirigir una ONG como MOSSolidaria y ayudar a muchas otras personas tanto en España como en otros lugares como el Sáhara Occidental o Etiopía.

Nuestro homenaje va para todas esas abuelos y abuelas que se han ido durante esta pandemia, pero también para los que siguen con nosotros y, especialmente, para los que han sido abuelos, precisamente, durante este tiempo, pues han tenido que sufrir algo tan duro como es no poder abrazar a sus queridos nietos al poco tiempo de nacer. Han tenido que mantenerse al margen, muy a su pesar y han sustituido sus caricias y besos por frías videollamadas a través de esos teléfonos móviles a los que ahora, más que nunca, se han tenido que adaptar.

 

Paco Roca (izquierda) junto al consejero de Transportes de Madrid, Ángel Garrido, durante la inauguración de su mural en el metro de Plaza de Castilla. Foto: Metro Madrid

El homenaje de Paco Roca a los abuelos y abuelas en el Metro de Madrid

Los homenajes en este Día de los Abuelos tan especial y emotivo no se han dejado sentir tan solo en las redes sociales. El prestigioso dibujante e ilustrador valenciano, Paco Roca (premio nacional del cómic en 2008) inauguró el pasado viernes, día 24 de julio, un emotivo mural en su honor en los pasillos de la estación de Metro de Madrid de Plaza de Castilla. Un mural que se quedará ahí de forma pemamente para recordar la importancia de nuestras abuelos y abuelas y para homenajearles por todo lo que hacen por nosotros y por todo lo que están sufriendo desde que se desató la pandemía del Covid-19.

Precisamente, uno no de los cómics más reconocidos de Paco Roca, «Arrugas», está dedicado a las personas mayores y a una de las enfermedades que más sufren, el Alzheimer. Un cómic que Ignacio Ferreras convirtió en película en 2011 y que ganó el Goya a la mejor película de animación y al mejor guion adaptado.

Paco Roca, además, se implica en causas sociales siempre que puede. Una de ellas fue su participación en el cómic «Puro Perú» para la ONG CESAL, el cual fue presentado oficialmente el pasado mes de diciembre en el paraninfo de la Nau de la Universitat de València.

También cabe destacar el Doodle que Google a creado para conmemorar este Día de los Abuelos 2020 y en el que, de paso, se homenajea también a la naturaleza, tan necesaria y esencial para nuestras vidas.

El Doodle de Google por el Día de los Abuelos 2020.

Nuestro homenaje a las entidades que apoyan a nuestras abuelos y abuelas

Hoy, en el #DíaDeLosAbuelos también queremos rendir homenaje a todas esas entidades, ONG, instituciones públicas y privadas y, en definitivas, a todas esas personas voluntarias, donantes… que han estado y siguen estando al lado de nuestra personas mayores, de nuestros abuelos y abuelas. Personas que, en pleno confinamiento, dedicaban parte de su tiempo para llamar a ver cómo se encontraban, para brindarles una esencial compañía, como hacían desde la ONG Amics de la Gent Major, pero también para brindarles atención psicológica, como han estado haciendo desde Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras o para garantizar que seguían tomando sus medicinas, como Farmamundi. Personas que les ayudaban a hacer la compra, que tocaban a sus timbres para ver si necesitaban algo.

Cómo no, también rendimos homenaje a todas esas trabajadoras y trabajadores de centros de salud, hospitales y tambien de residencias como la de la Fundación Fontilles en la Vall de Laguar que, cada día, casi sin descanso, y con todos los temores y también con todas las precauciones posibles, les atendían y les atienden y tratan de que sus males, sean los que sean, les resulten lo más llevaderos posibles. Sanitarios como el doctor César Carballo o la doctora Begoña Pla a los que hemos entrevistado durante esta pandemia y nos han mostrado una visión, desde dentro, de cómo se han vivido estos momentos tan duros.

El doctor César Carballo en el hospital Ramón y Cajal. Fotografía de íñigo Sola para Agencia Alberto Pla

En este Día de los Abuelos, no nos olvidemos de ellas y ellos. Más allá de ofrecerles regalos, el mejor que podemos hacerle es, más bien, un presente. Es decir, estar ahí, a su lado, demostrarles que nos importan, que queremos que sigan con nosotros el máximo tiempo posible y que apreciamos mucho todo aquello que aún les queda por enseñarnos.

#DíaDeLosAbuelos

 

 

 

El olvido: La pandemia más recurrente en África y cómo combatirla

2020-05-25T17:50:03+02:00mayo 25th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías: Alberto Pla

África, nuestro continente más cercano y, a la vez, el más desconocido. El “sur”, la puerta de atrás para las grandes potencias occidentales, el continente de la pobreza, el hambre, las dictaduras, pero también de los grandes mamíferos salvajes, de las tribus, los desiertos y las sabanas, de la solidaridad y la entereza ante la adversidad. Resulta casi imposible hablar de África sin que nuestra mente se llene de todo tipo de estereotipos positivos y negativos. Pero este vasto territorio es mucho más que todo eso. Hoy, cuando se conmemora el Día de África y también el inicio de la Semana de África, queremos darle voz a algunas de esas personas que llevan años cambiando su propia percepción, y la de muchos otros, sobre este continente y así lo vamos a hacer con este reportaje y con otros que iremos publicando a lo largo de estos días. Mujeres y hombres que centran gran parte de sus esfuerzos y de sus proyectos de vida en transformar todo tipo de realidades, pero también en cambiar el modo en que se piensa, se siente y se visualiza África y sus múltiples realidades cotidianas.

CESÁfrica, un primer aniversario marcado por el Covid-19

Precisamente, para cambiar la imagen que se tiene de África y también de las personas que viven o que llegan desde este continente nació hace ahora una año la Coordinadora de Entidades de Solidaridad con África – CESÁfrica. Su principal meta, como nos indica una de sus integrantes, la escritora y activista de origen guineano, Ángela Nzambi, es “contribuir con la búsqueda de soluciones a las dificultades con las que se encuentran las personas migrantes de origen africano en la Comunidad Valenciana en particular, y en España en general, con el fin de que éstas logren su plena inclusión”.

CESÁfrica tenía previsto celebrar su primer aniversario, el cual iba a servir también como su presentación ante la sociedad valenciana en estas fechas, pero la crisis del Covid-19 lo ha hecho imposible. No obstante, y en el marco de su estrategia de promoción de la interculturalidad, a lo largo de la semana van a ofrecer, a través de su página de Facebook, reseñas de personajes ilustres de origen africano, así como libros, imágenes, películas, músicos-as y cantantes y también reflexiones de las propias personas integrantes de CesÁfrica, muchas de las cuales son también africanas. Como explican desde CESÁfrica: “Entendemos la cultura y el arte como espacios comunes, que favorecen el diálogo, reconocimiento, solidaridad y cooperación”.

Ángela Nzambi explica que una de las prioridades de CESÁfrica en estos momentos, especialmente a raíz del Covid-19, es atender y tratar de solucionar la situación de las personas que viven en diferentes asentamientos chabolistas en la ciudad de Valencia o en sus alrededores. Ella recuerda, además, que desde 2014 se viene conmemorando el Día de África en Valencia con diferentes actos púbicos, los cuales han servido para visualizar a las asociaciones y organizaciones africanas y a aquellas que trabajan en este continente, así como para integrar a la población africana con la valenciana, de una forma conjunta. Este año no podrá ser y por ello han propuesto una serie de actividades online como las que comentábamos anteriormente.

Angela Nzambi, a la derecha, en una reunión de CESÁfrica. Foto: CESÁfrica

CESÁfrica también trabaja en cuestiones de orientación, acompañamiento y derivación de los recursos, así como en ofrecer servicios de traducción y mediación, en promover el asociacionismo, la interculturalidad y el codesarollo y en denunciar las injusticias y violaciones de derechos humanos. Como argumenta Nzambi: “Somos una especie de correa de transmisión entre las personas migrantes africanas, las entidades sociales de todo tipo y también la administración”.

Para ella este tipo de iniciativas, así como las actividades que se suelen dar en el día de África sirven para “Dejar de ser un porcentaje, reconocer que somos un aporte cultural, aparte de nuestros aportes sociales, económicos… lo que no se suele mostrar son nuestros aspectos comunes. Estos son espacios para hacer puestas en común y darnos cuenta de que la cuestión etnica está demasiado exacerbada. Es más lo que nos une que lo que nos separa. La cuestión racial no es más que una convención de unos cuantos que fueron catalongado a la gente porque al sistema la interesan los catálogos, los límites y fronteras, no podemos evitar que somos fruto de ese sistema”.

Una de las reuniones de la Coordinadora de Entidades de Solidaridad con África (CESÁfrica) en Valencia.

Nzambi espera, además, que toda esta crisis nos sirva para “darnos cuenta de nuestra vulnerabilidad. Qué es lo prioritario y hacia dónde dirigir los recursos. Hay que reflexionar aunque no sé si el sistema va a ceder o querer reflexionar. Lo más probable es que quieran seguir con sus dinámicas de siempre”, alerta. “El Covid-19 ha destapado muchas miserias, estaban detrás de muros, murallas… No sé si tendríamos que darle las gracias por destapar muchas miserias y carencias en tantos países”. No obstante, ella avisa también de que “la concepción de la plantación, de la colonia, sigue ahí y se ve en propuestas como la de probar una vacuna contra el virus en África”.

«El Covid-19 ha destapado muchas miserias que estaban detrás de muros, murallas… la concepción de la plantación, de la colonia, sigue ahí». Angela Nzambi, integrante de CESÁfrica.

Nzambi y CESÁfrica son conscientes de que el discurso del odio, del miedo, puede proliferar en estos tiempos, pero también confían en que otras voces, como la plataforma valenciana de ONGD que ya hizo un llamamiento al respecto la semana pasada, los contrarresten. Ella pide una cooperación “que beneficia a ambas partes” para que se de “una solidaridad efectiva”. Por último, preguntada por el hipotético futuro en que fueran los europeos los que solicitaran migrar o solicitar refugio en África, ella quiere pensar que no se repetirían escenas de cierre de fronteras y levantamiento de muros: “Uno de los valores que caracterizan al continente es la solidaridad, los lazos sociales. Es más, si llegara ese momento tal vez sería una forma de demostrar que se pueden cambiar las cosas y que se pueden hacer de otra manera”, sentencia.

MOSSolidaria nos habla de la fuerza y la solidaridad africanas

Una de las personas que más se ha acercado en los últimos años al continente africano es Mari Olcina. Licenciada en nutrición, es la presidenta de la ONGD MOSSolidaria, la cual mantiene abiertos varios proyectos nutricionales en lugares como el Sahara occidental o Etiopía. Ella nos habla de esta solidaridad a la que se refería Nzambi. “A las gentes de África se las dotó de una fuerza y resistencia que ningún otro ser en la tierra posee, pero también de una bondad y sencillez que hace de la población africana el ejemplo de una sociedad evolucionada, hospitalaria y tremendamente solidaria”.
Las personas de otros continentes que llegan a África se sienten tan acogidas y seguras, que les cuesta volver a sus respectivos países, llenos de prisas y desasosiego y cuando lo hacen, se llevan un trozo de África y a sus gentes prendidas en el alma”, una reflexión de Mari Olcina que el equipo de la Agencia Alberto Pla aprendimos, junto a ella, cuando estuvimos en Etiopía, tan solo unos días antes de que se decretara el estado de alarma en España. “De la enorme fuerza que África ejerce a todo el que la visita se han escrito hermosísimos relatos, libros fantásticos y reales, películas y documentales únicos que describen emociones y sentimientos junto a la grandeza inmensa de África y sus gentes y que nos transportan al mundo ideal, en el que a todos y todas nos gustaría vivir”, reflexiona Olcina.

«Esto expresa un deseo, la posibilidad de que en un tiempo no muy lejano la magnífica África despierte y nos muestre su grandeza». Mari Olcina: Presidenta de MOSSolidaria»

Mari Olcina atiende a un niño del programa de los desnutridos en Muketuri, Etiopía. Fotografía: Alberto Pla

Finalmente, agrega que “esto no es más que una redacción, un cuento si queréis, que expresa un deseo y la posibilidad de que en un tiempo no muy lejano la magnifica África despierte y nos muestre su grandeza y magnificencia, sus gentes son fuertes, sencillas y hospitalarias, sus riquezas inmensas y su belleza profunda y emocionante hasta hacernos sentir que el origen de la vida, la razón de la existencia y la esperanza comienzan y termina en África”.

MCSPA y el agradecimiento a la vida en África

Una gran conocedora de África y especialmente de Etiopía y Kenia es Lourdes Larruy. Responsable de la Comunidad Misionera san Pablo Apóstol (MCSPA) en Muketuri (Etiopía), lleva 20 años viviendo en África y 13 en Muketuri. Aún así, asevera que a aquellos que viven en el continente y que proceden de otros lugares “no nos deja de sorprender la naturalidad de la espiritualidad de sus gentes y su gran agradecimiento a la vida. A pesar de que no podemos hablar de África como una sola identidad y cultura, creo que su profunda conexión con la naturaleza y, en muchos casos su arraigo en costumbres ancestrales no “contaminadas” por el materialismo, les caracteriza, para bien y para mal”.

Larruy destaca esa importancia de valorar las pequeñas cosas o más bien las “cosas básicas y esenciales”, de las que tanto se ha hablado con esta pandemia, pero que en África ya estaban ahí: “En constante contacto con el sufrimiento y la dureza de la vida, en constante lucha por sobrevivir, muchos africanos han conservado la capacidad de celebrar los regalos de la naturaleza: la cosecha, la lluvia.. Y, también, los momentos rituales de la vida: bodas, nacimientos, funerales…”.

Lourdes Larruy abraza a Genet, la protagonista del documental que rodamos en Etiopía para la Misión San Pablo Aposto. Fotografía: Alberto Pla

En el campo hombres y mujeres viven a merced de sus animales y cosechas, manteniendo vivas sus creencias en la protección que les ofrecen sus antepasados y también una especie de conexión con todo el género humano que les hace ser agradecidos con la vida, traiga lo que traiga consigo”, argumenta.

«Precisamente ellos, se preocupan por nosotros, ellos, que su sufrimiento permanente llega a niveles angustiantes. Pero a pesar de su situación de precariedad les duele el sufrimiento de gente lejana”. Lourdes Larruy: Responsable de MCSPA en Muketuri.

Sobre cómo están viviendo esta pandemia y este Día de África, Larruy confiesa que “en estos últimos días a todo poblado que vamos la gente se alegra de que estemos bien y nos dicen cuánto han rezado por nuestras familias y conocidos, ya que han oído cuánto está afectando la pandemia en nuestros países. Precisamente ellos, se preocupan por nosotros, ellos, que su sufrimiento permanente llega a niveles angustiantes. Pero a pesar de su situación de precariedad les duele el sufrimiento de gente lejana”.

Ella explica que “en esta época del año es cuando excavamos pozos y las familias que ahora tendrán agua cerca de su casa nos quieren agradecer con sus mejores manjares y celebramos, juntos, que, aunque continuarán cargando bidones de agua a la espalda, será unos pocos metros, no los interminables kilómetros de antes.. Sus muestras de agradecimiento a Dios siempre me impactan”. Y concluye: “Para la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol, en palabras de nuestro fundador el Padre Paco Andreo, ‘África es la niña de nuestros ojos’, y estamos agradecidos de la acogida de los africanos, y de poder, junto a ellos luchar por un mundo más justo”.

Volunteermap. El voluntariado que cambia vidas

Cada vez son más las personas que deciden llevar a cabo todo tipo de voluntariado en África y en otros lugares del mundo. En esta línea nació Volunteermap, una organización que fue fundada por la valenciana Carol Di Girolamo, la cual también es su presidenta. Ella nos relata que “África es el continente que aún vive bajo la colonización, en pleno siglo XXI siguen siendo objeto del abastecimiento de los ejes que mueven al sistema capitalista y es la cara más visible de la injusticia social en el mundo”. Ella matiza que “resumir a África en esta frase sería ignorar a lo que de verdad predomina en ella, porque en las experiencias que hemos tenido la gran suerte de vivir, hemos podido ver y saber qué es humanidad, gratitud, esencia,vida, alegría, amor”. Para Di Girolamo “África es esa mano que se extiende ante la tuya cuando llegas y te dice `eres bienvenido’, es esa cena que se comparte aunque no alcance para todos, es la sonrisa que ilumina todo, a pesar de todo”.

Desde Volunteermap quieren huir del “asistencialismo”, por ello Di Girolamo explica que “el trabajo consiste en generar un impacto real en los viajes de voluntariado, en trabajar conjuntamente para mejorar no sólo la realidad allí, sino también aquí en Europa donde hace falta tanta conciencia y donde con nuestros actos también están impactando en los países del sur”. Ella explica que es “muy importante” “abrirse a entender la vida desde otra óptica y verla bajo sus “Gafas”, sin intentar imponer nuestra visión, compartir conocimiento y fluir en el camino”.

«Debemos abrirnos a entender la vida desde otra óptica y verla bajo sus gafas, sin intentar imponer nuestra visión, compartir conocimiento y fluir en el camino”. Carol Di Girolamo: Presidenta y fundadora de Volunteermap

La presidenta de Volunteermap, Carol Di Girolamo en África. Fotografía: Volunteermap

Durante esta pandemia, en algunos lugares se han visto afectados, y lo podemos saber sobre todo por nuestros contactos locales en Uganda, Ghana y Senegal que son nuestra fuente de información más directa, en la paralización de su economía y es que en un lugar donde se vive al día, donde el mañana es un concepto que por lo general no existe en el pensamiento colectivo, porque no hay tiempo para eso. Cuando tu tiempo y energía deben invertirse en la supervivencia diaria, la perspectiva de la vida es otra. Malaria, Ébola, Sida, Cólera, son nombres de muchas de sus pandemias y esto no es nuevo para ellos, allí no pueden quedarse en casa, no tienen neveras ni ayudas, nadie les va a llevar una compra para pasar la semana”, argumenta.

Volunteermap lleva a cabo proyectos de voluntariado en varios países africanos.

Di Girolamo también destaca la solidaridad mutua y la cooperación bilateral: “Allí se ayudan entre sí porque saben que sin comunidad no hay supervivencia y es justamente este el mensaje que nace de la más cruda realidad en todo el mundo, sobreviven las especies que cooperan y no las que luchan entre sí”.

Por todo esto –concluye– queremos finalizar diciendo que cooperar es algo bilateral y sanador que impacta en África e impacta aquí, y nos ha enseñado que la humildad y la predisposición de aprender es lo que mantiene vivo el espíritu de Volunteermap”.

ONE DAY YES. Una ONG pequeña pero con una familia muy grande

Otra valenciana, la periodista Ana Mansergas es la fundadora, junto a la también periodista valenciana Begoña Machancoses, de la asociación ONE DAY YES, que nació “con el objetivo de garantizar la educación y alimentación de los niños y niñas que componen la escuela Twashukuru, en la isla de Lamu (Kenia)  para que se consolide, se haga autosuficiente y genere empleo local en la comunidad. Mansergas nos cuenta que “en la isla de Lamu, por suerte, el COVID está bastante controlado , de momento y por suerte no hay detectado ningún caso”. Aún así, explica que “Lamu vive un confinamiento parcial ya que los restaurantes y espacios públicos han cerrado o se han adaptado a la nueva situación. Además, este confinamiento se ha juntado con Ramadán, y es que durante el mes de Ramadán  Lamu  se transforma puesto que la mayor parte de su población es musulmana”.

Algunos alimentos repartidos por One Day Yes en la isla de Lamu (Kenia) durante la pandemia del Covid-19.

Este año, además, se une la ausencia de turistas que son una fuente de ingresos importante para la isla y una realidad difícil de encajar para muchas familias. La pobreza y la falta de acceso a los alimentos es una realidad más dura que nunca y que va creciendo porque hay muchas familias que se han quedado sin trabajo. La isla está paralizada”, lamenta.
Mansergas indica que “desde nuestra organización One Day Yes hemos intentado adaptarnos a la nueva realidad y, aunque por medidas de seguridad estatales la escuela Twashukuru se ha visto obligada a cerrar sus puertas, desde España hemos seguido garantizando la nutrición a los niños y niñas y sus familias”.

Por ello, agrega, “cada martes hemos realizado el reparto de lotes de comida para garantizar la seguridad alimentaria que proveemos a cada uno de los niños y niñas de Twashkuru con las aportaciones de los socios y socias y con la financiación del Ajuntament de València. Además de la nutrición hemos repartido desinfectantes, jabones y mascarillas confeccionadas por una artesana y costurera local, Mama Elizabeth, para apoyar la economía local que tanto se empieza a resentir”.

«El Covid-19 nos puede infectar a todas y todos por igual, pero no nos afecta a todas y todos por igual. Hoy más que nunca los países y personas en situación de extrema pobreza necesitan no ser abandonados ni olvidados». Ana Mansergas: Fundadora de One Day Yes

Mansergas espera “seguir en esta línea, manteniendo los puestos de trabajo del personal local con los que mantenemos a unas 15 familias  y a las familias de los 50 niños y niñas que vienen cada día a nuestro proyecto. Además de seguir con el proyecto de comedor social. Ahora, más que nunca, necesitamos la ayuda y el apoyo de nuestros socios y socias y de quienes se quieran unir y apostar y apoyar por proyectos familiares y locales. … porque no olvidemos que el COVID nos puede infectar a todas y todos por igual, pero no nos afecta a todas y todos por igual. Hoy más que nunca los países y personas en situación de extrema pobreza necesitan no ser abandonados ni olvidados y que organizaciones como la nuestra siga desarrollando el trabajo que hacemos en terreno desde hace cinco años”.

Una de las receptoras de los lotes de comida de ONE DAY YES en Lamu, junto a su hijo.

Un aplauso para las ONG. Sois imprescindibles

2020-04-07T09:59:16+02:00abril 7th, 2020|

Vivimos días extraños. Tiempos de cambiar rutinas, de reflexionar, de buscar alternativas. Hoy, cuando casi todo se para por el Covid-19, nos damos cuenta de que somos vulnerables, de que ningún muro puede salvarnos y de que solo la unión, el compromiso y la solidaridad, pueden ayudarnos. Hoy puede que nos sea más fácil ponernos en la piel de los otros, en la de aquellos que huyen de guerras o del hambre. Puede que nos aflijamos con los que sufren en hospitales o los que viven privados de libertad en campos de refugiados. Pero ya antes había muchas personas que luchaban para que abriéramos los ojos, para que no olvidáramos otras realidades, para que fuéramos empáticos, solidarios, humanos al fin y al cabo.

Ellas y ellos, desde sus organizaciones, ONG, Fundaciones… entregan sus vidas a los otros, buscan cambios reales y contribuyen a crear un mundo mejor. Por eso queremos que el aplauso sea también para vosotros, porque estamos seguros de que ahora, y siempre, sois imprescindibles. Por eso os dedicamos este vídeo y este artículo y os animamos a seguir, a no desfallecer, a continuar con vuestro trabajo, a veces invisible, pero muy necesario y que realmente cambia vidas.

En este vídeo podemos ver imágenes de proyectos que hemos llevados a cabo en diferentes países del mundo gracias a ONG y organizaciones muy diferentes. Así, encontramos a “El corazón de Haití” que se llevó a cabo con la organización TECHO, la cual está presente en 19 países de América Latina.

Entre ellos se encuentra también el proyecto “Aulas para la libertad”, rodado con la Asociación ESMABAMA y PROYDE en Mozambique.

También vemos a Trini Blanch, delegada en la Comunitat Valenciana de la Assamblea de Cooperació per la Pau (ACPP) durante la grabación de un spot en Morella para difundir su proyecto “Elles trien, nosaltres les triem a elles”, con el que mujeres del Ports y de Túnez unieron esfuerzos para crecer mutuamente.

Una competición larga como la que nos ha tocado ahora se gana partido a partido. Y así, día a día, partido a partido, logran mejorar sus vidas y salir adelante, con el deporte como bandera, las personas beneficiarias por la Fundación del Valencia CF, como pudimos ver con el proyecto audiovisual, «el partido de tu vida«, que constaba de varias cápsulas con historias de vida y superación.

Como olvidar a la Kimberly, protagonista de nuestro documental “142 Pulsaciones”, rodado en Guatemala para la Asociación Coni, presidida por Alejandro Sebastián. Un filme que muestra la importancia de la educación y cómo la solidaridad puede retroalimentarse para continuar generando oportunidades entre las persona con menos recursos.

Un sol para dominicana”, es otro de los trabajos que hemos llevado a cabo, en este caso, en la República Dominicana, gracias a la Fundación SOLCA. Pero con ellos viajamos también a Costa Rica para elaborar “Tenemos un Plan” y a Nicaragua con “Increíbles”.

En El Salvador, la ONG CESAL lleva a cabo un trabajo incansable de prevención de la Violencia, que registramos con “Somos Salvador”, una exposición que lleva varios años circulando por España y que va acompañada de varias cápsulas audiovisuales.

Las ONG contribuyen a transformar el mundo no solo en otros países y continentes, sino también en el nuestro. Lo hace, por ejemplo, la ONG Cooperación Internacional, con campañas como Breakfast for Others, pero también cuando van al Líbano y luego sensibilizan a los estudiantes valencianos sobre cómo es la educación en contextos de guerra o miseria. Y lo hace también la ONG MOSSolidaria cuando lleva a estudiantes de nutrición a los campos de refugiados del Sáhara, como se puede ver en nuestro documental “Atu. El rostro de un pueblo olvidado”.

 

Para contribuir a un mundo más justo, a veces es necesario dar un paso adelante y denunciar las injusticias, se produzcan donde se produzcan, como hizo la Coordinadora Valenciana de ONGD al personarse como acusación en el caso Blasco. Y como lo hacen cada año con la organización de las manifestaciones de “Pobresa Zero”, cuyo spot de promoción elaboramos también en 2019.

Todas las ONG son vitales y fundamentales

Desde las ONG y organizaciones más grandes y consolidadas en el mundo como Cruz Roja, hasta las más pequeñas o recientes como MOSSolidaria, todas son vitales y fundamentales siempre y más aún en estos tiempos difíciles. Hay quien recibe premios y reconocimientos por su labor, como lo hizo, en 2018, el sacerdote valenciano Vicente Berenguer, misionero en Mozambique durante 50 años, que recibió ayer el título de Hijo Adoptivo de la ciudad de Valencia. Pero el mayor premio es ser consciente de que con tu labor, con tu compromiso, con tus acciones puedes llevar la esperanza, la inspiración, el cambio, a cualquier persona, sea cual sea su situación.

Una labor social y solidaria que la Generalitat Valenciana viene financiando desde hace 30 años y que recogimos en el libro Cooperació valenciana, 30 anys transformant el món, el cual fue presentado, el pasado mes de enero, por el president de la Generalitat, Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a Alberto Pla, en la presenación del libro «Cooperació Valenciana, 30 anys transformant el món». Foto: Juanjo Martín.

Entre estas organizaciones con gran trayectoria se encuentran algunas como la ONG Movimiento por la Paz (MPDL) que trabaja desde 1983 por el pleno cumplimiento de los derechos humanos, la gobernabilidad democrática, la igualdad y la solidaridad entre las personas y los pueblos. Más tiempo todavía lleva la Fundación Vicente Ferrer en India, concretamente desde que Vicente y Ana llegaran a este país en 1969. Un país asiático en el que otra Fundación, Fontilles, se ha convertido en todo un referente de lucha contra una enfermedad tan estigmatizada como es la Lepra. Con ellos viajamos en 2019 para elaborar el documental “Asha. Historias de lepra y esperanza”, el cual se estrenó en enero de este año.

Regresamos de nuestro último viaje el 12 de marzo, justamente dos días antes de que se declarara en España el estado de alarma. Allí, en Etiopía, de la mano de MOSSolidaria, la Fundación Emalaikat y la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol, dirigida por Lourdes Larruy, trabajamos en la elaboración de nuestro próximo documental y aprendimos el valor de la educación desde la más tierna infancia. Vimos como hay sueños inimaginables que se pueden cumplir, y cómo hasta el más pequeño apoyo nutricional puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Varios niños juegan con unas ruedas en el patio de la guardería de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri (Etiopía). Foto: Alberto Pla.

Ahora, desde nuestros respectivos hogares, como tantas otras personas, seguimos trabajando, pero no podemos dejar de pensar en cómo afectará esta pandemia, con sus consecuencias sanitarias, sociales, económicas… a las personas que viven en los países más vulnerables, a aquellas que sobreviven en campos de refugiados como los del Sáhara o Palestina, pero también a las familias con pocos recursos en España. Pero si de algo estamos seguros, si algo nos reconforta, es saber que las ONG y todas aquellas personas que trabajan, colaboran y cooperan con el tercer sector, seguirán ahí, en primera línea, ofreciendo sus manos, su inteligencia, sus conocimientos y, sobre todo, sus almas, su corazón, su pasión y entrega, para conseguir que esos pequeños granos de arena se conviertan en grandes bolas portadoras de esperanza, transformadoras de vidas y hacedoras de sueños.

¿Estarás tú también ahí junto a ellas y ellos?

El agua, un bien tan esencial como desigual

2020-03-23T18:08:10+01:00marzo 23rd, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías: Alberto Pla

Te levantas por la mañana, vas al baño, tiras de la cadena y abres el grifo del lavabo para lavarte la cara, los dientes y, sobre todo ahora, en estos tiempos de Covid-19, las manos. Es algo tan cotidiano, mundano y asumido que ni siquiera lo valoramos ¿verdad? O tal vez ahora, cuando tantas restricciones, jamás pensadas, se te están poniendo en tu vida, te preguntes también qué pasaría si de ese grifo, de esa cadena, no saliera agua. Una circunstancia que hoy, en pleno siglo XXI, siguen viviendo muchas familias no solo en lugares remotos y fundamentalmente agrícolas y ganaderos, como pudimos comprobar en nuestro reciente viaje a Etiopía, sino también en Europa y en España.

Una niña se refresca en el tejado de la comunidad de Raeev Nagar en el estado de Gurgaon, India. Fotografía: Alberto Pla

Este pasado domingo, como cada 22 de marzo, se conmemoraba el Día Mundial del Agua. Una efémeride que instauró la ONU en 1993 para recordar la relevancia de este líquido esencial. Pero, como también lamenta esta organización, se estima que todavía hay, al menos 200 millones de personas sin acceso al agua potable en su vida cotidiana. Precisamente, la campaña de este año de la ONU en relación a este día, reinventada por la marcha de los acontecimientos generados por el coronavirus, incidía en unirse a la campaña #ManosLimpias (#SafeHands en inglés). Es decir, a lavarse las manos con regularidad. Aunque, lamentablemente, para mucha gente todavía lo más acuciante es la necesidad de #agualimpia.

Una niña se baña en el mar Egeo junto al campamento de refugiados de Karatepe en Lesbos. Fotografía: Alberto Pla

Nosotros, la verdad, regresamos a España el pasado 12 de marzo totalmente concienciados con la importancia de lavarnos las manos regularmente, allí, en Etiopía, Mari Olcina, presidenta de la ong MOSSolidaria, y su marido Víctor Pareja, iban siempre con el jabón de mano consigo y nos animaron a hacer lo mismo. Lo aprendimos también de los rituales de higiene que la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol inculcaba en los niños y niñas de tres a seis años de su guardería ubicada en Muketuri.

Deribe, líder comunitaria de Gimbichu saca agua de un pozo construido por la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol. Fotografía: Alberto Pla

Pero en Etiopía nos concienciamos de la importancia y el carácter esencial del agua cuando conocimos de primera mano cómo la construcción y mantenimiento de los pozos, que llevan a cabo la comunidad misionera y la Fundación Emalaikat, consiguen cambiar la vida de las familias campesinas. Con ello no solo logran producir alimentos en la época seca, la cual en este árido y caluroso país africano dura hasta nueve meses, sino que consiguen sacar adelante a sus familias, mejoran sus aspectos nutricionales y hasta logran unos ingresos extra al vender los excedentes en los mercados locales.

Unas niñas se lavan las manos en una escuela de Bangalore donde la ONGD Fontilles previene enfermedades infecciosas. Fotografía: Alberto Pla

La henna es una pintura característica de India que puede aplicarse también en las palmas de las manos. Fotografía: Alberto Pla

El tener acceso al agua potable, no en los hogares, ojo, sino, en tu poblado o cerca de él, cambia la vida de toda la comunidad, especialmente de las niñas y mujeres. Las primeras, pueden estudiar más al no tener que caminar, cada día, largas distancias en busca de agua. Las segundas, pueden dedicarse a otras tareas más productivas. El agua es esencial para sus necesidades básicas, así como para sus cultivos y para su ganado.

Un niño se refresca en la comunidad de Gariche Prince, en Haití. Fotografía: Alberto Pla

El agua, ese bien esencial que en Europa compramos en jarras o botellas de plástico, las cuales, paradójicamente, son uno de los principales elementos causantes de contaminación en el mundo, ese líquido transparente que dejamos perderse por nuestros lavabos y duchas sin darle mayor importancia, es, en cambio, auténtico oro en muchos lugares del mundo. El Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 6 es Agua y saneamiento para todos antes de 2030. A estas alturas, nadie sabe si se logrará conseguir, pero si cada vez que abrimos nuestros grifos, si cada vez que paseamos por nuestros ríos y mares, si cada vez que compramos una botella de agua pensamos en la relevancia que tiene este oro líquido no solo para nuestra supervivencia, sino para la de nuestro planeta, tal vez gran parte del camino ya estará hecho. Luego, faltará transmitir esa concienciación a las nuevas generaciones, exigir medidas de protección a los estamentos públicos y privados y, cómo no, apoyar iniciativas de construcción de pozos, de saneamiento y de educación como las que llevan a cabo en Etiopía entidades como la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol y la Fundación Emalaikat.

El agua es, hoy por hoy, un bien tan esencial como desigual, un recurso natural fundamental para la vida que, sin embargo, no escapa a las especulaciones ni a los intereses económicos y políticos. Un tesoro que no solo hay que valorar, sino también cuidar, proteger y exigir como el derecho fundamental que es.

Ir a Arriba