Cooperación pide el reintegro de 650.000 euros recuperados del caso Blasco para destinarlos a la ayuda internacional para el desarrollo

2021-02-17T17:47:05+01:00febrero 17th, 2021|

Los fondos provienen de dos fincas del término de Alzira que Rafael Blasco entregó al juzgado «para abonar parte de la responsabilidad civil por el saqueo del presupuesto de cooperación», explica Rosa Pérez Garijo.

La Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática ha solicitado a la Dirección General de Relaciones con Les Corts el ingreso de los 649.611 euros que la Generalitat ha recuperado del caso Blasco.

Manifestación frente al Ciutat de la Justicia en Valencia por el «Caso Blasco». Fotografía: CVONGD

El dinero proviene de la subasta de dos fincas que el exconseller de Solidaridad poseía en el término municipal de Alzira «y que entregó al juzgado para resarcir una parte de la responsabilidad civil derivada del saqueo de los fondos del departamento que dirigió entre 2007 y 2011», ha explicado la consellera de Cooperación, Rosa Pérez Garijo.

Un «caso Blasco» del que hablamos en enero del año pasado cuando editamos para la Generalitat Valenciana el libro «Cooperació valenciana. 30 anys transformant el món«, el que se hablaba de las luces, y también de las sombras, de la cooperación valenciana en estas tres décadas. Y una petición de devolución del dinero, precisamente, para cooperación, que ya ha solicitado en diversas ocasiones la Coordinadora Valenciana de ONG, que es acusación particular en estos juicios.

La Conselleria basa su solicitud en lo previsto por la Ley 18/2017, de 14 de diciembre, de la Generalitat, de Cooperación y Desarrollo Sostenible, cuyo artículo 18 establece que los recursos destinados a la cooperación internacional para el desarrollo podrán aumentarse con los ingresos obtenidos de la recuperación de activos, según sentencias judiciales firmes, ordenando el reintegro de fondos públicos indebidamente dispuestos.

La norma también prevé que estos ingresos generarán crédito en el presupuesto de la Conselleria competente en materia de cooperación internacional para el desarrollo.

«Los fondos públicos vuelvan donde tienen que estar»

Rosa Pérez Garijo ha asegurado que la petición servirá para que los fondos públicos «vuelvan donde tienen que estar, que es en esta Conselleria, de donde fueron expoliados».

Rafael Blasco acude a uno de los juicios del «Caso Cooperación» o «Caso Blasco». Fotografía: CVONGD

Pérez Garijo ha confirmado que el dinero «se dedicará a lo que se debería haber dedicado en su momento, que es a políticas de cooperación; a políticas destinadas a las personas más vulnerables».

De hecho, esto es lo que prevé también la Ley 4/2020, de 30 de diciembre, de Presupuestos de la Generalitat para el ejercicio 2021, que ordena que el reintegro de fondos públicos indebidamente dispuestos quedarán afectos al presupuesto de la Conselleria competente en materia de cooperación al desarrollo, y serán destinados al cumplimiento de fines propios vinculados directamente a la cooperación internacional para el desarrollo.

Próximas subastas de inmuebles en España y en Miami

En este sentido, el director general de Relaciones con las Cortes, Antonio Torres, ha recordado que «el Consell se comprometió a ingresar todos los fondos recuperados en la cuenta de la Conselleria de Cooperación para dedicarlos a sus auténticos fines».

«En estos momentos hay tres inmuebles en España y dos más en Miami que saldrán próximamente a subasta. Conforme se hagan efectivas, el dinero irá directamente a Cooperación», ha señalado Torres.

La cooperación valenciana se plantea ocho retos para este 2021

2021-01-19T12:30:47+01:00enero 19th, 2021|

Tras un largo año de pandemia mundial, que más bien ha parecido un siglo en muchos aspectos, ya hemos pasado más de una quincena del primer mes de 2021. Este año, en que nos acercamos hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de 2030, en que la ansiada vacuna del coronavirus está empezando a suministrarse y en el cual el mundo tiene la esperanza de poder pasar página y retornar a sus proyectos de vida, la coordinadora valenciana de ONGD (CV-ONGD) se ha marcado ocho grandes objetivos o retos. Entre ellos destacan algunos como «llevar el foco de atención de la recuperación a la reducción de la pobreza global, mejorar la calidad de las políticas públicas de cooperación internacional y seguir visibilizando el trabajo solidario en defensa de los derechos humanos».

Como indican desde la propia coordinadora: «Si algo tenemos claro a estas alturas, después de lo que hemos vivido, es que poner freno a la creciente desigualdad e impulsar la solidaridad y la cooperación internacional son cruciales para hacer frente a las situaciones más difíciles». Algo en lo que estamos totalmente deacuerdo y para lo que trabajamos cada día el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social.

Reto #1: Poner el foco en la reducción de la pobreza y la defensa de los Derechos Humanos

El primero de los retos que se plantean desde CV-ONGD es reducir la pobreza y potenciar la defensa de los DDHH. Una pobreza y unas desigualdades que, precisamente, la pandemia del Covid-19 ya está incremntando. Según la ONU, la Covid-19 provocará “efectos devastadores de hambre” en más de 25 países. sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ya da por hecho que más de 1.900 millones de personas, un cuarto de la población mundial, no tendrán acceso a las vacunas hasta 2022. Los países pobres y dentro de ellos, las personas más pobres, son los más vulnerables no solo a la hora de contraer enfermedades como la Covid-19, sino también en sufrir sus consecuencias económicas, sociales, psicológicas…

Reto # 2: Simplificar las reglas del juego para cooperar mejor

Ximo Puig, Mónica Oltra, Rosa Pérez y otros políticos valencianos con el cartel de apoyo a la cooperación.

Desde la coordinadora de ONGD indican que «para ser más ágiles y eficaces a la hora de cooperar en la respuesta a los enormes retos que tenemos por delante, tenemos que simplificar las reglas del juego. Vamos a trabajar, en concreto, en la mejora del marco jurídico, los instrumentos y el funcionamiento de la cooperación valenciana a través de la reforma de la Orden de Bases, las guías de seguimiento, evaluación y justificación, y las convocatorias de subvenciones. El objetivo es simplificar los procedimientos administrativos y burocráticos para mejorar la eficacia y la eficiencia de la cooperación, su seguimiento, evaluación y transparencia. Una agilidad a la que se comprometió la directora general de Cooperación, Xelo Angulo, en el primer encuentro de Cooperación Valenciana, organizado por nuestra agencia.

Xelo Angulo en el Encuentro de Cooperación Valenciana, organizado por la Agencia Alberto Pla.

En este año habrá que estar atentos también a la aprobación de leyes y reglamentos como el Reglamento de la Ley Valenciana de Cooperación Internacional o la estatal Ley de Subvenciones y Ley de Cooperació. Además, está pendiente de aprobarse el V Plan Director de la Cooperación Valenciana, que sustituirá al IV, vigente hasta 2020.

Reto #3: Conseguir que los acuerdos firmados se cumplan

Otro objetivo de la cooperación valenciana para 2021 es lograr «el cumplimiento de los Acuerdos para una cooperación al desarrollo transformadora firmados en 2019 a modo de compromiso electoral por todos los partidos políticos con representación de Les Corts Valencianes y en los Ayuntamientos de Valencia, Alicante y Castellón». Concretamente, buscarán que se avance hacia el tantas veces mentado objetivo de destinar a cooperación el 0,7% de los presupuestos consolidados para 2030. Y también para que las administraciones públicas refuercen su personal técnico especializado que trabaja en las áreas de Cooperación.

Reto #4: Políticas coherentes para no remar contracorriente

Una bicimanifestación en pro de los ODS, organizada por la Agencia Alberto Pla.

«Desde las ONGD también venimos reivindicando desde hace mucho tiempo que la reducción de la desigualdad y la pobreza global no se hace sólo a través de la cooperación sino también desde otras políticas públicas como las políticas migratorias y de asilo, comerciales, fiscales, medioambientales, o las de seguridad y defensa», indican. Por ello se centrarán en reforzar sistemas como mejorar el comercio justo en ciudades como Valencia y Castellón.

Reto #5: una nueva cita para buscar justicia

En este 2021 la CV-ONG ejercerá, de nuevo, la acusación popular en el tercer y último juicio del Caso Blasco. Se trata del correspondiente a su pieza 5ª, que «investiga supuestos delitos en la contratación de empresas informáticas por la trama corrupta que desvió para beneficio propio dinero destinado a proyectos de cooperación en países empobrecidos», explican.

El juicio se desarrollará entre marzo y abril, y en él «seguiremos defendiendo la dignidad del trabajo en cooperación internacional y reclamando la completa devolución de los fondos defraudados para que se destinen a la cooperación internacional», valoran.

Reto #6: Más solidaridad, menos odio

Una de las manifestaciones de Pobreza Cero en Valencia.

Otro gran reto para este año es «hacer más visible la solidaridad en medio de los discursos que promueven el miedo y el odio, y que cuestionan los derechos humanos universales que tantos siglos costó alcanzar».

En esta línea, lanzarán una nueva “temporada” de la campaña “Cooperar Mejor”, también impulsarán una campaña para hacer crecer la participación en la Operación Rubik. 

También seguirán fomentando el Día Mundial del Comercio Justo, que se celebra cada año el segundo sábado del mes de mayo. Y el Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza, el 17 de octubre, en el marco de Pobresa Zero. Una campaña que la Agencia Alberto Pla  hemos desarrollado en numerosas ocasiones, así como también hemos cubierto de forma oficial la manifestación de Pobresa Zero.

Reto #7: Reconocer iniciativas que nos hacen avanzar

Los galardonados en la Primera Edición de los premios Cooperación Valenciana.

Por otra parte, y para reconocer a personas y entidades que aportan en positivo, vuelven este año los Premios Cooperación – Comunitat Valenciana, con los que la Coordinadora Valenciana de ONGD reconoce a periodistas, medios de comunicación, entidades e iniciativas innovadoras de defensa de los derechos humanos y la cooperación. En este enlace se puede consultar las personas y entidades galardonadas en la primera edición de estos premios.

Reto #8: Más fuertes y más preparadas

Y, como siempre, concluyen, «seguiremos formándonos para hacer mejor nuestro trabajo -en proyectos de cooperación y educación para la ciudadanía global, en comunicación, y en gestión, entre otras áreas-, y generaremos nuevos espacios de encuentro para profundizar, desde los cuidados, en nuestro trabajo en equipo y en red«.

Mejoras para agilizar y simplificar la gestión de la Cooperación Internacional

2020-10-27T18:59:17+01:00octubre 27th, 2020|

Por: María Palau

“Todos nos quejamos de la excesiva burocracia”, iniciaba su intervención Rafael García Matíes, presidente de la Fundación MUSOL, al referirse a las trabas administrativas con las que se encuentra la gestión de proyectos de Cooperación Internacional al Desarrollo. “Anhelamos una gestión más sencilla”, porque, según explicaba, la agilización de los trámites burocráticos es “una cuestión de voluntad política, sumada a la interpretación de las normas que hagan los agentes jurídicos”.

Las reivindicaciones de García Matíes tenían lugar en el marco de las XI jornadas de Municipalistas por la Cooperación Internacional para el Desarrollo: La simplificación para una gestión eficaz de la cooperación, en los entes locales. La Fundación MUSOL, una ONG centrada en acciones de fortalecimiento de las estructuras locales y el trabajo con entes públicos de España, África y América Latina, organizó un webinar para presentar el documento La agilización de la gestión de los fondos destinados a la Cooperación Internacional para el Desarrollo por las entidades locales, que, cofinanciado por la Diputació Provincial de València, reflexiona y aporta algunas ideas que podrían ayudar a agilizar esta gestión.

Por su parte, Francesco Filippi, director de proyectos de la Fundación MUSOL y moderador de esta jornada, quiso remarcar la necesidad de alcanzar “un mayor impacto de la cooperación al desarrollo como política pública”. También reconoció la dura prueba que ha supuesto la pandemia para los proyectos en marcha, pero que, a pesar de las dificultades, han sabido encontrar “márgenes en la legislación actual para tomar decisiones que permitan la continuación de la cooperación en situaciones como estas”.

La agilización de la gestión de los fondos destinados a la Cooperación Internacional para el Desarrollo por las entidades locales

En la jornada de presentación del documento elaborado desde Fundación MUSOL, se perseguían tres objetivos: analizar críticamente el estado actual de la Cooperación Internacional para el Desarrollo, efectuar propuestas de mejora para la agilización y simplificación de la gestión que puedan propiciar modificaciones legislativas de convocatorias y bases, y reflexionar sobre la posibilidad de agilizar la gestión con la normativa actual mientras que no se incorporen las modificaciones legales necesarias.

El texto es claro en sus planteamientos: las principales normas que regulan la Cooperación Internacional para el Desarrollo (la Ley 38/2003 de 17 de noviembre, General de Subvenciones y la Ley 23/1998 de 7 de julio, de Cooperación Internacional para el Desarrollo) han permanecido intactas desde sus respectivas aprobaciones y, a día de hoy, resultan insuficientes y obsoletas pues “no han incorporado las experiencias acumuladas en el sector ni tampoco los grandes cambios económicos, sociales y culturales de ese periodo”.

El estudio aporta diversas conclusiones y recomendaciones de mejora. Entre ellas, Rafael García Matíes destacó la urgencia de regular y fomentar una colaboración público-privada que requiere de “confianza mutua e innovación”, la importancia de comprender que los actores de la Cooperación Internacional al Desarrollo son colaboradores necesarios en todo proceso de gestión, y la convicción de que otro modelo administrativo es posible.

Comprometidas con el objetivo del 0,7%

Un momento del Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad, organizado por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social. Fotografía: Foto: Ana Enguídanos.

Un momento del «Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad», organizado por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social. Fotografía: Foto: Ana Enguídanos.

Cabe recordar que el “Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad”, organizado por nuestra agencia, Xelo Angulo manifestó su compromiso de simplificar los trámites burocráticos para lograr una cooperación más ágil, así como de mantener o incluso aumentar los presupuestos para la cooperación por parte de las diferentes instituciones públicas para alcanzar el objetivo del 0,7% en 2030. Aunque en esta ocasión, la directora general de Cooperación no se refirió a este compromiso, resaltó el papel de la “política de alianzas para la construcción de políticas de cooperación” y la relevancia del “fomento de la participación” en la generación de estas alianzas.

No obstante, Mentxu Balaguer, diputada de Cooperació, sí reconoció, en el mismo encuentro, el esfuerzo que se está llevando a cabo desde la Diputació de València para “aumentar gradualmente la financiación para llegar al 0,7% en los próximos años”. Además, advirtió, en relación con los presupuestos para 2021, que “no podemos recortar ni un euro en cooperación internacional”.

 

En el webinar también participaron Gabriel Ferrero, Director General de Políticas de Desarrollo Sostenible del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; María José Monzón, interventora de la Administración Local; Lourdes Sanchis, subdirectora de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Generalitat Valenciana; David Llistar, director de Justicia Global y Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Barcelona; Juana López, jefa de Área Internacional y Proyectos Europeos de la Federación Española de Municipios y Provincias; Andrés Amayuelas, presidente de la Coordinadora Estatal de Cooperación Internacional para el Desarrollo; y, Eulalio Ávila Cano, ex presidente y Miembro del Consejo General de Colegios de Secretarios, Interventores y Tesoreros de la Administración Local y titular del órgano de apoyo a la junta de gobierno local del Ayuntamiento de Fuenlabrada.

MICRO | Joan Peris. Director general de Farmamundi

2020-09-25T13:22:44+02:00septiembre 25th, 2020|

Para celebrar el Día Mundial del Farmacéutico, que se conmemora este 25 de septiembre, publicamos una entrevista al director general de Farmamundi y responsable del Área Logística, Joan Peris Lluch. Miembro de Farmamundi desde 2016, tiene experiencia en cooperación internacional para el desarrollo, acción humanitaria, desarrollo organizacional y estrategia. Una ONGD que, como él mismo explica, nació en Valencia a inicios de los años 90 y actualmente cuenta con sede permamente en 7 países y son «el primer distribuidor de medicamentos sin ánimo de lucro y con un fin humanitario en España». Farmamundi, además, está teniendo un papel clave a la hora de luchar contra la pandemia del coronavirus en España y en el mundo. Desde su sede logística principal, ubicada en Paterna, distribuyen todo tipo de kits sanitarios y fármacos allá donde más se necesitan.

Por: Gerard Sánchez / María Palau | Fotografías: Alberto Pla

«Apostamos realmente por que la salud sea un derecho universal, para todas las personas, transversalmente, independientemente del país o contexto donde nazcan, de la religión, de la cultura, del género»

Farmamundi es una ONG de Desarrollo que, como el propio Peris explica, se dedica “a trabajar por la salud y el derecho a la salud; por sensibilizar, concienciar y transformar realidades y conciencias”. Así mismo, desde su enfoque más educativo, también trata de mostrar las enormes diferencias en el acceso a la salud entre nuestro contexto y otros países.

“Nos hace diferentes del resto de las ONG el hecho de ser un distribuidor de medicamentos, y somos el primer distribuidor de medicamentos sin ánimo de lucro y con un fin humanitario en España”, reconoce su director. Peris explica que cuentan con un área logística humanitaria, ubicada en el Parque Tecnológico de Paterna. Una gran nave que cuenta con un almacén de 700m2 y 10 personas que lo gestionan.

Desde su nacimiento en Valencia en 1993, como “un grupo de farmacéuticos que consideró importante poner en marcha una asociación que pudiera llevar medicamentos a aquellas personas que más los necesitaban de forma solidaria”, Farmamundi ha desarrollado más de 350 proyectos de cooperación para el desarrollo y acción humanitaria y 150 intervenciones de emergencia, más de 6.000 envíos de ayuda humanitaria que benefician a más de 16 millones de personas; ha repartido más de 2.300 toneladas de medicamentos y material sanitario y ha realizado mejoras en más de 200 hospitales y centros de salud. Después de 27 años de actuación, cuenta con sede internacional permanente en 7 países (Ecuador, El Salvador, Guatemala, Malí, Nicaragua, Perú y República Democrática del Congo).

Adaptarse frente a la covid-19

Con el decreto del estado de alarma en marzo y las restricciones consiguientes, en Farmamundi se vieron obligados a reaccionar: “Cuando toda esta pandemia eclosionó rápidamente nos pusimos a orientar todo el esfuerzo de nuestra área logística para dar servicio a las entidades humanitarias que lo estaban necesitando en nuestro contexto”.

Cambiaron el foco y comenzaron a adquirir y distribuir equipos de protección individual. “Hablamos de mascarillas, tanto quirúrgicas como FP2 o FP3 en algunos casos, geles hidroalcohólicos, guantes de nitrilo, pantallas, termómetros sin contacto…”, enumera Joan Peris.

Joan Peris atiende al periodista de la Agencia, Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

Destaca la necesidad de “colaborar mucho más estrechamente con las entidades humanitarias para identificar sus necesidades en tiempo real”. En este sentido, fueron escogidos por Cruz Roja como suministrador principal para la campaña Cruz Roja RESPONDE frente al coronavirus. “Hemos dado asistencia a más de un millón y medio de personas en nuestro país”.

“También hemos aportado nuestro granito de arena a través de las más de veinte distribuidoras farmacéuticas de España que suministran habitualmente a las farmacias”, añaden. Así, los materiales conseguidos en mercados internacionales como China o Turquía eran ofrecidos a estas distribuidoras o, en algunos casos, suministrados directamente.

Pandemia global, respuesta global

“Esta pandemia ha sacudido los cimientos, los valores, las prioridades de nuestra sociedad, cobrando una especial relevancia el ámbito de la salud”. El director de Farmamundi es claro: “Siendo una pandemia global, no podemos pensar en soluciones locales, serían erróneas. Es una pandemia global que se ha de manejar y abordar de una forma global”.

Para Joan Peris, la covid-19 ha demostrado la interrelación de un mundo globalizado. “Somos un mundo amplio, pero al final es un mundo interconectado donde todo tiene una causa y un efecto interconectado”, continua; “estamos en un mismo entorno o ámbito, en el sentido en que todo lo que pase en un lado, afecta en el otro. Somos mismas partes de un solo organismo”.

Por todo esto, aboga “más que nunca” por la solidaridad internacional para plantar frente al virus de forma colectiva y “darle una respuesta contundente y efectiva”.

La solución: Más prevención

“La prevención es mucho más eficiente que la intervención una vez está desatado el problema”, repite en diversas ocasiones Joan Peris durante la entrevista. “Nuestro enfoque en muchas de las intervenciones que hacemos en tantos países es desde la prevención”, y, en esta ocasión, remarca que dicha prevención pasa por el refuerzo de la atención primaria.

Lanza un mensaje de alerta a la población y nos insta a ser prudentes o “todo el esfuerzo que se ha hecho en nuestras propias familias, todo este confinamiento que hemos vivido durante casi tres meses, puede no haber servido de nada”. De forma más concreta, recuerda la importancia de cumplir todas las medidas que recomiendan las autoridades sanitarias para prevenir la enfermedad: mantener la distancia social, repetir constantemente el lavado de manos, utilizar la mascarilla…

Detalle de la entrevista para MICRO que realiza Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

Hasta no tener una vacuna adecuada y tener controlada realmente la pandemia, no es el momento de relajarnos”. Precisamente para lograr la vacuna, Peris defiende la importancia de una “colaboración multidisciplinar, donde científicos, laboratorios, empresas y gobiernos de todo el mundo deben colaborar más allá de intereses individuales y económicos”. “Esto es un interés común”, recuerda.

Los campos refugiados ante la crisis sanitaria

“Yo destacaría como muy grave la situación de personas en situación de refugio que viven y desarrollan su vida en campos de refugiados”, denuncia Peris para referirse a los grandes olvidados por el foco mediático. Enumera las condiciones de vida “totalmente insalubres” en las que viven las personas refugiadas: no hay acceso a agua potable ni a sistemas de saneamiento adecuados, cuando llueve se producen inundaciones y las aguas negras se mezclan con las aguas de lluvia, etc.; además “las condiciones de hacinamiento y alimentarias son muy deficientes”.

Una situación que se ha visto claramente ahora tras el incendio de Moria, en la isla griega de Lesbos y las consecuencias que está teniendo para unas personas refugiadas que ya vivían una situación muy precaria.

“Si nosotros en un contexto como España, hemos tenido que lidiar con esta pandemia a duras penas y con muchas dificultades, ¿cómo será lidiar cuando no tienes ni agua potable, ni una alimentación saludable, ni alimentos con una periodicidad adecuada, ni con la cadena de frío adecuada?”, lamenta el director de Farmamundi.

Para no caer en la facilidad de generalizar, señala algunos casos concretos: Gaza, Siria, el Líbano, Sudán del Sur, Uganda, Kenia, Yemen, el Kurdistán iraquí, Nicaragua o Malí, entre muchos otros ejemplos.

Y aporta una reflexión de alerta final: “Cada vez más, situaciones humanitarias y personas en situación de vulnerabilidad se dan dentro de nuestras fronteras, no necesariamente en países en vías de desarrollo. Por ejemplo, las personas que viven sin hogar, jóvenes en riesgo, o personas que llegan a nuestras costas en pateras, y que requieren de una asistencia o de una serie de materiales y productos de primera necesidad”.

Joan Peris atiende al periodista de la Agencia, Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

Aprendizajes durante la pandemia

Preguntado sobre aquello que han aprendido durante esta pandemia, Joan Peris reconoce “la importancia de colaborar, de apoyarnos unos a otros para ser en conjunto una sociedad más solidaria y más justa, donde todas las personas puedan tener acceso a un derecho tan fundamental como es el de la salud”.

Desde Farmamundi, han aprendido “cuán vulnerables somos todas las sociedades, incluso aquellas que pensamos que tenemos un sistema de salud fuerte, sólido y capaz”. Para ello, se deben “redoblar esfuerzos para asegurar que existan todas las condiciones mínimas necesarias para tener un sistema de salud garantista que llegue a todas las personas, incluso en momentos de extrema necesidad como una pandemia que ha azotado transversalmente a todos los sectores”.

Joan Peris atiende al periodista de la Agencia, Gerad Sánchez, durante la entrevista para MICRO. Fotografía: Alberto Pla

En palabras del director de Farmamundi, la solución se encuentra en la inversión y la dedicación de recursos públicos y privados para “fortalecer y robustecer el sistema público y gratuito de salud”.

Antes de concluir la entrevista, Joan Peris no quiere perder la oportunidad de “reconocer la gran labor que todo el sector farmacéutico ha desarrollado en esta crisis que hemos vivido, estando al pie del cañón y de cada oficina de farmacia”. Y, afirma haber “constatado el gran equipo de profesionales que conforma Farmamundi y que dan vida y sentido, hacen realidad esta gran misión que llevamos día a día. Me anima a seguir trabajando por este cambio y transformación social hacia una nueva realidad más justa, más saludable y más adecuada para todas las personas”.

Organizamos el «Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad en la nueva normalidad»

2020-09-28T08:33:47+02:00septiembre 24th, 2020|

Cuatro de las principales instituciones valencianas ligadas a la cooperación internacional como son la Generalitat Valenciana, la Diputación de Valencia, el Fons Valencià per la Solidaritat y la Coordinadora Valenciana de ONGD se reunieron en el “Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad”.

La directora general de Cooperación, Xelo Angulo, la diputada de Cooperación, Mentxu Balaguer, el presidente del Fons Valencià per la Solidaritat, Álvaro Escorihuela y la presidenta de la Coordinadora Valenciana de ONGD, Lourdes Mirón, fueron los protagonistas de este encuentro moderado por el fotógrafo y periodista Alberto Pla y que giró en torno a seis temáticas principales como las prioridades de la cooperación y la adaptación al Covid-19, la cooperación en tiempos de crisis, el quinto aniversario de los Objetivos de Desarrollo Sostenible o la importancia de la sensibilización ciudadana y la comunicación en cooperación.

De izquierda a derecha: El presidente del Fons Valencià per la Solidaritat, Álvaro Escorihuela; la directora general de Cooperación de l Generalitat Valenciana, Xelo Angulo; el fotógrafo y periodista, Alberto Pla; la diputada de Cooperación, Mentxu Balaguer; y la presidenta de la Coordinadora Valenciana de ONGD, Lourdes Mirón. Foto: Ana Enguídanos.

 

El encuentro fue organizado por la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social. Una jornada de la que salieron varias reflexiones y compromisos como el de la directora general de Cooperación, Xelo Angulo, de agilizar los trámites burocráticos para lograr una cooperación más ágil o el de mantener e incluso aumentar los presupuestos para cooperación por parte de las diferentes instituciones, con el objetivo del 0,7% marcado para 2030.

Pronto anunciaremos la fecha y hora para la emisión del video completo de este “Primer Encuentro sobre cooperación y solidaridad. Cooperar en la nueva normalidad”.

Alba Aparicio, eterno ejemplo de humanidad y solidaridad

2020-06-27T13:25:42+02:00junio 27th, 2020|

Por: Gerard Sánchez / Fotos: Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras

La ONG Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras nació en Valencia hace más de 25 años y cuenta con gran experiencia en intervenciones de emergencia y también en cooperación internacional en países como Bolivia, Guatemala, Senegal o Colombia. Uno de sus proyectos con mayor proyección tanto en el tiempo como en su trascendencia es el de apoyo a mujeres víctimas de violencia de género en Bolivia. Un proyecto en el que la joven cooperante valenciana, Alba Aparicio, recién graduada en psicología, estaba colaborando desde octubre del año pasado hasta su repentino fallecimiento, causado al accidentarse la avioneta en la que viajaba desde la región amazónica de Beni hacia la capital. Desde allí iba a ser repatriada a España, al menos de forma temporal, debido a la pandemia ocasionada por el Covid-19. Este reportaje es nuestro humilde homenaje a su memoria y también al trabajo incansable de otros cooperantes en muchos otros lugares del mundo. Personas que eligen dejar atrás su vida, y su zona de confort, para mejorar las de otros de forma desinteresada.

Alba Aparicio fue seleccionada por su perfil y su motivación

Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras seleccionó a Alba Aparicio para viajar a Bolivia a formar parte de los Campos de Solidaridad, en el que sería su primer viaje de cooperación internacional. “Contaba ya con amplia experiencia en voluntariado con adolescentes y mostró una excelente motivación y aptitudes para llevar a cabo esta labor. Tenía un perfil muy potente y un gran interés y enfoque comunitario de base”, destaca la presidenta de Psicólogas y Psicólogos Sin Fronteras, Betty Roca. Es más, la intención de Aparicio era quedarse de forma indefinida en Bolivia, aunque la pandemia originada por el Covid-19 la llevó a tratar de regresar a España, con el trágico final que ya conocemos.

Como explica Betty Roca, aunque en principio la tarea de Alba iba destinada a participar en tres actividades del proyecto en Bolivia, su actitud y sus aptitudes la llevaron a desarrollar otra más, como era la creación de grupos de apoyos con adolescentes mujeres y la elaboración de un manual para la intervención con estos grupos. “Esta actividad no prevista, pero ella tuvo la habilidad y la capacidad para ponerla en marcha y consiguió un gran impacto con ella”, resalta Roca. Por tanto, agrega, “su pérdida tuvo un impacto muy grande tanto por su fallecimiento en sí como por el vínculo que había generado con un sector joven de esta población en la localidad de Trinidad”.

Por otra parte, Alba Aparicio trabajaba en el centro de protección contra la violencia de género, que funciona desde hace tres años y permite dotar a la población local de un lugar donde recibir atención psicológica, trabajo social y apoyo jurídico. También participaba en talleres de equidad de género dirigidos a adolescentes y en espacios de auto apoyo en cinco barrios de Trinidad.

Algunas de las mujeres que forman parte del proyecto de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras en Bolivia.

Un proyecto de apoyo a las víctimas de violencia de Género que cumple 10 años

Como nos cuenta la presidenta de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras, Betty Roca, el proyecto de apoyo a las mujeres en situación de violencia de Género en Bolivia, en el que colaboraba Alba Aparicio desde octubre del año pasado, cumple en este 2020 diez años de desarrollo. Una iniciativa que surgió a raíz de las graves inundaciones ocasionadas por los fenómenos del Niño y la Niña, que llevaron a desplazamientos de la población, a desarraigos familiares y laborales y también a un incremento en los casos de riesgo de violencia de género.

Desde el inicio, el proyecto contó con un enfoque comunitario y se centró en crear una red de promotoras comunitarias y de psicólogas locales. Una red que no ha parado de crecer y que ahora es la contraparte local de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras en el terreno. Con los Campos de Solidaridad, en los que trabajaba Alba Aparicio, la organización busca “generar un intercambio de saberes. De este modo, personas formadas en psicología y en la especialidad de cooperación internacional, pueden aprender de lo que las compañeras de allí vienen realizando desde hace 10 años. Se forma en los valores de la organización, se les da un encuadre de la situación del país y se les informa del proyecto y de las actividades que van a apoyar”.

Una de las ciudades con índices de violencia de género más altos de Bolivia

Betty Roca explica que la ciudad de Trinidad, en el departamento amazónico de Beni, es una de las ciudades con índices más altos de violencia de género de Bolivia. Ellas trabajan por combatirla desde varios ámbitos como son reforzar las capacidades de estas mujeres, fortalecer las redes productoras comunitarias, intercambiar saberes, prestar atención psicológica y legal…

Como ha ocurrido también en España y en muchos otros lugares, la declaración del Estado de Alarma y los confinamientos obligados en los hogares han aumentado no solo el riesgo sino también las situaciones efectivas de violencia de género. Betty Roca argumenta, como también hacían, en una línea similar Lourdes Larruy, desde Etiopía, Álex Sebastián, desde Guatemala o Anna Ferrer, desde India, que si la pandemia ha tenido, y está teniendo, un impacto alto en países con una clase media más o menos fuerte como España, en los países del sur, donde gran parte de la población vive del sector informal y sobrevive, literalmente, con aquellos recursos que logran conseguir cada día, el impacto está siendo mucho más grave.

“El encapsulamiento ha significado un deterioro en todo, en todos los niveles de la vida. Esto ha supuesto un agravante, del que ya alertaba Naciones Unidas, en las vulnerabilidades de violencia de género”. Pese al Estado de Alarma, las promotoras comunitarias de Psicólogas sin Fronteras han seguido observando y acompañando casos, tanto de forma telemática como presencial. Tanto es así que, como afirma Roca “muchas de ellas se han visto contagiadas por el Covid-19, ha pasado el proceso de recuperación y siguen ahí, al pie del cañón”.

Su trabajo es fundamental, sobre todo en aquellas comunidades más aisladas o vulnerables y donde los ya de por sí escasos recursos del sistema de salud y de protección estatales bolivianos, están lejos de llegar. Ellas detectan estos casos de violencia de género, hacen los acompañamientos y las llevan al centro para que puedan entrar en las rutas de protección existentes.

Participantes en el proyecto de apoyo a las mujeres víctimas de violencia de género en Bolivia, con la camiseta conmemorativa de los 25 años de Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras.

Muchos casos de riesgo están derivando ya en violencia de género

Desde Psicólogas y Psicólogos sin Fronteras alertan de que en España se está dando, desde el inicio del Estado de Alarma, un incremento de entre el 20 y el 30% en casos de violencia de género. “Existe un alto nivel de vulnerabilidad. Muchos casos que eran de riesgo están pasando a ser de violencia. Estamos ante una nueva situación, el desempleo ha incrementado las tensiones y este va a continuar, con lo que la violencia de género va a aumentar también. No estamos acabando de ser conscientes del impacto del confinamiento en estas cuestiones”, alerta Betty Roca quien añade que se están preparando ya para hacer frente a “estos perfiles que van a empezar a aflorar”.

Una organización comunitaria y por el derecho a una salud mental digna

Psicólogas y Psicólogos Sin Fronteras es una organización que surgió de la necesidad de acercar a los profesionales de la psicología a situaciones de emergencia y desastre. Como indica Betty Roca, su estructura de “Sin Fronteras” la lleva a tener una vocación de denunciar aquellos casos en que los estados no cumplen su obligación de preservar el derecho a la salud mental digna y el acceso de la población a la misma”.

Ella argumenta que con “una estructura comunitaria, lo que nos permite trabajar con, paa y desde las capacidades de las poblaciones locales”. De este modo, suelen intervenir fortaleciendo las capacidades y estructuras locales para que ellas mismas intervengan con la población. No son partidarias de contar con equipos de intervención directa traídos desde otros lugares del mundo, pues son conscientes de que “hay condiciones culturales, sociales que no conocemos y que son los profesionales locales quienes las conocen mejor”. En España llevan años trabajando con población migrante, pero también con sectores como los afectados por las hipotecas, el sector de los cuidados y la sensibilización en universidades, donde, precisamente, las conoció Alba Aparicio. Betty Roca, boliviana de nacimiento aunque arraigada en España desde hace más de diez años, destaca la importancia de contar con un sistema sanitario fuerte y eficaz porque, como está quedando patente con esta pandemia, que ahora mismo se está extendiendo con gran virulencia por latinoamérica “vemos claramente como no tenerlo significa la muerte de tus compatriotas”.

Alberto Pla | Evitar el colapso

2020-05-25T10:48:46+02:00mayo 25th, 2020|

Para evitar el colapso debemos ser conscientes de todo lo que nos ha unido con la pandemia y pensar que sin la verdadera cooperación no habrá una salida en igualdad de derechos para todas y todos. Esta semana nos hacemos eco del nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de las palabras del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Naciones Unidas alerta de que la pandemia de coronavirus podría hacer retroceder por primera vez desde el año 1990 el desarrollo humano global. En esa línea, Hablamos con la presidenta de la CVONGD, Lourdes Mirón, sobre la asamblea online extraordinaria que han celebrado y nos acercamos a India para conversar con Anna Ferrer —una mujer imprescindible para comprender la cooperación en India— a través de su trabajo en la Fundación Vicente Ferrer. Por último, viajamos telemáticamente a Colombia en el Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme con Julia Cogollo, responsable de Género y Derechos Humanos de la organización Movimiento por la Paz-MPDL. Julia nos pone al día de los hitos conseguidos y también de todo lo que queda por hacer para terminar con la violencia sexual que sufren las mujeres. Mientras tanto, seguimos trabajando en la postproducción y rodaje de varios proyectos que deseamos comunicar muy pronto en profundidad.

Seguimos.

La ONU alerta del grave retroceso del desarrollo humano en el mundo a causa del Covid-19

2020-05-21T13:31:11+02:00mayo 21st, 2020|

Fotografías de Alberto Pla

La pandemia mundial ocasionada por el Covid-19 ha ocasionado una crisis sanitaria a escala planetaria a la que hay que agregar también una no menos grave y complicada crisis social, económica y humanitaria. De ello alertaba, precisamente, esta semana la Coordinadora Valenciana de ONGD que reclamaba a las instituciones públicas mantener la financiación a los programas de desarrollo. Y también lo resaltan los cooperantes que siguen en diferentes países como estamos viendo en nuestras entrevistas a personas como Alejandro Sebastián (Asociación Coni), en Guatemala, o Lourdes Larruy (Comunidad Misionera San Pablo Apóstol), en Etiopía.

Precisamente, el nuevo informe del Programa las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advierte del deterioro de las condiciones a nivel sanitario, educativo y de calidad de vida en todo el mundo. La pandemia del COVID-19 está, además, ampliando las desigualdades. Un informe que también destaca que “solo la implementación de medidas coordinadas basadas en la igualdad podría limitar los efectos de la crisis”. Algo que, de momento, no está sucediendo, como así lamentaba esta semana el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, durante la inauguración de la anual Asamblea Mundial de la Salud, en la que participan los 194 Estados miembros de la Organización. Guterres recalcó que se necesita de un esfuerzo masivo y combinado de todos los países para hacer frente a la pandemia de coronavirus que ha “puesto de rodillas” al mundo a pesar de los avances científicos y tecnológicos de las ultimas décadas.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Gebreyesus, durante la inauguración de la Asamblea Mundial de la Salud. Foto: ONU/Christopher Black

“Hemos visto algo de solidaridad, pero muy poca unidad, en nuestra respuesta al COVID-19. Los países han seguido diferentes y hasta contradictorias estrategias, y por eso estamos todos pagando el precio”, afirmó el Secretario General.

«Hemos visto algo de solidaridad, pero muy poca unidad. Los países han seguido diferentes y hasta contradictorias estrategias, y por eso estamos todos pagando el precio»

Guterres reiteró su llamado para que más naciones aborden el impacto de la pandemia en la salud, así como sus consecuencias económicas y sociales. «A menos que controlemos la propagación del virus, la economía nunca se recuperará», explicó.

Retrocesos en países de todas las regiones

La ONU alerta de que la pandemia de coronavirus podría hacer retroceder por primera vez desde el año 1990 el desarrollo humano global, calculado como una combinación de factores educativos, sanitarios y de condiciones de vida en el mundo, como así advertía este miércoles, día 20 de mayo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El estudio apunta que, tras la muerte de 300.000 personas a causa de la COVID-19, las estimaciones para este año apuntan a una caída del 4% de la renta per cápita mundial. Lo cual se traducirá en retrocesos significativos de elementos básicos de desarrollo humano que ya se están observando y sufriendo en países de todas las regiones, tanto ricos como, especialmente, pobre.

Una niña en Alta Verapaz (Guatemala) estudia con una vela al no disponer de energía eléctrica. Fotografía: Alberto Pla

Incremento de las tasas de desescolarización

Mientras tanto, el Programa de la ONU estima que, debido fundamentalmente al cierre obligado de las escuelas, pero también a factores relacionados con la crisis social, sanitaria y económica, la tasa de abandono escolar provoca que el 60% de los menores no reciban ningún tipo de educación, “lo que sitúa la desescolarización global a niveles inéditos desde la década de los ochenta del pasado siglo”. El estudio destaca que «el impacto conjunto de estos choques podría dar lugar a un retroceso inédito en los niveles de desarrollo humano».

El Programa de la ONU calcula que en los países con un desarrollo humano bajo el 86 % de los niños y niñas de primaria se encuentran actualmente sin escolarizar, en comparación con el 20% en los países con un desarrollo humano muy alto. «Sin embargo, con un acceso más equitativo a internet que permita a los países rezagados cerrar la brecha respecto a los que encabezan su grupo de desarrollo, algo que es factible, las desigualdades actuales en materia educativa podrían cerrarse», apunta el informe.

Unas niñas estudian en los asentamientos informales en el valle de la Bekaa, Líbano, apoyados por CIVES MUNDI y ONG RESCATE. Fotografía: Alberto Pla

Desigualdades en aumento

Las previsiones del informe apuntan a que la caída del desarrollo humano será mucho mayor en los países en desarrollo que en los más ricos, ya que los primeros disponen de menos recursos para manejar los efectos sociales y económicos de la pandemia.

Del mismo modo, destaca que las medidas concretas y enfocadas en la igualdad pueden impulsar la reacción de las economías y las sociedades de manera que se logren mitigar los profundos efectos de la pandemia de COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud entrega suministros médicos para luchar con el COVID-19 en la República Democrática del Congo. Foto: OMS

«Esta crisis muestra que si no somos capaces de integrar la equidad en nuestras políticas muchas personas quedarán atrás. Esto cobra especial relevancia en el caso de las ‘nuevas necesidades’ del siglo XXI, como el acceso a internet, que nos permite aprovechar los beneficios de la teleeducación, la telemedicina y el trabajo desde casa», dice Pedro Conceição, director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD.

«Esta crisis muestra que si no somos capaces de integrar la equidad en nuestras políticas muchas personas quedarán atrás»

La aplicación de medidas centradas en la igualdad tendría un costo razonable, según el estudio. Por ejemplo, el Programa de la ONU calcula que cerrar la brecha digital en los países de renta media y baja solo costaría un 1% de los paquetes de estímulo fiscal aprobados en todo el mundo hasta el momento en respuesta a la COVID-19.

La importancia de las políticas equidad se refleja en el Marco de las Naciones Unidas para la respuesta socioeconómica inmediata ante la crisis de la COVID-19, que establece unos criterios básicos para una buena gobernanza ecológica y en igualdad de género desde la que construir una «nueva normalidad».

La OMS alerta de los retrocesos en salud pública

En todo el mundo, la pandemia de COVID-19 está provocando la pérdida de muchas vidas, afectando a los medios de vida y poniendo en peligro los progresos realizados recientemente en el ámbito de la salud y los avances hacia la consecución de los objetivos mundiales de desarrollo señalados en las Estadísticas Sanitarias Mundiales 2020, según pública la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«La buena noticia es que las personas de todo el mundo viven más tiempo y en mejor estado de salud, y la mala es que el ritmo de los progresos es demasiado lento para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Además, la COVID-19 nos alejará todavía más de estos», declaró el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.

Unos pacientes en el hospital de Smara que ya contaban con escasos recursos en los campamentos de refugiados saharauis, donde el COVID-19 les ha supuesto un nuevo reto añadido a los 45 años de exilio. Fotografía: Alberto Pla

La OIT llama a reforzar la protección social

Mientras tanto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), asegura que la única manera de lograr una recuperación que se sostenga y de prevenir futuras crisis en los países en desarrollo será subsanar el déficit de protección social que ha quedado en evidencia con la crisis generada por la pandemia de COVID-19.

La respuesta a la crisis derivada de la pandemia del coronavirus requiere la implementación de sistemas de protección social reforzados e integrales, sostiene un nuevo informe divulgado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

“El confinamiento en Etiopía es totalmente imposible. La inmensa mayoría de la población vive al día”

2020-04-24T11:16:23+02:00abril 24th, 2020|

Por Gerard Sánchez | Fotografías de Alberto Pla

La pandemia mundial ocasionada por el Covid-19 está cambiando los modos de vida en todas las partes del mundo. Una de las primeras medidas lanzadas desde diferentes gobiernos, sobre todo los occidentales, fue recomendar que sus ciudadanos que vivían en otros lugares regresaran cuanto antes. No obstante, existen personas que no solo han decidido permanecer donde estaban, sino que lo han hecho porque son conscientes de que su labor, vinculada a proyectos de cooperación internacional resulta fundamental y lo será todavía más a corto y medio plazo. El equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social queremos mostrarles todo nuestro apoyo y admiración. En este sentido, vamos a llevar a cabo una serie de entrevistas con cooperantes españoles que han decidido continuar en sus países de destino.

Arrancamos estas entrevistas con Lourdes Larruy, responsable de la Comunidad Misionera san Pablo Apóstol (MCSPA) en Muketuri (Etiopía). Precisamente, dos días antes de que se declarara el estado de alarma en España, tres integrantes de nuestra agencia regresamos de Muketuri donde fuimos a grabar nuestro próximo documental. Allí fuimos testigos de cómo la MCSPA, junto a la Fundación Emalaikat y otras entidades colaboradoras como la ONG MOSSolidaria, trabajan cada día para contribuir a la formación de niños y niñas, para garantizar su alimentación, así como para llevar agua, mediante la construcción de pozos, a lugares muy remotos, entre muchas otras acciones e iniciativas. Lourdes Larruy nos relata cómo ha cambiado la pandemia todas estas acciones y nos muestra su preocupación sobre cómo podrán mantenerlas si esta se prolonga.

Lourdes Larruy abraza a Genet, la protagonista del documental que rodamos en Etiopía para la Misión San Pablo Apóstol. Fotografía: Alberto Pla

Lleva 20 años viviendo en África y 13 en Muketuri (Etiopía), ¿pensó en algún momento en regresar a España por el Covid-19?

No pensé en regresar a España en ningún momento, este es mi lugar. De hecho, tenía previsto viajar a España justo en marzo para dar charlas en algunas universidades, ver a benefactores y a la familia, pero decidí no ir ya que después seguramente no podría volver.

¿Qué le dicen su familia y amigos en España?

Mi familia, aunque les encanta que vaya enseguida, me dijeron justamente eso: “No vengas porque después no podrás volver”. Muchos en España se muestran preocupados por la gente en África, sobre todos los que han estado aquí. Nos han dicho que si este virus está siendo devastador en nuestras sociedades, las cuales cuentan con buenos sistemas sanitarios, ¿qué va a pasar en África? Muchos nos han insistido en que nos cuidemos… otros nos preguntan cómo estamos y qué situación vivimos. Muchos voluntarios que han estado aquí quieren saber cómo está la situación… De manera que montamos un grupo de Whatsapp con ellos para rezar un padrenuestro a la misma hora por la gente de Etiopía todos los días: creo que ha sido consolador para nosotras y fortalecedor para todos.

Etiopía saltó a la actualidad cuando la aerolínea nacional, una de las más importantes de África, decidió mantener los vuelos con China. Pese a ello, no ha habido, de momento, un boom de contagios. Se habla de que los motivos pueden ser la juventud de la población y que se tomaron medidas de prevención pronto. ¿Está de acuerdo?

Desde luego, la edad media de la población etíope va a ayudar, aquí casi no hay, prácticamente, nadie que pase de los 65 años. Por otro lado, pareciera que la población que está permanentemente desnutrida podría ser víctima fácil, pero también creo que son supervivientes, han desarrollado una fortaleza extraordinaria porque luchan a diario por sobrevivir. Las medidas de cerrar escuelas y universidades y cerrar fronteras terrestres y transportes públicos creo que ha ayudado a que no se extienda por el país o, al menos, que no lo haga rápido. También el control de las personas que llegan de fuera, están en cuarentena en lugares aislados, incluso algunos que se sabía que llegaron de otros países los vienen a buscar en ambulancias… Lo de los mercado es más complicado: en Muketuri, como en muchos lugares, han trasladado el mercado a lugar más grande, en nuestro caso, a la cancha de futbol, para que las paradas en el suelo puedan estar más separadas… pero es imposible guardar distancia.

Deribe reparte una ración a los niños y niñas de la comunidad de Gimbichu. Fotografía: Alberto Pla

“En Etiopía se es mucho más consciente de la vulnerabilidad del ser humano ante las fuerzas de la naturaleza”

¿Cree posible que el virus, como se dice desde algún lugares, podría haber pasado sin mayor trascendencia ya por varios países africanos, entre ellos Etiopía? ¿O tal vez no ha llegado aún con fuerza o los datos que se dan no son los correctos?

Todo puede ser, lo que está claro es que los números de infectados aumentan, aunque lentamente, también porque no se realizan tantos tests… y es muy probable que mucha gente no quiera ir al hospital, es difícil de saber. Lo que si que creo que está ayudando es el hiper control que este país tiene sobre la información de quien llega de fuera y rastrear los contactos que hayan podido tener. Es de resaltar la religiosidad de este país: el gobierno pidió oficialmente a los lideres religiosos, de todas las religiones, que llamaran a la oración en esta situación de pandemia, reconociendo su frágil sistema sanitario para atender a la población. Todos los días a las 21h en la TV nacional uno de diferentes grupos religiosos reza por ello. Se ha declarado un mes de oración y ayuno. Es impresionante cómo le gente sencilla confía en que la fe de los etíopes va ayudar; lo que está claro es que aquí se es mucho más consciente de la vulnerabilidad del ser humano ante las fuerzas de la naturaleza.

¿Son factibles las medidas de confinamiento y aislamiento en un país como Etiopía en el que muchas personas viven al día y comparten casas que, en muchos casos, solo tienen una estancia o un par de ellas?

El confinamiento aquí es totalmente imposible. La inmensa mayoría de la población vive al día. Es una economía muy precaria, muchos viven de ser jornaleros, o bien de la construcción, o hacer trabajos de lavar ropa o cocinar en el caso de las mujeres, sin ningún tipo de contrato; si hay trabajo se come, si no, las cosas se ponen difíciles.

Por otra parte, las casas son pequeñas, oscuras, no se puede estar encerrado por el día. Nadie tiene almacenado nada de comer, lo que ganan cada día no les da para eso. En este sentido, los que viven del campo lo tiene un poco mejor, porque tienen, al menos, su cosecha. Ha sido impresionante la iniciativa de gente campesina que ha ayudado con parte de su cosecha para que el gobierno pueda distribuir comida en los pueblos más grandes y en las ciudades.

Unas mujeres secan ropa al sol en el altiplano etíope. Fotografía: Alberto Pla

¿Cómo ha cambiado vuestro día a día debido a esta pandemia?

Pues llevamos más de un mes sin movernos de Muketuri. Antes íbamos cada semana a misa a la capital y hacer compras o a llevar gente al hospital. No queremos ir sobre todo para evitar la posibilidad, por pequeña que sea, de traer el virus aquí. Mientras tanto, Nuestro Centro Materno infantil está cerrado y los comedores también. Los niños que tenemos becados en escuelas internas están aquí en Muketuri y organizamos cosas con ellos para que no pierdan su curso escolar. No podemos hacer reuniones de más de cuatro personas en la misma habitación. Pero continuamos visitando a familias y excavando pozos.

En Muketuri cuentan con un comedor escolar infantil con unos 350 niños, ¿qué supone para ellos y para sus familias no ir ahora al colegio?

Pues ese es un problema, porque nuestro centro Materno Infantil, con 346 niños y niñas, es un centro educativo, pero lo más importante es que los menores reciben dos comidas todos los días de lunes a viernes. Por eso hemos organizado, desde hace dos semana, la distribución de comidas a las familias más pobres de los niños registrados en el Centro, porque si no, sencillamente, no comen. Y después el problema será mayor si están desnutridos y enfermos.

¿Qué están haciendo durante estos días para aliviar el sufrimiento de estas familias?

Cada martes distribuimos a 42 familias alimentos: 4 kg de harina o cereal, 10 huevos, jabón y verduras. Y cada sábado atendemos a los niños del programa de desnutridos con harina proteica y leche. Todo esto con las precauciones marcadas por el gobierno: la gente se espera fuera con un distancia de 2 metros entre ellos, los vamos llamando de uno en uno, se lavan las manos antes de entrar… También estamos confeccionando mascarillas en el taller de costura, para las maestras y para el personal voluntario etíope que nos ayudan en la distribución.

¿Cuáles son las principales necesidades ahora mismo para mantener este tipo de ayudas?

Necesitamos fondos para comprar comida, hasta ahora hemos ido tirando de la comida que teníamos para el centro, pero ya tenemos que comprar. El valor de los que damos a cada familia cada martes es de unos 6 euros, todas las semanas a 43 familias… De momento, la ayuda la centramos en estas familias.. si esta situación se alarga más aumentará el número de gente que no tiene nada que comer.. y no sé si podremos responder a todas; El gobierno también ha organizado una lista de gente que necesita ayuda y nos coordinamos para la distribución. Les pasamos la lista cada semana de la personas a quien les estamos dando comida.

Es un poco agobiante no saber qué va a pasar.. hay jóvenes que han vuelto de la universidad, donde comían, y no tienen donde trabajar, o jóvenes que vivían de bici taxi o de limpiar zapatos en la calle… estamos pensando en organizar un programa de comida por trabajo, o sea, gente que hagan trabajo comunitarios como limpiar el pueblo a cambio de comida, pero de momento no tenemos fondos para eso, vamos a ver si lo podemos hacer junto con el gobierno local.

Una niña ayuda a dar de comer a su hermano en el comedor que mantiene la Misión San Pablo Apóstol en Gimbichu, Eitopía. Fotografía: Alberto Pla

Llevan a cabo un programa con niños desnutridos. ¿En qué consiste? Si esto se alarga, ¿lo podrán mantener?

Atendemos a unos 250 niños que, por distintas razones, están por debajo de su peso normal, algunos porque son gemelos y la madre no tiene suficiente leche para dos bebés; reciben harina proteica y leche hasta que su peso es normal para su edad. Más o menos la mitad vienen de los pueblos de alrededor de Muketuri y la otra mitad viven en Muketuri. Los que están viniendo ahora son mayormente de Muketuri; los de los pueblos vienen menos, la gente se mueve poco, por las indicaciones que el gobierno está dando por radio. Este programa está diseñado para aportar un suplemento alimenticio a los bebés, pero ahora muchas de estas familias, en muchos casos mujeres solas, no tienen cómo mantener al resto de la familia, esto es un gran problema, que no se podrá mantener pacíficamente mucho tiempo.

«Hay que sensibilizar en que la falta de justicia en tantos lugares nos hace a todos más vulnerables»

Teme que Europa, una vez pase esta crisis, se centre, más que nunca, en sí misma, y se olvide de la cooperación al desarrollo y del sufrimiento en otros países?

Obviamente, estamos ya pensando en que a partir de ahora las ayudas bajarán, sobre todo las convocatorias, grandes ayudas… pero nuestra experiencia está siendo que mucha gente está reaccionando de manera solidaria, pensando en África, queriendo colaborar, quizás más modestamente, pero no olvidarse. Sobre todo, nuestros colaboradores permanentes, muchos han estado aquí y se sienten vinculados.

También creo que a gran escala tendrá que haber una reflexión sobre la interacción de todos los países del mundo: creo que este virus ha puesto el dedo en la llaga en el sentido de que no podemos vivir unos sin los otros, o sea, pretendiendo vivir bien cuando hay lugares dónde no existen sistemas sanitarios, porque esto nos va a afectar a todos. Creo que al menos en el tema salud habrá más corresponsabilidad… aunque sea por protección propia.

¿Qué habría que hacer para que esto no ocurriera?

Profundizar en eso, en cómo nos afecta a todos lo que se vive en el otro lado del mundo. Sensibilizar en que la falta de justicia en tantos lugares nos hace a todos más vulnerables. Creo que es una buena ocasión para profundizar en la gratuidad de lo que tenemos; no podemos controlarlo todo, por mucho dinero que uno tenga. no puede controlar algo como esta pandemia.

Mari Olcina, directora de la ONGD MOSSolidaria pesa a un bebé en la comunidad de Gimbichu, Etiopía. Fotografía: Alberto Pla.

En un hipotético escenario en que los europeos buscaran refugio en un continente como África, ¿cómo cree que sería la acogida?

Al principio hubieron en la capital brotes de odio a los extranjeros, pero, en general, la gente de los pueblos, los que nos conocen han reaccionando preocupándose por nosotros, por nuestras familias, por los voluntarios que han estado aquí.. Hemos recibido muchas muestras de agradecimiento por habernos quedado; una mujer nos dijo: “Hemos comentado en mi poblado que pudiendo iros a vuestro país con vuestra familia, os quedáis aquí con nosotros, os lo agradecemos mucho.” Con el vocabulario etíope muchos nos dicen “que Dios os dé larga vida”.

NOTA: Si colabora o pertenece a alguna ONGD y desea que entrevistemos a alguna persona española que continúa como cooperante en algún país del mundo, póngase en contacto con nosotros:

apla@albertopla.com

gsanchez@albertopla.com

Un aplauso para las ONG. Sois imprescindibles

2020-04-07T09:59:16+02:00abril 7th, 2020|

Vivimos días extraños. Tiempos de cambiar rutinas, de reflexionar, de buscar alternativas. Hoy, cuando casi todo se para por el Covid-19, nos damos cuenta de que somos vulnerables, de que ningún muro puede salvarnos y de que solo la unión, el compromiso y la solidaridad, pueden ayudarnos. Hoy puede que nos sea más fácil ponernos en la piel de los otros, en la de aquellos que huyen de guerras o del hambre. Puede que nos aflijamos con los que sufren en hospitales o los que viven privados de libertad en campos de refugiados. Pero ya antes había muchas personas que luchaban para que abriéramos los ojos, para que no olvidáramos otras realidades, para que fuéramos empáticos, solidarios, humanos al fin y al cabo.

Ellas y ellos, desde sus organizaciones, ONG, Fundaciones… entregan sus vidas a los otros, buscan cambios reales y contribuyen a crear un mundo mejor. Por eso queremos que el aplauso sea también para vosotros, porque estamos seguros de que ahora, y siempre, sois imprescindibles. Por eso os dedicamos este vídeo y este artículo y os animamos a seguir, a no desfallecer, a continuar con vuestro trabajo, a veces invisible, pero muy necesario y que realmente cambia vidas.

En este vídeo podemos ver imágenes de proyectos que hemos llevados a cabo en diferentes países del mundo gracias a ONG y organizaciones muy diferentes. Así, encontramos a “El corazón de Haití” que se llevó a cabo con la organización TECHO, la cual está presente en 19 países de América Latina.

Entre ellos se encuentra también el proyecto “Aulas para la libertad”, rodado con la Asociación ESMABAMA y PROYDE en Mozambique.

También vemos a Trini Blanch, delegada en la Comunitat Valenciana de la Assamblea de Cooperació per la Pau (ACPP) durante la grabación de un spot en Morella para difundir su proyecto “Elles trien, nosaltres les triem a elles”, con el que mujeres del Ports y de Túnez unieron esfuerzos para crecer mutuamente.

Una competición larga como la que nos ha tocado ahora se gana partido a partido. Y así, día a día, partido a partido, logran mejorar sus vidas y salir adelante, con el deporte como bandera, las personas beneficiarias por la Fundación del Valencia CF, como pudimos ver con el proyecto audiovisual, «el partido de tu vida«, que constaba de varias cápsulas con historias de vida y superación.

Como olvidar a la Kimberly, protagonista de nuestro documental “142 Pulsaciones”, rodado en Guatemala para la Asociación Coni, presidida por Alejandro Sebastián. Un filme que muestra la importancia de la educación y cómo la solidaridad puede retroalimentarse para continuar generando oportunidades entre las persona con menos recursos.

Un sol para dominicana”, es otro de los trabajos que hemos llevado a cabo, en este caso, en la República Dominicana, gracias a la Fundación SOLCA. Pero con ellos viajamos también a Costa Rica para elaborar “Tenemos un Plan” y a Nicaragua con “Increíbles”.

En El Salvador, la ONG CESAL lleva a cabo un trabajo incansable de prevención de la Violencia, que registramos con “Somos Salvador”, una exposición que lleva varios años circulando por España y que va acompañada de varias cápsulas audiovisuales.

Las ONG contribuyen a transformar el mundo no solo en otros países y continentes, sino también en el nuestro. Lo hace, por ejemplo, la ONG Cooperación Internacional, con campañas como Breakfast for Others, pero también cuando van al Líbano y luego sensibilizan a los estudiantes valencianos sobre cómo es la educación en contextos de guerra o miseria. Y lo hace también la ONG MOSSolidaria cuando lleva a estudiantes de nutrición a los campos de refugiados del Sáhara, como se puede ver en nuestro documental “Atu. El rostro de un pueblo olvidado”.

 

Para contribuir a un mundo más justo, a veces es necesario dar un paso adelante y denunciar las injusticias, se produzcan donde se produzcan, como hizo la Coordinadora Valenciana de ONGD al personarse como acusación en el caso Blasco. Y como lo hacen cada año con la organización de las manifestaciones de “Pobresa Zero”, cuyo spot de promoción elaboramos también en 2019.

Todas las ONG son vitales y fundamentales

Desde las ONG y organizaciones más grandes y consolidadas en el mundo como Cruz Roja, hasta las más pequeñas o recientes como MOSSolidaria, todas son vitales y fundamentales siempre y más aún en estos tiempos difíciles. Hay quien recibe premios y reconocimientos por su labor, como lo hizo, en 2018, el sacerdote valenciano Vicente Berenguer, misionero en Mozambique durante 50 años, que recibió ayer el título de Hijo Adoptivo de la ciudad de Valencia. Pero el mayor premio es ser consciente de que con tu labor, con tu compromiso, con tus acciones puedes llevar la esperanza, la inspiración, el cambio, a cualquier persona, sea cual sea su situación.

Una labor social y solidaria que la Generalitat Valenciana viene financiando desde hace 30 años y que recogimos en el libro Cooperació valenciana, 30 anys transformant el món, el cual fue presentado, el pasado mes de enero, por el president de la Generalitat, Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a Alberto Pla, en la presenación del libro «Cooperació Valenciana, 30 anys transformant el món». Foto: Juanjo Martín.

Entre estas organizaciones con gran trayectoria se encuentran algunas como la ONG Movimiento por la Paz (MPDL) que trabaja desde 1983 por el pleno cumplimiento de los derechos humanos, la gobernabilidad democrática, la igualdad y la solidaridad entre las personas y los pueblos. Más tiempo todavía lleva la Fundación Vicente Ferrer en India, concretamente desde que Vicente y Ana llegaran a este país en 1969. Un país asiático en el que otra Fundación, Fontilles, se ha convertido en todo un referente de lucha contra una enfermedad tan estigmatizada como es la Lepra. Con ellos viajamos en 2019 para elaborar el documental “Asha. Historias de lepra y esperanza”, el cual se estrenó en enero de este año.

Regresamos de nuestro último viaje el 12 de marzo, justamente dos días antes de que se declarara en España el estado de alarma. Allí, en Etiopía, de la mano de MOSSolidaria, la Fundación Emalaikat y la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol, dirigida por Lourdes Larruy, trabajamos en la elaboración de nuestro próximo documental y aprendimos el valor de la educación desde la más tierna infancia. Vimos como hay sueños inimaginables que se pueden cumplir, y cómo hasta el más pequeño apoyo nutricional puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Varios niños juegan con unas ruedas en el patio de la guardería de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri (Etiopía). Foto: Alberto Pla.

Ahora, desde nuestros respectivos hogares, como tantas otras personas, seguimos trabajando, pero no podemos dejar de pensar en cómo afectará esta pandemia, con sus consecuencias sanitarias, sociales, económicas… a las personas que viven en los países más vulnerables, a aquellas que sobreviven en campos de refugiados como los del Sáhara o Palestina, pero también a las familias con pocos recursos en España. Pero si de algo estamos seguros, si algo nos reconforta, es saber que las ONG y todas aquellas personas que trabajan, colaboran y cooperan con el tercer sector, seguirán ahí, en primera línea, ofreciendo sus manos, su inteligencia, sus conocimientos y, sobre todo, sus almas, su corazón, su pasión y entrega, para conseguir que esos pequeños granos de arena se conviertan en grandes bolas portadoras de esperanza, transformadoras de vidas y hacedoras de sueños.

¿Estarás tú también ahí junto a ellas y ellos?

Ir a Arriba